La Opinión Popular
                  00:35  |  Martes 20 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 01-05-2017 / 09:05
VERGONZOSO

Contrafestejo pro patronal: Macri se mostrará con sindicalistas “amigos” en uno de los actos por el Día del Trabajador

Contrafestejo pro patronal: Macri se mostrará con sindicalistas “amigos” en uno de los actos por el Día del Trabajador
Macri quiere demostrar que tiene un proyecto dispuesto a disputar discursos, banderas y personas para destruir al peronismo. Gerónimo "Momo" Venegas es el baluarte para tal maniobra en el campo sindical. Participará a las 19 del acto de las 62 Organizaciones peronistas y el Partido FE que conduce el jefe de UATRE, Venegas, en el estadio del club Ferrocarril Oeste.
El 17 de Octubre y el 1º de Mayo son los 2 días más importantes de la liturgia peronista. El Día del Trabajador no es exclusivamente justicialista porque es un evento internacional al que no adhiere solamente EE.UU, donde ocurrió la ejecución de los Mártires de Chicago, en 1886, luego de la huelga del 01/05 y la Revuelta de Haymarket.
 
En Argentina, el Día Internacional del Trabajador será conmemorado hoy con seis actos diferentes convocados por sectores sindicales, partidos de izquierda y organizaciones sociales. El presidente Mauricio Macri encabezará uno de los actos del Día de los Trabajadores, siendo un mandatario no peronista, y así compitiendo con las movilizaciones que realizarán la CGT y las agrupaciones sindicales de izquierda combativa.
 
Macri quiere demostrar que tiene un proyecto dispuesto a disputar discursos, banderas y personas para destruir al peronismo. Gerónimo "Momo" Venegas es el baluarte para tal maniobra en el campo sindical. Participarán a las 19 del acto de las 62 Organizaciones peronistas y el Partido FE que conduce el jefe de UATRE, Venegas, en el estadio del club Ferrocarril Oeste.
 
Venegas adelantó que "a diferencia de los otros actos, va a ser un acto constructivo y esperanzador, donde creemos en el país y pensamos que este país tiene que salir, que no puede quedarse estancado". "Macri viene a nuestro acto porque estamos trabajando junto al gobierno para sacar al país adelante. Y vamos a seguir trabajando para ganar las próximas elecciones", añadió.
 
Pablo Moyano, integrante de la CGT, cargó contra Venegas y calificó como "vergonzoso que algunos dirigentes lleven a sus propios trabajadores a aplaudir a Macri". Y agregó: "Llevar a trabajadores a aplaudir al Presidente, que está tomando medidas en contra de los trabajadores como la inflación, el impuesto a las Ganancias, los despidos, el techo a las paritarias". Un verdadero contrafestejo.
 
El hecho de hacer este acto el mismo 1º de Mayo es un desafío político, lo que confirma que las intenciones del "núcleo duro" del macrismo tiene como meta borrar y superar al peronismo, mucho más de lo que se animaron Raúl Ricardo Alfonsín, Carlos Saúl Menem y Fernando de la Rúa y en la senda de lo que intentó Cristina Fernández durante su mandato.
 
La mayor ventaja que cree tener Macri en este momento para lanzar tamaño desafío es que el peronismo y el sindicalismo peronista están atomizados, sin nuevo dirigentes y con el liderazgo previo de Cristina en decadencia. Y nunca falta quien se cree dotado para ejercer capacidades políticas que nunca han aprendido. Quien se mete, sin ciencia ni experiencia, en misiones que lo sobrepasan suele ser calificado de "aprendiz de brujo".
 
La Opinión Popular

 
El propio Venegas confirmó que durante el evento se cantará la marcha peronista pese a que advirtió que, hoy en día, no encuentra ningún cuadro político de renombre del Partido Justicialista que le genere algún tipo de ilusión.
 
En la otra vereda de la jornada, aparece el acto de la CGT. Se realizará a las 11 en el estadio de Obras Sanitarias y está previsto que el único orador sea Juan Carlos Schmid, uno de los jefes de la central obrera.
 
El secretario general de la CGT, Pablo Moyano, dijo que "no hay mucho para festejar" y que "va a ser una jornada de protesta en la que la CGT va a seguir ratificando los reclamos legítimos que derivaron en las movilizaciones y en el paro general".
 
La CTA Autónoma que dirige Pablo Micheli y la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky realizarán un acto a las 14 en la Plaza de los Dos Congresos junto a la Escuela Itinerante del gremio docente y donde aseguró su presencia el jefe del Suteba, Roberto Baradel.
 
Tanto Micheli como Yasky advirtieron que darán indicios sobre la próxima marcha federal por el trabajo, la producción, la educación y la cultura del 20 de junio y hay posibilidades de que se anuncie la fecha para un segundo paro nacional.
 
Las organizaciones sociales CTEP, CCC y Barrios de Pie, por su parte, marcharán desde las 13 por "Tierra, Techo y Trabajo" y conmemorarán el día en el Monumento al Trabajo, en el barrio de San Cristóbal.
 
Además, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) realizará su acto en la Plaza de Mayo para protestar contra el "ajuste de Macri y los gobernadores" y pedir por un salario mínimo equivalente a la canasta familiar, mientras que la nueva alianza Izquierda al Frente por el Socialismo integrada por el Nuevo MAS y el MST se movilizarán hacia el Obelisco.
 
 
Fuego cruzado
 
Pablo Moyano, integrante de la CGT, cargó contra Gerónimo "Momo" Venegas y calificó como "vergonzoso que algunos dirigentes lleven a sus propios trabajadores a aplaudir a Macri".
 
Y agregó: "Llevar a trabajadores a aplaudir al Presidente, que está tomando medidas en contra de los trabajadores como la inflación, el impuesto a las Ganancias, los despidos, el techo a las paritarias".
 
Por su parte, el referente de las 62 Organizaciones no dejó pasar la oportunidad de responderle a la cúpula de la central obrera: "Estos chicos no saben a dónde van".
 
Fuente: Infobae, Urgente24 y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-02-2018 / 11:02
Un poco con la intención de "hacer los deberes" para Mauricio Macri y mucho porque las cuentas están lejos de cerrarles en las provincias, la mayoría de los gobernadores ofrecerán a los trabajadores estatales de sus jurisdicciones aumentos de no más del 15% en las negociaciones paritarias.
 
El porcentaje de mejora salarial va en línea con el que, también la mayoría de los mandatarios, prevé proponer a los gremios docentes, aunque en el caso de los estatales negocian sin la presión temporal de las fechas del comienzo de clases.
  
La oferta de un porcentaje que está muy por debajo de las previsiones de inflación de los consultores privados, más allá de la meta oficial, tiene una explicación común a casi todas las provincias. Salvo San Luis, todas firmaron el pacto fiscal.
 
El acuerdo con el gobierno nacional, que fue ratificado por las legislaturas de todos los distritos salvo Jujuy, La Pampa, Santiago del Estero y Chubut, las obliga a recortar el gasto público y siembra incógnitas serias respecto de sus niveles de recaudación.
 
Entre los cambios previstos por el pacto, sobresale la eliminación progresiva del impuesto a los ingresos brutos, que representa más del 80 por ciento de la recaudación de las provincias.
 
Además, con las metas de recorte del gasto se ponen en juego parte de los recursos que la Nación reparte todos los meses entre las provincias. No cumplir con las reducciones acordadas los expone a perder, por ejemplo, las transferencias del Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero).
 
Varias provincias, de hecho, ya dispusieron para este año el congelamiento de los salarios de los funcionarios políticos y otras medidas de recorte del gasto, como la prohibición de aumentar las plantas de personal del Estado.

19-02-2018 / 10:02
19-02-2018 / 09:02
La cumbre de Chapadmalal ofreció un retrato acabado del momento que transita el Gobierno de Mauricio Macri. Se evitó el contacto con la prensa de cualquiera de los múltiples funcionarios del área económica y Macri sólo se encendió cuando le tocó hablar del caso del policía.
 
Chocobar y Zaffaroni son los salvavidas a los que se aferran con hambre de náufragos los macristas desde la Casa Rosada, para evitar un debate serio sobre todo lo que no funciona en la macroeconomía luego de dos años de gradualismo. Una pena.
 
Populismo de derecha no deja de ser populismo. Repasemos algunos datos para este año que circulan entre economistas pro mercado, que les gusta lo que escuchan pero no lo que ven: La economía va a crecer más cerca de la franja del 2% al 2,5% que del 3,5% que fijó el Gobierno en el presupuesto.
 
El pronóstico es duro, porque el crecimiento es la gran apuesta de Macri tras la decepción que dejó hasta ahora la lucha contra la inflación. Amenaza con diluirse así la última carta de un relato sostenido en la recuperación económica, que empieza a fugar en silencio al más confortable terreno del manodurísmo.
 
Un 2,5% de crecimiento es muy poco como bandera, si el resto sigue desalineado. Para que se entienda: Ese rango de crecimiento es considerado decepcionante, incluso en economías en desarrollo con una inflación anual abajo de los cuatro puntos como Brasil o México.
 
En la Argentina el consenso de los economistas proyecta para este año una inflación en torno al 20%, pero nadie descarta que termine escalando al menos tres puntos más. Es decir que al menos hasta ahora, el ajuste que hizo la Casa Rosada sobre el final de 2017 de aceptar un poco más de inflación a cambio de crecimiento, no está ofreciendo los beneficios esperados.
 
Luego viene la vida real. Se estima que el año podría cerrar con una pérdida de poder adquisitivo cercana a los 8 puntos contra el 2015, cuando empezó su gestión Macri. Y una caída del consumo superior a los 3 puntos. Tarifazos y aumentos de servicios básicos muy por encima de la inflación, explican buena parte de ese deterioro.
 
El empleo traza una línea de crecimiento vegetativo del empleo y aleja la promesa de reducción drástica de la pobreza. Entonces, la pregunta es simple: ¿Cuál es el saldo a favor de este proceso para la mayoría? Eso es lo que el gobierno de Macri todavía no logra explicar con consistencia y por eso rehúye el debate económico.
 
Por eso, el abrazo a Chocobar es más una necesidad que una convicción. Es el recurso narrativo para alimentar algún entusiasmo en la tropa propia, hasta cruzar el desierto de este 2018, mientras se reza para que el peronismo permanezca dividido.

18-02-2018 / 12:02
El caso del policía Luis Chocobar, felicitado por el Gobierno de Mauricio Macri tras asesinar por la espalda a Pablo Kukoc, hizo estallar dentro de la alianza Cambiemos su propia grieta y desató un gran alboroto en sectores judiciales molestos por las polémicas e inoportunas opiniones públicas de Macri sobre los fallos que procesaron al uniformado y el anuncio de una nueva doctrina según la cual, a entender de la ministra Patricia Bullrich, siempre tienen razón las fuerzas de seguridad.
 
El radicalismo dio esta semana su expresión más clara de que hay ciertos límites que no está dispuesto a cruzar: en el diario macrista La Nación, Ricardo Gil Lavedra publicó una columna titulada "Los riesgos de la demagogia punitiva", que asociaba el uso del tema como parte de un "marketing político" que acarrea el riesgo de multiplicar el delito y la violencia y esquiva el desarrollo de políticas "integrales, estables y serias".
 
Detrás del jurista salieron a cuestionar la postura presidencial varios dirigentes de la UCR, y fue la posición compartida en reuniones de bloque. Gil Lavedra es hoy, además, quien lidera el emprendimiento "Justicia 2020" del Ministerio de Justicia, que entre otras cosas desarrolla un anteproyecto de reforma del Código Penal.
 
La comisión que está en plena confección del texto no tiene intención de flexibilizar la regulación de la llamada "legítima defensa" (que señala las limitaciones en el uso de armas por parte de los agentes) ni la carga de la prueba, que según la ministra de Seguridad debiera eximir a los policías de toda acusación.
 
A los camaristas que agravaron la situación de Chocobar al atribuirle "homicidio agravado" y que fueron criticados por Macri el viernes, les llovieron mensajes de apoyo de colegas y hasta de funcionarios de la propia Casa Rosada.
 
En la Corte Suprema miran el escenario con atención y analizan dar un mensaje que, sin ser condescendiente con el Poder Ejecutivo, los ayude a soñar con contrarrestar la imagen desastrosa (70 por ciento negativa) que le dan las encuestas al Poder Judicial.

18-02-2018 / 12:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar