La Opinión Popular
                  13:37  |  Jueves 23 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-07-2017 / 09:07
UN SONDEO DE M&F DA UN EMPATE TÉCNICO ENTRE BULLRICH, CRISTINA Y EL CANDIDATO DE 1PAÍS

Encuesta indica que no hay polarización y Massa se prende en la pelea

Encuesta indica que no hay polarización y Massa se prende en la pelea
Sergio Massa. Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción citando la fuente)
Una encuesta confirma que no se está dando la polarización en la que trabaja el Gobierno desde hace meses en la provincia. Según un estudio de opinión de la consultora Management & Fit sobre 2 mil casos, pedido por Clarín, la fórmula oficialista de Esteban Bullrich y Gladys González sería la más elegida con el 28,5% de los votos. Por una luz de ventaja, menos de un punto, se impondría a la de Unidad Ciudadana, que encabezan la ex presidenta Cristina Kirchner y Jorge Taiana y que obtendría el 27,8%.
 
Sin embargo, el dato más relevante del sondeo es que la boleta de 1País con Sergio Massa y Margarita Stolbizer se quedaría con el 24,1%. Teniendo en cuenta que el margen de error de las encuestas es del 3 por ciento -tanto como para arriba como para debajo de cada fórmula-, esta encuesta da un escenario de triple empate técnico entre Cambiemos, Cristina y Massa.
 
De hecho, debido al margen de error, el orden real de los candidatos el día de la votación puede terminar siendo muy distinto a la foto que hoy muestra el sondeo. La vigencia electoral de Massa es el dato central porque tanto en la Casa Rosada como en el polo que se formó en torno a Florencio Randazzo se trabajó -y así se comunicó a los medios- sobre la hipótesis de un "desplome" del tigrense por debajo de los 15 puntos. No fue casual.

 
Un asesor estratégico del Gobierno le había confirmado a LPO que el PRO hace siempre el mismo juego con Massa. Como mide 20 ó 25 puntos de arranque, Marcos Peña empieza a "ecualizar" las encuestas, para que tres meses antes del cierre de listas Massa mida 16 puntos para abajo. De este modo el "círculo rojo" interpreta que se está desplomando y de esa manera buscan generar un efecto de polarización ante la opinión pública.
 
Luego, como esto no ocurre, los encuestadores tienen que garantizar su menguado prestigio y a medida que se acerca la elección empiezan las correcciones, no siempre con sutileza: el caso más notable fue el de un reconocido encuestador que en la pasada elección lo hizo pasar de 15 a 21 puntos a Massa en la última semana. En el massismo reían porque se preguntaban qué truco mágico hizo el líder de Frente Renovador para crecer 6 puntos en una semana.
 
LPO había advertido hace meses que había una inconsistencia de fondo: Si el escenario político era de polarización, no se entendía porque Randazzo buscaba también el camino del centro y no iba a un acuerdo con Cristina.
 
Otro dato importante de la encuesta de M&F es que el Frente Justicialista de Florencio Randazzo y Florencia Casamiquela miden apenas 5,4%.
 
Esto por un lado significa que al Gobierno le está sirviendo la estrategia de que se mantenga en pie la candidatura del ex ministro del Interior: esos 5 puntos de voto peronista antikirchnerita no van a Massa, que hoy estaría primero sumando ese porcentaje.
 
Como contrapartida, si Randazzo sólo saca 4 ó 5 puntos en la primaria es una posibilidad grande que por el voto útil todo ese voto lo pierda en la general y migre a Massa, ya que es un voto peronista no K.
 
Fuente: La Política Online
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

22-11-2017 / 08:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar