La Opinión Popular
                  17:41  |  Miércoles 26 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Octubre será fundamental porque Macri quiere legitimar su mandato para seguir endeudando el país, privatizar la Anses y aplicar una flexibilización laboral brutal, que va a generar aún mayor desigualdad”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Internacionales - 03-07-2017 / 20:07
EFEMÉRIDES HISTÓRICAS

Termina la guerra anglo-zulú

Termina la guerra anglo-zulú
La defensa de Rorke's Drift, por Alphonse de Neuville (1880).
La guerra anglo-zulú se produjo en 1879 entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y los zulúes. Debida a diversos motivos, la guerra fue notable por varias batallas particularmente sangrientas, así como por ser un hito en la cronología del imperialismo británico en la región. La guerra señaló el final de la nación independiente zulú.
 
Su último soberano independiente, Cetshwayo, inició la llamada Guerra Zulú contra los británicos, que intentaban ampliar su dominación en la zona. Las tropas coloniales británicas lo derrotaron en la decisiva batalla de Ulundi. El 04 de julio de 1879, Ulundi (capital de Zululandia) es capturada e incendiada por las tropas británicas. El rey Cetshwayo huye, y termina la guerra anglo-zulú. El territorio pasó a ser una posesión británica finalizando así la independencia de la nación zulú.
 
La Opinión Popular
 
Después de la batalla de Ulundi y con el ejército dispersado, la mayoría de los jefes zulúes se rindieron, mientras Cetshwayo huía. El 28 de agosto lo capturaron y fue enviado a Ciudad del Cabo. Fue depuesto formalmente y el país zulú se repartió entre once jefes, incluyendo a Cetshwayo y a uno de sus hijos (Usibepu), a John Dunn (un aventurero blanco) y a Hlubi, un jefe basuto que había servido a los británicos.
 
Sir Garnet Wolseley, el sustituto de Lord Chelmsford, nombró a un residente que debía ser el canal de comunicación entre los jefes y el gobierno británico. Este arreglo trajo disturbios, y en 1882 el gobierno británico decidió reponer a Cetshwayo en el poder. Usibepu se sublevó, y el 22 de julio de 1883 atacó Ulundi. El rey escapó herido y se trasladó a Eshowe, donde murió poco después, el 8 de febrero de 1884.
 
Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
25-07-2017 / 19:07
Ante la convicción de que la única salida era la lucha revolucionaria, Fidel Castro participó de la elaboración de un ataque armado contra los cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, ambos en la provincia de Oriente el 26 de julio de 1953.
 
El intento de tomar el Cuartel Moncada se basaba en que, por sus características (un importante valor estratégico por su posición; agrupaba al menos 3000 armas; además de encontrarse en una zona activamente opuesta al golpe dado por Batista), podría propiciar un levantamiento popular armado, llamar al pueblo a la huelga general desde la radio y aprovechar las cualidades del terreno (rodeado de montañas y cerca del mar) pudieran posibilitar el desarrollo de la lucha armada.
 
La táctica ideada consistía en llegar armados y una vez dentro, emplear el valor simbólico de la «Rebelión de los Sargentos» (movimiento militar que en 1933 derrocó al presidente Machado) para contactar con las demás guarniciones y animarlos al levantamiento. Si la rebelión no recibiera apoyo, la idea era escapar a las montañas y armar al pueblo para continuar la lucha.
 
El intento fracasó -entre otros factores- porque se perdió el factor sorpresa a partir de una posta que el regimiento en el cuartel agregó a causa de la celebración de los carnavales en la ciudad. A pesar de contar con el apoyo de algunos ciudadanos que trataron de camuflarlos, muchos fueron atrapados, aunque Castro consiguió escapar con algunos hombres a la Sierra Maestra.
 
Tras varios días caminando, deciden entrar en una pequeña casa en la sierra, siendo sorprendidos mientras dormían. Fidel, salva la vida gracias al sargento que lo detuvo, que al entregarlo exigió que no fuese torturado.
 
Fidel Castro fue hecho prisionero, juzgado y sentenciado a quince años de prisión. En el alegato final del juicio, Fidel pronunció un discurso de autodefensa. 
 
Posteriormente Castro escribió «La historia me absolverá», en el que defendió sus acciones y explicó sus puntos de vista políticos. Tras 22 meses de prisión fue liberado durante la amnistía general de mayo de 1955. Meses después se exilió a México.
 
De la redacción de La Opinión Popular

24-07-2017 / 20:07
23-07-2017 / 20:07
23-07-2017 / 17:07
23-07-2017 / 17:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar