La Opinión Popular
                  01:21  |  Lunes 19 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”. Voltaire
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 10-08-2017 / 19:08
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 11/08/1976 FUE SECUESTRADO POR UNA PATOTA MILITAR

Secuestro y muerte de Juan Ángel Nughes, un pibe peronista de 14 años que militaba en la UES

Secuestro y muerte de Juan Ángel Nughes, un pibe peronista de 14 años que militaba en la UES
El 11 de agosto de 1976 fue secuestrado Juan Ángel Nughes por una patota militar en una calle de la ciudad de Alberdi, provincia de Tucumán, cuando salía del colegio secundario en una bicicleta que llevaba como distintivo un banderín de la Juventud Peronista (JP). Era un pibe de 14 años que militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES).
El 11 de agosto de 1976 fue secuestrado Juan Ángel Nughes por una patota militar en una calle de la ciudad de Alberdi, provincia de Tucumán. Era un pibe de 14 años que militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Cuando salía del colegio secundario en una bicicleta que llevaba como distintivo un banderín de la Juventud Peronista (JP).
 
Buscaban a su padre, un militante peronista. Por eso se lo llevaron a él, para torturarlo y que diga donde se escondía su progenitor. La familia, alertada, pudo escapar y marchar hacia el exilio en Suiza.
 
Un par de horas más tarde llegaron los militares con Juan Ángel pero no encontraron a nadie y entonces rompieron todo, se fueron y luego asesinaron al muchachito. Eso fue once meses más tarde, cuando lo "trasladaron" en septiembre de 1977 del campo de concentración "Ingenio Nueva Baviera" donde estaba cautivo.
 
A un mes de ser secuestrado, su padre Raúl Nughes no sabía si lo iba a volver a ver con vida (como lamentablemente no pudo ser) y desesperado le escribió: "Hijo: tarde en tarde, cuando el cielo se engalana de nubes pasajeras, miro el hueco infinito azul que nos separa y en vuelo imaginario te rescato, de esos locos homicidas de mi patria / 'Yoni' ¿Cómo describirte? Yo no puedo; solo los que te conocieron dirán de tu pureza y de tu encanto; o acaso tus verdugos, al herir y desangrar tus carnes, les brindes rosas perfumadas con tu sangre...".
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
17-02-2018 / 19:02
17-02-2018 / 19:02
16-02-2018 / 11:02
16-02-2018 / 18:02
15-02-2018 / 20:02
Herminio Iglesias fue peronista, sindicalista, intendente de Avellaneda, diputado y fallido candidato a gobernador de Buenos Aires en 1983 por el PJ. Su quema del ataúd con la sigla UCR fue el símbolo de la derrota del peronismo a manos del radical Raúl Alfonsín.
 
Participó del 17 de octubre de 1945. Presidió la agrupación vandorista "30 de Junio", en Avellaneda. Fue baleado en 1972 por otros peronistas. Corrió a tiros a Juan Manuel Abal Medina ese mismo año. Fue baleado otra vez, en este caso le rozaron el escroto, en septiembre de 1973, también por una interna con sus adeptos.
 
Tenía una fama basada en exabruptos, provocaciones y un curioso manejo del idioma. Era un exponente de la ortodoxia justicialista, una fórmula que con menos eufemismo podría traducirse como un "pesado" del peronismo bonaerense. Gozaba de un nombre en su territorio, Avellaneda, ganado, entre otras cosas, a fuerza de pistola.

Los que estabamos en las antípodas ideológicas de Iglesias recordamos -nobleza obliga- que las tres firmas que llevaba el documento de denuncia de la represión militar entregado a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, en plena dictadura, eran las de Alfonsín, Deolindo Felipe Bittel  y Herminio Iglesias. Y él se ofreció para entregar el documento donde el PJ y la UCR defendían a los derechos humanos. Eran tiempos donde no abundaban los valientes.
 
En Herminio había un elemento central del peronismo: la reivindicación de los humildes. Venía de abajo en serio, no se había criado en las bibliotecas, ni siquiera sabía dónde quedaban. Era duro, forjado en la vida, expresaba como nadie la cultura de la calle, la de la noche, la del dolor. No era un mafioso, como lo querían definir los cajetillas, tampoco un santón, como lo imaginaban algunos fanáticos de la política. Murió el 16 de febrero de 2007.

Alguno nos acusará de defender a personas que tenían relación con el delito. En rigor, la política los sacó de la marginalidad, no como tantos a los que ahora la política los inició en el mundo de la corrupción y el delito. Y la gran mayoría de ellos tienen carreras universitarias.
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar