La Opinión Popular
                  02:27  |  Jueves 19 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 16-05-2017 / 09:05
ALIANZA CAMBIEMOS

Inquieta a la UCR una eventual candidatura de Luis Miguel Etchevehere

Inquieta a la UCR una eventual candidatura de Luis Miguel Etchevehere
Desde el PRO han vuelto a medir al presidente de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere. No sería un candidato de Frigerio sino del mismísimo Macri. Para la UCR implicaría un gol en contra: es afiliado radical y si encabeza la lista cumpliría con el planteo del congreso partidario. Foto: Página Política
La eventual candidatura a diputado nacional del presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, inquieta a la dirigencia radical entrerriana.
 
No es para menos. Si, como especulan algunos, el principal interesado en una candidatura del ruralista entrerriano sería el presidente Mauricio Macri, no habría mucho por hacer para impedir que encabece la lista de candidatos de Cambiemos en Entre Ríos.
 
El problema es que Etchevehere es afiliado radical y, en consecuencia, si encabeza la lista estaría encajando dentro del mandato del último congreso partidario.
 
Pero no sería un candidato neutro en las listas de Cambiemos. Para muchos está a la derecha de Macri y su nombre en la lista desalentaría eventuales votos que Cambiemos espera sumar si se diera un escenario de polarización con un PJ al que pretenden seguir ligando con el urribarrismo.

 
Lo cierto es que Luis Miguel es un desconocido dentro de las filas de la UCR entrerriana, donde no se le recuerda militancia. El último Etchevehere que tuvo una actuación importante dentro del radicalismo fue su tío Arturo, el ex diputado nacional que llegó a jugar su interna por la gobernación a fines del siglo pasado y perdió frente a Sergio Montiel.
 
De esto hace muchos años y en la última década el apellido Etchevehere se ha pronunciado muy poco dentro del partido, donde ya hace un buen tiempo que no lidera ningún grupo interno.
 
 
¿Suma?
 
Si Arturo Etchevehere nunca logró perforar su bajo techo dentro del radicalismo, su sobrino es aún más resistido dentro de un partido popular, en el que el ruralismo es apenas un ala y tiene un predicamento limitado sobre el conjunto.
 
Como informó oportunamente Página Política, Etchevehere ha sido siempre una variante electoral para el macrismo. Y el propio protagonista no descarta jugar.
 
Pero la novedad es que las mediciones sobre la figura de Etchevehere se han renovado en las últimas horas en la provincia, en un momento en el que no asoman candidatos fuertes dentro del PRO de Entre Ríos y en la UCR se avizora un escenario de dispersión.
 
La pregunta es qué suma. Visto desde Paraná, el apellido Etchevehere no se asocia justamente a la popularidad, un rasgo que siempre se ha señalado como central en el criterio de selección de candidaturas de Rogelio Frigerio, el mandamás de PRO y armador político de Cambiemos en Entre Ríos.
 
Pero ocurre que detrás de Etchevehere no estaría Frigerio sino el propio Macri, que lo llevó a Holanda y ahora a China. Lo que no hace más que potenciar el volumen político y consecuente llegada a medios nacionales que ya posee como titular de la Rural.
 
Etchevehere es mucho más importante políticamente en Buenos Aires que en Entre Ríos. Pero no sería un candidato neutro en las listas de Cambiemos. Para muchos está a la derecha de Macri y su nombre en la lista desalentaría eventuales votos que Cambiemos espera sumar si se diera un escenario de polarización con un PJ al que pretenden seguir ligando con el urribarrismo.
 
Por: Pablo Bizai
 
Fuente: Página Política
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-10-2017 / 11:10
18-10-2017 / 11:10
18-10-2017 / 11:10
18-10-2017 / 11:10
18-10-2017 / 08:10
Los comicios legislativos del próximo domingo presentan desafíos políticos relevantes para el gobierno de Gustavo Bordet, que tendrán su implicancia política y económica a la hora de pensar en los próximos dos años de gestión. Por un lado, deberá revertir los resultados obtenidos en las primarias para candidatos a diputados nacionales en la provincia. Y si no, por lo menos sostener o achicar la diferencia del 9 de agosto pasado, para exhibir un resultado positivo frente al gobierno de Mauricio Macri.
 
La campaña se muestra deslucida, producto de la apatía de los entrerrianos preocupados por asuntos de la vida cotidiana. Y, en un contexto nacionalizado, son evidentes las dificultades del PJ por hacer pesar en la agenda de debate electoral, la política económica neoliberal macrista y las señales de alerta sobre un nuevo ajuste y reforma laboral precarizadora que han diseñado la Casa Rosada para después de las elecciones.
   
Está claro que, aunque la relación de fuerzas en el Parlamento nacional no se modificará sustancialmente, si pierden, si los alcanza la "ola amarilla", los gobernadores no tendrán el mismo peso para reclamar por la coparticipación, por obras públicas, para rechazar una adhesión a la Ley de Responsabilidad Fiscal o encarar un nuevo reparto de los ingresos tributarios.
 
Después de las elecciones se empezará a dirimir la relación de fuerza en cuestiones pendientes que tiene todo el interior federal con el Gobierno Central de Macri: el Fondo del conurbano, el tema de las Cajas de Jubilaciones, los Fondos para obras y los Aportes del Tesoro Nacional que hasta ahora van sólo para los distritos afines al macrismo. Un dato: El 40% del gasto, en el presupuesto 2018, se concentrará en Buenos Aires y Capital Federal. Le siguen Córdoba y Santa Fe con el 4.3%.
 
La idea elemental del macrismo es quitarles recursos a las provincias para pagar los intereses de la voluminosa deuda que esta contrayendo, lo único que sostiene su destroza política económica. Además, debilitar a los gobernadores para que sean cada vez más dependientes del Gobierno nacional. Y, por último, dividir, desarticular e integrar por partes al Peronismo, negándole identidad política propia. Para terminar remplazándolo por un profesionalismo apolítico, anti-social e inconducente, la "nueva cara" del viejo anti peronismo.
 
El resultado de las urnas establecerá el ritmo de avance de las reformas políticas y económicas en el país y en la provincia. También la gobernabilidad provincial, que es la que más preocupa: para responder a las  demandas de la sociedad, para ejecutar obras y acciones de gobierno, evitando que se desencadenen crisis y salvaguardando la continuidad del Estado.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar