La Opinión Popular
                  13:31  |  Viernes 18 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El voto electrónico está retrocediendo en todo el mundo porque se puede hackear; Alemania y Holanda lo están dejando atrás. No garantiza la seguridad del sufragio”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 18-07-2017 / 19:07
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 19/07/1998 MUERE CACHO EL KADRI, HÉROE DE LA RESISTENCIA PERONISTA

Envar El Kadri: Legendario fundador del Movimiento de la Juventud Peronista

Envar El Kadri: Legendario fundador del Movimiento de la Juventud Peronista
“Como modelo de país no es este el que soñamos” decía El Kadri en el año 1996, “no es este el país por el cual lucharon y entregaron su vida nuestros compañeros, este es el país del individualismo, del no te metás, del sálvese quién pueda, de la exclusión social, del modelo económico que beneficia a unos poco y deja con el rótulo ahora de marginales a la mayoría de la población”.
Envar "Cacho" El Kadri desde muy joven dedicó su vida a la militancia solidaria, generosa y por lo tanto, sacrificada. Fue uno de esos muchachitos de quince o dieciséis años que inventaron la Juventud Peronista, junto a Carlos Caride, Jorge Rulli, Felipe Vallese y el recordado Gustavo Rearte, entre otros.
 
Los bombardeos a la Plaza de Mayo, los fusilamientos de José León Suárez y la proscripción del peronismo fueron acontecimientos que los marcaron a fuego. El Kadri fundó, junto con otros patriotas, el Movimiento de la Juventud Peronista (MJP) en la etapa de la Resistencia heroica a la dictadura militar fusiladora de 1955.
 
En 1968, como jefe guerrillero desarrolló, con otros jóvenes rebeldes, el destacamento rural 17 de Octubre implantado por las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) en los montes de la localidad tucumana de Taco Ralo. Prematuramente abortado el intento, fue encarcelado por varios años hasta que recuperó la libertad por obra y gracia de la movilización popular que forzó el decreto de amnistía en 1973.
 
Liberado, se integró inmediatamente a la militancia del Peronismo Revolucionario y tuvo que seguir el camino del exilio donde trabajó por la caída de los milicos y forjó junto a otros compañeros, que sufrían la misma suerte, generosas instancias de solidaridad.
 
Retornó al país lleno de ganas y se encontró con que el mismo había cambiado. Sin embargo no aflojó, recorrió barrios y provincias, hablando con jóvenes que ansiosos, requerían de sus conocimientos de la historia reciente, la de los años en que otros jóvenes estaban dispuestos a entregar todo lo que tenían, incluso su vida, a cambio de que el Pueblo pudiera aspirar a vivir mejor.

Sin embargo, los dolores recibidos en el pasado no fueron nada comparado con lo que tuvo que padecer en los años nefastos del menemismo. A él, como a tantos que abrazaron con pasión la causa del peronismo revolucionario, Menem le significó algo peor que los militares y su cruzada genocida.
 
La razón es obvia: el riojano culminó con éxito lo comenzado por los uniformados y lo hizo, nos guste o no, en nombre del peronismo. Usufructuando las banderas históricas arrojó a la miseria a millones de compatriotas.
 
De allí que no es impensable que el infarto de Cacho El Kadri en Tilcara, el 19 de julio 1998,  tuviera mucho que ver con la bronca e impotencia acumulada al ver cómo se iba desmoronando paso a paso la esperanza surgida tras el retorno del peronismo al poder.
 
Por Carlos Morales

Cuando Envar Cacho El Kadri Entró al Comando Celestial
 
Por Susana El Kadri
 
Nació en Rió Cuarto, provincia de Córdoba, el 1° de mayo de 1941.
 
Era abogado, comenzó su militancia luego del derrocamiento de Perón en 1955 en las filas de la juventud peronista. En 1960 estuvo detenido en las cárceles de Caseros, Neuquen, y Santa Rosa (La Pampa) hasta su liberación por la ley de amnistía de 1963.
 
En 1967, el año en que Ernesto Che Guevara preparaba su guerrilla en Bolivia, organizó las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), y fue detenido en un campamento guerrillero en Taco Ralo (Tucumán) en septiembre de 1968. Preso en La Plata, Villa Devoto, Resistencia (Chaco), Rawson, Buque Granaderos, recuperó la libertad con la Ley de amnistía del 25 de mayo de 1973.
 
Militante del peronismo de base, partió al exilio en 1975 amenazado por la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A)
 
Permaneció en Beirut (Líbano) y en Madrid (España), donde en mayo de 1976 fue secuestrado por la policía española durante 4 días y finalmente fue expulsado a Francia, país en el que solicitó asilo y donde residió hasta su regreso a la Argentina en 1984.
 
En Francia trabajó ocho años de sereno en el Theatre du Soleil de Ariane Mnouchkine.
 
Participó en organismos de derechos humanos, siendo miembro fundador de la Association Internationale de Defense des Artistas Victimes de la Repression dans le monde (AIDA) ONG presidida por Ariane Mnouchkine, Claude Lelouch y Simone Signoret, entre otros.
 
Formó parte del Comité de Solidaridad con Miguel Ángel Estrella, presidido por Yves Haguenauer, y colaboró en la fundación de la Asociación Música Esperanza, creada por Miguel Ángel Estrella luego de su liberación.
 
Participó activamente en el Comité Contra la Organización del Mundial de Fútbol en la Argentina (COBA), y en numerosos actos realizados en Europa por la aparición con vida de los detenidos-desaparecidos.
 
Colaboró con las madres de Plaza de Mayo en sus viajes de denuncia y fue organizador de la Marcha por 100 Artistas Argentinos Desaparecidos realizada en Paris en 1979, colaborando en la recolección de fondos para la publicación de una solicitada con esa lista, realizada por la Comisión de Familiares de Detenidos y Desaparecidos, en Buenos Aires.
 
Al mismo tiempo, estudió en la Universidad de Paris y obtuvo sendos diplomas superiores universitarios en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social (1978) y en Relaciones Internacionales (1979)
 
Ese año publicó Argentine: una cultura interdite (Francois Maspero Editions, Paris) reuniendo testimonios sobre la represión cultural de Mercedes Sosa, Ricardo Carpani, Fernando Solanas, Noe Jitrik, Alberto Adellach, Ignacio Columbres, entre otros, con epilogo de Julio Cortazar.
 
En 1980 las Ediciones Zeta de Madrid publicaron la versión en castellano de ese libro.
 
En 1980 participó en la producción con el Vicariato de la Solidaridad de Santiago de Chile, del medio metraje documental Ronquen del Grupo Cine Memoria, con el que obtuvo el primer premio en el Festival de Cine Documental de Bilbao, España.
 
Entre 1980/83 organizó acciones de solidaridad con el escritor Vaclav Havel, los cineastas Yilmaz Guney y V Paradajnov, el Teatro Aleph, de Chile, la pianista Alba Castillo, de Uruguay.
 
A su regreso al país, en marzo de 1984, produjo la primera actuación del pianista Miguel Ángel Estrella en el Centro Cultural San Martín y en el teatro Alberdi de San Miguel de Tucumán en la función de gala del 9 de julio, continuando su colaboración con la ONG Música Esperanza, presidida por Estrella, hasta la actualidad.
 
También produjo la presentación de José Luis Castiñeira, Susana Lago y el grupo Anacrusa, en Obras, el 20 y 21 de septiembre de ese año.
 
En 1984 publica Diálogos en el exilio con Jorge Rulli (Punto Sur Ed, Buenos Aires), reflexión sobre la historia reciente que ambos protagonizaron, tanto dentro como fuera del país.
 
A partir de 1985 comienza su colaboración con Fernando E Solanas, produciendo Tangos, el exilio de Gardel (1989) y El Viaje (1992) Esta actividad de productor cinematográfico lo lleva a participar en seminarios y congresos, entre ellos: Coloquio sobre Cine Latinoamericano, en Río De Janeiro, Brasil. Acuerdo de coproducciones entre países de América Latina, Buenos Aires, México y Brasilia.
 
El protocolo 18 y el intercambio cultural entre Brasil y Argentina, Brasilia: así como en los festivales internacionales de Cine: Cannes, Venecia, La Habana, Washington, Denver, Chicago, Miami, San Juan de Puerto Rico, Bogotá, Río De Janeiro, Gramado, Viña del Mar, Biarritz, Troia.Bilbao, Huelva, Punta del Este, Montevideo, Mar del Plata.
 
A partir de 1989 crea, junto a Emmanuel Chamboredon, la sociedad Milán Sur, especializada en la edición de música de películas, entre las que sobresalen las bandas sonoras de Ghost, La Cosas del querer, La sociedad de los poetas muertos, Taxi Driver, El amor y la furia, Como agua para chocolate, entre unos 400 títulos, licenciados por Milan (Francia)
 
Pero fundamentalmente produce discos de música argentina, entre otros: Piazzola / Ginastera y Piazzola Classique, con la Orquesta Sinfónica de Buenos Aires, dirigida por Pedro I Calderon, Tangos del Sur, de Roberto Goyeneche y Néstor Marconi, Mano Brava de Salgan y De Lio, Misa criolla, de A Ramirez y Zamba Quipildor, Carnavales Porteños, de Gustavo Mozzi y el Murgon, Piazzola Clásico, de la Camerana Bariloche y Daniel Binelli, Astor Piazola: flauta y piano, de Jorge de La Vega y Carlos Franzetti, Piazzola por Piazzola, con Daniel Piazzola y su Octeto Electrónico, con Fito Paez, culminando su participación, en dicha sociedad, con la producción del disco Borges y Piazzola, con Daniel Binelli, Jairo y Lito Cruz, que ha sido editado en la Argentina, Estados Unidos y Europa y Japón en 1997.
 
Su testimonio de vida ha sido recogido en Cazadores de Utopías (1996) film de David Blaustein, y en La Voluntad, libro de Martín Caparros y Eduardo Anguita, (Ed Norma, 1997), así como en Che Ernesto (1997) film de Miguel Pereira.
 
Se desempeñó como profesor en la Cátedra Ernesto Che Guevara en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, y en las cátedras correspondientes en las universidades de La Plata, Mar del Plata, y Río Cuarto (Córdoba)
 
También fue abogado en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) liderada por Víctor de Genaro.
 
Falleció en Tilcara, provincia de Jujuy el 19 de julio 1998. Le pedimos a Allah que se apiade de él y le otorgue el paraíso eterno.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
Envar El Kadri: Legendario fundador del Movimiento de la Juventud Peronista
17-08-2017 / 19:08
Oscar Alfredo Gálvez nació en Caballito el 17 de agosto de 1913. Fue Campeón en Turismo de Carretera y en Pista (en 1947 y 1948); y en TC en 1953, 1954 y 1961. Adhirio fervorosamente al peronismo.
 
Escribió parte de la historia del automovilismo argentino, junto con su hermano Juan, y el menor Roberto, aunque éste último sólo asomó a este deporte. Hijos de una familia porteña, en que el padre era mecánico, desde chicos sintieron su pasión por los fierros, lo que hizo que Oscar se sintiera "mecánico", y dejara la escuela primaria, después de intentar tres veces cursar el 4º grado.
 
Los hermanos Gálvez fabricaban sus propios autos, rígidos, duros, cuadrados, pesados, prepararon el auto para que Oscar corriera en 1937 las Mil Millas Argentinas, y Juan logró acompañarlo, modificando su documento, pues era todavía menor de edad, y el anecdotario señala que perdieron el segundo puesto por perder tiempo en cambiar la correa que ataba el capot (que se cortaba por ser un cinturón común de pantalones).
 
En 1939 participaron en el Gran Premio Getulio Vargas, en que los Gálvez rompieron el diferencial, lo ataron con alambre y continuaron, pero sobre el final volcaron, se reacomodaron y llegaron segundos, atrás de Juan Manuel Fangio.
 
En 1940 tuvieron un tremendo vuelco al caer a un precipicio, y decidieron comenzar a usar casco. Oscar -lo que son las épocas- consiguió uno de paracaidista y Juan otro de los que usan en los tanques de guerra.  Esos eran los tiempos con anécdotas pintorescas de los pioneros de esta actividad.
 
La Opinión Popular

16-08-2017 / 21:08
16-08-2017 / 21:08
16-08-2017 / 21:08

El 17 de agosto de 1850, en Boulogne-sur-Mer (Francia), moría José Francisco de San Martín, un revolucionario americano, que fue un convencido impulsor de la liberación de la Patria Grande. Sus campañas militares fueron un aporte importante a la insurrección contra la colonización hispánica y decisivas para conseguir la Independencia Americana.

En 1816, año en que se concretó nuestra Independencia Nacional, San Martín era el patriota más esclarecido, desde el punto de vista político tanto como del militar, en el Río de la Plata, y conducía los sucesos en función de su estrategia para vencer al colonialismo español en toda América. 
 
En su proyecto para declarar la Independencia, San Martín se impuso militarmente a los españoles y políticamente a aquellos sectores vinculados a la elite de Buenos Aires que ya estaban negociando, tanto con España como con Inglaterra, una nueva dependencia para la Argentina. Esto no se lo perdonaron nunca los unitarios porteños y el Libertador se tiene que ir de nuestra Patria en 1824, perseguido por Rivadavia, y amenazado de muerte.

Desde su Cuartel General de Mendoza, el 4 de septiembre de 1816, nos dejaba una enseñanza siempre vigente: "La Patria no hace al soldado para que la deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza de abusar de estas ventajas ofendiendo a los ciudadanos con cuyos sacrificios se sostiene. La tropa debe ser tanto más virtuosa y honesta, cuanto es creada para conservar el orden, afianzar el poder de las leyes y dar fuerza al gobierno para ejecutarlas y hacerse respetar de los malvados que serían más insolentes con el mal ejemplo de los criminales. La Patria no es abrigadora de crímenes". 

Hoy como ayer, la alternativa histórica es entre independencia económica o subdesarrollo y miseria, lo que implica optar entre un país dependiente o luchar por una nación justa, libre y soberana. Por eso, nuestra historia es la conjunción de triunfos y derrotas, de avances y de retrocesos en el camino hacia la liberación nacional. Y por eso, nuestra tradición política es hija de la lucha por la emancipación nacional, que se origina en las más antiguas raíces de la Patria.
 
José de San Martín, el ejemplo más claro a seguir, nos señaló: "Seamos Libres, lo demás no importa nada. Juremos no dejar las armas de la mano, hasta ver el país enteramente libre, o morir con ellas, como hombres de coraje". 

Escribe: Blas García

13-08-2017 / 18:08
El Juicio a las Juntas fue el proceso judicial realizado por la justicia civil (por oposición a la justicia militar) en la Argentina en 1985 por orden del presidente Raúl Ricardo Alfonsíncontra las tres primeras juntas militares de la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983) debido a las graves y masivas violaciones de derechos humanos cometidas en ese período.
 
En diciembre de 1983, cinco días después de asumir como presidente, Alfonsín sancionó el decreto 158 por el cual ordenaba procesar a las tres juntas militares que dirigieron el país desde el golpe militar del 24 de marzo de 1976 hasta la Guerra de las Malvinas. El mismo día creó una Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), integrada por personalidades independientes para relevar, documentar y registrar casos y pruebas de violaciones de derechos humanos, y fundar así el juicio a las juntas militares.
 
El juicio tuvo una gran trascendencia internacional y sobre todo para la región, en donde en los países limítrofes como Chile, Uruguay o Brasil, que sufrieron crímenes similares, llevar a los represores ante la justicia fue imposible y nunca condenaron a sus criminales. Jorge Rafael Videla Emilio Eduardo Massera fueron condenados a reclusión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua con la accesoria de destitución. Los demás acusados fueron destituidos de sus cargos.
 
Este juicio, muy importante en la historia mundial, tuvo un alto impacto, tanto político como psicológico, y una trascendencia que puso al presidente Raúl Alfonsín a la vanguardia de su época en derechos humanos.
 
El 14 de agosto de 1998, bajo el Gobierno de Carlos Saúl Menem, los jueces de las más altas instancias deciden "dar carpetazo" (clausurar) a las investigaciones sobre los desaparecidos durante la dictadura. Volverán a abrirse recién durante el Gobierno de Néstor Kirchner.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar