La Opinión Popular
                  07:11  |  Domingo 17 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-06-2017 / 09:06
CRÓNICAS DE LA REPÚBLICA

Chispazos de una semana frenética

Chispazos de una semana frenética
Al margen del entusiasmo que opera en el gobierno por el lanzamiento de la doctora, en ese y otros escenarios si algo se ha intentado en estos días es desentrañar las razones de lo que no pocos consideran un salto al vacío, y sin red, de Cristina. Crónica de una muerte política anunciada, pura soberbia, tozudez, autosuficiencia y siguen los ejemplos…
Una primera aproximación a la realidad de lo ocurrido la semana pasada no deja de sorprender: todos quieren que Cristina sea candidata. Aunque nadie seriamente pueda decir a esta hora que ella "va a jugar". ¿Lo sabe ella misma?
 
Lo quieren sus seguidores, lo quieren hasta los que la doctora echó por piantavotos (D´Elía y compañía), lo quieren los que dentro del peronismo no la quieren pero claman por enfrentarla en una interna (Randazzo).
 
Y hasta lo quiere el mismísimo Massa, que se queja de la falsa polarización, pero la necesita para vencerla y de paso posiblemente mojarle la oreja al macrismo. Mostrar que su avenida del medio es la opción entre Cristina y Macri.
 
Por si quedaban dudas, sueñan con esa candidatura el propio Macri, Cambiemos, Durán Barba y el resto.
 
Una frase de las más escuchadas en esta semana fue: "El que más gano fue Macri". No importa si lo dicen periodistas, analistas o simples observadores: en la Casa Rosada piensan lo mismo.
 
Que lo mejor que les podía pasar, de paso para disimular otros faltantes o nuevos y groseros errores no forzados, es que Cristina arme semejante zafarrancho y se presente como candidata.
 
Es la coronación del cara a cara, el "Ella o yo", que tantas veces pronunció el presidente en Olivos o en su quinta de Los Abrojos.
 
En el macrismo piensan que entre los desaguisados de Cristina y el más o menos tragable armado interno de Cambiemos, le alcanza para salir airosos en octubre. En la mesa de arena se ve prolijito. Habrá que comprobarlo en los hechos.

 
Antes de ahondar, conviene detenerse en un dato que puede amargarle el desayuno a más de uno de los cientos de miles que hoy tienen dificultades de todo tipo, entre otras para conseguir empleo o llegar sin penurias a fin de mes: las PASO costarán $ 5 mil millones y casi no definirán candidatos, arreglados de antemano para evitar las internas, que fue justamente para el cometido que Cristina Fernández se vanaglorió de haberlas creado.
 
Aunque el texto venía con el cuchillo bajo la manga para evitar que volviera a pasarles lo que a Néstor Kirchner en 2009 y que se repetiría con gravísimo daño para ella misma, porque le abortó el sueño de la perpetuidad, cuatro años más tarde.
 
Para agigantar la paradoja, cabría decir que el 13 de agosto daría lo mismo ir que no ir a votar, salvo para las mil y una trampas que puede encerrar la pelea entre Randazzo y Mario Ishii: por ejemplo que los voten quienes los odian pero más odian al candidato al que quieren hundir o perjudicar. Pero la ley es la ley.
 
"Calma radicales", como dijo un veterano correligionario. Todos dicen que Cristina será candidata y que lo anunciará este martes en el estadio de Arsenal, y hasta se difundieron los tres ejes centrales sobre los que basará su discurso de lanzamiento: como si ella hubiese vivido en otro país durante los últimos 14 años, despotricará contra la desocupación galopante que ha provocado Macri, hablará de los alarmantes índices de inseguridad que hacen que la gente no pueda salir a la calle, y acusará al gobierno de no saber gestionar, estafar el voto de confianza, gobernar para los ricos, etc.
 
Hasta incluirá un capítulo estrambótico que es un llamado "a combatir la corrupción". De vuelta a aquel heredero de Alem: "Nadie se suicida en las vísperas", desafía en consonancia con los que sostienen que finalmente ella será la dueña y mentora del espacio pero que bendecirá a otro: Scioli, Magario o algún incondicional.
 
Al margen de aquel entusiasmo que opera en el gobierno por el lanzamiento de la doctora, en ese y otros escenarios si algo se ha intentado en estos días es desentrañar las razones de lo que no pocos consideran un salto al vacío, y sin red, de Cristina.
 
Crónica de una muerte política anunciada, pura soberbia, tozudez, autosuficiencia y siguen los ejemplos. En el gobierno lo ven de este modo: en la provincia de Buenos Aires, Cambiemos lidera las encuestas con alguna holgura, Cristina con su piso duro pero por debajo, y habrá que ver qué papel juegan Massa, Randazzo y la izquierda.
 
Un dato refrescan en esos despachos: Sabbatella sacó en 2009, yendo contra Kirchner, poco más de un 5 %. Pero eso le alcanzó para restarle al santacruceño y, de ese modo, permitir la victoria de De Narváez. Hay mucho cristinismo que aún repudia al extitular del AFSCA. ¿Y si resta, en vez de sumar, como los otros impresentables que componen Unidad Ciudadana?
 
Un ministro dice que es el escenario por el que tanto bregaron: Cambiemos consolidado, un peronismo fragmentado en tres (Cristina, Randazzo y Massa) y una izquierda que suele rondar los 5/6 puntos. Y con pronóstico de victorias no comprometidas en Córdoba, Mendoza, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires.
 
Deja la impresión ese hombre que entre los desaguisados de Cristina y el más o menos tragable armado interno, para salir airosos en octubre alcanza. En la mesa de arena se ve prolijito. Habrá que comprobarlo en los hechos.
 
Por Eugenio Paillet
 
Fuente: lanueva.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-12-2017 / 17:12
16-12-2017 / 17:12
16-12-2017 / 11:12
El ajuste sobre las jubilaciones y la seguridad social que procura imponer el Gobierno representa un ahorro fiscal de 100 mil millones de pesos el próximo año. La cifra es equivalente a la pérdida de recaudación que asume el oficialismo por la quita de retenciones al campo, la gran industria y la minería.
 
Si el problema a resolver con la modificación de la fórmula de movilidad de los haberes previsionales es fiscal, el presidente Mauricio Macri debería explicar por qué el Estado no busca recuperar ingresos cedidos a aquellos sectores en lugar de quitárselos a los grupos sociales más vulnerables.
 
No solo eso. También debería justificar la nueva rebaja del impuesto a los Bienes Personales contemplada en el Presupuesto 2018. Ese gravamen recae sobre los contribuyentes con mayor patrimonio, por lo cual se lo conoce como el impuesto a la riqueza.
 
La alícuota del tributo bajará el año que viene a un insignificante 0,25 por ciento, en una continuidad de la disminución progresiva que aprobó Cambiemos junto con el blanqueo de capitales en 2016. En 2015 la alícuota era del 1,25 por ciento. Si se regresara a ese nivel, el Gobierno podría obtener ingresos adicionales por no menos de 30 mil millones de pesos.
 
La lista de transferencias a sectores empresarios sigue en 2018 con una nueva contracción de las retenciones a las exportaciones de soja del 0,5 por ciento mensual, hasta un total de 6 puntos al año.
 
Según la Bolsa de Comercio de Rosario, eso implica unos 1000 millones de dólares menos de ingresos fiscales, que supuestamente podrían compensarse en parte con la recaudación de otros impuestos. Aun así, serán alrededor de 15 mil millones de pesos menos para las arcas públicas. Otra vez.
 
Por qué no postergar ese beneficio a los grandes pools de siembra en lugar de reducir la Asignación Universal por Hijo (AUH) cuando la indigencia ha vuelto a crecer en el país, de acuerdo al informe de la Universidad Católica Argentina.
 
A todo esto hay que agregar que la reforma tributaria que presentó Cambiemos establece una disminución de contribuciones a la seguridad social, lo cual resulta incomprensible a la luz del grave problema presupuestario que el Gobierno asegura que tiene la Anses. ¿Si al organismo le falta plata, la solución es achicarle la recaudación con baja de aportes empresarios?

16-12-2017 / 10:12
Dicen que la economía estallará si no aplican el sablazo a las jubilaciones. Pero podrían aumentar las retenciones, aplicar un impuesto a las operaciones financieras, o un tributo a las empresas mineras o a los artículos suntuarios o una escala de impuesto a las altas ganancias similar a la de los países nórdicos o aumentar los salarios para que aumente la demanda y el consumo y crezca la recaudación.
 
Pero no pueden sacarle a los ricos porque el credo neoliberal dice que si les sacan, los ricos se enojan, entonces no invierten y se llevan la plata a otra parte. Es la palabra santa que aplica el macrismo desde hace dos años y no solamente no produjo ninguna lluvia de inversiones, sino que aunque los más ricos están más contentos porque ganan mucha plata, se la llevan toda afuera.
 
El gran dato de la macroeconomía es que les sacaron impuestos, les dieron grandes beneficios y a pesar de todos esos privilegios otorgados a los ricos, el macrismo consiguió cifras récord en la fuga de capitales, alrededor de 50 mil millones de dólares en dos años, más o menos la misma cantidad en que Mauricio Macri endeudó a ritmo vertiginoso al país.
 
Para los que se llevan esa plata y los que hacen negocio con esa deuda, el país es una fiesta aunque las cuentas no cierren y el gobierno diga con razón que la economía está a punto de estallar.
 
Pero en vez de apuntar a los que se la están llevando en pala, despoja a los más vulnerables y desprotegidos, los jubilados, los niños pobres, los pensionados y los discapacitados. Parecen burgueses de la Propaganda Roja. Un cuento de terror para pibes. Autocachetazo, perdón por las disgresiones, no es un cuento de terror, es el neoliberalismo, estúpido.
 
Eso fue el trasfondo de las manifestaciones de la semana. La protesta ha sido legítima defensa frente a un gobierno de empresarios dispuestos a saquear el bolsillo de los trabajadores. 

15-12-2017 / 17:12
Luego del fracaso en la sesión de ayer, los mandatarios provinciales fueron convocados a una reunión en la que estarán también los legisladores que avalan la reforma previsional. Buscan negociar el quórum y tratar la ley de saqueo a los jubilados el lunes. El macrismo quiere "disciplinar" a aquellos gobernadores del PJ que no se encargaron de que el pacto, al que habían llegado con el Gobierno, se cumpliera.
 
El macrismo tratará de renovar el acuerdo e intentará que el proyecto sea aprobado en Diputados. Es que además de necesitar el quórum para votar esta medida impopular, el macrismo no quiere ser el único que cargue con el costo político de semejante robo a los jubilados. Si no lo consigue, dice tener ya listo el Decreto de Necesidad y Urgencia para imponer el ajuste de las jubilaciones.
 
Mauricio Macri busca reacomodarse frente a la crisis que el mismo Gobierno desató al fracasar en su intento de sancionar la reforma previsional a como diera lugar en Diputados mientras fuera del Congreso las fuerzas de seguridad reprimían en forma brutal a quienes fueron a manifestar su rechazo a esa iniciativa que recorta sustancialmente las jubilaciones.
 
El decreto de necesidad y urgencia fue la primera alternativa que Macri barajó para avanzar con el ajuste a los jubilados tras la derrota del oficialismo en el Congreso, pero la advertencia de su socia Elisa Carrió de que no convalidaría esa decisión y el aviso de la CGT de que en ese caso haría hoy un paro lo obligaron a dar macha atrás.
 
Macri apuesta ahora a renovar su acuerdo con los gobernadores. Habrá que ver qué resultados tiene esta reunión de "últimatum" del macrismo a los gobernadores. El Gobierno quiere asegurarse el apoyo de todos ellos al proyecto antes de volver a llevarlo el lunes al recinto de Diputados. Nuevamente se encontraran con la movilización popular que se manifestará para impedirlo.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar