La Opinión Popular
                  01:31  |  Lunes 21 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El voto electrónico está retrocediendo en todo el mundo porque se puede hackear; Alemania y Holanda lo están dejando atrás. No garantiza la seguridad del sufragio”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-05-2017 / 11:05

Uno de cada cinco jubilados sufre inseguridad alimentaria en la Argentina

Uno de cada cinco jubilados sufre inseguridad alimentaria en la Argentina
Uno de cada cinco jubilados sufre inseguridad alimentaria en la Argentina.
 
Macri lo hizo. La realidad inflacionaria sin contención que vive el país ha llevado a que la sociedad reduzca drásticamente sus gastos, impactando fundamentalmente en los segmentos más vulnerables de la población.
 
Uno de los sectores al que golpea fuertemente es el de los jubilados, que se encuentran atravesando un momento por demás intrincado. Según un informe realizado por la Universidad Católica Argentina (UCA), una de cada cinco personas mayores sufre inseguridad alimentaria en nuestro país.
 
Del estudio se desprende, además, que uno de cada dos miembros de la clase pasiva que sufre esta deficiencia en su alimentación es mujer y tiene entre 60 y 74 años. A su vez, entre las más afectadas están las que residen en hogares multigeneracionales, pegando con mayor dureza en el grupo de mujeres que viven solas.
 
Otro dato destacable es que tres de cada cuatro personas mayores con inseguridad alimentaria se hallan en condiciones habitacionales deficitarias, es decir, que residen en viviendas inconvenientes o con malas condiciones sanitarias, en estado de hacinamiento o con régimen de tenencia irregular.
 
Cuando se analizaron los estratos sociales por parte de la unidad académica, se verificó que ocho de cada diez personas mayores con inseguridad alimentaria pertenecen al estrato más bajo, lo cual evidencia, previsiblemente, una presencia más extendida de este problema en los sectores más vulnerables con respecto a la población en general.
 
A todo esto se le suma que la pérdida de poder adquisitivo de la clase pasiva en el último año ha llevado a que el 68% de las personas mayores no pueda sobrevivir si no es por la ayuda de sus familiares, socorro que tampoco resuelve sus necesidades esenciales, ya que en los últimos 12 meses la capacidad de consumo de los adultos mayores se contrajo un 23% en todo el país.
 
Fuente: diariohoy.net
 
Agreganos como amigo a Facebook
20-08-2017 / 19:08
20-08-2017 / 17:08
20-08-2017 / 13:08
20-08-2017 / 10:08
El Peronismo es una identidad pero ya no es un partido político. En las últimas 8 elecciones, solo se presentó unido en 2. En las del domingo, era un archipiélago de partidos provinciales. En las presidenciales del 2015, tuvo 2 candidatos y perdió. Solo en las presidenciales del 2007 y 2011 se presentó unido, con un liderazgo claro. En el 2003 tuvieron 3 candidatos a presidentes. En el 2005, en la provincia de Buenos Aires se partió entre K y duhaldistas. En el 2009 y 2013 el peronismo disidente le ganó al oficial yendo por afuera. Hace rato que el PJ cordobés tiene un rumbo propio y que el PJ porteño es un club de derrotados.
 
La evidencia de esta situación, que conduce a la impotencia política, lo expresa el resultado de Cristina Fernández en Buenos Aires, la cual no terminó, políticamente, ni muerta ni viva. Algo así como quien sobrevive pero sin futuro, pero lo peor es que con su sobrevivencia impide que los demás peronistas puedan tener futuro.
 
Cristina demostró que puede sacar demasiados votos sin la estructura del Estado, sin carteles, embargada, casi sin hacer campaña. Le basta con transitar desde su dpto. a las oficinas del Instituto Patria, mientras mecha algunos post en Facebook y Twitter. La Argentina tiene, al menos, un 30% de adherentes a la versión cristinista del Peronismo.
 
Los peronistas se merecen esta Cristina, porque en dos años en vez de intentar renovarse, quedaron a la espera de ver si deberían continuar con Cristina o sin Cristina, y ahora que no pueden hacerlo ni con Cristina ni sin Cristina, están en el peor de los mundos. Así, el Peronismo enfrenta todo el peligro de una crisis de liderazgo. Con una Cristina que prevalece pero no hegemoniza. El resultado es el desorden y la dificultad para trazar un plan posible de acá al 2019, cuando vuelva a discutirse el poder.
 
Los gobernadores peronistas que impugnan el agotado relato K y el rumbo elegido por Cristina han sacado menos votos que ella. Sólo con sumar los resultados del cristinismo en provincia de Buenos Aires, Capital y Santa Fe, los supera en varios cuerpos. Y a eso hay que agregarle los triunfos en Chubut, Tierra del Fuego y Río Negro.
 
Quienes se oponen al liderazgo de Cristina sostienen que impide la renovación del Peronismo, imprescindible para recuperar el poder. Acaso tengan razón, pero todavía no tienen la fuerza suficientes para imponerla. Ese proyecto tenía nombre y apellido: Sergio Massa. El único que aparecía con potencial electoral para construir una opción superadora. Por eso, su caída fue el triunfo estratégico del macrismo, que le permitió a Mauricio Macri pensar en la posibilidad de su reelección y en gobernar el país con solo un 1/3 de los votos.
 
¿Puede desaparecer el peronismo? Es lo que quieren los sectores dominantes, lo que se escribía en 1957: que estaba muerto. O lo que se decía en 1977: Juan Perón había muerto, el peronismo no volvería jamás. Solo es cuestión de renovarse y unirse, que no es poca cosa. Y en corto tiempo, volverá con toda la fuerza, como siempre.
 
La Opinión Popular

19-08-2017 / 11:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar