La Opinión Popular
                  00:37  |  Martes 20 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-05-2017 / 09:05
EL MOMO LE SIRVIÓ UN ACTO A MACRI PARA QUE ATAQUE A LA CGT

Cinco actos por el trabajo y uno por el trabajo esclavo

Cinco actos por el trabajo y uno por el trabajo esclavo
Mauricio Macri asistió al “contrafestejo” por el Día del Trabajador, organizado por el “Momo” Venegas, el dirigente sindical amigo de las grandes patronales del campo, donde anunció el Plan Empalme. La medida consiste en la transformación del subsidio social en un subsidio al empleo donde el monto del beneficio va en forma directa a la cuenta del salario neto en caso de que el trabajador encuentre un empleo en el sector privado asalariado formal. El plan implica que el Estado subsidie a los empresarios, en vez de a los beneficiarios del plan y los premiaría, además con una disminución de las cargas sociales y tributarias para que contraten personal.
La CGT, las CTAs, los movimientos sociales y dos fuerzas de izquierda recordaron el 1º de mayo con duras críticas al modelo económico neoliberal. En el único acto oficialista, un contrafestejo del Día del Trabajador con críticas a la CGT, Mauricio Macri repitió anuncios junto a Momo Venegas, el dirigente de los peones rurales acusado de permitir la trata de personas en el trabajo agrario.
 
Macri se dio un supuesto "baño" de peronismo. El presidente encabezó un encuentro de las inexistentes "62 organizaciones peronistas", el sello de goma de lo que alguna vez representó al sindicalismo justicialista, regenteado por Gerónimo "Momo" Venegas, dirigente de la Unión de Trabajadores Rurales, su principal aliado sindical, denunciado por no combatir el trabajo esclavo. La peronización del PRO es una fantasía con la que algunos burócratas sindicales se flagelan.
 
Lejos de ubicarse en un lugar neutral, Macri se metió de lleno en la interna sindical y volvió a disparar contra la "mafia sindical". "No va más el país de la ventajita, el país de la patota, con comportamientos mafiosos; la Argentina es de todos los argentinos y no me voy a bancar a ninguno que nos quiera llevar por delante porque yo estoy acá por ustedes, no para defender a ningún mafioso", dijo encendido.
 
El Presidente pasó por alto el historial de Venegas, que incluye, entre otras, las denuncias de desvío de millones de pesos del Renatre, la discriminación de la obra social a trabajadores que pertenecían a otro gremio, cursos fantasma en los que se desviaban más fondos y la vista gorda en la fiscalización del trabajo en negro por parte de las patronales rurales, junto a las cuales siempre se mostró tan contento como ayer estaba con Macri.
 
No solo Macri y el "Momo" se hicieron presentes para celebrar el Día del Trabajador  con una verdadera provocación: pidieron más flexibilización laboral, sino que el triunvirato de la CGT tuvo su homenaje en un evento organizado en el estadio de Obras Sanitarias a puertas cerradas, con críticas a la política económica macrista. Juan Carlos Schmid, el único orador, llamó a estar a la altura de "este momento histórico", habló del "crecimiento galopante del precio de la canasta básica" y pidió un rotundo cambio de rumbo.
 
"¿Cómo carajo vamos a hacer para que millones de argentinos se sientan respetados? Necesitamos los derechos que se sienten en el bolsillo. Este es el círculo maldito que tiene que romper la CGT. Más allá de lo que dicen, la CGT es parte de la solución", disparó Schmid. El triunviro advirtió que "media población tiene dificultades para llegar a fin de mes" y señaló que "el Gobierno ha puesto en marcha un trazado económico que ninguno de nosotros comparte".
 
Además, las CTAs llevaron adelante un mitin en la Plaza de los Dos Congresos, a la vez que la izquierda se dividió en dos actos, uno organizado en Plaza de Mayo y otro en el Obelisco. En todos ellos, los principales reproches fueron hacia la crisis económica que "se encuentran pagando los trabajadores con su bolsillo".
 
La Opinión Popular

 
Un Día del Trabajador con críticas a la CGT
 
En un acto organizado por Gerónimo "Momo" Venegas, el Presidente Mauricio Macri descargó su furia contra la conducción de la central obrera, al afirmar que "no va más el país con comportamientos mafiosos". El líder de Uatre tituló al triunvirato cegetista como "un mamarracho"
 
El Presidente Mauricio Macri participó ayer del acto por el Día del Trabajador que organizó la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), conducida por el sindicalista Gerónimo "Momo" Venegas, en el microestadio de Ferro Carril Oeste en la Capital Federal, donde aprovechó la ocasión para apuntar contra la conducción de la CGT, al sostener que "no va más el país de la ventajita y de la patota".
 
Rodeado por más de 5.000 trabajadores que se acercaron a escuchar sus palabras, el jefe de Estado remarcó que "la Argentina es de todos los argentinos. No voy a bancar a ninguno que nos quiera llevar por delante, porque yo estoy acá para defenderlos a ustedes. Todos tenemos que sentarnos en esa mesa diciendo en qué podemos aportar: no va más la ventajita, no va más el país de la patota, no va más el país con comportamientos mafiosos".
 
En ese sentido, dijo que "nuestro país cambió, y si los dirigentes sindicales no lo entienden serán ustedes quienes se lo hagan saber. El cambio comenzó y recorre la Argentina, y sabiendo que mucha gente no lo puede sentir, les quiero decir que vamos por el buen camino y el cambio va a incluir a todos los argentinos".
 
"Vamos a crear trabajo para todos los argentinos. Por eso no hay nada más importante para mí, para nuestro gobierno, que trabajar todos los días para lograr trabajo para todos los argentinos. Cada decisión que hemos tomado con el corazón e inteligencia ha sido pensando en crear las condiciones para crear más trabajo", resaltó Macri.
 
Además, el mandatario anunció que todos aquellos que cobren un plan social van a poder comenzar a trabajar en blanco sin perder el beneficio, mientras que las empresas podrán incluir ese plan en el salario, con lo cual se les facilitará la contratación. "Queremos que cientos de miles de argentinos que quedaron excluidos vuelvan a ser parte, porque los necesitamos, a la par de los esfuerzos que estamos haciendo en busca de inversiones y los programas de capacitación que queremos ampliar".
 
 
Reproches varios
 
Una de las voces que se escucharon en contra del accionar que viene teniendo el triunvirato de la CGT, que comandan Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, fue la del organizador del acto, Gerónimo "Momo" Venegas, quien arremetió duramente contra la central obrera "por no entender el mensaje de los trabajadores".
 
El líder de los peones rurales aseveró que "la CGT es un mamarracho. Dicen defender los intereses de los trabajadores y después se muestran con personajes que llevaron a la Argentina a la destrucción durante los últimos 10 años, sin hacer siquiera un mea culpa por su accionar".
 
"Tendríamos que dejar este mamarracho de CGT que tenemos para convertirla en una CGT unificada con un secretario general y un Consejo Directivo, y que tenga la espalda suficiente para ser la presión entre el capital y el trabajo, y que el Presidente sea el punto de equilibrio", recalcó Venegas.
 
El líder sindical aprovechó la ocasión para felicitar a la militancia que se hizo presente en el acto en Ferro "por no dejar que el peronismo muera de la mano del kirchnerismo. Fui un perseguido político durante los 10 años del kirchnerismo pero nunca me arrodillé, nunca me achiqué, y hoy estamos viendo que podemos salir nuevamente y acercarnos a los intereses de los trabajadores".
 
Fuentes: Hoy en la Noticia, Página12, Urgente24, La Izquierda Diario, iProfesional y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-02-2018 / 11:02
Un poco con la intención de "hacer los deberes" para Mauricio Macri y mucho porque las cuentas están lejos de cerrarles en las provincias, la mayoría de los gobernadores ofrecerán a los trabajadores estatales de sus jurisdicciones aumentos de no más del 15% en las negociaciones paritarias.
 
El porcentaje de mejora salarial va en línea con el que, también la mayoría de los mandatarios, prevé proponer a los gremios docentes, aunque en el caso de los estatales negocian sin la presión temporal de las fechas del comienzo de clases.
  
La oferta de un porcentaje que está muy por debajo de las previsiones de inflación de los consultores privados, más allá de la meta oficial, tiene una explicación común a casi todas las provincias. Salvo San Luis, todas firmaron el pacto fiscal.
 
El acuerdo con el gobierno nacional, que fue ratificado por las legislaturas de todos los distritos salvo Jujuy, La Pampa, Santiago del Estero y Chubut, las obliga a recortar el gasto público y siembra incógnitas serias respecto de sus niveles de recaudación.
 
Entre los cambios previstos por el pacto, sobresale la eliminación progresiva del impuesto a los ingresos brutos, que representa más del 80 por ciento de la recaudación de las provincias.
 
Además, con las metas de recorte del gasto se ponen en juego parte de los recursos que la Nación reparte todos los meses entre las provincias. No cumplir con las reducciones acordadas los expone a perder, por ejemplo, las transferencias del Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero).
 
Varias provincias, de hecho, ya dispusieron para este año el congelamiento de los salarios de los funcionarios políticos y otras medidas de recorte del gasto, como la prohibición de aumentar las plantas de personal del Estado.

19-02-2018 / 10:02
19-02-2018 / 09:02
La cumbre de Chapadmalal ofreció un retrato acabado del momento que transita el Gobierno de Mauricio Macri. Se evitó el contacto con la prensa de cualquiera de los múltiples funcionarios del área económica y Macri sólo se encendió cuando le tocó hablar del caso del policía.
 
Chocobar y Zaffaroni son los salvavidas a los que se aferran con hambre de náufragos los macristas desde la Casa Rosada, para evitar un debate serio sobre todo lo que no funciona en la macroeconomía luego de dos años de gradualismo. Una pena.
 
Populismo de derecha no deja de ser populismo. Repasemos algunos datos para este año que circulan entre economistas pro mercado, que les gusta lo que escuchan pero no lo que ven: La economía va a crecer más cerca de la franja del 2% al 2,5% que del 3,5% que fijó el Gobierno en el presupuesto.
 
El pronóstico es duro, porque el crecimiento es la gran apuesta de Macri tras la decepción que dejó hasta ahora la lucha contra la inflación. Amenaza con diluirse así la última carta de un relato sostenido en la recuperación económica, que empieza a fugar en silencio al más confortable terreno del manodurísmo.
 
Un 2,5% de crecimiento es muy poco como bandera, si el resto sigue desalineado. Para que se entienda: Ese rango de crecimiento es considerado decepcionante, incluso en economías en desarrollo con una inflación anual abajo de los cuatro puntos como Brasil o México.
 
En la Argentina el consenso de los economistas proyecta para este año una inflación en torno al 20%, pero nadie descarta que termine escalando al menos tres puntos más. Es decir que al menos hasta ahora, el ajuste que hizo la Casa Rosada sobre el final de 2017 de aceptar un poco más de inflación a cambio de crecimiento, no está ofreciendo los beneficios esperados.
 
Luego viene la vida real. Se estima que el año podría cerrar con una pérdida de poder adquisitivo cercana a los 8 puntos contra el 2015, cuando empezó su gestión Macri. Y una caída del consumo superior a los 3 puntos. Tarifazos y aumentos de servicios básicos muy por encima de la inflación, explican buena parte de ese deterioro.
 
El empleo traza una línea de crecimiento vegetativo del empleo y aleja la promesa de reducción drástica de la pobreza. Entonces, la pregunta es simple: ¿Cuál es el saldo a favor de este proceso para la mayoría? Eso es lo que el gobierno de Macri todavía no logra explicar con consistencia y por eso rehúye el debate económico.
 
Por eso, el abrazo a Chocobar es más una necesidad que una convicción. Es el recurso narrativo para alimentar algún entusiasmo en la tropa propia, hasta cruzar el desierto de este 2018, mientras se reza para que el peronismo permanezca dividido.

18-02-2018 / 12:02
El caso del policía Luis Chocobar, felicitado por el Gobierno de Mauricio Macri tras asesinar por la espalda a Pablo Kukoc, hizo estallar dentro de la alianza Cambiemos su propia grieta y desató un gran alboroto en sectores judiciales molestos por las polémicas e inoportunas opiniones públicas de Macri sobre los fallos que procesaron al uniformado y el anuncio de una nueva doctrina según la cual, a entender de la ministra Patricia Bullrich, siempre tienen razón las fuerzas de seguridad.
 
El radicalismo dio esta semana su expresión más clara de que hay ciertos límites que no está dispuesto a cruzar: en el diario macrista La Nación, Ricardo Gil Lavedra publicó una columna titulada "Los riesgos de la demagogia punitiva", que asociaba el uso del tema como parte de un "marketing político" que acarrea el riesgo de multiplicar el delito y la violencia y esquiva el desarrollo de políticas "integrales, estables y serias".
 
Detrás del jurista salieron a cuestionar la postura presidencial varios dirigentes de la UCR, y fue la posición compartida en reuniones de bloque. Gil Lavedra es hoy, además, quien lidera el emprendimiento "Justicia 2020" del Ministerio de Justicia, que entre otras cosas desarrolla un anteproyecto de reforma del Código Penal.
 
La comisión que está en plena confección del texto no tiene intención de flexibilizar la regulación de la llamada "legítima defensa" (que señala las limitaciones en el uso de armas por parte de los agentes) ni la carga de la prueba, que según la ministra de Seguridad debiera eximir a los policías de toda acusación.
 
A los camaristas que agravaron la situación de Chocobar al atribuirle "homicidio agravado" y que fueron criticados por Macri el viernes, les llovieron mensajes de apoyo de colegas y hasta de funcionarios de la propia Casa Rosada.
 
En la Corte Suprema miran el escenario con atención y analizan dar un mensaje que, sin ser condescendiente con el Poder Ejecutivo, los ayude a soñar con contrarrestar la imagen desastrosa (70 por ciento negativa) que le dan las encuestas al Poder Judicial.

18-02-2018 / 12:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar