La Opinión Popular
                  01:32  |  Lunes 21 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El voto electrónico está retrocediendo en todo el mundo porque se puede hackear; Alemania y Holanda lo están dejando atrás. No garantiza la seguridad del sufragio”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 18-05-2017 / 10:05
PROMETIÓ PROFUNDIZAR LA LUCHA

Baradel fue reelecto por más del 70% como Secretario General del gremio de docentes bonaerenses SUTEBA

Baradel fue reelecto por más del 70% como Secretario General del gremio de docentes bonaerenses SUTEBA
Baradel acompañado por el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, Eduardo López (UTE).
Roberto Baradel ganó las elecciones internas del Suteba. El dirigente fue reelecto al frente del mayor sindicato docente de la provincia de Buenos Aires, donde se impuso con el 70 por ciento de los votos a la candidata de la lista Multicolor, Romina del Plá.
 
Al festejar el triunfo, reclamó a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que convoque "de inmediato al Frente de Unidad para hacer una propuesta salarial digna a los docentes". "El gobierno comete un error gravísimo al seguir dilatando el conflicto", advirtió.
 
En medio del conflicto docente, que sigue irresuelto a casi tres meses de comenzadas las clases, Baradel fue blanco de la ofensiva del gobierno de Cambiemos contra la organización sindical del sector.
 
La campaña buscó instalar, básicamente, que su figura no tenía representatividad, condimentada con una serie de denuncias mediáticas que lo acusaron de no tener título -es abogado- y de un supuesto tren de vida lujoso, que incluyeron fotos de una supuesta fiesta de 15 una de sus hijas, en un palacete -desmentida como falsa-.
 
En este clima, Baradel recibió amenazas contra su familia. Durante uno de los paros docentes, el presidente Mauricio Macri llegó a acusar a los dirigentes de tener prácticas "mafiosas". 
 
"Creyeron que demonizando a una persona iban a derrotarnos a todos. No entiende que somos una construcción colectiva, no una persona", señaló ayer el dirigente. Contó además que en los últimos tiempos, por las amenazas a sus hijos, tuvo que vivir dos meses fuera de su casa, cambiando de lugar. "En una democracia, esto no se puede tolerar de ninguna manera".
 
La conferencia de prensa, en el edificio que el Suteba tiene en la ciudad de Buenos Aires, reunió a una cantidad inédita de medios para una interna gremial. El conflicto terminó siendo una caja de resonancia de la interna. Desde el Suteba, anoche aseguraban que la participación en las elecciones fue mayor que en las anteriores. 
 
Baradel habló acompañado por el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, Eduardo López (UTE) y algunas de sus compañeras de lista.
 
"Le decimos al gobierno nacional y al de la provincia que queremos la paritaria nacional, un salario digno para los activos y jubilados y el aumento el presupuesto educativo. A aquellos que decían que éramos sólo una persona, que no tenía representatividad, les respondemos que no salió fortalecido Baradel, sino que salen fortalecidos los miles y miles de docentes de la provincia. La gobernación tiene que entender que no puede ir contra los docentes; somos parte de la comunidad", planteó el reelecto titular del Suteba.
 
También habló de la campaña contra el gremio, para el que la provincia pidió el quite de personería. "Somos docentes que ejercemos una representación sindical y estamos orgullosos de hacerlo. Para nosotros el sindicalismo no es una mala palabra, porque nos reflejamos en el ejemplo de dirigentes como Agustín Tosco, Germán Abdala, Felipe Vallese y Carlos Fuentealba. No somos, además, los únicos trabajadores que estamos reclamando: también lo están haciendo los judiciales, los de la salud, los estatales. La gobernadora tiene que resolver estos conflictos, que no se borran haciendo declaraciones a los medios".
 
Los resultados dados a conocer por la lista Celeste Violeta, con el 50 por ciento de los votos escrutados, la colocaban ganadora con el 73 por ciento, frente a un 25 de la Multicolor.
 
La oposición se atribuía, en cambio, 20 puntos más: "en una proyección fidedigna el 45 por ciento de los votos" y denunció fraude. La alianza de izquierda conducía 9 seccionales, que mantendrá. Ellas son Ensenada, Quilmes, Berazategui, Bahía Blanca, Tigre, Escobar y Marcos Paz. Sumó a General Madariaga y mantendría La Matanza, pero habría perdido La Plata. En estos dos últimos distritos, al cierre de esta edición la pelea era voto a voto. Desde la Celeste Violeta aseguraban haber recuperado la ciudad de La Plata.
 
La candidata de la izquierda hizo su mejor elección en el conurbano, ya que obtuvo un 35 por ciento frente al 62 de Baradel -siempre en base a datos provisorios-. En el interior de la provincia, la  diferencia en favor de la Celeste Violeta en cambio era mucho mayor: del 82 por ciento frente al 16 de la Multicolor.
 
Estuvieron habilitados para votar casi 100 mil afiliados en 97 seccionales. Baradel tendrá como secretarias adjuntas a María Laura Torre -actual secretaria gremial y una de las principales negociadoras de la paritaria- y Silvia Almazán, secretaria de Cultura y Educación.
 
Por Laura Vales
 
Fuente: Página12
 
Agreganos como amigo a Facebook
20-08-2017 / 19:08
20-08-2017 / 17:08
20-08-2017 / 13:08
20-08-2017 / 10:08
El Peronismo es una identidad pero ya no es un partido político. En las últimas 8 elecciones, solo se presentó unido en 2. En las del domingo, era un archipiélago de partidos provinciales. En las presidenciales del 2015, tuvo 2 candidatos y perdió. Solo en las presidenciales del 2007 y 2011 se presentó unido, con un liderazgo claro. En el 2003 tuvieron 3 candidatos a presidentes. En el 2005, en la provincia de Buenos Aires se partió entre K y duhaldistas. En el 2009 y 2013 el peronismo disidente le ganó al oficial yendo por afuera. Hace rato que el PJ cordobés tiene un rumbo propio y que el PJ porteño es un club de derrotados.
 
La evidencia de esta situación, que conduce a la impotencia política, lo expresa el resultado de Cristina Fernández en Buenos Aires, la cual no terminó, políticamente, ni muerta ni viva. Algo así como quien sobrevive pero sin futuro, pero lo peor es que con su sobrevivencia impide que los demás peronistas puedan tener futuro.
 
Cristina demostró que puede sacar demasiados votos sin la estructura del Estado, sin carteles, embargada, casi sin hacer campaña. Le basta con transitar desde su dpto. a las oficinas del Instituto Patria, mientras mecha algunos post en Facebook y Twitter. La Argentina tiene, al menos, un 30% de adherentes a la versión cristinista del Peronismo.
 
Los peronistas se merecen esta Cristina, porque en dos años en vez de intentar renovarse, quedaron a la espera de ver si deberían continuar con Cristina o sin Cristina, y ahora que no pueden hacerlo ni con Cristina ni sin Cristina, están en el peor de los mundos. Así, el Peronismo enfrenta todo el peligro de una crisis de liderazgo. Con una Cristina que prevalece pero no hegemoniza. El resultado es el desorden y la dificultad para trazar un plan posible de acá al 2019, cuando vuelva a discutirse el poder.
 
Los gobernadores peronistas que impugnan el agotado relato K y el rumbo elegido por Cristina han sacado menos votos que ella. Sólo con sumar los resultados del cristinismo en provincia de Buenos Aires, Capital y Santa Fe, los supera en varios cuerpos. Y a eso hay que agregarle los triunfos en Chubut, Tierra del Fuego y Río Negro.
 
Quienes se oponen al liderazgo de Cristina sostienen que impide la renovación del Peronismo, imprescindible para recuperar el poder. Acaso tengan razón, pero todavía no tienen la fuerza suficientes para imponerla. Ese proyecto tenía nombre y apellido: Sergio Massa. El único que aparecía con potencial electoral para construir una opción superadora. Por eso, su caída fue el triunfo estratégico del macrismo, que le permitió a Mauricio Macri pensar en la posibilidad de su reelección y en gobernar el país con solo un 1/3 de los votos.
 
¿Puede desaparecer el peronismo? Es lo que quieren los sectores dominantes, lo que se escribía en 1957: que estaba muerto. O lo que se decía en 1977: Juan Perón había muerto, el peronismo no volvería jamás. Solo es cuestión de renovarse y unirse, que no es poca cosa. Y en corto tiempo, volverá con toda la fuerza, como siempre.
 
La Opinión Popular

19-08-2017 / 11:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar