La Opinión Popular
                  23:17  |  Martes 22 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
"Con todo respeto le decimos al gobierno de Macri que cambie este rumbo, que por acá vamos mal”. Gustavo Bordet
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-05-2017 / 08:05
LOS ORGANISMOS DE DD.HH. RECHAZARON EL LLAMADO

Cúpula de la Iglesia + dictadura = “reconciliación” como sinónimo de impunidad en el macrismo

Cúpula de la Iglesia + dictadura = “reconciliación” como sinónimo de impunidad en el macrismo
La iniciativa impulsada por la cúpula de la Iglesia está en sintonía con el propósito de “unir a los argentinos” que difundió el Gobierno de Macri. Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos de la Nación, se manifestó a favor de la prisión domiciliaria para los condenados por delitos de lesa humanidad y le insinuó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que recibiera a familiares y amigos de los genocidas militares juzgados por crímenes de lesa humanidad. Todos estos gestos están a tono con la intención del Gobierno de reinstaurar la Teoría de los Dos Demonios o incluso, de negar el plan sistemático de terrorismo de Estado. En pos de estas intenciones, ya ha incurrido en innumerables provocaciones: desde pretender minimizar la cantidad de detenidos desaparecidos hasta el intento de establecer como feriado móvil el 24 de Marzo. La cúpula de la Iglesia, cómplice del genocidio, no se queda atrás en este objetivo reaccionario.
Tiempos de "reconciliación", impunidad y negacionismo se instalaron desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia. Esto permite a ciertos sectores la reivindicación de la dictadura cívico-militar y nuevos intentos de "hermanar" a los que torturaron y asesinaron junto a los que fueron víctimas, sobrevivientes o familiares de desaparecidos.
 
En ese sentido, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), José María Arancedo, se escudó en el papa Francisco para destacar la "actitud de la Iglesia de promover una cultura del encuentro y fortalecer lazos de amistad social" y justificar así el nuevo intento de la máxima autoridad de la Iglesia Católica del país de "reconciliar" a víctimas y victimarios del terrorismo de Estado.
 
Una vez más surge el pedido de "reconciliación" de la cúpula de la Iglesia católica, mientras siguen callando y ocultando su rol al servicio de la dictadura genocida. Nunca pidieron perdón y hoy promueven el "encuentro fraterno de los argentinos", en una nueva afrenta insultante, de parte de una cúpula sobre la cual hay sobradas pruebas de su complicidad con el genocidio.
 
Los organismos de derechos humanos rechazaron el nuevo intento de la cúpula de la Iglesia de impulsar la "reconciliación" entre víctimas y victimarios del terrorismo de Estado. Abuelas de Plaza de Mayo afirmó: "No hay diálogo posible con quienes secuestraron, torturaron y desaparecieron a nuestros hijos e hijas; con quienes niegan información sobre su destino final; con quienes saben dónde están los más de 300 nietos y nietas que aún son esclavos de la mentira y, a 40 años de su apropiación, continúan viviendo bajo una identidad falsa".
 
El "servicio" de la cúpula de la Iglesia parece más acorde a las necesidades de los genocidas que buscan impunidad, que del pueblo argentino y los organismos de DDHH que pelean hace más de 40 años por Memoria, Verdad y Justicia. "¿Ahora vienen a pedir reconciliación? Deberían decirles a los militares genocidas que vayan a los tribunales a declarar toda la verdad sobre nuestros hijos", advirtió Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo de la línea fundadora.
 
La iniciativa impulsada por de la cúpula de la Iglesia, en nombre de la "cultura de encuentro", está en sintonía con el propósito de "unir a los argentinos" que difundió el Gobierno de Macri. Si bien actualmente, en tiempos electorales, la estrategia discursiva del Gobierno tiende a la polarización, el enfrentamiento y a profundizar la "grieta", en materia de "derechos humanos" la idea de la reconciliación les sienta bien para lograr la impunidad de los genocidas.
 
En el macrismo, el negacionismo y la relativización de lo sucedido durante la última dictadura cívico-militar es clara. Buscan "reconciliar" para impedir la justicia y borrar el pasado, para frenar el juzgamiento a los delitos de lesa humanidad cometidos en el marco del terrorismo de Estado y, sobre todo, para lograr impunidad y reivindicación de los empresarios cómplices del genocidio perpetrado en la Argentina.
 
La Opinión Popular

LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS RECHAZARON EL LLAMADO A LA "RECONCILIACIÓN" DE LA IGLESIA
 
"La reparación es por medio de la Justicia"
 
El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), José María Arancedo, se escudó en el papa Francisco para destacar la "actitud de la Iglesia de promover una cultura del encuentro y fortalecer lazos de amistad social" y justificar así el nuevo intento de la máxima autoridad de la Iglesia Católica del país de "reconciliar" a víctimas y victimarios del terrorismo de Estado.
 
Lo hizo en la homilía que inauguró anoche una nueva asamblea plenaria del organismo, la número 113, en la que los obispos de todo el país escucharán "testimonios de familiares de personas que sufrieron las consecuencias de este período marcado por la violencia en distintos ámbitos de la sociedad".
 
Así lo informó el Episcopado en un comunicado en el que evitó referirse a familiares de desaparecidos durante la última dictadura cívico militar y a agrupaciones que bregan por la "memoria completa", integradas mayoritariamente familiares y amigos de represores condenados y procesados por delitos de lesa humanidad. La iniciativa fue rechazada de plano por los organismos de derechos humanos.
 
"¿Ahora vienen a pedir reconciliación? Deberían decirles a los militares genocidas que vayan a los tribunales a declarar toda la verdad sobre nuestros hijos", advirtió Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo de la línea fundadora. La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo opinó en la misma línea: "No tenemos que reconciliarnos con nadie; yo no agravié a nadie; fui agraviada con el asesinato de mi hija y el robo de mi nieto", remarcó. Abuelas aún busca a más de 300 bebés apropiados durante el terrorismo de Estado.
 
"Esta parte de la Iglesia maneja un nivel de hipocresía total", sentenció Cortiñas. Sin incluir a la Iglesia de "la opción por los pobres, que trabajó en las villas, que soñó como nuestros hijos e hijas por un país mejor, y que por eso perdió integrantes en manos de los monstruos del terrorismo de Estado", la Madre de Plaza de Mayo descartó toda posibilidad de participar de la iniciativa de "reflexión sobre los acontecimientos ocurridos durante la última dictadura militar" que la CEA planteó como eje de su nueva asamblea plenaria y como el primer paso de "un camino de diálogo entre los obispos en el marco de la cultura del encuentro y la amistad social", tal como lo describió en el comunicado de anuncio del plenario que se llevará a cabo en Pilar y durará cinco días.
 
Durante la apertura del encuentro, Arancedo confirmó la idea. "Nos hemos acostumbrado a una cultura del enfrentamiento, la violencia y la anomia que nos debilita como nación", desafió. Se escudó en el papa Francisco y su referencia a una "nueva evangelización que anima a todo bautizado a ser instrumento de pacificación y testimonio creíble de una vida reconciliada" y mencionó que la "misión de la Iglesia" es "contribuir con su palabra a una cultura del encuentro y fortalecer lazos de amistad social".
 
"No se trata de una mirada ingenua sino de poner al hombre en el centro de la cuestión social, y verlo como responsable de la misma realidad e instituciones de la República, que son la necesaria mediación en un estado de derecho y en el marco de una vida en democracia. Esta actitud nos hace protagonistas de un futuro que nos compromete", concluyó.        
 
  
Metodología de la amistad social
 
Según un breve documento de prensa, la CEA apuntó que el "tiempo de reflexión" que abrirán en el plenario "se limitará a la escucha de algunos testimonios de familiares de personas que sufrieron las consecuencias de este período marcado por la violencia en distintos ámbitos de la sociedad", por lo que descartan "intercambio entre los participantes". Mencionaron que "se ha invitado a un número acotado de personas para contar con un tiempo suficiente para narrar sus experiencias".
 
Una de ellas es Graciela Fernández Meijide, quien confirmó a este diario que aceptó la invitación con la aclaración de que "aceptaran" en el Episcopado su postura de "rechazo a toda posibilidad de reconciliación mientras no exista la más mínima demostración de conciencia del daño que provocó la otra parte", informó. "Ellos aceptaron y dijeron que solo están recogiendo testimonios, que les va a llevar como un año", añadió.   
 
Abuelas, Madres y Familiares de desaparecidos, en tanto, rechazaron de plano la iniciativa. "No hay diálogo posible con quienes secuestraron, torturaron y desaparecieron a nuestros hijos e hijas; con quienes niegan información sobre su destino final; con quienes saben dónde están los más de 300 nietos y nietas que aún son esclavos de la mentira y, a 40 años de su apropiación, continúan viviendo bajo una identidad falsa", respondieron desde Abuelas de Plaza de Mayo.
 
Graciela Lois, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, reforzó el argumento: "Es ridículo el planteo de un diálogo en términos de igualdad de condiciones entre partes que claramente no las tienen. Nuestros desaparecidos fueron víctimas del terrorismo de Estado, de un Estado que estaba en manos de esta gente con la que la Iglesia nos invita a reconciliarnos".
 
"Es un disparate", calificó Carlotto. "¿Cómo vamos a ir a dialogar? Lo que hay que hacer es cumplir con la democracia y con lo que pedimos: Verdad, Memoria y Justicia", continuó. Lois también habló del pedido histórico: "Es imposible que dialoguemos cuando nuestros reclamos de Memoria, Verdad y Justicia no fueron satisfechos. Porque la memoria la construimos nosotros a fuerza de lucha, la Justicia llega a cuentagotas y a una minoría y ninguno de nosotros contamos con la verdad de cómo, dónde y por qué han desaparecido los nuestros".
 
Carlotto completó el sentido de la reflexión: "Tuvimos la paciencia de esperar 40 años. Se cometió un genocidio y se declaró delito de lesa humanidad. Hay que buscar la reparación por medio de la justicia y del respeto a la verdad absoluta".
 
Por Ailín Bullentini
 
Fuentes: Página12, Cronista, La Izquierda Diario, La Primera Piedra y LOP

Agreganos como amigo a Facebook
22-08-2017 / 09:08
22-08-2017 / 09:08
22-08-2017 / 09:08
Los gremios nucleados en la Confederación General del Trabajo (CGT), las dos Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA) y distintos movimientos sociales volverán a marchar hoy a partir de las 15 horas hacia Plaza de Mayo en rechazo a las políticas económicas y sociales neoliberales de Mauricio Macri, contra la precarización laboral, el aumento de la edad jubilatoria y en defensa del empleo.
 
La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista Combativa (CCC) marcharán a Plaza de Mayo junto a la CGT, mientras que la izquierda irá más temprano para reclamar un Paro General. La CTEP llevará sus propios reclamos como la "plena implementación de la ley de emergencia social" y la "sanción de la ley de emergencia alimentaria", para mejorar la alimentación de niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad.
 
Pese al alto grado de convocatoria, la dirigencia colaboracionista de los sindicatos de servicios, denominados "Los Gordos", los llamados "independientes" y los sectores del transporte ya descartaron su respaldo a una posible huelga nacional. Se espera que estos gremios estén presentes hoy en la Plaza, pero "sin forzar la convocatoria hasta el extremo", dejaron trascender. No estarán presentes los jerarcas de las 62 Organizaciones Peronistas que prefirieron ir a almorzar con los funcionarios macristas.
 
A más de un mes de la represión y el desalojo de la fábrica de PepsiCo, que fue el motivo original que desencadenó la movilización, uno de los objetivos será que las autoridades nacionales convoquen al diálogo. En caso de que el Gobierno no de una respuesta, está presente la idea de un paro nacional, aunque todavía no se ha confirmado.
 
En este marco, la CGT se encuentra atravesando un momento de pujas internas entre los jefes sindicales, ya que hay múltiples diferencias entre quienes promueven un paro general, como el titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, el camionero Pablo Moyano, y otros como "Los Gordos", referentes de los grandes servicios, quienes no quieren movilizar y reducirán al mínimo su participación. 
 
El único orador de la jornada será Juan Carlos Schmid, que codirige la central obrera junto a Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estaciones de Servicio). Schmid sostuvo que la marcha "consolida a la CGT" y muestra "organización y disciplina" dentro de ella, al tiempo que también demuestra su capacidad de "movilizar y expresar pacíficamente, pero con firmeza" lo que piensan.
 
Se espera para hoy una importante movilización contra el ajuste, la desocupación, la modificación en las condiciones laborales, los cambios en las jubilaciones y la reforma en la ley de ART. Despues de la marcha, en septiembre, se reunirá el Comité Central Confederal que será el encargado de decidir los pasos a seguir.
 
La Opinión Popular

21-08-2017 / 16:08
21-08-2017 / 09:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar