La Opinión Popular
                  23:15  |  Lunes 23 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-08-2017 / 10:08
CREEN QUE COMPENSARÍAN UNA DERROTA ANTE CRISTINA CON TRIUNFOS EN CÓRDOBA, SANTA FE, SAN LUIS Y SANTA CRUZ

En Cambiemos ya hablan de una derrota en provincia de Buenos Aires y apuestan a batacazos en el interior

En Cambiemos ya hablan de una derrota en provincia de Buenos Aires y apuestan a batacazos en el interior
Macri espera triunfos "históricos" en Santa Cruz y San Luis, lo que le permitiría sumar sólo con esos dos distritos, cuatro senadores nacionales.
 
En el Gobierno de Mauricio Macri creen que perderán en las primarias del domingo en la provincia de Buenos Aires ante Cristina, pero esperan compensar ese resultado con triunfos en las provincias más grandes del interior.
 
Elisa Carrió admitió la derrota con Cristina aún antes de la elección. "No hay que asustarse si en las PASO llegan a sacar algún punto más que Esteban Bullrich", aseguró este miércoles Lilita.
 
Como hace el resto del Gobierno, Carrió pronosticó que Cambiemos dará vuelta el resultado en la provincia en las generales de octubre.
 
Según el mapa que manejan por estas horas en la Rosada, Cambiemos aspira a ganar en provincias clave del interior, como Córdoba y Santa Fe y descuenta que ganará holgadamente en Capital Federal.
 
Además, espera triunfos en Santa Cruz y un triunfo inédito en San Luis, la provincia que los Rodríguez gobiernan desde 1983. También confían que los gobernadores radicales aseguren el triunfo en Jujuy -donde se eligen senadores nacionales-, Mendoza y Corrientes.
 
En Córdoba, el Gobierno avizora un panorama muy parejo pero cree que puede derrotar al peronismo con Héctor Baldassi.
 
En Mendoza el panorama es de un triunfo, aunque menos holgado de lo que se esperaba meses atrás, puesto que el gobernador Alfredo Cornejo empezó a caer en las últimas semanas. Allí, el peronismo comenzó a reorganizarse tras la debacle de 2015 y tendrá primarias, en las que tiene ventaja Omar Félix por encima de Jorge Tanús y Juan Miguel Jofre.
 
En Santa Fe el Gobierno cree que puede ganar luego de décadas de hegemonía socialista, pese a que lleva de candidato al radical Albor Cantard que corría desde atrás en el inicio de la campaña.
 
En La Rioja, que también reelige senadores, el Gobierno se ve con una luz de ventaja sobre el peronismo, sobre todo luego que la justicia -con un guiño de la Casa Rosada- prohibiera la candidatura de Carlos Menem, que lideraba cómodo los sondeos.
 
Por otro lado, en el Gobierno aseguran que hay otro grupo de provincias en las que el escenario es de paridad: ellas son Tucumán, Tierra del fuego, Entre Ríos y Catamarca. También creen que tienen alguna chance en Salta y en Chaco, una lectura curiosa ya que el peronismo viene de aplastar a Cambiemos el mes pasado en las elecciones provinciales.
 
Mientras que en Salta fracasó el armado opositor a Urtubey que había diseñado la Casa Rosada para unificar atrás del intendente de la capital, Gustavo Sánez.
 
Por otro lado, en la Rosada ya reconocen abiertamente que no tienen chances en Formosa, Misiones, Santiago del Estero, San Juan, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Chubut. En Formosa, Misiones y San Juan, que reeligen senadores nacionales, en el Gobierno aspiran al menos a llegar en segundo lugar para meter un senador por cada provincia.
 
Fuente: La Política Online
 
Agreganos como amigo a Facebook
23-10-2017 / 19:10
23-10-2017 / 12:10
23-10-2017 / 10:10
El gobierno de Cambiemos redondeó ayer un gran triunfo electoral nacional que incluyó a los cinco principales distritos del país, lo que le permite ampliar su representación en el Congreso aunque sin conseguir mayoría propia en ninguna de las dos cámaras.
 
Es histórico: las primeras elecciones de medio término son favorables a los oficialismos. Hace menos de dos años, que ese electorado llevó al gobierno a los representantes de Cambiemos y sería muy extraño y hasta poco razonable, que cambiara de sentido en tan poco tiempo.
 
Desde la recuperación de la democracia, hace 33 años, el único que perdió las elecciones de medio término fue el radical Fernando de la Rúa. Es difícil que un mandato se cambie a los dos años de haberlo otorgado y en general el electorado lo entiende de esa manera, más allá de los odios y grietas con que se presentan estas elecciones.
 
Contra todas las evidencias de un modelo económico neoliberal que no tiene sustentabilidad posible de largo y hasta mediano plazo; con un fuerte endeudamiento; con un déficit de cuenta corriente pavoroso; con una caída de las exportaciones que remiten al ingreso especulativo de divisas como única posibilidad de financiamiento...
 
Con la inminencia de los aumentos anunciados en todas las tarifas de servicios públicos; con el sector agropecuario ya sentado en la retención de sus liquidaciones de granos a la espera de que se corrija el dólar, la falsedad de los "brotes verdes" y de la "primavera económica" impulsada por índices espurios de recuperación se reveló, entonces, más fuerte que todo otro factor.
 
Frente a los indicios potenciados de que tarde o temprano se chocará de nuevo contra las condiciones objetivas de 2000/2001, volvió a mostrarse que muy difícilmente la población se distancie de lo que eligió hace poco tiempo. Al revés: dobla la apuesta.
 
Cambiemos contó con el respaldo invalorable de los grandes medios de comunicación que actuaron con eficiencia para cubrir el malestar que fueron despertando con el aumento de la inflación y de las tarifas. La idea de que "estamos dispuestos a hacer este sacrificio para después favorecernos" prevaleció en gran parte de los electores que consideran estos dos años como un sacrificio necesario para recoger los frutos después de ese plazo de gracia.
 
El electorado mostró que tiene disposición al sacrificio, pero también una expectativa que se ve aumentada por el esfuerzo que se le exige. Pero las primeras medidas del Gobierno, que ha salido fortalecido de estas elecciones, serán otra vez de sacrificio para el ciudadano común, incluyendo a quienes los respaldaron con sus votos, sin que se avisten por ningún lado los beneficios que se esperan. La pregunta es entonces, hasta cuándo se mantendrá esa disposición al sacrificio por parte del electorado de Cambiemos, que está votando a una fuerza cuyas políticas le han empeorado su calidad de vida.
 
La Opinión Popular

22-10-2017 / 17:10
22-10-2017 / 16:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar