La Opinión Popular
                  11:53  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 12-05-2017 / 12:05

El senador nacional Alfredo De Ángeli y el Fiscal de Estado de la provincia, Julio Rodríguez Signes, enfrentados por el Hospital Bicentenario

El senador nacional Alfredo De Ángeli y el Fiscal de Estado de la provincia, Julio Rodríguez Signes, enfrentados por el Hospital Bicentenario
Julio Rodríguez Signes - Alfredo De Ángeli. Fotos: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción citando la fuente)
El senador nacional Alfredo De Ángeli asegura que en la obra se gastaron $ 30 millones de más y que, hasta que la Justicia no determine qué pasó, Macri no enviará más plata para finalizarlo. Pero el Fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, aclaró que "no hay ningún proceso judicial".
 
"El hospital de Gualeguaychú, por el dinero (recibido), ya tendría que estar listo", pero "está sobrefacturado en 30 millones de pesos", dijo el senador nacional. "Hasta que la Justicia no determine qué pasó con el presupuesto que se gastó de más en la construcción del nuevo hospital, el presidente Mauricio Macri no enviará un peso más para ponerlo en funcionamiento", sostuvo el legislador de Cambiemos sobre el nosocomio que espera por obras para completar el 20% que aún resta finalizar.
 
Por su parte, el Fiscal de Estado de la provincia, Julio Rodríguez Signes, explicó que "no hay ninguna intervención del poder judicial en la obra del hospital de Gualeguaychú". Fue en respuestas al intento del senador De Ángeli en justificar la demora del gobierno nacional en el giro de los fondos necesarios para la finalización de la obra.
 
Según afirmó De Ángeli, alguien se habría llevado unos 30 millones de pesos que se pusieron para finalizar la obra. "No queremos ser cómplices de un acto de corrupción, hasta que la Justicia no ordene (continuar con los trabajos). Y será ella la que dictaminará cuándo seguimos con la parte final de la obra", argumentó el entrerriano, que no dio plazos para ello.
 
Asimismo, puso como ejemplo el caso de Basavilbaso, donde "están con 80 casas sin agua y sin cloaca", por lo que "hasta que el ENHOSA no lo ordene no puede seguir (la obra). Para el ENHOSA esa agua y esa cloaca -explicó- tendría que estar terminada. Estas son las cosas que se hicieron mal y no queremos cargar con esa culpa. Y lamentablemente el pueblo está pagando eso", lamentó.
 
 
Rodríguez Signes: "no hay ninguna intervención judicial"
 
El Fiscal de Estado de la provincia, Julio Rodríguez Signes, explicó que "no hay ninguna intervención del poder judicial en la obra del hospital de Gualeguaychú". Fue en respuestas al intento del senador nacional Alfredo De Ángeli en justificar la demora del gobierno nacional en el giro de los fondos necesarios para la finalización de la obra.
 
"No hay ningún proceso judicial penal ni contencioso administrativo en la provincia de Entre Ríos vinculado a sobreprecios o alguna cuestión semejante relacionada con la obra pública de construcción del Hospital Bicentenario de Gualeguaychú", detalló el abogado y funcionario provincial. "Por lo tanto, al menos en la jurisdicción provincial, no existe intervención del Poder Judicial pendiente para resolver este asunto".
 
Rodríguez Signes explicó que la obra del hospital Bicentenario de Gualeguaychú fue ejecutada en un 82 %, y rechazó la versión difundida por el legislador: "en enero de 2016 se suspendió su ejecución de común acuerdo porque se produjo un desequilibrio financiero insostenible atento a que los precios pactados en 2009 habían quedado completamente desactualizados, especialmente el rubro equipamiento, dadas las devaluaciones del dólar", ya que el equipamiento se paga en dólares, aclaró.
 
De Ángeli intentó justificar el atraso de la administración nacional en la solución de este problema aludiendo una supuesta intervención judicial a causa de sobreprecios. "Es importante que el legislador hable con la verdad. Intentar confundir a la gente es la peor cara de la vieja política", afirmó en referencia al senador de Cambiemos.
 
En ese marco, Rodríguez Signes contó que "todo lo que hay es un expediente administrativo en el que los organismos competentes, incluso los de control, y la empresa contratista están interviniendo a fin de dar solución a todos los diferendos consistentes en redeterminaciones de precios, intereses, gastos improductivos y precio de la obra pendiente de ejecución".
 
Para finalizar, el funcionario explicó: "la provincia y la contratista están intentando ponerse de acuerdo en una renegociación del convenio que permita terminar esa obra".
 
Fuente: Diario El Día de Gualeguaychú
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 11:02
El Gobierno de los CEOs hizo de cuenta que nada había ocurrido. Según dejaron trascender sus voceros, el presidente Mauricio Macri tuvo un día con una agenda normal, no vio la marcha de los trabajadores por televisión y ni siquiera pidió conocer el número de asistentes (que las usinas oficiales reducían a unos 90 mil).
 
También envió a varios de sus ministros a recorrer los canales de televisión después de la marcha. El libreto que se repitió incluyó recordar las causas judiciales de Hugo Moyano y señalar que la marcha fue política y no tenía un reclamo claro.
 
Más allá de la decisión de sobreactuar "normalidad" el día de la marcha, que iba de la mano con el ninguneo posterior, en el Gobierno de los Ricos tienen decidido no moverse un ápice de su plan de reformas laborales. Ni 90 mil, ni 400 mil personas parece que vayan a hacerlos cambiar de idea en esto, que forma parte del núcleo duro del proyecto proempresario macrista.
 
También hizo un breve viaje a Concordia, Entre Ríos, donde compartió un almuerzo con productores arroceros, visitó a emprendedores que fabrican jugos cítricos y se mostró con el gobernador Gustavo Bordet en una recorrida por una planta potabilizadora de agua que está en construcción.
 
Así, Macri buscó refugio en Entre Ríos para eludir la marcha de trabajadores en su contra. Eso sí, se preocupó por enviar un mensaje velado a los sindicalistas desde allí cuando habló de "soluciones sin aprietes, sin extorsiones, sin comportamientos mafiosos, sin buscar privilegios". Fue la única alusión, dado que el propósito del Gobierno conservador era ningunear la marcha.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
20-02-2018 / 17:02
El sermón en la misa de cuerpo presente es la que se dice estando el cadáver del difunto expuesto y preparado para llevarlo después al entierro. Es lo que escuchó el ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Urribarri, del discurso de Bordet en la Asamblea Legislativa, en donde el gobernador le recriminó que le dejó más deudas que haberes.
 
El repaso del mandatario fue contundente: la batería de anuncios fue un examen que puso blanco sobre negro de cómo heredó Bordet la provincia de manos de Urribarri. Garantizar el agua potable, caminos, puertos y una inversión en energía, y el arreglo de la Caja de Jubilaciones, son metas que apuntan a corregir lo que no se hizo en el gobierno anterior.
 
La construcción de las defensas sur y norte en Concordia y Concepción del Uruguay son obras emblemáticas de un trabajo articulado entre Nación y provincia, botón de muestra de que hay cosas que se pudieron hacer, pero que nunca se hicieron a pesar de esos años de bonanza y de la estrecha relación de Urribarri con el gobierno de Cristina.
 
Sin darse por aludido, Urribarri puso esa extraña cara que ponen los perritos cuando "le hacen el amor", e imperturbable seguía el repaso de los problemas, que no son otra cosa que las grandes deudas de su gestión y lo que quedó sin saldar de su "sueño entrerriano", del que ahora deberá dar explicaciones ante la Justicia.
 
En la Asamblea, Urribarri sintió el sabor áspero del ostracismo. El tiempo que prometió Bordet en su discurso, es un futuro que para Urribarri es cada vez más incierto. Por ahora respira tranquilo, ya que cuenta con los votos necesarios como para garantizar sus fueros.
 
Para Urribarri, éstas no fueron las únicas horas adversas de la semana. La Justicia provincial dispuso un embargo de 26 millones de pesos, en el marco de la causa que investiga el desvío de publicidad oficial, entre 2010 y 2015, en beneficio de empresas ligadas a su cuñado, Juan Pablo Aguilera, por un monto que supera los 24 millones de pesos. Ante una acusación cuyo primer efecto fue el escándalo, el ex gobernador eligió victimizarse, una respuesta de manual para estos casos, pero que no tiene validez siempre.
 
La noticia despertó el interés por el nuevo rumbo que tomó la interna del PJ provincial, con el gobernador fortalecido dentro del Partido y un proyecto de continuidad, y el ex gobernador reculando en chancletas. Tal vez no sea esto definitivo, pero se generó un nuevo clima de transición.
 
Fue llamativo el silencio, tanto del gobernador como del vice, frente a la denuncia que involucró al padrino político de ambos. Las lealtades se miden en las malas porque en las buenas es fácil acompañar. Y Urribarri quedó más solo que loco malo, justo en el momento en que buena parte de la dirigencia nacional del PJ se encamina a la unidad.
 
La necesidad de candidatos para el 2019 con el sello "libre de denuncias", en un partido donde varios de sus referentes tuvieron o tienen que dar explicaciones en la Justicia, hoy es fundamental.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar