La Opinión Popular
                  19:42  |  Miércoles 21 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 01-08-2017 / 17:08
EFEMÉRIDES POPULARES. UN EJEMPLO DE PERONISTA

Andrés Framini: El único dirigente obrero de nuestra historia que fue gobernador electo de una provincia

Andrés Framini: El único dirigente obrero de nuestra historia que fue gobernador electo de una provincia
John William Cooke, Juan Perón y Andrés Framini.

El 02 de agosto de 1914 nace Andrés Framini. Fue secretario general de la Asociación Obrera Textil entre 1951-1955 y 1959-1968. En dos oportunidades, 1955 y 1961-1963 integró la conducción ejecutiva de la Confederación General del Trabajo (CGT).
 
Era uno de los hombres en los que Juan Perón más confiaba. A tal punto que en un intento destinado a eludir la proscripción, le propuso a Framini ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Con una fórmula en la que él, exiliado en Madrid, lo acompañaría como vice. El fraude impidió a Perón integrar esa fórmula, que tuvo que ser completada por Marcos Anglada.
 
En 1962 fue elegido gobernador de la provincia de Buenos Aires pero, presionado por los militares, el resultado fue desconocido por el gobierno del presidente Arturo Frondizi, quien a su vez resultó derrocado por un golpe militar pocos días después. En 1999, una ley provincial bonaerense estableció la validez del triunfo electoral de Framini, reconociéndole la condición de ex gobernador de la provincia de Buenos Aires.
 
El compañero Ernesto Jauretche escribió unas sentidas palabras que reproducimos a continuación.
 
Blas García

Un Tal Andrés Framini (el Negro)
 
No muy alto pero robusto, de piernas fuertes y brazos largos; unas manos siempre ligeras, grandes, nudosas, con las rudas huellas de callos añosos, de uñas largas, chatas, anchas. Infaltables los anteojos oscuros (excepto cuando -y fue demasiado frecuente- andaba en la clandestinidad); cuidadoso su corte de pelo y su vestimenta: los últimos años lo vimos siempre con el mismo saquito de lana beige a cuadritos y unos amplios pantalones bien planchados (no debía tener otra vestimenta de exposición pública). Así transitaba con su estilo cansino las calles porteñas, las del Gran Buenos Aires, las de todo el país, incansablemente.
 
En la urgencia por comunicar su experiencia, reivindicar las figuras de Perón y Evita y defender los derechos de los trabajadores, se notaba que sentía tener una deuda con las generaciones jóvenes: trasladar sus experiencias sindicales y políticas, para ilustración y renovación de ilusiones y responsabilidades de los jóvenes. Estaba como apurado: no podía darse el lujo de perder ni la más módica ocasión. No buscaba figuración ni prestigio; para qué: ya no era su hora. Lo urgía el amor de aquellos muchachos, que eran todo su patrimonio al cabo de una vida entera de militancia y sacrificio. Incluso, junto a otros sindicalistas y dirigentes políticos conocidos en aquellos sesenta y setenta como "los héroes de la Patria", acompañó a la "juventud maravillosa" en aventuras políticas de inmenso idealismo pero -él lo sabía y no por eso retaceó su compromiso- de dudosa robustez.
 
En su juventud, cuando hacía de zaguero en el Club San Carlos de Berisso -su pago natal- cultivó fama de guapo. No lo ocultaba, pero tampoco lo ostentaba; igual, cualquiera conocía alguna de las tantas anécdotas en que Framini había resuelto un debate a piñas. Eran legendarios sus puñetazos, por ventajeros y fatales. Era uno, uno solo y debate acabado.
 
Para muestras, un par de botones.
 
"Esa mañana estábamos expectantes viendo marchar a nuestros compañeros hacia la Plaza de Mayo para rescatar al coronel. En Piccaluga al delegado lo elegía la patronal. Se paró en la puerta y amenazó: ´De aquí no se mueve nadie´. Era afiliado socialista, habíamos tenido muchos encontronazos. Lo estaba esperando. Le dí semejante trompada que fue a parar debajo de un telar. En el establecimiento no quedó un solo trabajador".
 
Luego de fundarse la Asociación Obrera Textil el socialista Lucio Bonilla (ya se le había deshinchado la cara) seguía allí. Al cabo de unos paros y unas tensas negociaciones salariales y políticas que lo acercaron a la Señora Eva Perón, el joven Framini fue electo primer Secretario General peronista del gremio.
 
"Fuimos a la Fundación para ver a Evita. Llevábamos una serie de demandas que la AOT no nos resolvía: había que cambiar estatutos y demás. La Señora nos  escuchó sentada en unas sillas que había en su despacho, junto a nosotros. Le explicamos nuestros problemas y le propusimos unas soluciones. Evita se dio vuelta y le dijo a Hugo: ´Resolvé el problema de estos muchachos´. Pero su Secretario adujo que, para eso, hacía falta dictar una ley. Evita agregó categóricamente: ´La ley la hacemos después".
 
No fue un burócrata; era peronista por convicción y entusiasmo revolucionario.
 
"Como todos los trabajadores vivíamos con bajos salarios, sin protección social, con interminables jornadas, condiciones indignas y peligrosas de trabajo  y, encima, maltrato de supervisores y capataces. Para nosotros eso era lo de todos los días: pensábamos que era lo normal, que era la vida del obrero, lo que nos había tocado ser y que nos la teníamos que aguantar. Perón me dijo que eso no era así, que eso era injusto, que había que cambiarlo, y que se podía cambiar si nos uníamos con los compañeros en los sindicatos. Así Perón me abrió la cabeza. Desde entonces supe que nadie tenía derecho a explotar a nadie".
 
Como el más humilde de los militantes relataba su primera salida del país para concurrir a una entrevista con Perón en Caracas:
 
"Me puse un buen traje, que conseguí prestado. Por esa vez usé corbata y mis mejores zapatos. Alguien me dio un portafolio de ´ejecutivo´, para completar la apariencia. Tenía que estar ´presentable´ ante el Jefe.
 
Me tomé una lancha hasta un rancho en el Tigre donde me esperaba un paisano que no hizo preguntas, pero sabía que tenía que llevarme a Uruguay. Era de noche, todo en secreto, en medio de la niebla, sin palabras, con contraseñas y todas esas cosas de las películas. Cruzamos el río y al otro lado, porque estaba inundado, la lancha me dejó cuando encalló en el barro. El gaucho me hizo bajar: ´Camine hacia aquellas luces, sabe? Eso es Carmelo´.
 
Ni una estrella para iluminar donde pisaba. El agua me llegaba a la rodilla. Pensé ¡adiós a mis zapatos lustrados y el bonito pantalón! Y caminé hasta que, en la oscuridad, me choqué con un alambrado: ¡salud, final a mi lujoso saco enganchado en las púas! Y caminé a ciegas tomándome del alambre hasta encontrar una tranquera. Crucé y seguí por lo seco un trecho hasta llegar a una carretera. A esa altura no sabía ni cómo me llamaba y estaba hecho un vagabundo.
 
Pasó un ómnibus y lo paré. El conductor me dijo que Montevideo quedaba para el otro lado. Solidaridad de trabajadores o de cirujas, no se. Pero me llevó a Carmelo y, de vuelta, a Montevideo,... sin cobrarme.
 
Fui a la cita. El viejo Lisazo y don Arturo Jauretche, encargados de un boliche, eran mi posta en la desconocida Montevideo. Me daban su garantía.
 
Era una mina linda y grandota que yo no conocía; se llamaba Elena Fernícola. La especialidad de esta dama era la falsificación de documentos. Tenía que darme un pasaporte para poder salir de Uruguay y llegar a Venezuela, así, como un andrajoso.
 
Fue mi primera entrevista con Perón en el exilio. Él me convenció que yo era un gran dirigente político, porque no pedía nada. Era mejor que todo el neoperonismo que deambulaba por los despachos de Perón en busca de que autorizara acuerdos con la dictadura y los gobiernos ilegítimos. Y lo acepté sólo por lealtad y para servir mejor a nuestra clase trabajadora".
 
¡Cuántas historias como éstas escuchábamos los mocosos que cebábamos mate en las bambalinas de las salas donde se realizaban los plenarios! ¡Cuánto aprendimos en la trastienda, hoy fabulosa, de Molineros!
 
Framini era el hombre sin miedo. Corajudo hasta el extremo de su vida, que arriesgó millares de veces: "Mi mujer decía que era mejor que estuviera preso, porque así estaba más seguro".
 
Aportó en la más rigurosa clandestinidad toda la dictadura del 76. Lo buscaron hasta debajo de las piedras. Un milagro. En todos los órdenes. Fue un sobreviviente que conservó íntegramente sus convicciones.
 
Ni bien fue posible desafiar al régimen se lanzó a participar de encuentros públicos. Emprendía sus charlas advirtiendo:
 
"Yo no hablo por mí. Por eso, quisiera me permitan sostener ante ustedes un diálogo con la compañera Evita".
 
Y empezaba saludándola muy respetuosamente para luego interrogar al imaginado personaje sobre las cuestiones de la actualidad; así, ella sentenciaba de acuerdo a sus valores políticos y, sobre todo, éticos, que Framini se sabía de memoria. Eran una bomba cuando el PJ y el peronismo en general habían adoptado los principios y valores del mercado y la globalización capitalista. Framini entraba por la puerta grande, con quienes creían poder capitalizar a favor su historia; pero terminaba saliendo sigilosamente de los salones oficiales por las puertas traseras. Ningún dirigente con aspiraciones se atrevía a escoltarlo.
 
 
Negro querido, nunca se te olvidaron unas estrofas del himno de aquel Club San Carlos donde diste y recibiste las primeras patadas:
 
. . . . . . . . . . . . . . . . . .
En todos los idiomas
te pidieron pan.
En todos los idiomas
te pidieron paz.
 
Distintos colores
de piel y banderas,
iguales deseos
de una vida nueva.
 
Berisso, barro
monte y esperanza
fábrica y obreros
puerto, barco y añoranza
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
 
Negro querido. ¡Cuánto nos hacés falta hoy!
 
Ayudamos a los peronistas: necesitamos recuperar el sentido heroico de la vida, la épica que alienta la conquista de la política como tarea noble, la vocación de servicio al prójimo y el sacrificio de toda ambición individual para poder atender dignamente al hermano, al pueblo, a la clase trabajadora.
 
Hace cien años que el Negro nació. Es seguro que nunca imaginó que jamás iba a morir.
 
 
Ernesto Jauretche
2 de agosto de 2014
Centenario del nacimiento de Andrés Framini

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2018 / 12:02
21-02-2018 / 12:02
19-02-2018 / 22:02
El 20 de febrero de 1932, el general Agustín Pedro Justo asume como presidente de Argentina para el periodo 1932 - 1938. Su época se denominó "Década Infame", un período de gobiernos autoritarios, ilegítimos y corruptos, signados por la trampa electoral sistemática, la represión a opositores, la proscripción del yrigoyenismo y la entrega económica de la Patria.
 
Fue elegido presidente en 8 de noviembre de 1931, apoyado por la dictadura militar gobernante y los sectores políticos que integrarían poco después la Concordancia, alianza conservadora formada por el Partido Demócrata Nacional, la Unión Cívica Radical Antipersonalista y el Partido Socialista Independiente. Sobre las elecciones que lo consagraron presidente pesó la acusación de fraude electoral y la proscripción del radicalismo.
 
Expresión de la restauración conservadora, de la vieja argentina oligárquica, semicolonial y dependiente, su labor fue empañada por constantes acusaciones de corrupción y de haber entregado la economía nacional a los capitales extranjeros, en particular los británicos. Tuvo, durante su gobierno, la persistente oposición de los sectores yrigoyenistas de la Unión Cívica Radical.
 
El gobierno de Justo, fiel representante de los sectores ganaderos oligárquicos exportadores, envió a su vicepresidente, Julio Argentino Pascual Roca, para suscribir el Pacto Roca-Runciman. Con ese vergonzoso acuerdo, Inglaterra sólo se comprometía a seguir comprando carnes argentinas siempre y cuando su precio fuera menor al de los demás proveedores. En cambio, la Argentina aceptó concesiones lindantes con la deshonra: liberó los impuestos que pesaban sobre los productos ingleses y se comprometió a no permitir la instalación de frigoríficos argentinos. Además de la concesión de todos los medios de transporte público de la ciudad de Buenos Aires.
 
Por Blas García

19-02-2018 / 22:02
19-02-2018 / 22:02
Estallada la guerra con el Imperio esclavista del Brasil, el general Carlos María de Alvear fue designado jefe del Ejército Republicano. Este se hizo cargo de sus fuerzas en septiembre de 1826; las mismas alcanzaban a 7.000 hombres. Las acciones bélicas se iniciaron al comenzar el año, y hubo varios hechos exitosos para las armas patrias: toma de Bagé, victorias de Bacacay y Ombú.
 
La batalla de Ituzaingó o batalla del Paso de Rosario se desarrolló en lo que actualmente es el centro-oeste del estado de Río Grande del Sur (en la época del combate el área estaba litigada entre Argentina y Brasil).
 
Fue un enfrentamiento ocurrido el 20 de febrero de 1827 entre las tropas aliadas de los insurrectos orientales y el Ejército Argentino, por una parte, y las tropas del imperio del Brasil por otra, enfrentados por el control de la Banda Oriental en manos brasileñas desde 1820.
 
Fue una victoria táctica de los aliados, y dio nacimiento a la Convención Preliminar de Paz que se firma en 1828, reconociendo como Estado libre, independiente y soberano al Uruguay, poniendo fin al ciclo militar de la primera época de la historia uruguaya.
 
La historiografía brasileña llama a este combate batalla de Passo do Rosário ya que ocurrió en las cercanías del vado del Rosario, a pocos kilómetros al este de la ciudad hoy brasileña de Rosário do Sul entonces en las Misiones Orientales.
 
Lo ganado por las armas en el campo de batalla, seria cedido por el presidente unitario Bernardino Rivadavia en el campo diplomático; dando instrucciones para que se firme "la paz a cualquier precio".

La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar