La Opinión Popular
                  13:38  |  Jueves 23 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-07-2017 / 11:07
MIENTRAS DESACTIVAN LOS ARGUMENTOS DE LA OPOSICIÓN

Macri prepara el ajustazo para después de las elecciones

Macri prepara el ajustazo para después de las elecciones
Si gana la derecha macrista, intentarán un cambio del sistema tributario que beneficiará a los ricos; una alteración de los derechos y condiciones laborales, en contra de los trabajadores, que pondrían en pie de guerra a los gremios; una revisión del esquema previsional que encendería una amplia reacción social, y una reforma política que sacudiría a todos los partidos.
El gobierno de Mauricio Macri prepara una batería de medidas para después de las elecciones. Reforma tributaria para bajarles impuestos a los empresarios, reforma previsional para aumentar la edad de jubilación; reforma política en el financiamiento de campaña para perjudicar a la oposición; cambios en los organismos de control y en el Poder Judicial para perseguir al cristinismo, son algunas de las modificaciones que Macri imagina imponer luego de superado el "obstáculo electoral" que representa derrotar en las urnas al peronismo.
 
Es decir, si gana la derecha macrista, intentarán un cambio del sistema tributario que beneficiará a los ricos; una alteración de los derechos y condiciones laborales, en contra de los trabajadores, que pondrían en pie de guerra a los gremios; una revisión del esquema previsional que encendería una amplia reacción social, y una reforma política que sacudiría a todos los partidos.
 
Para llevar adelante semejante desafío, los estrategas de la alianza Cambiemos juegan distintas partidas. La más maquiavélica de todas es la referida al ajuste neoliberal post-electoral. Porque si bien lo niegan o minimizan en público, al punto de pretender sacarlo de la agenda, en privado reconocen que intentarán hacerlo.
 
"No hay que agitar ni temer fantasmas de grandes ajustes", afirmó Marcos Peña en el Senado, durante su segundo informe sobre el rumbo del gobierno. La frase apuntó a desactivar uno de los argumentos más usados por la oposición, tanto la kirchnerista, como la massista, la randazzista y la de la izquierda. "Van a tratar de corrernos por ahí, pero la gente está entendiendo que es la única forma de salir seriamente. Es doloroso, pero es la única salida que hay, con el desastre que nos dejaron los K", reconoce un alto dirigente macrista.
 
En el gobierno de Macri ven amenazas que podrían poner en peligro esta estrategia electoral: que se desnaturalice la campaña por las protestas de grupos K y/o de la izquierda; que las CGTs se movilicen con apoyo de las CTAs; que se instale la idea de que se viene el ajustazo; que por la polarización, Cristina crezca demasiado; y que esté sobreestimada la capacidad de trasladar la imagen de María Eugenia Vidal a sus ignotos candidatos bonaerenses.
 
Sin logros económicos a la vista, sin "brotes verdes" ni "lluvia de inversiones" por ninguna parte, y con un endeudamiento feroz, el macrismo busca renovar el apoyo del electorado, en especial con esa porción, o al menos una parte, que le prestó el voto en el ballottage.
 
Hace 2 años que están en el poder y no han cumplido con sus promesas. Tienen una franja de sus votantes del ballottage (y algunos de la primera vuelta) que están desilusionados: ante los errores repetidos, las "realizaciones" económicas del neoliberalismo y las denuncias de corrupción. Hasta el año pasado, les resultaba efectivo el pedido de paciencia. Hoy, ese recurso ya no resulta creíble.
 
La Opinión Popular

 
El Gobierno prepara profundas reformas para después de las elecciones
 
Varios ministerios elaboran las medidas para el caso de ganar en octubre; incluye importantes cambios laborales, tributarios, previsionales, judiciales y políticos
 
El condicionante, claro está, existe y es concreto: ganarle las elecciones bonaerenses a Cristina Kirchner, y de ese modo terminar con las dudas de empresarios y políticos, aquí y fuera del país.
 
Optimista en relación con lograr ese triunfo que le otorgue el ansiado respaldo político, el Gobierno prepara una batería de medidas posteriores a las elecciones legislativas, un conjunto de leyes y medidas "para los próximos veinte años de la Argentina", como lo definió el propio presidente Mauricio Macri en su encuentro con empresarios chilenos, el martes pasado en Santiago de Chile.
 
Reformas tributaria, fiscal y previsional; reforma política que incluye cambios en el financiamiento de campaña; cambios en la ley de Etica Pública, en los organismos de control y en el Poder Judicial, son algunas de las modificaciones "de largo plazo" que la Casa Rosada imagina poner en práctica luego de superado el "obstáculo electoral" que hoy representa derrotar en las urnas a la ex presidenta.
 
La obsesión presidencial por el empleo para bajar los índices de pobreza va de la mano con una exigencia compartida por el empresariado: "bajar el costo argentino" para favorecer inversiones, según lo definió el propio Presidente el jueves, en el encuentro de CAME.
 
En ese sentido, los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y Jorge Triaca (Trabajo) trabajan en una amplia reforma tributaria que elimine impuestos, aportes y contribuciones, incentive las contrataciones en blanco y aplique multas para los empresarios que contraten empleados "en negro", según contaron a LA NACION desde ambos ministerios.
 
"La dejamos para después de octubre por el ruido electoral que genera", afirmaron a LA NACION fuentes del palacio de Hacienda.
 
Aquí, como en las demás iniciativas, será fundamental el apoyo del PJ, en especial de los gobernadores que la Casa Rosada considera "cercanos", para conseguir votos en el Congreso y apoyo político para iniciativas que pueden despertar polémica y críticas.
 
Triaca también tiene en carpeta una ambiciosa "reforma previsional" del que se conocen pocos detalles, y que no incluirían por el momento una suba en la edad jubilatoria.
 
Dujovne, con la ayuda del ministro del Interior, Rogelio Frigerio , prepara junto a los gobernadores una nueva ley de responsabilidad fiscal, que apunta a la reducción del gasto provincial o, al menos, mantenerlo estable hasta 2023, y un artículo que prohíbe la contratación de personal a los mandatarios a partir de los últimos seis meses de mandato.
 
Además de las reformas vinculadas a la economía y el mercado laboral, el Gobierno prepara otro paquete de reformas "más duraderas" vinculadas al desarrollo institucional del país. En la Jefatura de Gabinete relacionan el ingreso a sus filas del diputado Fernando Sánchez, leal a Elisa Carrió, con estos cambios que se vienen.
 
La reforma política trabada en el Congreso, que incluía la boleta electrónica y la homogeneización del calendario electoral, será reimpulsada una vez obtenido el apoyo del electorado.
 
Se le sumarían la derogación de las PASO (anunciada por el Gobierno esta semana a través del jefe de gabinete, Marcos Peña) y un nuevo régimen de transparencia en el financiamiento de campañas en base a recomendaciones de ONG como Cippec y Poder Ciudadanos, frenada por la campaña electoral.
 
"No podemos cambiar las reglas en mitad de una elección", repitió el secretario legal y técnico, Pablo Clusellas, que tiene en su despacho el borrador de los cambios en el financiamiento electoral, enviado por el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez.
 
Se suman a este paquete algunas normas hoy trabadas en el Congreso, como las reformas a la ley de ética pública y la norma de responsabilidad penal empresaria, que apoyan "los empresarios honestos que no quieren pagar más coimas", según definió Sánchez a LA NACION.
 
Otras reformas judiciales, que incluirían una reforma del Consejo de la Magistratura y cambios en los tiempos procesales de las sentencias, se mantienen aún bajo llave en los despachos más importantes. Carrió y Sánchez vienen discutiendo estos cambios con Peña y Mario Quintana, uno de los vicejefes de gabinete.
 
"En un país serio hay oficialismo y oposición, pero tiene que haber responsabilidad de ambas partes", afirma Sánchez en un adelanto de lo que será su rol de "coordinación" entre el Ejecutivo y parte de la oposición peronista, con el objetivo de concretar muchos de estos proyectos que el Gobierno se prepara para lanzar horas después festejar lo que espera sea un triunfo en las elecciones de medio término.
 
Por Jaime Rosemberg
 
Fuentes: La Nación, Perfil, Urgente24 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

22-11-2017 / 08:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar