La Opinión Popular
                  17:41  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-07-2017 / 09:07
DESMESURAS INCURABLES DE UNA ARGENTINA EN TRANSICIÓN HACIA ALGUNA PARTE

Los políticos ahora se golpean el pecho

Los políticos ahora se golpean el pecho
El diputado ultra kirchnerista Julio De Vido en el recinto parlamentario.
 
Como un capítulo más de las desmesuras que caracterizan a la Argentina, la excitación de los políticos ante la inminencia de un acto electoral produce escenas poco creíbles y muchas veces hasta desopilantes. Intentan así convencer a la sociedad de que ellos son lo más parecido a cándidas monjitas, sorprendidas y escandalizadas por la corrupción o la falsedad de sus colegas.
 
Sin distinción de ideologías o posiciones políticas, se reservan sólo para sí mismos el podio de los justos. El pedido del fiscal Carlos Stornelli al juez Luis Rodríguez para que solicite el desafuero como diputado nacional y detenga al ex ministro de Planificación kirchnerista Julio De Vido por presunto desvío de fondos millonarios en la mina de Río Turbio, logró instalar  en el foco de la campaña el tema de la corrupción.
 
El Gobierno macrista aduce que la cuestión atañe a un poder independiente como la Justicia, pero en principio aparece como el más beneficiado, porque la acción contra De Vido significa un duro golpe a la estrategia electoral de la ex presidenta Cristina Fernández.
 
En paralelo, y antes de que el juez rechazara el pedido, la Cámara de Diputados se agitó con el debate sobre quiénes votarían a favor de retirarle las inmunidades constitucionales a De Vido para que pueda someterse a cualquier decisión de la Justicia, incluida la de meterlo preso.
 
Por las dudas el juez fallara como lo hizo el viernes, comenzó a circular la idea de expulsar de la Cámara al exministro y luego, ya en abierta competencia para diferenciarse y disputar con inocultable oportunismo quiénes eran los más indignados, el bloque de Sergio Massa y sus candidatos renunciaron a sus fueros.
 
También lo hizo el presidente de la bancada del Pro, Nicolás Massot, a la vez que otros se disponían a seguir el mismo camino creyendo que De Vido tomaría sus ejemplos.
 
 
 
Un cambio
 
Desde el kirchnerismo se intentó defender al ex ministro pero lo hicieron con tibieza porque esperaban instrucciones de la jefa Cristina sobre cómo sería ahora la nueva estrategia de campaña. Ella guardó silencio sobre el tema durante toda la semana, lo que  reveló el grado de impacto y preocupación que le provocó este nuevo escenario.
 
Hasta ahora, Cristina venía interpretando dos libretos: el de producir discursos menos radicalizados para captar sectores que no están dentro del núcleo duro del kirchnerismo, y el de atacar la gestión económica del Gobierno.
 
Hace tiempo que el tema de la corrupción sobrevuela cualquier debate político, pero en campaña electoral los focos comenzaban a apuntar para el lado de la plata que escasea en los bolsillos de mucha gente. Por eso el oficialismo celebró con tanto énfasis el pedido del fiscal Stornelli.
 
Más allá de los roles de seducción que asuman los candidatos, las demoras interminables de la Justicia para castigar la corrupción, o la falta de soluciones para poner en marcha la economía, serán los votantes los que decidan en libertad la dirección que le darán a cada sufragio.
 
Ese ejercicio será sin dudas una muestra de madurez política de la sociedad, que contraste con las sobreactuaciones a las que estamos asistiendo.
 
La batalla de estos días de los diputados para tomar distancia, recuerda aquel pasaje bíblico en el que dos hombres subieron al Templo a orar. Uno rezó "Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres que son ladrones, injustos y adúlteros". El otro, ni se animaba a levantar los ojos al cielo y se golpeaba el pecho diciendo: "Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador".
 
¿Se premia la conducta arrogante del primero, o la debilidad y humildad del segundo?
 
 
Ellos eligen
 
Al estar la Justicia en el centro de la escena política, debe reconocerse que hoy el mayor poder no está en la Corte Suprema ni en el Consejo de la Magistratura, que tiene entre sus funciones designar o remover a los jueces.
 
"Hoy los más poderosos son los 12 jueces federales de la Ciudad de Buenos Aires", admite un alto funcionario de Tribunales. "Sus decisiones tienen una fuerte influencia electoral porque están rodeados de expedientes con pruebas contundentes para mandar a la cárcel a muchos políticos", agrega.
 
¿Por qué no lo hacen? Porque dicen no sentirse respaldados y mientras la ruleta está girando temen por la continuidad de sus carreras.
 
Para un gran sector de la sociedad, la estrategia de Cambiemos de polarizar la elección con Cristina haciéndola crecer en la oposición, ha sido un error político. Así lo señalan las encuestas privadas que lee el Gobierno y que jamás se publicarán. Los jueces que tienen las causas más pesadas contra ella argumentan que hay que cumplir los procedimientos y los tiempos, pero también reconocen que ya podría estar presa. El escenario político sería otro.
 
La otra novedad que presentó la semana que pasó fue la suba de la cotización del dólar, atribuida por los economistas a múltiples razones. Pero lo ocurrido encendió luces de alerta y en la oposición tuvieron argumentos para decir que se venía abajo el esquema del Gobierno para contener la inflación. Después del pico del miércoles, el dólar bajó jueves y viernes junto a las voces tranquilizadoras del oficialismo.
 
Siempre, pero en especial en la previa electoral, cada uno de estos temas adquiere una sensibilidad singular y dimensiones exageradas, cualquiera sea el beneficiado o quien se perjudique.
 
Eso integra el catálogo de aquellas desmesuras incurables de una  Argentina en transición hacia alguna parte.
 
Por Carlos Sacchetto
 
Fuente: La Voz del Interior
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 17:02
El jefe de Gabinete, Marcos Peña,  señaló que "no hay ningún caso de corrupción" en el Gobierno de Mauricio Macri, dijo que la gestión que integra tiene la intención de "elevar la vara de la institucionalidad", y que el a la vez que señaló que el presidente Macri le pidió "máxima dureza y rigor"  a la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), la militante ultra macrista Laura Alonso para que investigue a los funcionarios macristas.
 
Quienes conocen muy de cerca el funcionamiento del equipo de gobierno sostienen que Marcos Peña es el prestidigitador que se mueve detrás del trono. Por eso no extraña que haya sido él quien salió también a dar la nota y fijar el tono de lo que será la respuesta oficial a la movilización popular en la calle. El Jefe de Gabinete afirmó que "la única que faltó en el palco fue Cristina Kirchner", adjudicándole a la ex presidenta la condición de "líder intelectual" de la protesta.
 
Lo dicho deja a la vista que, frente a la falta de argumentos que emerjan como resultados de su propia gestión, el Gobierno tiene que recurrir a fórmulas que, si bien le dieron rédito en el pasado, el devenir de la política y de la propia gestión de Cambiemos han ido desgastando.
 
Es probable que los focus group manejados por los asesores de marketing comunicacional del Gobierno todavía le sigan aconsejando a Peña que alimentar como un fantasma político la presencia de la ex presidenta como la mano oculta que todo lo decide continúa aportando réditos a favor del oficialismo.
 
Quizás también el gobierno de la Alianza Cambiemos comienza a tener dificultades para encontrar en su gestión los argumentos y las razones a su favor, porque a la vista está que no puede exhibir los logros de "cambiar pasado por futuro". Sin embargo lo más revelador es que se pretende negar la evidencia de la realidad y recurren a las chicanas.
 
Quienes se movilizaron a la 9 de Julio lo que hicieron fue aprovechar una circunstancia política y un escenario para poner en acto su descontento. Casi sin importar quién o quiénes eran los convocantes y, mucho menos, entrar en la elucubración pseudo erudita de los "autores intelectuales".
 
En todo caso, habría que explicarle al Jefe de Gabinete que los verdaderos autores intelectuales de la movilización popular que ganó la calle son el presidente Macri y el "mejor equipo de los últimos cincuenta (y dos) años" que la Alianza Cambiemos puso en ejercicio para intentar quitarle derechos sociales a los argentinos en favor de las corporaciones para las que reamente trabajan y a las que sirven.    
 
La Opinión Popular

22-02-2018 / 11:02
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales y políticos para repudiar las medidas de ajuste salvaje neoliberal y flexibilización laboral que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías populares es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar