La Opinión Popular
                  10:31  |  Martes 17 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 10-08-2017 / 11:08

Alejandra Gervasoni: “Es angustiante trabajar y no saber cuándo, cuánto y qué vas a cobrar”

Alejandra Gervasoni: “Es angustiante trabajar y no saber cuándo, cuánto y qué vas a cobrar”
Alejandra Gervasoni: “Es angustiante trabajar y no saber cuánto y qué vas a cobrar”. Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción citando la fuente)
 
La secretaria de Jubilados en la Comisión Directiva Central (CDC) de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), Alejandra Gervasoni, cuestionó que el Gobierno de Entre Ríos continúa liquidando mal los salarios de los trabajadores de la educación: "Estamos cansados de trabajar y no saber cómo seguir adelante o proyectar porque no sabemos cómo o qué vamos a cobrar", afirmó.

 
Ante los nuevos errores en las liquidaciones por parte del Gobierno, Gervasoni dijo a esta Agencia que el magisterio entrerriano está cansado "de vivir con malestar porque no se sabe si se va a cobrar lo mínimo, que ni alcanza para vivir, ya que el Consejo General de Educación (CGE), en complicidad con el ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas,  sigue haciendo cualquier cosa con los miserables sueldos".
 
"Tanto hemos dicho y hecho desde el año pasado a la fecha y se ve que a Gustavo Bordet y su gestión no les importan nada, ya que siguen expropiando el salario de los trabajadores", dijo la profesora.
 
En ese sentido, aseguró que Bordet "tiene bien claro que debe agotar y explotar al trabajador, que encima de estar precarizado salarialmente vive producto de esta situación inseguro y con malestar y no sabe cómo seguir adelante o proyectar su cotidianidad".
 
"Miles de compañero hoy ven vulnerado el derecho de tener su recibo de sueldo y quieren saber nada más ni nada menos qué carajo le pagaron o qué se les antojó pagarles", dijo indignada la docente, quien reclamó que el Gobierno "debe devolver toda la plata expropiada a los trabajadores".
 
Fuente: AIM
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-07-2018 / 00:07
Frente al futuro oscuro que impone el acuerdo de Mauricio Macri con el FMI, los gobernadores del PJ advirtieron, con tonadas y énfasis diversos, que no se someterán dócilmente a los recortes resueltos en la Casa Rosada. Ni de peronismo hablamos: apenas es defensa propia.
 
Aunque, lo real es que la oposición hoy está entre la espada y la pared, ya que si se opone y no aprueba el proyecto 2019, el gobierno de Macri amenaza seguir con el presupuesto 2018, que perjudicará notablemente a las provincias. Por ello, un grupo de gobernadores justicialistas está preparando una propuesta alternativa.
 
En el interior del país, a Horacio Rodríguez Larreta lo llaman irónicamente "el príncipe de Dubai". Grafican de ese modo la riqueza presupuestaria de la ciudad de Buenos Aires en comparación con las provincias argentinas. Con esa mezcla de humor e intencionalidad política, argumentan que la Capital Federal debe absorber una parte significativa del ajuste que pretende el Gobierno de los CEOs.
 
La mira de los gobernadores y legisladores del interior está enfocada de ese modo no sólo por la histórica demanda federal frente al centralismo porteño, sino también porque la Capital es el distrito de origen del macrismo, su base política. De ahí que se considere que si Macri reclama un fuerte recorte de gastos, entonces el achique "debe empezar por casa".  Y la casa del PRO es Buenos Aires.
 
En números, la pretensión de los gobernadores del interior -un bloque más o menos homogéneo con el que negocia la Casa Rosada- es que la Capital y la provincia de Buenos Aires se hagan cargo de al menos $80.000 millones de los $150.000 millones de ajuste que reclama Macri a las provincias. Una suma idéntica correría por cuenta de la Nación.
 
Vidal y Larreta se enfrentan, en este marco, a una fuerte presión política para que la Nación les traspase las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur, y la de aguas Aysa. Además están los $70.000 millones que el año pasado destinó el Estado nacional a subsidios al transporte público -colectivos, trenes-, $ 66.000 millones se aplicaron al área metropolitana de Buenos Aires. La consecuencia es notoria: las tarifas son más caras en el interior del país.
 
Por otra parte, la idea de Macri es que las provincias utilicen créditos de organismos internacionales, como el BID o el Banco Mundial, para hacer las obras que no financiará más el Gobierno Nacional. Para cortar cintas durante el año electoral habrá que endeudarse. La cuestión es que el aval debe darlo la Nación. Además, se les pedirá a los gobernadores que financien temas que hoy se ejecutan con fondos nacionales, como el pago del Incentivo docente y programas de salud.
 
En resumen, ¿qué implicaría para las provincias acompañar el ajuste del FMI? En principio, recortar el gasto salarial y de bienes y servicios hasta el 1,2% del PBI. Y adaptarse a un tope de aumento de sólo el 8% para los empleados públicos en 2019.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 17:07
16-07-2018 / 16:07
16-07-2018 / 16:07
15-07-2018 / 11:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar