La Opinión Popular
                  14:31  |  Domingo 22 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 18-07-2017 / 19:07
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 19/07/1998 MUERE CACHO EL KADRI, HÉROE DE LA RESISTENCIA PERONISTA

Envar El Kadri: Legendario fundador del Movimiento de la Juventud Peronista

Envar El Kadri: Legendario fundador del Movimiento de la Juventud Peronista
“Como modelo de país no es este el que soñamos” decía El Kadri en el año 1996, “no es este el país por el cual lucharon y entregaron su vida nuestros compañeros, este es el país del individualismo, del no te metás, del sálvese quién pueda, de la exclusión social, del modelo económico que beneficia a unos poco y deja con el rótulo ahora de marginales a la mayoría de la población”.
Envar "Cacho" El Kadri desde muy joven dedicó su vida a la militancia solidaria, generosa y por lo tanto, sacrificada. Fue uno de esos muchachitos de quince o dieciséis años que inventaron la Juventud Peronista, junto a Carlos Caride, Jorge Rulli, Felipe Vallese y el recordado Gustavo Rearte, entre otros.
 
Los bombardeos a la Plaza de Mayo, los fusilamientos de José León Suárez y la proscripción del peronismo fueron acontecimientos que los marcaron a fuego. El Kadri fundó, junto con otros patriotas, el Movimiento de la Juventud Peronista (MJP) en la etapa de la Resistencia heroica a la dictadura militar fusiladora de 1955.
 
En 1968, como jefe guerrillero desarrolló, con otros jóvenes rebeldes, el destacamento rural 17 de Octubre implantado por las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) en los montes de la localidad tucumana de Taco Ralo. Prematuramente abortado el intento, fue encarcelado por varios años hasta que recuperó la libertad por obra y gracia de la movilización popular que forzó el decreto de amnistía en 1973.
 
Liberado, se integró inmediatamente a la militancia del Peronismo Revolucionario y tuvo que seguir el camino del exilio donde trabajó por la caída de los milicos y forjó junto a otros compañeros, que sufrían la misma suerte, generosas instancias de solidaridad.
 
Retornó al país lleno de ganas y se encontró con que el mismo había cambiado. Sin embargo no aflojó, recorrió barrios y provincias, hablando con jóvenes que ansiosos, requerían de sus conocimientos de la historia reciente, la de los años en que otros jóvenes estaban dispuestos a entregar todo lo que tenían, incluso su vida, a cambio de que el Pueblo pudiera aspirar a vivir mejor.

Sin embargo, los dolores recibidos en el pasado no fueron nada comparado con lo que tuvo que padecer en los años nefastos del menemismo. A él, como a tantos que abrazaron con pasión la causa del peronismo revolucionario, Menem le significó algo peor que los militares y su cruzada genocida.
 
La razón es obvia: el riojano culminó con éxito lo comenzado por los uniformados y lo hizo, nos guste o no, en nombre del peronismo. Usufructuando las banderas históricas arrojó a la miseria a millones de compatriotas.
 
De allí que no es impensable que el infarto de Cacho El Kadri en Tilcara, el 19 de julio 1998,  tuviera mucho que ver con la bronca e impotencia acumulada al ver cómo se iba desmoronando paso a paso la esperanza surgida tras el retorno del peronismo al poder.
 
Por Carlos Morales

Cuando Envar Cacho El Kadri Entró al Comando Celestial
 
Por Susana El Kadri
 
Nació en Rió Cuarto, provincia de Córdoba, el 1° de mayo de 1941.
 
Era abogado, comenzó su militancia luego del derrocamiento de Perón en 1955 en las filas de la juventud peronista. En 1960 estuvo detenido en las cárceles de Caseros, Neuquen, y Santa Rosa (La Pampa) hasta su liberación por la ley de amnistía de 1963.
 
En 1967, el año en que Ernesto Che Guevara preparaba su guerrilla en Bolivia, organizó las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), y fue detenido en un campamento guerrillero en Taco Ralo (Tucumán) en septiembre de 1968. Preso en La Plata, Villa Devoto, Resistencia (Chaco), Rawson, Buque Granaderos, recuperó la libertad con la Ley de amnistía del 25 de mayo de 1973.
 
Militante del peronismo de base, partió al exilio en 1975 amenazado por la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A)
 
Permaneció en Beirut (Líbano) y en Madrid (España), donde en mayo de 1976 fue secuestrado por la policía española durante 4 días y finalmente fue expulsado a Francia, país en el que solicitó asilo y donde residió hasta su regreso a la Argentina en 1984.
 
En Francia trabajó ocho años de sereno en el Theatre du Soleil de Ariane Mnouchkine.
 
Participó en organismos de derechos humanos, siendo miembro fundador de la Association Internationale de Defense des Artistas Victimes de la Repression dans le monde (AIDA) ONG presidida por Ariane Mnouchkine, Claude Lelouch y Simone Signoret, entre otros.
 
Formó parte del Comité de Solidaridad con Miguel Ángel Estrella, presidido por Yves Haguenauer, y colaboró en la fundación de la Asociación Música Esperanza, creada por Miguel Ángel Estrella luego de su liberación.
 
Participó activamente en el Comité Contra la Organización del Mundial de Fútbol en la Argentina (COBA), y en numerosos actos realizados en Europa por la aparición con vida de los detenidos-desaparecidos.
 
Colaboró con las madres de Plaza de Mayo en sus viajes de denuncia y fue organizador de la Marcha por 100 Artistas Argentinos Desaparecidos realizada en Paris en 1979, colaborando en la recolección de fondos para la publicación de una solicitada con esa lista, realizada por la Comisión de Familiares de Detenidos y Desaparecidos, en Buenos Aires.
 
Al mismo tiempo, estudió en la Universidad de Paris y obtuvo sendos diplomas superiores universitarios en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social (1978) y en Relaciones Internacionales (1979)
 
Ese año publicó Argentine: una cultura interdite (Francois Maspero Editions, Paris) reuniendo testimonios sobre la represión cultural de Mercedes Sosa, Ricardo Carpani, Fernando Solanas, Noe Jitrik, Alberto Adellach, Ignacio Columbres, entre otros, con epilogo de Julio Cortazar.
 
En 1980 las Ediciones Zeta de Madrid publicaron la versión en castellano de ese libro.
 
En 1980 participó en la producción con el Vicariato de la Solidaridad de Santiago de Chile, del medio metraje documental Ronquen del Grupo Cine Memoria, con el que obtuvo el primer premio en el Festival de Cine Documental de Bilbao, España.
 
Entre 1980/83 organizó acciones de solidaridad con el escritor Vaclav Havel, los cineastas Yilmaz Guney y V Paradajnov, el Teatro Aleph, de Chile, la pianista Alba Castillo, de Uruguay.
 
A su regreso al país, en marzo de 1984, produjo la primera actuación del pianista Miguel Ángel Estrella en el Centro Cultural San Martín y en el teatro Alberdi de San Miguel de Tucumán en la función de gala del 9 de julio, continuando su colaboración con la ONG Música Esperanza, presidida por Estrella, hasta la actualidad.
 
También produjo la presentación de José Luis Castiñeira, Susana Lago y el grupo Anacrusa, en Obras, el 20 y 21 de septiembre de ese año.
 
En 1984 publica Diálogos en el exilio con Jorge Rulli (Punto Sur Ed, Buenos Aires), reflexión sobre la historia reciente que ambos protagonizaron, tanto dentro como fuera del país.
 
A partir de 1985 comienza su colaboración con Fernando E Solanas, produciendo Tangos, el exilio de Gardel (1989) y El Viaje (1992) Esta actividad de productor cinematográfico lo lleva a participar en seminarios y congresos, entre ellos: Coloquio sobre Cine Latinoamericano, en Río De Janeiro, Brasil. Acuerdo de coproducciones entre países de América Latina, Buenos Aires, México y Brasilia.
 
El protocolo 18 y el intercambio cultural entre Brasil y Argentina, Brasilia: así como en los festivales internacionales de Cine: Cannes, Venecia, La Habana, Washington, Denver, Chicago, Miami, San Juan de Puerto Rico, Bogotá, Río De Janeiro, Gramado, Viña del Mar, Biarritz, Troia.Bilbao, Huelva, Punta del Este, Montevideo, Mar del Plata.
 
A partir de 1989 crea, junto a Emmanuel Chamboredon, la sociedad Milán Sur, especializada en la edición de música de películas, entre las que sobresalen las bandas sonoras de Ghost, La Cosas del querer, La sociedad de los poetas muertos, Taxi Driver, El amor y la furia, Como agua para chocolate, entre unos 400 títulos, licenciados por Milan (Francia)
 
Pero fundamentalmente produce discos de música argentina, entre otros: Piazzola / Ginastera y Piazzola Classique, con la Orquesta Sinfónica de Buenos Aires, dirigida por Pedro I Calderon, Tangos del Sur, de Roberto Goyeneche y Néstor Marconi, Mano Brava de Salgan y De Lio, Misa criolla, de A Ramirez y Zamba Quipildor, Carnavales Porteños, de Gustavo Mozzi y el Murgon, Piazzola Clásico, de la Camerana Bariloche y Daniel Binelli, Astor Piazola: flauta y piano, de Jorge de La Vega y Carlos Franzetti, Piazzola por Piazzola, con Daniel Piazzola y su Octeto Electrónico, con Fito Paez, culminando su participación, en dicha sociedad, con la producción del disco Borges y Piazzola, con Daniel Binelli, Jairo y Lito Cruz, que ha sido editado en la Argentina, Estados Unidos y Europa y Japón en 1997.
 
Su testimonio de vida ha sido recogido en Cazadores de Utopías (1996) film de David Blaustein, y en La Voluntad, libro de Martín Caparros y Eduardo Anguita, (Ed Norma, 1997), así como en Che Ernesto (1997) film de Miguel Pereira.
 
Se desempeñó como profesor en la Cátedra Ernesto Che Guevara en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, y en las cátedras correspondientes en las universidades de La Plata, Mar del Plata, y Río Cuarto (Córdoba)
 
También fue abogado en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) liderada por Víctor de Genaro.
 
Falleció en Tilcara, provincia de Jujuy el 19 de julio 1998. Le pedimos a Allah que se apiade de él y le otorgue el paraíso eterno.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
Envar El Kadri: Legendario fundador del Movimiento de la Juventud Peronista
21-10-2017 / 18:10
21-10-2017 / 18:10
El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas usurparon el gobierno constitucional en la República Argentina por medio de un golpe de Estado. A raíz de ese repudiable hecho, más de 500 niños fueron apropiados ilegalmente, abandonados o entregados a familias que estaban a la espera de una adopción.
 
Un año más tarde un grupo de abuelas comenzó a buscar a sus nietos secuestrados. Ellas se encontraron, se conocieron, se reconocieron en su dolor, en su desesperación, en su esperanza, y se unieron para seguir buscando. Los padres ya no estaban, pero quedaban los abuelos.
 
Plaza de Mayo fue el escenario que eligieron para pedir por sus hijos y sus nietos. Las puertas de la Casa Rosada se cerraban para esas "locas" que pedían explicaciones. La historia y el pueblo las bautizó "Abuelas de Plaza de Mayo".
 
Por ello es que el 22 de octubre de cada año se celebra el Día Nacional del Derecho a la Identidad, en conmemoración al inicio, hace 34 años, de la lucha emprendida por Abuelas de Plaza de Mayo. Llevan 107 nietos recuperados y, continúan reclamando, luchando y marchando para restituirles la identidad a casi 400 nietos más.
 
Este año la justicia, en una sentencia, reconoció por primera vez la existencia de un Plan Sistemático de Robo de Bebés, uno de los objetivos de Abuelas. Así mismo el Tribunal Oral Federal N°6 condenó al ex dictador Jorge Rafael Videla a 50 años de prisión como el principal responsable de ese plan sistemático.
 
Tener memoria es reconocer el camino de un futuro mejor, lleno de ilusiones y de sueños de algún día volver a ser libres, porque mientras siga habiendo un nieto desaparecido, no habrá justicia, ni olvido, ni perdón.
 
La Opinión Popular

20-10-2017 / 18:10
El 21 de octubre de 1886 muere José Rafael Hernández y Pueyrredón. Fue un militar, periodista, poeta y político argentino, especialmente conocido como el autor del Martín Fierro, obra máxima de la literatura gauchesca.
 
Entre 1852 y 1872, época de gran agitación política, José Hernández defendió, con las armas en la mano, la postura federal de que las provincias no debían permanecer dominadas por las autoridades centrales establecidas en Buenos Aires.
 
Participó en la última rebelión gaucha del interior federal, la de López Jordán, un movimiento que finalizó en 1871 con la derrota de los gauchos y el exilio de Hernández.
 
A su regreso a Argentina en 1874, continuó su lucha por otros medios tales como el periodismo y el desempeño de varios cargos oficiales. Pero fue, sin embargo, a través de su poesía como consiguió un gran eco para sus propuestas, y la más valiosa contribución a la causa de los gauchos.
 
El gaucho Martín Fierro (1872) es un poema épico popular y está considerado una de las grandes obras de la literatura argentina. Tras la onceava edición, en 1879, publicó La vuelta de Martín Fierro. El gran mérito del autor del Martín Fierro fue el de llevar a la literatura la vida de un gaucho, contándola en primera persona, con sus propias palabras e imbuido de su espíritu.
 
José Hernández luchó por la autonomía de los gauchos. Curiosamente lo que no consiguió en su actividad política lo obtuvo por medio de la literatura.
 
 La Opinión Popular

19-10-2017 / 16:10
18-10-2017 / 17:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar