En tanto, el jefe de Conadu Histórica, Luis Tiscornia, sostuvo que "mientras exista un injusticia va a haber lucha, va a haber reclamo y acá hay un injusticia sobre nuestros salarios, sobre la educación y sobre la universidad pública". Martín Ogando, docente de la Facultad de Sociales de la UBA y referente de agrupación universitaria 12 de Mayo, dijo que "el gobierno nacional viene demostrando que la universidad pública no es su prioridad".
 
"El sistema de créditos que entrará en vigencia en julio es un avance privatista. Macri y los rectores quieren hacer un negocio de la degradación de la universidad pública", agregó el presidente de la FUBA, Julián Asiner. Adrián Lutvak, también presidente de la Fuba y referente de La Mella, manifestó: "Somos miles los que defendamos la educación pública, por eso esta movilización en reclamo de un salario digno para los docentes".
 
Los representantes del Frente de Izquierda Nicolás del Caño, Christian Castillo y Patricio del Corro se sumaron a la marcha federal universitaria y apuntaron a la política educativa del gobierno nacional. "Es inadmisible que los docentes universitarios, que vienen de realizar un importante paro nacional, no encuentren otra respuesta que un aumento miserable por debajo de la inflación", dijo Castillo.
 
La Opinión Popular
'/> “Buscan imponernos un techo salarial de hambre” / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  07:07  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-05-2017 / 10:05
PROFESORES, CIENTÍFICOS Y ESTUDIANTES SE MOVILIZARON EN DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA

“Buscan imponernos un techo salarial de hambre”

“Buscan imponernos un techo salarial de hambre”
Los gremios de docentes universitarios, las federaciones estudiantiles y las organizaciones de científicos reclamaron mejoras en los sueldos del sector, rechazaron las políticas educativas del Gobierno de Mauricio Macri y el fallo del 2x1, que beneficia a represores y genocidas, dictado por la mayoría macrista de la Corte Suprema.
Una enorme movilización volvió a copar las calles de la Capital Federal. Esta vez fueron profesores, científicos y estudiantes universitarios, que marcharon juntos detrás de una bandera con la consigna que sintetizaba sus reclamos: "Aumento salarial ya. En defensa de la universidad pública".
 
Según los organizadores, fueron más de 30 mil las personas que se movilizaron desde el Congreso de la Nación hasta el Ministerio de Educación. Allí, sobre Callao entre Paraguay y Marcelo T. Alvear, montaron un escenario y realizaron un acto.
 
Los docentes universitarios agrupados en las federaciones Conadu, Conadu Histórica, Fedun y Fagdut fueron quienes tomaron la palabra y, entre otros planteos, reiteraron su reclamo de un 35% de aumento salarial (mientras Educación les ofrece un 20% y en tres cuotas).
 
Los estudiantes leyeron un documento acordado en la junta ejecutiva de la Federación Universitaria Argentina, que agrupa a todos los centros estudiantiles del país, con fuertes críticas al gobierno de Mauricio Macri.
 
"Qué orgullo ver desde este escenario a los más de 30 mil compañeros que se han movilizado en defensa de la universidad pública y gratuita", dijo un eufórico Carlos De Feo, secretario general de Conadu. "Nos quieren domesticar -afirmó-, disciplinar. Pretenden imponernos un techo salarial de hambre." La educación superior, dijo, es un "terrible negocio" que el ministro Esteban Bullrich "quiere regalarles a las empresas privadas". El Gobierno, planteó, pretende arrastrar la educación a la lógica privatizadora de los 90'.
 
En tanto, el jefe de Conadu Histórica, Luis Tiscornia, sostuvo que "mientras exista un injusticia va a haber lucha, va a haber reclamo y acá hay un injusticia sobre nuestros salarios, sobre la educación y sobre la universidad pública". Martín Ogando, docente de la Facultad de Sociales de la UBA y referente de agrupación universitaria 12 de Mayo, dijo que "el gobierno nacional viene demostrando que la universidad pública no es su prioridad".
 
"El sistema de créditos que entrará en vigencia en julio es un avance privatista. Macri y los rectores quieren hacer un negocio de la degradación de la universidad pública", agregó el presidente de la FUBA, Julián Asiner. Adrián Lutvak, también presidente de la Fuba y referente de La Mella, manifestó: "Somos miles los que defendamos la educación pública, por eso esta movilización en reclamo de un salario digno para los docentes".
 
Los representantes del Frente de Izquierda Nicolás del Caño, Christian Castillo y Patricio del Corro se sumaron a la marcha federal universitaria y apuntaron a la política educativa del gobierno nacional. "Es inadmisible que los docentes universitarios, que vienen de realizar un importante paro nacional, no encuentren otra respuesta que un aumento miserable por debajo de la inflación", dijo Castillo.
 
La Opinión Popular

 
A las 17, los universitarios ya estaban frente al Congreso, listos para marchar. Los dirigentes de los gremios docentes y de las federaciones estudiantiles -entre las que se encontraban las de Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Rosario- ya habían agarrado fuerte la bandera principal.
 
Pero recién después de las 18, cuando sonó por primera vez el Himno, empezaron a caminar. Fueron pocas cuadras, y poco después de las 19 pudieron subirse los oradores al acoplado del camión que hacía de escenario sobre Callao.
 
"Por el boleto educativo ya"; "La educación pública no se vende, se defiende"; "Aumento salarial ya", eran algunas de las consignas que se repetían en varios carteles. Había una más original: "Macri gato. Cuidate. Somos rosarinxs", mostraba una chica mientras cantaba.
 
Daniel Ricci, secretario general de Fedun, dedicó gran parte de su intervención a repudiar el fallo PRO-genocidas de la Corte Suprema. Apuntó contra Elisa Carrió, la diputada de Cambiemos que será candidata en octubre: "Carrió dijo que el fallo de la Corte fue correcto. Queremos repudiar sus dichos".
 
Y recordó dichos polémicos del ministro de Educación: "Bullrich celebró la campaña del desierto de Roca, da vergüenza que haya festejado un genocidio". Ricci agradeció la participaciones de los miles de estudiantes y enfatizó: "No vamos a ser traidores, no vamos a firmar paritarias a la baja. Llevamos perdido más del 15 por ciento del salario. Esta no fue la primera ni va a ser la última movilización contra el gobierno de Mauricio Macri".
 
Los partidos de izquierda que se movilizaron concentraron a una cuadra del Congreso, y se sumaron a la columna una vez que pasó por allí. El MST, PTS, Izquierda Socialista, Partido Obrero, 29 de Mayo, Comuna Socialista, Nuevo MAS.
 
Las organizaciones del peronismo y el kirchnerismo se amucharon detrás de la columna: allí estaban la JUP, Movimiento Evita, La Cámpora, Miles, Megafón, Nuevo Encuentro, entre otras. También los científicos formaron su propia columna, agrupándose detrás de una bandera con la consigna: "No al ajuste en Ciencia y Universidad".
 
Por la federación que agrupa a docentes de la UTN (Fagdut), su secretario general, Ramón Marostica, cuestionó que están negociando desde hace tres meses, "pero el gobierno no cumple". Entre varias críticas a Macri, se despachó: "El marketing, la imagen, 'bailá así'. Dejate de joder que no somos tarados". La gente se rió y aplaudió con ganas.
 
A los docentes privados de Sadop se los ubicaba fácilmente, llevaron lápices inflables de color negro, rojo y blanco que sobresalían por sobre la multitud; también los docentes de UTE-Ctera, Ademys y UDA movilizaron sus afiliados.
 
Los vendedores de choripán, bondiola y vacío no paraban. Los de hamburguesas veganas estaban un poco más relajados. Las remeras y los pines también se vendían bien. "Macri=Hambre", decía uno amarillo que se agotó rápido. "Yo caí en la escuela pública", "Ni olvido ni perdón, juicio y castigo", "No al 2x1", eran otras consignas que ayudaban a liquidar la mercadería.
 
"Celebramos esta movilización, que una vez más demuestra que debemos derrotar al gobierno de los CEOs desde las calles, en unidad, de la misma manera que lo hicimos la semana pasada por Memoria, Verdad y Justicia; y de la misma forma que lo haremos cada vez que quieran tocar los derechos de nuestro pueblo", decía un fragmento del documento consensuado por las agrupaciones estudiantiles, leído por diferentes dirigentes.
 
Fueron cientos los centros de estudiantes que se movilizaron. También participaron los gremios docentes de base de distintas universidades: Moreno, Lanús, José C. Paz, La Plata, Luján, Lomas de Zamora, General Sarmiento, Bahía Blanca, Mar del Plata y Avellaneda, entre otras. Desde las 24 provincias del país y de todas las universidades públicas llegaron adhesiones a la manifestación.
 
Luis Tiscornia, secretario general de Conadu Histórica, fue quien cerró el acto. "En este tiempo muchos nos preguntan cómo caracterizamos la situación hoy -comenzó su discurso-. Les respondemos que hoy, el que no lucha, pierde. Y si no vamos unidos, perdemos todos."
 
Calificó al Gobierno como un actor paritario de los grupos económicos, y lo explicó: "Quieren imponer con los docentes de todos los niveles una paritaria testigo, para después trasladarlo a las empresas privadas, para que las empresas puedan maximizar sus ganancias". Y cerró: "El viento está en contra, necesitamos juntarnos todos, si no, perdemos".
 
Luego de las 20, la Conadu Histórica junto con sus gremios de base, la FUBA y organizaciones de izquierda extendieron la marcha hasta la Plaza de Mayo, "para reclamarle al poder político".
 
Informe: Gastón Godoy
 
Fuente: Página12, La Política Online y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
“Buscan imponernos un techo salarial de hambre”
Miles de docentes confluyeron frente al Congreso de la Nación y se movilizaron hasta el Ministerio de Educación, para reclamar por un 35% de aumento salarial y un mayor presupuesto. La movilización se realizó tras una semana de paro en las universidades de todo el país.
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar