La Opinión Popular
                  22:12  |  Miércoles 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La idea de Macri de unir a los argentinos es un eslogan, porque la estrategia del Gobierno desde el 1º de marzo en su discurso de campaña fue dividir, ya que le resulta funcional a su proyecto político”. Matías Tombolini
Recomendar Imprimir
Internacionales - 29-04-2017 / 20:04
EFEMÉRIDES POPULARES. LA CAÍDA DE SAIGÓN MARCÓ EL FIN DE LA GUERRA DE VIETNAM Y LA REUNIFICACIÓN DEL PAÍS

Liberación de Saigón, una victoria sobre el imperialismo yanqui y sus lacayos

Liberación de Saigón, una victoria sobre el imperialismo yanqui y sus lacayos
Le Van Phuong, un joven tanquista, ya veterano de las batallas de la carretera 9 y Da Nang, fue a quien le tocó derribar las puertas del palacio que albergó a todos los gobiernos que siguieron las órdenes del mando estadounidense de ocupación.
La victoria de las aguerridas Fuerzas Armadas Populares de Liberación del heroico pueblo vietnamita, el 30 de abril de 1975, se produjo en un momento histórico caracterizado por la incapacidad de los Estados Unidos de imponer un orden mundial basado solo en la supremacía estratégica-militar.
 
Esa ejemplar y pertinaz resistencia protagonizada por los vietnamitas suscitó admiración y solidaridad mundial y contribuyó a despertar conciencias y a romper el mito de la invencibilidad de los marines y tropas equipadas con lo último en tecnología bélica.
 
La entrada del Viet Cong resultó el remate de una acertada estrategia, que se desató el 10 de marzo de 1975, una gran ofensiva final, la operación Ho Chi Minh. Durante los días 26, 27 y 28 de abril se generalizó por toda la franja costera y se desarrollaron combates encarnizados, cuerpo a cuerpo, casa por casa para romper el "cordón sanitario" alrededor de la capital del sur.
 
La derrota de los Estados Unidos en Vietnam significó un duro revés para la política yanqui dirigida a hacer retroceder el proceso nacionalista, popular y revolucionario que tomó auge después de 1945 con la expansión del socialismo en Europa y el desarrollo del movimiento de liberación en las áreas coloniales del Tercer Mundo.
 
La liberación de Saigón representa un símbolo de resistencia y victoria de una causa justa: defender el derecho a la soberanía nacional, la independencia, la unidad e integridad territorial, que sigue vigente como ejemplo en la memoria universal de los pueblos.
 
Por Carlos Morales

Saigón 75: la heroica victoria de Vietnam sobre el imperialismo yanqui y sus lacayos
 
Hay fechas que marcan hitos históricos y perduran para siempre en la memoria universal. Así ocurre con el 30 de abril de 1975, simbolizado en un tanque que derribaba las puertas del palacio gubernamental del antiguo Saigón, en el sur de Vietnam.
 
Era un mediodía cuando las aguerridas Fuerzas de Liberación del heroico pueblo vietnamita irrumpían en la guarida de un régimen en estampida, solo sostenido por el poderío militar de una potencia como Estados Unidos.
 
Y más que ponerle término a la ignominia de la subordinación que allí se cobijaba, aquel memorable episodio fue contundente escena final de una anunciada derrota política y militar infligida al prepotente imperio injerencista y agresor.
 
Nunca le fue tan humillante, precedida en las vísperas por las elocuentes imágenes de fugas precipitadas y desesperadas, de rebatiñas por treparse en helicópteros y huir a como diera lugar de la avalancha liberadora y revolucionaria en marcha.
 
Desde que en 1964 Estados Unidos sacó intencionado partido del llamado incidente del Golfo de Tonkin, una fraudulenta auto agresión para desatar la guerra en Vietnam, habían transcurrido algo más de dos décadas de muy alto costo humano y material.
 
Como pocas veces se tenga noticias pueblo alguno sufriría tanto castigo en vidas y recursos naturales, por el solo hecho de defender su derecho a la soberanía nacional, la independencia y la unidad e integridad territorial.
 
Todavía hoy, en un Vietnam más fuerte, como nunca se cansó de avizorar el gran Ho Chi Minh, aún bajo los bombas cayendo sobre Hanoi, se sigue reclamando por las víctimas, generación tras otra, del infernal "agente naranja", diseminado por la aviación estadounidense en poblaciones civiles, sembradíos y bosques.
 
Pero también esa ejemplar y pertinaz resistencia protagonizada por los vietnamitas suscitó admiración y solidaridad mundial y contribuyó a despertar conciencias en los propios Estados Unidos, donde comenzó a romperse el mito de la invencibilidad de sus marines y tropas equipadas con lo último en tecnología bélica.
 
Ello constituyó una formidable lección, la de que "si, se puede", al igual que antes en la batalla cubana de Girón, en 1961 frente a mercenarios sostenidos por Washington. O en otro contexto, el abril de 2002 en Caracas, Venezuela, en el fondo, de la misma hechura.
 
La relampagueante entrada de las Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Vietnam a Saigón, resultó el colofón de una acertada estrategia, que atravesó por sucesivas etapas cruciales, desde que el 1971, los estadounidenes no pudieron controlar las fronteras entre Vietnam, Laos y Cambodia por la carretera 9.
 
En ese momento, con las zonas liberadas abarcando más del 50 por ciento de los escenarios de la guerra, la derrota ya se vislumbraba, y dos años después, en 1973 los patriotas obligaban a los agresores a sentarse en la mesa de negociaciones en Paris y suscribir un acuerdo de paz.
 
A partir de entonces, en medio de continuadas violaciones estadounidenses a lo pactado, otras batallas decisivas contra los baluartes militares de Phoc Long, Buon Me Thuot, Pleikú, Che Reo, Da Nang, Hha Trang Luang y otros fueron cimentando el camino al asalto culminante.
 
El Comité Central del entonces llamado Partido de los Trabajadores de Vietnam, decidió desatar el 10 de marzo de 1975 la gran ofensiva final y la operación Ho Chi Minh.
 
Durante los días 26, 27 y 28 de abril se había generalizado por toda la franja costera y en diversos puntos se desarrollaban combates encarnizados, cuerpo a cuerpo, casa por casa para romper el presuntuoso "cordón sanitario" alrededor de la capital del sur.
 
Por esos días, Le Van Phuong, un joven tanquista, ya veterano de las batallas de la carretera 9 y Da Nang, recibió la orden de marchar hacia Saigón y fue a quien le tocó derribar las puertas del palacio que albergó a todos los gobiernos que siguieron a pie juntillas las órdenes del mando estadounidense de ocupación.
 
Entrevistado por la radioemisora Voz de Vietnam, con motivo de este aniversario del acontecimiento, aún le emociona evocarlo, y al recordar también a su jefe de compañía, Bui Quang Than, izando en lo más alto de aquel recinto la bandera de la liberación.
 
La foto en la que aparece el tanquista, y que ha devenido símbolo mundial, fue tomada por Francoise Demulder, fallecida en 2009, una reportera francesa, a quien según sus propias palabras, la guerra en Vietnam le cambió el sentido de su oficio y de su vida.
 
Luego cubrió la guerra en el Líbano y la resistencia de los palestinos, entre otros conflictos que calificó de injustos.
 
Antes de morir regresó a Hanoi, en búsqueda de Phuong, a quien encontró en una humilde vivienda de una callejuela de Son Tay, modesto en su hazaña, y entregado como uno más a las tareas de la vida civil de un país reconstruido y en crecimiento.
 
Ambos se abrazaron y lloraron, porque también la liberación de la hoy Ciudad Ho Chi Minh, que terminó reunificando a Vietnam, hermana más allá de fronteras.
 
Saigón 75 representa por siempre un símbolo de resistencia y victoria de una causa justa en la memoria universal.
 
 
El relato de esa jornada
 
Es 30 de abril de 1975. Son las 11 : 30 AM . Estamos en Saigón, la antigua capital de Viet Nam del Sur. La atmósfera pesada, ocre, tensa en extremo, sucumbe ante la marcha triunfal de tanques que avanzan implacablemente hacia el palacio presidencial, último reducto y símbolo agonizante del poder colonial, otrora francés, hasta hoy yanqui. Son muchas las victorias acumuladas en casi treinta años, desde la insurrección de agosto de 1945, dirigida por el Partido Comunista de Vietnam y el Viet Minh, conducidos ambos por el glorioso Tio Ho. No son menos los sacrificios y las muertes agolpadas en el trayecto.
 
Los tanques derriban la verja del antiguo palacio, se detienen, y de sus escotillas, corren sus ocupantes como en veloz carrera de 100 metros, hacia la azotea del antes temible edificio. Los combatientes escalan el edificio mientras portan una bandera del Frente Nacional de Liberación de Viet Nam de Sur, esgrimiendola como un sable contra la garganta del águila imperial, alcanzan su objetivo y coronan la victoria.
 
Es la gran victoria del heroico pueblo. Es la victoria de los pueblos, pagada al altísimo precio de la sangre de millones de mártires. Es también la victoria de Dien Bien Phu, optimizada 21 años después, y coronada con la operación Ho Chi Minh, en la campaña de primavera magistralmente planificada y comandada, en la ofensiva final de diez divisiones avanzando en torno al anillo de Saigón, por el legendario camarada, General Vo Nguyen Giap, a pesar del bombardeo incesante e inmisericorde de los B-52 de Johnson, Nixon y Ford.
 
Esta vez no serán frustrados, como en 1954, luego de los acuerdos de Ginebra y como consecuencia de la derrota del colonialismo francés, la independencia del pueblo vietnamita, su indivisibilidad territorial, y su derecho a edificar, con el socialismo, una sociedad justa, sin explotadores nacionales o foráneos, y sin explotados.
 
A pocas cuadras del antiguo palacio, desde la azotea y el patio de la embajada yanqui, salen despavoridos y en amarga estampida los helicópteros de la derrota. En escena dantesca, los impotentes pájaros de acero levantan vuelo y cargan en sus vientres hinchados la flor y nata de la excrecencia imperial: personal diplomático yanqui, Estado Mayor conjunto norteamericano-saigonés, testaferros sudvietnamitas de sus aparatos de espionaje, y la carroña de politicastros coloniales.
 
De nada les sirvieron, en 30 años de guerra, directa e indirecta, los superbombarderos B-52, los superhombre de los comandos especiales de Boinas Verdes, y la política sistemática de tierra arrasada, de guerra química y bacteriológica.. De nada les sirvieron sus campos de concentración y exterminio. A pesar del genocidio, Vietnam venció.
 
http://www.taringa.net/posts/info/3334248/la-gloriosa-victoria-vietnamita-y-su-ejemplo.html
 
Fuente: Autor: Cubadebate- Taringa- Aporrea.org

Agreganos como amigo a Facebook
Liberación de Saigón, una victoria sobre el imperialismo yanqui y sus lacayos
Sálvese quien pueda, la retirada de las fuerzas Estadounidenses y algunos de sus lacayos. La derrota humillante se ve en las imágenes de fugas desesperadas por treparse en helicópteros y huir a como diera lugar de la avalancha revolucionaria en marcha.
Liberación de Saigón, una victoria sobre el imperialismo yanqui y sus lacayos
Liberación de Saigón.
23-05-2017 / 19:05
El Reichstag (parlamento alemán) se sucedió en Alemania entre 1849 y el final de la Segunda Guerra Mundial. Fue un parlamento elegido por el pueblo, aunque con distintos grados de poder. El Imperio era una autocracia en la que el Reichstag era elegido por sufragio universal (en Prusia y en otros Estados federados siguió vigente el sufragio censitario). En la República de Weimar 1919, el pueblo eligió la composición del Reichstag y éste a su vez a quien sería Canciller de Alemania (Jefe de Gobierno).
 
Sin embargo, a partir de 1930, el Reichstag fue prácticamente eludido gracias al uso que el Presidente Paul von Hindenburg hizo de los extensos poderes que la constitución le otorgaba.
 
En las séptimas elecciones parlamentarias, celebradas el 31 de julio de 1932, el Partido Nazi alcanzó por primera vez la mayoría, pero esta mayoría no era absoluta. En las octavas elecciones parlamentarias, ejecutadas en noviembre de ese mismo año, los nazis continuaron a la cabeza del Parlamento, a pesar de haber perdido asientos.
 
Estas elecciones son consideradas las últimas elecciones democráticas de la República de Weimar, ya que las elecciones parlamentarias de 1933 se realizaron bajo una política de represión e intimidación nazi.
 
Después de que Adolf Hitler fuera nombrado Reichskanzler (Canciller) el 30 de enero de 1933, el proceso de "cambio a la igualdad"  (Gleichschaltung) empezó tras el llamado Decreto del Incendio del Reichstag y la "Ley habilitante de 1933", en la que el Reichstag fue oficialmente desposeído de sus poderes legislativos.
 
El 24 de mayo de 1933, el Reichstag concede amplios poderes a Hitler por cuatro años, que el aprovechó para gobernar a Alemania a su antojo e instauró un régimen totalitario durante el periodo conocido como Tercer Reich o Alemania nazi. A partir de entonces el Reichstag sólo ejerció como un cuerpo de aclamación de las acciones de la dictadura. Incluso con esa finalidad, tuvo su última sesión en 1942.
 
Por Carlos Morales

23-05-2017 / 08:05
Quedó totalmente al desnudo la operación del gigante periodístico O Globo contra Lula y Dilma. El noticiero de la TV abierta más poderosa de Brasil, que combate a Lula y el pedido popular de "elecciones directas ya", había afirmado que los ex presidentes tenían cuentas offshore para recibir coimas.
 
El escándalo popular fue tan grande que debió rectificarse y decir que no era verdad. Pero con disimulo. Hasta el propio noticiero del grupo mediático más importante de Sudamérica tuvo que reconocer que mintió para involucrarlos en las denuncias contra Temer.
 
Pasado en limpio la "operación mediática": 
 

  • Ni siquiera cuando el Jornal Nacional citó por primera vez a Batista éste ofreció pruebas o indicios de la existencia de cuentas offshore a nombre de Lula y Dilma
  • El Jornal Nacional se basó en versiones sobre versiones. Dijo que la Justicia dijo que Batista dijo que el ex ministro de Hacienda Guido Mantega dijo que Lula y Dilma dijeron que querían cuentas secretas.
  • Globo no mostró ni un papel ni una grabación. 
  • El presunto declarante al final habría afirmado que se pagaba a sí mismo, un hecho sin precedentes en la historia universal de la coima.
  • Lo que Waak llamó "imprecisión" es como mínimo un grave error. Si hubiese pruebas de que difundir esa "imprecisión" fue un acto intencional, se habría tratado de una operación de acción psicológica para instalar una falsedad. Es lo que Cristiano Zanin Martins, el defensor de Lula, denomina "lawfare", la guerra con base en el poder judicial que recurre al uso indiscriminado de datos que no son datos y estereotipos que están desligados de la realidad. 
  • La "imprecisión" fue reproducida por medios de Brasil y llegó a la tapa de diarios de todo el mundo, incluida la Argentina.
  • La aclaración de Waak fue tan leve que no impactó en los medios brasileños. 
  • La secuencia entre la presunta filtración de un hecho tan grave y la posterior confesión de que no llegó a la condición de hecho, y por lo tanto no existió, y por lo tanto no pudo haber sido grave porque la nada no es nada, desnuda cómo trabaja la cocina del principal noticiero televisivo de Brasil y buena parte de los grandes medios de todo el continente. Hay dos posibilidades. O usa desaprensivamente los alimentos con los que elabora sus manjares o introduce veneno en ellos. 
 
Un ejemplo de cómo operan los grandes medios periodísticos coaligados con sectores de la Justicia.

22-05-2017 / 21:05
22-05-2017 / 21:05
22-05-2017 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar