La Opinión Popular
                  17:24  |  Martes 19 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 18-05-2017 / 12:05
SE REUNIERON EN LA CASA DE ENTRE RÍOS

Con Gustavo Bordet como anfitrión, surge la liga "renovadora" de gobernadores

Con Gustavo Bordet como anfitrión, surge la liga
Con el gobernador Bordet como anfitrión, siete mandatarios peronistas acordaron trabajar por un "nuevo peronismo" y proponerse como actores centrales en la próxima contienda electoral. Piden más fondos de Nación.
 
"Después de octubre vamos a empezar a trabajar por un nuevo peronismo". La frase resumió el tópico de la reunión que mantuvieron ayer en Buenos Aires siete gobernadores y un vicegobernador del PJ, ante la certeza de que ese espacio necesita recuperar, de cara a 2019, el protagonismo que naufragó en la diáspora bonaerense.
 
"No queremos quedar otra vez atados a la política de la provincia de Buenos Aires", se atajó un mandatario norteño. Para ello, acordaron ayer, con el entrerriano Gustavo Bordet como anfitrión de un almuerzo en la Casa de la Provincia, proponerse como actores centrales del peronismo en la próxima contienda electoral.
 
"En octubre nosotros decimos que son elecciones distritales. Cada provincia va a elegir sus diputados, y eso también servirá para plebiscitar la gestión. Luego comenzaremos a reorganizarnos como un peronismo que tenga vocación de estar con la gente", proyectó el chaqueño Domingo Peppo, otro de los invitados a ese mitin que adquiere importancia en tiempos de escasez de fuertes liderazgos nacionales y dispersión de figuras, mientras la expresidente Cristina de Kirchner mantiene en vilo a la dirigencia ante una candidatura por la provincia de Buenos Aires.
 
"Como gobernadores peronistas queremos impulsar y formar parte del proceso de reorganización que, sin dudas, se va a dar después de las elecciones", sostuvo el cordobés Juan Schiaretti, uno de los motorizadores del encuentro.
 
Por su parte, Bordet consideró que fue "una buena oportunidad" para que los mandatarios se pusieran de acuerdo en el objetivo de "mejorar la calidad de las regiones y poder presentar propuestas electorales que posibiliten seguir gestionando como lo estamos haciendo".
 
En tanto, el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, aseguró que "con los colegas nos comprometimos a seguir trabajando por un federalismo auténtico. Con gobernabilidad". Pero, además de la cuestión partidaria, los ejes del encuentro fueron el compromiso de otorgar "gobernabilidad" a la administración de Mauricio Macri y el debate sobre puntos en común respecto de la "coparticipación y el esquema de subsidios".
 
"Hay una brutal caída de los recursos nacionales que nos pone en alerta. No podemos ceder más", se quejaron en tándem. Y advirtieron que resistirán una eventual reforma tributaria que desaliente el nivel de Ingresos Brutos que cobran las provincias. "Primero hay que resolver cómo la Nación devuelve recursos que son de las provincias, y luego ver cómo esos fondos se distribuyen", coincidieron.
 
De la reunión participaron también los gobernadores Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca) y Sergio Casas (La Rioja), además del vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González.
 
No estuvieron presentes Sergio Uñac (San Juan), quien se encuentra en China con la delegación presidencial, así como tampoco Juan Manuel Urtubey (Salta), que mantenía en ese mismo momento un almuerzo en su provincia con el ministro de Economía, Nicolás Dujovne. Tampoco participaron Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Verna (La Pampa) y Mario Das Neves (Chubut).
 
Fuente: Ámbito Financiero
 
Agreganos como amigo a Facebook
19-06-2018 / 09:06
En medio del Mundial, hay dos cuestiones que preocupan a la gestión de Gustavo Bordet. Una tiene que ver con los posicionamientos políticos e institucionales de los principales referentes del peronismo local. El otro está relacionado con la manera de administrar las cuentas públicas en un marco de restricciones y de reducción paulatina de impuestos provinciales. Y la discusión de ambas situaciones se ha desatado con anticipación.
 
Lo primero: la cuestión financiera. El propio Bordet tendrá que sentarse a negociar con el gobierno de Mauricio Macri acerca de cuál será la pauta de ingresos coparticipables que marcará el ritmo del Presupuesto 2019: sí, el del año electoral.
 
Las obras públicas no tendrán la misma velocidad que suele tomar en los años impares, de convocatoria a las urnas. La gestión provincial lo sabe, pero tampoco asoma un escenario razonable para salir a tomar deuda en el mercado de capitales. Todo es caro para una argentina desbordada por la inflación y que ha recurrido al nefasto FMI para intentar enderezar el rumbo económico del país.
 
El Presupuesto Provincial 2019 tendrá un techo acotado. Claro que al cerrar el año, la Provincia puede llegar a tener más excedentes, producto del reajuste de las alícuotas del impuesto a los Ingresos Brutos que, a partir de 2019, tendrán que bajar progresivamente para algunas actividades. El otro efecto favorable, para las cuentas provinciales en los ingresos, es la mejora del giro por coparticipación federal.
 
Sin embargo, Bordet ha decidido sentarse arriba de la caja porque tendrá que abrirla para cumplir aquello que pactó con los gremios de estatales y docentes. "Vamos a cumplir la cláusula gatillo en el tiempo establecido", afirmó el mandatario al momento de acordar el incremento salarial para este año.
 
Si se observa lo que se estimó oficialmente de expansión del nivel de gastos corrientes, quedará poco margen para destinar fondos a otros rubros que no sean el de Personal. La inflación es un estigma que, por un lado, licúa el endeudamiento público, pero por otro lado incrementa el nivel de compromisos a pagar por parte del Estado.
 
La paz social tiene su costo financiero y también político. Y, por esa razón, el gobernador invierte en tranquilidad. ¿Cómo? Abonando regularmente los salarios del sector público. De aquí en más al gobernador que le dice no al ajuste se le presenta un horizonte con dos premisas: evitar disputas políticas en el oficialismo y seguir sentado en la caja para evitar cualquier cirugía mayor en las cuentas públicas.
 
Lo segundo: la irrupción del urribarrismo pidiendo pista en el armado del partido Unidad Ciudadana en la provincia no le ha caído en gracia al gobernador. No porque Sergio Urribarri o sus seguidores tengan alguna posibilidad de retorno al principal despacho de la Casa de Gobierno, sino que una prematura definición de candidaturas puede restarle espacio de poder y margen de maniobra institucional a un año y pico de las elecciones.
 
La Opinión Popular

17-06-2018 / 13:06
16-06-2018 / 16:06
15-06-2018 / 11:06
15-06-2018 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar