La Opinión Popular
                  03:09  |  Lunes 22 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es falso que si los combustibles aumentan en el mercado internacional tienen que hacerlo en el país. El petróleo que consumimos se extrae y se comercializa en la Argentina y debe estar atado a nuestros propios costos”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Internacionales - 11-08-2017 / 21:08
EFEMÉRIDES HISTÓRICAS

En Grecia, se libra la batalla de Maratón

En Grecia, se libra la batalla de Maratón
Batalla de Maratón.
Tras la revuelta de Jonia, el rey persa Darío I decidió castigar a la ciudad griega que había prestado ayuda a sus súbditos rebeldes. Después de tomar Naxos y Eretria, la expedición persa, con el consejo del tirano exiliado ateniense Hipias, que esperaba recuperar el poder en Atenas, desembarcó en la playa de Maratón.
 
El 12 de agosto del año 490 a. C., en Grecia, se libra la batalla de Maratón, donde los griegos derrotaron a los invasores persas. El choque con la falange de hoplitas griegos fue devastador. Tras cinco días cara a cara, las falanges de ciudadanos-soldados ateniense y platense aplastaron a la infantería persa que huyó y se embarcó de nuevo con fuertes bajas.
 
La batalla de Maratón desempeñó un papel político importante mediante la afirmación del modelo democrático ateniense y el inicio de grandes carreras militares para los generales atenienses como Milcíades el Jóven o Arístides el Justo. Además de convencer a los griegos de que los persas podían ser vencidos, dejó en claro la superioridad del hoplita, la infantería con su armamento pesado.
 
La Opinión Popular
 
La Batalla de Maratón
 
En el año 498 a. de. C. Atenas decidió ayudar a los habitantes griegos de Jonia a rebelarse contra la tiranía de los persas. El Imperio Persa venció, y su rey Darío prometió castigar a los atenienses en represalia. Fue así como, en 492 a. de. C., se lanzó la primera invasión de Persia sobre Grecia. Macedonia fue sometida, y dos años más tarde, las tropas persas fueron lanzadas sobre Atenas.
 
La flota persa se dirigió hacia la costa de Ática, anclando en la bahía de Maratón, a unos 40 kilómetros de Atenas. Bajo el mando de Milciades, el general con mayor experiencia en luchar contra los persas, el ejército ateniense marchó para bloquear las dos salidas de la llanura de Maratón. Ninguno de los dos bandos avanzaba, hasta que, habiendo pasado cinco días, los atenienses decidieron atacar.
 
A pesar de su desventaja numérica, los hoplitas griegos probaron ser devastadoramente efectivos contra la infantería persa de armamento liviano. Los hoplitas rodearon a los persas por los costados y luego avanzaron hacia el centro. Algunos persas lograron escapar, volviendo a sus navíos y perdiéndose en el mar. El historiador Heródoto documentó la muerte de 6400 persas y 192 atenienses.
 
Cuando los soldados atenienses vieron a los persas alejarse en el mar, volvieron rápidamente a Atenas, llegando a tiempo para evitar otro anclaje en su ciudad natal. El general persa Artafernes se dio cuenta de que ya no tenía oportunidad de vencer y puso final a la campaña volviendo a su hogar en Asia.
 
Fuente: historiasimple.com
 
Agreganos como amigo a Facebook
21-01-2018 / 21:01
20-01-2018 / 18:01
La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, y que arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, los llevó a una sangrienta lucha de liberación.
 
El 21 de enero de 1944, en Leningrado, los soviéticos rompen el asedio alemán a la ciudad, que duró 29 meses. El sitio de Leningrado fue una acción militar alemana durante la Segunda Guerra Mundial encabezada por Wilhelm Ritter von Leeb, que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado (la actual San Petersburgo).
 
El objetivo de las tropas nazis era borrar a Leningrado de la faz de la tierra: acabar con la cuna de la revolución bolchevique y el símbolo de la cultura rusa sería una solución perfecta para socavar la resistencia soviética.
 
Había otros factores también: era un puerto marítimo estratégico y alojaba la única fábrica productora de tanques pesados, coches y trenes blindados del mundo. Los comandantes nazis analizaron la posible escalada de la resistencia y decidieron matar a la ciudad de hambre.
 
Adolf Hitler, ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3.000.000 de habitantes, instruyó que se la sitiara y se dejara morir a la población por hambre y frío. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944, uno de los asedios más largos de la historia de la humanidad.
 
La ciudad estuvo a punto de perecer si no hubiera sido que se estableció un corredor a través del helado lago Ládoga por donde llegaba una escuálida ayuda a los sitiados. 
 
Los muertos hasta ser liberada la ciudad superaron la cifra extraoficial de 1.200.000, más personas de las que perdieron EE.UU. y el Reino Unido juntos a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial, que culminó en la derrota del fascismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular

19-01-2018 / 17:01
19-01-2018 / 16:01
19-01-2018 / 16:01
El 20 de enero de 1942, en el distrito berlinés de Wannsee, tuvo lugar una conferencia de grupo de representantes civiles, policiales y militares del gobierno de la Alemania nazi sobre la «Solución final del problema judío» (Endlösung der Judenfrage). Las decisiones tomadas condujeron al Holocausto.
 
Debido a la apertura de un frente militar contra EE.UU., Alemania reorganizó la administración de recursos en los territorios ocupados. Hermann Göring, mariscal del Reich, da plenos poderes al General de las SS Reinhard Heydrich, con el objeto de encontrar la «solución final» al problema judío en Europa.
 
La discusión se centró en el objetivo de expulsar a los judíos de todos los ámbitos de Alemania. Se expusieron las medidas a tomar y se presentó el plan de la «deportación» de los judíos hacia el este para «apropiada (...) durante dicha acción sin duda una gran parte será eliminada por causas naturales», el «remanente final tendrá (...) que ser tratado en conformidad, porque (...), si son liberados, actuarían como la semilla de un nuevo resurgimiento judío».
 
La reunión fue la primera discusión de la Solución Final y los protocolos con el contenido de la reunión fueron hallados intactos por los Aliados al final de la Segunda Guerra Mundial y usados durante los juicios de Núremberg como prueba contundente sobre el programa de exterminación de los judíos en los campos de concentración.
 
El protocolo de la reunión no menciona explícitamente el asesinato en masa. Pero, el criminal nazi Adolf Eichmann, secuestrado en Argentina el año 1960 por el Mossad y llevado a juicio en Jerusalén, donde fue condenado a muerte por crímenes contra la humanidad y ejecutado el 31 de mayo de 1962, admitió en su juicio que el lenguaje real usado durante la conferencia fue mucho más directo e incluyó términos tales como «exterminación» y «aniquilación».
 
La Opinión Popular 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar