y para abordar "la situación de la inundación sobre las localidades aguas abajo de la represa Binacional de Salto Grande".
 
Sin dudas el premio a la originalidad se lo llevó el intendente de Concepción del Uruguay, Eduardo Lauritto. Su discurso pulverizó los lugares comunes y la dialéctica amigos-enemigos y puso visiblemente incómodos a varios de los dirigentes que estaban sentados a la mesa.
 
Con una libertad desconcertante, el presidente municipal de "la histórica" arremetió desde el primer instante: "Empezamos a discutir hacia adelante lo que deberíamos haber discutido hace muchos años atrás".
 
Pero no se quedó sólo en esa frase. Por si quedaba alguna duda, agregó: "La verdad es que se nos va a hacer complicado, y lo digo sin tapujos, explicar que en estos 12 años de nuestro gobierno hemos sabido perder cosas. Por ejemplo, los excedentes de Salto Grande, porque no hay que tener temor en decir que algunos malos compañeros, más que malos funcionarios, no quisieron atender los reclamos que tenían que ver con la tarifa, porque desde ahí viene el origen de los problemas".
'/> Eduardo Lauritto enmudeció a sus pares en la cumbre sobre Salto Grande / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  08:02  |  Miércoles 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Con la quita de retenciones a la minería y a la soja se ha beneficiado a sectores que estaban en mejores condiciones de afrontar un ajuste y no a los jubilados o los trabajadores”. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 19-06-2017 / 11:06
EN VEZ DE CRITICAR A LA CTM LE APUNTÓ A "LOS MALOS COMPAÑEROS"

Eduardo Lauritto enmudeció a sus pares en la cumbre sobre Salto Grande

Eduardo Lauritto enmudeció a sus pares en la cumbre sobre Salto Grande
Intendente de Concepción del Uruguay, Eduardo Lauritto. Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción citando la fuente)
La convocatoria partió del intendente concordiense Enrique Cresto y tuvo por escenario el Centro de Convenciones de la capital del citrus. La tarjeta de invitación, también firmada por el presidente municipal de Salto, Andrés Lima, vinculaba a la cumbre prevista para el viernes 16 de junio con el "tratamiento de temas incluidos en la 'Agenda Litoral'", y para abordar "la situación de la inundación sobre las localidades aguas abajo de la represa Binacional de Salto Grande".
 
Sin dudas el premio a la originalidad se lo llevó el intendente de Concepción del Uruguay, Eduardo Lauritto. Su discurso pulverizó los lugares comunes y la dialéctica amigos-enemigos y puso visiblemente incómodos a varios de los dirigentes que estaban sentados a la mesa.
 
Con una libertad desconcertante, el presidente municipal de "la histórica" arremetió desde el primer instante: "Empezamos a discutir hacia adelante lo que deberíamos haber discutido hace muchos años atrás".
 
Pero no se quedó sólo en esa frase. Por si quedaba alguna duda, agregó: "La verdad es que se nos va a hacer complicado, y lo digo sin tapujos, explicar que en estos 12 años de nuestro gobierno hemos sabido perder cosas. Por ejemplo, los excedentes de Salto Grande, porque no hay que tener temor en decir que algunos malos compañeros, más que malos funcionarios, no quisieron atender los reclamos que tenían que ver con la tarifa, porque desde ahí viene el origen de los problemas".

 
La crónica oficial del encuentro resalta que todo desembocó en la firma de un documento, donde las localidades ribereñas reclaman la redacción de "un protocolo de actuación que determine expresamente que el Complejo Hidroeléctrico de Salto Grande debe, en caso de crecidas extraordinarias, mantener el embalse en el nivel de expropiación, a los fines de no provocar inundaciones innecesarias aguas debajo de la represa, consensuando la apertura de vertederos con las autoridades de las localidades situadas a ambas márgenes del río Uruguay".
 
También plantea "un sistema de indemnización para las localidades que sufran inundaciones que superen la cota de riesgo de la ciudades de Concordia y Salto, las que serán determinadas, analizando las crecidas medias extraordinarias de los últimos diez años, y proporcionalmente, a cada una de las localidades ubicadas aguas abajo de ambas ciudades".
 
Pero el desarrollo de la "cumbre" tuvo varios giros imprevistos que se apartaron del libreto preparado por sus organizadores. La primera sorpresa fue que uno de los supuestos convocantes al encuentro brilló por su ausencia.
 
En efecto, el nombre de Andrés Lima entre los organizadores de la reunión llamó de entrada la atención. Primero, porque el intendente de Salto venía de felicitar a Salto Grande por el modo en que se gestionó esta crecida. Por tanto, no parecía lógico que cruzara el río y, borrando con el codo lo escrito con la mano, acompañara con su voz las duras acusaciones de Cresto, que hasta llegó a decir que la represa inundó de gusto a la población.
 
El segundo motivo por el que Lima no encajaba en la lógica de la reunión es que no estaban presentes representantes de las restantes ciudades uruguayas de aguas abajo, como Paysandú o Fray Bentos. Es decir, la asimetría estaba a la vista. Tal vez por todo ello, más que por las "cuestiones de agenda" invocadas, Lima no apareció.
 
 
Contra Villaguay y Federal
 
Otra de las originalidades de la cumbre partió del intendente de Puerto Yeruá, Fabián Cevey. Luego de explicitar su malestar porque el presidente de CTM le entregó subsidios a La Criolla y a Los Charrúas pero no a Puerto Yeruá, se atrevió a ir más lejos con los cuestionamientos y se preguntó por qué razón localidades que nada tienen que ver con el Río Uruguay se han pasado años recibiendo excedentes.
 
"Muchas veces uno dice, ¿pero qué le puede haber hecho la represa de Salto Grande a Villaguay y qué le puede haber hecho la represa de Salto Grande a Federal? Sin embargo, compartimos y repartimos dividendos de lo que se genera desde CTM para resarcimiento. No lo tomen como queja. Yo creo que hay que ponerlo sobre la mesa e imploro a los legisladores que nos representan para que de una vez por todas conversemos y comencemos a cambiar las normas", disparó Cevey. Obvio, semejante planteo no fue retomado por ninguno de los presentes ni tampoco insinuado en el documento final.
 
 
Rebord pidió el "dique compensador"
 
Otra curiosidad del encuentro la aportó el intendente de Colón, Mariano Rebord, cuando no tuvo mejor idea que reflotar la necesidad de construir el dique compensador de Pepe Ají. "En esta gran lucha, la primera parte sería que evaluemos terminar esa bendita represa. Hay un ingeniero que firmó todos los planos y que insistía con el famoso dique compensador. No soy ingeniero, no sé lo que pasaría", se atajó, tal vez intuyendo que el proyectado dique ha sido históricamente resistido por organizaciones ambientales y por comunidades ribereñas.
 
Además, desde el año 2003 hay una la ley provincial, la 9092, que prohíbe la construcción de nuevas represas en los ríos de Entre Ríos. Y el dique compensador no sería otra cosa que una represa más, complementaria a Salto Grande.
 
 
Lauritto puso incómodos a todos
 
Pero sin dudas el premio a la originalidad se lo llevó el intendente de Concepción del Uruguay, Eduardo Lauritto. Su discurso pulverizó los lugares comunes y la dialéctica amigos-enemigos y puso visiblemente incómodos a varios de los dirigentes que estaban sentados a la mesa.
 
Con una libertad desconcertante, el presidente municipal de "la histórica" arremetió desde el primer instante: "Empezamos a discutir hacia adelante lo que deberíamos haber discutido hace muchos años atrás". Pero no se quedó sólo en esa frase. Por si quedaba alguna duda, agregó:
 
"La verdad es que se nos va a hacer complicado, y lo digo sin tapujos, explicar que en estos 12 años de nuestro gobierno hemos sabido perder cosas. Por ejemplo, los excedentes de Salto Grande, porque no hay que tener temor en decir que algunos malos compañeros, más que malos funcionarios, no quisieron atender los reclamos que tenían que ver con la tarifa, porque desde ahí viene el origen de los problemas".
 
Mientras en la mesa varios no disimulaban la incomodidad que les provocaba el mensaje de Lauritto, el hombre de Concepción del Uruguay no se detuvo: "Hubo malos compañeros que uno los conoce cuando son poder y es bueno saberlo. Era bueno conocerlos antes y conocerlos cuando tenían poder. Y cuando lo dejan, vienen a explicarnos que son buenos y yo les digo 'no, yo los conocí cuando tenían poder'".
 
Más de uno habrá sentido el temor lógico de que Lauritto diera nombres. Por ejemplo, el de algún exgobernador o hasta el de algún expresidente de Salto Grande, durante los 12 años en que el peronismo manejó la represa, la Secretaría de Energía, las tarifas y los excedentes.
 
Lauritto insistió: "El dinero que nos falta hoy, porque hoy tenemos que reclamar lo que es justo, pero los que dejamos de cumplir fuimos nosotros. Esto tiene que quedar claro. Porque si no estamos buscando los enemigos donde no existen. Por eso, a nosotros hoy se nos hace mucho más difícil reclamar lo que es nuestro".
 
El presidente municipal de Concepción insistió también con el diálogo en vez de la confrontación. "Yo creo que nosotros tenemos que ir a una instancia absolutamente de diálogo (con Salto Grande)".
 
Y volvió sobre la autocrítica y los "malos compañeros": "Nosotros tenemos que generar esta instancia de diálogo, porque nosotros también hemos sido dueños de errores. Insisto y lo digo sin ningún temor de nada: de malos compañeros que nos han cerrado las puertas al punto de parecer perfectos desconocidos y de un desprecio hacia quienes hemos sido hasta votados por la gente, que cuesta entender, que cuesta aceptar, pero es lo que ha ocurrido", remachó Lauritto.
 
 
Cresto: "Dejar de ser punto y pasar a ser banca"
 
El primero en hablar fue el anfitrión, el intendente de Concordia Enrique Cresto. Obviamente, en su mensaje no apareció la autocrítica que luego pondría sobre la mesa Lauritto.
 
Cresto instó a los ciudades de aguas abajo a "dejar de ser punto y pasar a ser banca, hacernos valer".
 
El concordiense explicó lo que a su entender explica las maniobras de Salto Grande: "Es lógico que cuando el lago llega a los 35,50, ellos prefieren inundar aguas abajo porque no tienen que pagar ninguna clase de indemnización y, uno no duda de los técnicos, de los ingenieros de CTM que cumplen con sus obligaciones, pero la obligación de ellos es defender los intereses de Salto Grande. Y bien que los defienden y tratan de sacar la mayor producción de energía, porque ellos son reconocidos cuando Salto Grande produce récord de energía".
 
Las críticas de Enrique Cresto no terminaron allí. Apuntó de lleno contra la información que, basándose en los pronósticos de lluvia de esos momentos, había alertado sobre un río a 15,40: "Ellos dijeron que para el martes de esta semana el río iba a estar en 15,40. Eso hizo que los que estaban en 15,20 pidan los camiones de Defensa Civil para ser relocalizados, familias que son propietarias, casas de dos plantas, varios viajes de empleados municipales. Hoy cuando van los camiones a devolverlos al hogar le dicen de todo, en contra de los municipios, por qué los hicieron irse si el río no llegó. También por la mala información que se dio en todo momento, pasándose por arriba a lo que es el comité de emergencia, consejo de emergencia social".
 
Cresto también se lamentó por lo rápido que comenzaría a descender el río en los próximos días y los inconvenientes que ello traería aparejado: "Ni en la cuenca alta ni en la cuenca media ni en la cuenta inmediata llovió en los últimos 10 días. Entonces eso hace que cierren las compuertas y ustedes van a ver que el río va a bajar con una intensidad que produce un daño enorme. La cooperativa puede poner 25 medidores por día y al nivel que van a bajar el río, van a ser 150 familias por día que van a estar pidiendo volver a su hogar, que les coloquen sus medidores, y se produce una crisis social en la ciudad por el mal manejo que hubo en esta creciente", insistió.
 
Más adelante, Cresto se animó a sostener que "nunca hubo una lucha consistente, con fundamentos, pero trabajar todos juntos" para que la represa cumpla con sus objetivos del Convenio de 1946".
 
Sorprendió al afirmar sin rodeos que "desapareció la CAFESG". Enseguida, explicó el alcance de la frase: "a los sueldos los paga la provincia, se dibujó el precio de la energía, al megavatio la Secretaría de Energía se lo paga 240 pesos, el gasto para generar el megavatio del lado argentino es de 210 pesos. Es decir que entre los otros gastos de regalías, no existen los excedentes. Es decir, se infló el gasto de la generación de energía para que prácticamente no haya excedentes. A esa energía que CAMMESA la compra a 240 pesos nuestra Cooperativa la paga a 1000 pesos para que después la paguen los usuarios".
 
"No hay ninguna clase de sentido común y hay un sentido de injusticia del lado que se lo mire. Es hora de decir basta y empezar a transitar este camino", concluyó.
 
Sus últimas palabras fueron para elogiar a los uruguayos. "La CTM del lado argentino no es lo mismo que del lado uruguayo. Salto Grande en el Uruguay, vos preguntás en cualquier pueblo, y es una de las empresas más prestigiosas", dijo. Y agregó: " Si uno va Salto, va a ver que todo el acceso se hizo con fondos de Salto Grande. Y está el cartelito, porque Salto Grande manda los fondos al gobierno central de Montevideo y el gobierno central ayuda a los pueblos que están sobre el río Uruguay".
 
 
"Si nosotros tuviéramos la propiedad de la represa. . ."
 
A su turno, el Senador Provincial Ángel Giano optó por aprovechar la cumbre para insistir con sus proyecto de ley de "soberanía energética", que plantea el traspaso de Salto Grande a manos de la provincia.
 
"Ya en 1998 los legisladores, con la creación de la CAFESG, planteaban que la represa tiene que ser de la provincia y, para mí, si se logra ese objetivo, todo lo que estamos hablando acá, obviamente con una tarifa a valor de mercado. . .", explicó Giano.
 
Lejos de plegarse a la memoria crítica que había propuesto Lauritto, el senador provincial se limitó a hablar del presente. "Cuánto están pagando la tarifa: 240. Cuánto es el valor medio en el mercado: 1200. Cuánto cobra algunas empresas de energía privadas que ganan fortunas: 1400. Si nosotros tuviéramos la propiedad de la represa y tendríamos el valor medio de la energía, pagaríamos excedentes, pagaríamos regalías, repararíamos daños. Porque además no nos mandan excedentes porque ellos fijan una tarifa baja para compensar el negocio que es la energía y que ganen las privadas", dijo.
 
¿Por qué el mal manejo de la represa?, preguntó Giano. Su respuesta otra vez describió cosas como si todo recién hubiese comenzado: "Porque la CTM depende de la Secretaría de Energía y del gobierno nacional y lo que hacen es generar energía para el negocio del mercado. La prioridad es el mercado, es el dinero, la mano intangible para que sigan ganando plata. No son las personas, porque además tenemos un gobierno nacional que obviamente tampoco tiene interés en lo que ocurra con los vecinos, con las vecinas, con el desarrollo, como bien dice el convenio del 46".
 
Más adelante, el senador consideró poca cosa el dinero de los excedentes, comparado con la propiedad de la represa: "Sólo por concepto de excedentes han venido del año 98 a la región 2.500 millones de pesos, cuando lo que se va todos los años es una base de 7000 millones de pesos y un techo de 15000 millones al negocio del mercado eléctrico. Tampoco ha sido tanto el dinero que ha venido de excedentes. Puede haber sido bien utilizado, bien administrado, pero la plata que se genera en nuestra represa es mucha, muchísima, con lo que si la provincia fuera dueña de la represa rápidamente eliminaría su déficit y generaría una política de desarrollo que obviamente tiene que permitir que los intereses de los vecinos, de las personas, de los municipios cercanos a la represa".
 
 
El documento
 
El texto firmado al cierre del encuentro expresa:
 
"Solicitar a los gobiernos nacionales de la República Argentina y la República Oriental del Uruguay arbitren los medios legales, administrativos y diplomáticos para conformar una comisión binacional formada por las autoridades locales de los municipios argentinos y uruguayos ubicados aguas abajo del Complejo Hidroeléctrico de la Represa de Salto Grande, a fin de:
 
-Redactar un protocolo de actuación que determine expresamente que el Complejo Hidroeléctrico de Salto Grande debe, en caso de crecidas extraordinarias, mantener el embalse en el nivel de expropiación, a los fines de no provocar inundaciones innecesarias aguas debajo de la represa, consensuando la apertura de vertederos con las autoridades de las localidades situadas a ambas márgenes del río Uruguay.
 
-Definir un sistema de indemnización para las localidades que sufran inundaciones que superen la cota de riesgo de la ciudades de Concordia y Salto, las que serán determinadas, analizando las crecidas medias extraordinarias de los últimos diez años, y proporcionalmente, a cada una de las localidades ubicadas aguas abajo de ambas ciudades.
 
-Promover la conformación de un comité de cuenca para el río Uruguay, entre la República Argentina, la República Oriental del Uruguay y Brasil, a fin de llegar a acuerdos sobre la gestión del agua en todo el curso del río".
 
Fuente: El Entre Ríos
 

Agreganos como amigo a Facebook
Eduardo Lauritto enmudeció a sus pares en la cumbre sobre Salto Grande
A la derecha, Lauritto espera para hablar. "Los que dejamos de cumplir fuimos nosotros", dijo sobre los excedentes. La incomodidad del resto se hizo evidente cuando el intendente de "la histórica", en vez de criticar a la CTM le apuntó a "los malos compañeros".
22-05-2018 / 16:05
Hace sólo un mes atrás, con el acompañamiento empalagoso de los grandes medios de comunicación y el seguidismo vocacional de innumerables periodistas, al macrismo sólo le interesaba dónde iban a comprar los globos amarillos para festejar la reelección de 2019. Con el aporte de los trolls y el fanatismo de los intolerantes M, reprodujeron, entre todos, el mito del Macri invencible. Había macrismo asegurado hasta 2023.
 
Por una combinación de mala praxis y de mala suerte, después del supermartes, al Presidente no le quedó más remedio que darse un baño de realidad: se puso el país de sombrero. Un gabinete plagado de CEOs vanidosos creía fervientemente que su sola llegada al poder iba a derivar en una "lluvia de inversiones" extranjeras. Eso no pasó, ni pasará. Y la toma de deuda es la única solución que tienen para contener la impericia económica (pateando el problema para más adelante).
 
En la hora de gloria del PRO no era fácil decir en voz alta que el camino era equivocado, que estaba mal casi todo lo que hacían, que les faltaba tanto idoneidad como picardía. Ahora, los macristas no van a tener otra salida que llevar adelante medidas antipáticas, y este Gran Acuerdo Nacional al que llaman es para co-responsabilizar al peronismo de esas medidas antipáticas. Y si no se recompone, Macri no sería el candidato indicado para ir con Cambiemos en el 2019.
 
El problema es que del país se van al año por lo menos 30 mil millones de dólares más que lo ingresados, a causa del déficit de la balanza comercial, ganancias de empresas foráneas, fuga de capitales, intereses de la deuda y un gasto que creció por el dólar barato: el turismo al exterior y las compras que efectúan los viajeros.
 
La crisis cambiaria, que provocó una fuerte devaluación del peso respecto del dólar, y la decisión del Gobierno de acudir al tan criticado Fondo Monetario Internacional, forman parte de un panorama económico que ubica al Gobierno en su peor momento. Y al presidente Macri en un derrumbe de imagen en todas las encuestas.
 
Argentina, con la tasa de interés real más elevada del mundo, es el paraíso de los fondos especulativos golondrina que huyen apenas advierten un problema. Y así Macri tuvo que pedir la escupidera con el FMI. El resultado es la pérdida de la soberanía política y la independencia económica.
 
Si la crítica a este Gobierno es que no tiene un plan económico, eso se terminó. El plan será el del organismo que conduce Christine Lagarde. El Fondo les hizo el ajuste a la carta que querían hacer, pero no se atrevían.
 
Esto obligó a Macri a reexaminar la relación con el PJ. Planteó un Gran Acuerdo Nacional, con ecos de la dictadura militar lanussiana. Y decidió convocar a los gobernadores "racionales" del peronismo, tras dos semanas de girar en falso. En este escenario, el peronismo apuesta a ganar peso político tanto entre los gobernadores del PJ como en el Congreso, más aun cuando Macri se embarcó en el plan de ajuste del FMI que quiere trasladar a las Provincias.
 
La Opinión Popular

21-05-2018 / 12:05
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar