Cristina cerró la campaña en La Matanza. Llamó a "ponerle un límite al Gobierno para reconstruir la dignidad de la ciudadanía". Sobre Esteban Bullrich, destacó que "decían que era el mejor ministro de Educación de la historia y ahora lo tienen que esconder y hacer callar la boca". "La gente no está nerviosa por las elecciones ni por el dólar, la gente está nerviosa porque no llega a fin de mes.", afirmó. Fue un discurso con mayor contenido político, con un llamado al electorado a "poner un límite (al Gobierno) para reconstruir la dignidad de la ciudadanía".
 
El cierre de la campaña del PRO en la provincia de Buenos Aires tuvo de todo menos al presidente Macri. Como las encuestas le dan muy mal en el Conurbano, el mandatario no volvió a pisar la zona y cerró en Córdoba. En su lugar, la principal referente en el acto fue María Eugenia Vidal, que ocupó el centro de la escena y escondió a los candidatos reales. Con gesto duro y fuerte tono anti K, Vidal dedicó su discurso a atacar a la adversaria de Cambiemos: Cristina.
 
En el cierre de 1País, Sergio Massa llamó a no votar "ni a Macri ni a Cristina". El líder renovador pidió el voto a partidarios e indecisos como una "oportunidad para que el Gobierno no nos siga empobreciendo y no permitir que vuelva la corrupción". Con críticas al macrismo y el cristinismo "con bolsos que volaban desde cada lado de la grieta", Massa pronosticó que "el domingo la gente le va a poner un límite al Gobierno" que "está tapando los problemas con show". Luego afirmó que "cada familia podrá recuperar entre dos mil y dos mil quinientos pesos mensuales con su proyecto de rebajar el IVA a los alimentos, remedios y tarifas".
 
Todos quieren anticipar el resultado porque estamos a ciegas respecto de la elección ya que las encuestas se volvieron muy dudosas. Un punto crucial es cuánto impacta la situación económica en la elección. Un alto porcentaje de votantes se muestra insatisfecho con su nivel de ingresos; otros sostienen que debieron hacer recortes en sus consumos. Existe una polarización en la percepción de la economía que es fenomenal: interesa la vida a fin de mes, allí está la pelea de la elección. El macrismo pide una nueva oportunidad en lo económico y la oposición apela al miedo o la amenaza sobre el futuro económico.
 
En la Madre de Todas las Batallas, la polarización busca instalarse entre el voto miedo por el regreso de Cristina y el voto bronca por el desencanto con los desastrosos resultados de las políticas neoliberales de Macri. Es un factor polarizante, que seguirá funcionando más allá de las PASO, hasta definir las elecciones (de verdad) de octubre.
 
La Opinión Popular
'/> Cierres de campaña de las PASO: Voto Miedo vs. Voto Bronca / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  23:30  |  Jueves 21 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-08-2017 / 10:08
¿LA ECONOMÍA ES LO QUE IMPACTARÁ EN LA ELECCIÓN?

Cierres de campaña de las PASO: Voto Miedo vs. Voto Bronca

Cierres de campaña de las PASO: Voto Miedo vs. Voto Bronca
Cristina sigue encabezando la intención de voto en la provincia de Buenos Aires, superando en más de cuatro puntos a su principal oponente, Esteban Bullrich, de Cambiemos. La situación se ha mantenido estable en los últimos tiempos y CFK mantiene la preeminencia en base a los votos del Gran Buenos Aires, en especial de la Tercera Sección Electoral –La Matanza, Avellaneda, Berazategui, Lomas de Zamora, Lanús, Quilmes, entre otros distritos– y también con el respaldo de los más jóvenes y los más humildes. Cambiemos sigue manteniendo buenos porcentajes en la Primera Sección Electoral –San Isidro, Vicente López, San Fernando y el cordón norte del conurbano–, aunque en ese territorio pelea con 1País, la fuerza que lidera Sergio Massa. Más allá de los diagnósticos, el tigrense mantuvo en estos últimos tiempos su intención de voto, aunque no alcanza a competir por el primer lugar.
La elección del próximo domingo será la primera prueba electoral del gobierno de Mauricio Macri, que busca plebiscitar en la urnas el modelo neoliberal. Es inusual que esto ocurra en unas Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias y no en elecciones generales. En las PASO son todos precandidatos que compiten por quiénes serán los candidatos. Son comicios 'primerizos' que levantó un enorme remolino, en especial en Provincia de Buenos Aires.
 
Cristina cerró la campaña en La Matanza. Llamó a "ponerle un límite al Gobierno para reconstruir la dignidad de la ciudadanía". Sobre Esteban Bullrich, destacó que "decían que era el mejor ministro de Educación de la historia y ahora lo tienen que esconder y hacer callar la boca". "La gente no está nerviosa por las elecciones ni por el dólar, la gente está nerviosa porque no llega a fin de mes.", afirmó. Fue un discurso con mayor contenido político, con un llamado al electorado a "poner un límite (al Gobierno) para reconstruir la dignidad de la ciudadanía".
 
El cierre de la campaña del PRO en la provincia de Buenos Aires tuvo de todo menos al presidente Macri. Como las encuestas le dan muy mal en el Conurbano, el mandatario no volvió a pisar la zona y cerró en Córdoba. En su lugar, la principal referente en el acto fue María Eugenia Vidal, que ocupó el centro de la escena y escondió a los candidatos reales. Con gesto duro y fuerte tono anti K, Vidal dedicó su discurso a atacar a la adversaria de Cambiemos: Cristina.
 
En el cierre de 1País, Sergio Massa llamó a no votar "ni a Macri ni a Cristina". El líder renovador pidió el voto a partidarios e indecisos como una "oportunidad para que el Gobierno no nos siga empobreciendo y no permitir que vuelva la corrupción". Con críticas al macrismo y el cristinismo "con bolsos que volaban desde cada lado de la grieta", Massa pronosticó que "el domingo la gente le va a poner un límite al Gobierno" que "está tapando los problemas con show". Luego afirmó que "cada familia podrá recuperar entre dos mil y dos mil quinientos pesos mensuales con su proyecto de rebajar el IVA a los alimentos, remedios y tarifas".
 
Todos quieren anticipar el resultado porque estamos a ciegas respecto de la elección ya que las encuestas se volvieron muy dudosas. Un punto crucial es cuánto impacta la situación económica en la elección. Un alto porcentaje de votantes se muestra insatisfecho con su nivel de ingresos; otros sostienen que debieron hacer recortes en sus consumos. Existe una polarización en la percepción de la economía que es fenomenal: interesa la vida a fin de mes, allí está la pelea de la elección. El macrismo pide una nueva oportunidad en lo económico y la oposición apela al miedo o la amenaza sobre el futuro económico.
 
En la Madre de Todas las Batallas, la polarización busca instalarse entre el voto miedo por el regreso de Cristina y el voto bronca por el desencanto con los desastrosos resultados de las políticas neoliberales de Macri. Es un factor polarizante, que seguirá funcionando más allá de las PASO, hasta definir las elecciones (de verdad) de octubre.
 
La Opinión Popular

 
Las PASO del próximo domingo tienen una incógnita principal: el resultado en la provincia de Buenos Aires.
 
Allí, a pesar de que la gran mayoría de los votantes ya decidió a quién votar, el final sigue abierto; decidirán los márgenes, es decir, los pocos electores que permanecen indecisos y algunos de los que hoy apoyan a 1País, de Sergio Massa, que podrían mudar su preferencia, con mayor probabilidad a Cambiemos.
 
En la provincia más poblada del país, el factor distribuidor de estos votos -pocos pero decisivos- que buscan dónde recalar definitivamente, se basa en la dicotomía entre voto miedo (por el regreso de Cristina Kirchner) y el voto bronca (por el desencanto con los resultados de las políticas del gobierno entre algunos sectores). Es un factor polarizante, que seguirá funcionando más allá de las PASO, hasta definir las elecciones (de verdad) de octubre.
 
El presunto empate que anuncian algunas encuestas no permite enfocar en las recientes novedades en las campañas de los principales candidatos, que podrían ser clave para definir el resultado de las dos elecciones por venir. Veamos.
 
En primer lugar, Cristina Fernández de Kirchner no ha logrado hacer campaña o, mejor dicho, la redujo a los spots y a pocas apariciones fugaces y muy cuidadas entre algunos públicos que le son propicios. Por supuesto, este comportamiento respondió a una necesidad estratégica de no ponerla en situación de responder en los medios a los innumerables casos de corrupción en los que ella y otros miembros del régimen aparecen involucrados, que castigaría sus chances electorales.
 
Esta situación, anómala para una campaña electoral, crea dudas acerca de la capacidad de la ex Presidenta de sostener y acrecentar su voto de aquí a octubre, en un escenario signado por una candidatura de baja intensidad, o de escasa presencia. Es un problema que ella y sus estrategas deberán resolver.
 
El gobierno aprovechó muy bien la ausencia de Cristina Kirchner y desplegó un raid mediático apabullante y altamente efectivo, liderado por María Eugenia Vidal. En pocas semanas el primer candidato a senador de Cambiemos, Esteban Bullrich, multiplicó su nivel de conocimiento en más del 50%, de la mano de la gobernadora, que lo mostró a él y a los demás integrantes de la lista oficialista como parte de "su equipo".
 
El mensaje electoral del oficialismo incorporó contenidos nuevos, como la lucha a las mafias y al narcotráfico, con el propósito de penetrar el conurbano y buscar incorporar votos tradicionalmente peronistas. En el mismo sentido, los estrategas de Cambiemos instruyeron a sus candidatos que dejaran de golpear a la figura de Sergio Massa, con el fin de atraer a una parte de sus votantes, pocos pero potencialmente dispuestos a emigrar a las huestes del oficialismo, vitales para hacer la diferencia.
 
En términos muy generales, cuanto más Sergio Massa se acerque y supere el 20% de los votos, menores chances tendrá el gobierno de ganar la elección en la provincia. Por el contrario, si 1País obtiene, por ejemplo, cerca del 15% de las preferencias totales, determinará que Cambiemos ha tenido éxito en sacarle parte de sus votos y, con ello, es muy probable que supere a Cristina Kirchner.
 
El mensaje de todos los contendientes ya está definido; dirán: ¡GANAMOS! Sí, todos anunciarán que ganaron. El gobierno será la fuerza más votada a nivel nacional. Téngase en cuenta que es la única fuerza política que participa en todo el país, por lo que resulta obvio que será la ganadora. Además, el oficialismo sumará numerosos senadores y diputados nacionales, aunque no tendrá mayoría propia en ninguna de las dos Cámaras.
 
Cambiemos espera triunfar en nueve distritos electorales: Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, San Luis, Santa Cruz, Mendoza, Jujuy y Corrientes. Una meta ambiciosa. También espera ganar o hacer una gran elección en Salta. Habrá que esperar para ver.
 
Cristina Kirchner también dirá ¡Ganamos!, gane o pierda la elección del domingo. Se presentará como una opción al gobierno, a pesar de que, en realidad, su presencia dilatará la "normalización" del justicialismo a nivel nacional.
 
Sergio Massa y Florencio Randazzo dirán que ganaron porque son el futuro, la esperanza, la opción a la "grieta" que -repetirán una vez más- es dañina para el país e insostenible políticamente.
 
Lo interesante de las PASO es que habilitan a todos los candidatos a manifestarse ganadores, aunque pierdan. Son tomadas por ellos como una especie de primera vuelta, en la que todos mantienen la esperanza de salir victoriosos en las elecciones de vedad, es decir, las de octubre.
 
Esto es así porque -hay que recordar- en el turno electoral de octubre próximo no se aplicará el sistema mayoritario (como en la 2da. vuelta de las elecciones presidenciales de 2015), es decir, no participarán únicamente las dos propuestas más votadas ahora sino todos los partidos que superen en esta oportunidad el mínimo de sufragios que establece la ley (1,5%).
 
En otras palabras, si Cambiemos aspira a ganar en octubre en distritos en los que perdió o empató o ganó por poco en las PASO, deberá recurrir a votos de candidatos que seguirán vigentes, que se presentarán nuevamente, por ejemplo en la provincia de Buenos Aires, a una parte de los votos de Sergio Massa y de Florencio Randazzo, ya que los de Cristina Kirchner están muy fidelizados.
 
Por lo tanto, creemos que se profundizará la estrategia del gobierno y sus candidatos de apelar al voto útil y, consecuentemente, seguirá vigente la dicotomía entre voto miedo vs. voto bronca como factor distribuidor principal de las preferencias marginales, que son las que definirán la elección.
 
El desafío mayor es para la ex presidenta, cuyas preferencias se han mantenido estables y no ha logrado perforar su techo, que es bajo. Habrá que ver qué pasa en las PASO.
 
El gobierno tiene chances de ganar las elecciones en la provincia de Buenos Aires en las PASO, que se incrementarán para las elecciones de octubre. Adicionalmente, prevemos para el domingo una polarización entre las dos fuerzas más votadas, es decir, que juntas sumarán cerca del 70% sufragios.
 
Las PASO servirán también para dilucidar hasta qué punto existe o tiene peso el llamado voto "vergüenza", en especial en el principal distrito electoral, y el impacto real de la (por ahora) tenue recuperación económica, sobre todo en el conurbano peronista, donde pareciera dilatar su aparición.
 
En la Ciudad de Buenos Aires se sabe que ganará el oficialismo. La novedad es la capacidad del PRO de reinventarse en un distrito propio y que le es leal, a partir de la ampliación de su propuesta electoral con la incorporación activa de Lilita Carrió; una estrategia inteligente que denota reflexión y, sobre todo, liderazgo del jefe comunal, Horacio Rodríguez Larreta.
 
La combinación Larreta-Carrió permite amalgamar dos elementos o dimensiones que tradicionalmente estuvieron divorciados en la política argentina: la obra pública y la buena gestión, representada por el primero, y la lucha a la corrupción, encarnada por la segunda. Una combinación potente y ganadora.
 
Consideramos que este "matrimonio" político favorecerá a Larreta, Carrió y Macri. No imaginamos, como sostienen muchos analistas, que la esperada victoria holgada de Carrió vaya a generar cambios en los liderazgos y acelere la competencia interna que lleve a fracturas o alternancias inmediatas.
 
Sin embargo, esta nueva situación genera algunas notas de color, como la que protagoniza la mismísima Carrió, que mientras se suma y abraza una típica campaña de clara estética "duranbarbista" en el distrito capitalino, sostiene que rechaza las recetas del consultor ecuatoriano; una concesión del PRO para evitar exaltar a su potente aliada que, como se sabe, es (en estos temas) de paciencia corta y de palabra contundente y taquillera.
 
Por Matteo Goretti. Consultor.
 
Fuentes: Urgente24, Página12, La Nación y La Opinión Popular  
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-09-2017 / 16:09
La ex presidenta y candidata a senadora por Unidad Ciudadana (UC), Cristina Fernández, cuestionó al Gobierno de Mauricio Macri por "querer construir, como en los viejos tiempos de la doctrina de seguridad nacional, la figura del enemigo interno" tanto con la comunidad mapuche como con los sectores que se oponen a sus políticas, "ya sea peronista o kirchnerista".
 
"Uno se levanta todos los días con algo brutal", expresó CFK durante una entrevista en los estudios de AM 750 con el programa "La Mañana", conducido por Víctor Hugo Morales, al referirse a la quema de viviendas de la comunidad Vuelta al Río, ocurrida anoche en Chubut.
 
"Cuando vi las fotos de las casas incendiadas pensé que todo tiene que ver con todo", reflexionó la ex mandataria y vinculó este hecho a otros similares en que las fuerzas de seguridad actuaron contra manifestantes.
 
Citó como ejemplo "la cacería de mujeres" durante la última marcha por Ni Una Menos, las detenciones arbitrarias tras el reclamos por la aparición de Santiago Maldonado en Plaza de Mayo y los "incidentes" ocurridos luego del pedido de aparición de Julio López, en la ciudad de Buenos Aires.
 
También citó "el caso del pibe que escribió por Twitter (una amenaza contra Mauricio Macri) y estuvo preso", al igual que la mujer con problemas psiquiátricos que también "fue detenida en una clínica" por un hecho similar. "Me preocupa que la sociedad comience a naturalizar estas cosas", reflexionó la candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires en las próximas elecciones de octubre.
 
En este sentido, Cristina analizó que la estrategia del Gobierno "para poner en marcha su modelo económico" neoliberal tiene tres ejes: "La fractura social, el mensaje permanente de la mentira política y la división de la oposición política."
21-09-2017 / 11:09
21-09-2017 / 09:09
Los "brotes verdes" de Macri no llegan ni al empleo ni al consuno. La venta de los supermercados no mejora y marcan su cuarto mes en caída, lo que llevó a que despidieran 1350 cajeros y repositores en un año. La caída del consumo aún no logra recuperarse y se hace evidente en sus despachos, que de acuerdo al Indec registraron en julio un retroceso de 2,1% respecto a igual mes de 2016. La caída de los salarios reales también se hizo notar en la venta de los shoppings, que también retrocedieron un 2,1% en julio de este año.
 
De acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las ventas a precios constantes en los supermercados sumaron en julio un monto total de 22.654,7 millones de pesos, con una caída de 2,1% respecto a julio de 2016. En tanto las ventas a precios corrientes -a valores nominales- sumaron un total de 29.749,1 millones de pesos, lo que representó un aumento de 18,4% respecto al mismo mes del año anterior.
 
Las ventas acumuladas en los primeros siete meses en los supermercados sumaron 188.883,4 millones de pesos, con un incremento de 19,9% respecto al mismo período de 2016. Por su parte, en los shoppings las ventas a precios constantes alcanzaron un monto total de 4.845,1 millones de pesos, con una caída de 2,1% respecto a doce meses atrás.
 
En los grandes centros de compras las ventas a precios corrientes alcanzaron un total de 5.916,4 millones de pesos, con un aumento de 14,7%, respecto al mismo mes del año anterior. Por último, en el acumulado de los siete primeros meses del año 2017, las ventas en los shoppings registraron un total de 32.267,3 millones de pesos, con una mejora interanual de 13,1%.
 
Lo cierto es que de acuerdo a un informe del Observatorio de Políticas Públicas-MPE de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav), la inflación le ganó a los salarios por segundo año consecutivo, lo que impacta de lleno en la capacidad de compra de los consumidores. Así, de acuerdo al texto del trabajo de los economistas de la universidad "a partir de proyectar al cuatrimestre restante los niveles de inflación acumulados a la fecha por parte de las 12 principales consultoras que realizan relevamientos de precios, se obtiene un avance inflacionario medio por encima del 25% para 2017".
 
"Comparando con las paritarias de los 22 principales gremios (los cuales involucran aproximadamente un 90% del total de trabajadores registrados), se encuentra un ajuste salarial promedio del 23,3% para año actual. Por tanto, en el acumulado 2016/17, el desplome del salario real se espera en torno al 7,3%. Expresado en términos de magnitudes reales, lo que representa 1,4 meses de salarios medios, y dos meses de jubilaciones mínimas", afirmaron desde la Undav. El ajuste neoliberal macrista continua, mientras las empresas ganan fortunas con los aumentos, los salarios están congelados hasta las paritarias.
 
La Opinión Popular

20-09-2017 / 18:09
20-09-2017 / 16:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar