La Opinión Popular
                  14:59  |  Domingo 18 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”. Voltaire
Recomendar Imprimir
Internacionales - 27-04-2017 / 20:04
EFEMÉRIDES POPULARES

Es ejecutado el dictador fascista Benito Mussolini

Es ejecutado el dictador fascista Benito Mussolini
De izquierda a derecha los cuerpos de Bombacci, Mussolini, Clara Petacci, Pavolini y Starace exhibidos en la Plaza de Loreto en 1945.
Benito Amilcare Andrea Mussolini fue un periodista y político italiano, primer ministro del Reino de Italia con poderes dictatoriales desde 1922 hasta 1943, cuando fue depuesto y encarcelado brevemente. Escapó gracias a la ayuda de la Alemania nazi, y asumió el cargo de presidente de la República Social Italiana desde septiembre de 1943 hasta su derrocamiento en 1945.
 
La muerte de Benito Mussolini, jefe del Partido Fascista de Italia, se produjo el 28 de abril de 1945. En un vano intento de huir de Italia Mussolini fue capturado por la Resistencia Italiana junto a su amante Clara Petacci y otros jerarcas fascistas que les acompañaban. Una vez ejecutados, sus cadáveres fueron colgados en el techo de una gasolinera en la Plaza de Loreto. El hombre que acabó con la democracia en Italia, se alió con Hitler, contribuyó al exterminio de los judíos y condujo a su país a la derrota en la II Guerra Mundial, tuvo su castigo.
 
La Opinión Popular

 
Captura y ejecución
 
Al hacerse evidente la derrota alemana en la primavera de 1945, Mussolini no tenía claro qué camino debía seguir y dudaba entre retirase a una última defensa desesperada en Trieste o en la Valtelina, o buscar refugio en Suiza; pero realmente no había planes concretos para ninguna de esas posibilidades.
 
El convoy fue detectado cerca de la localidad de Dongo a las seis y media de la mañana del 27 de abril por un grupo de partisanos comunistas de la Brigada Garibaldi dirigidos por Urbano Lazzaro.
 
Después de un primer intercambio de disparos, y ante la llegada de refuerzos guerrilleros, debida al hecho de que los soldados alemanes estaban mejor armados que los partisanos, aunque éstos dominaran por completo los pasos montañosos al controlar las alturas, Schallmayer accedió a negociar.
 
Ambos grupos decidieron evitar la lucha en los últimos días de la guerra. Los partisanos, que ya habían identificado al funcionario de la RSI Francesco Barracu, permitieron la retirada de los alemanes a cambio de la entrega de todos los italianos.
 
Cerca de las siete de la tarde, cuando los partisanos revisaban la documentación de los miembros de la columna, uno de ellos, Giussepe Negri, reconoció a Mussolini y se lo comunicó a Lazzaro, y le arrestaron de inmediato.
 
La misma noche del 27 al 28 de abril la noticia de la detención de Mussolini llegó a Milán y la hizo pública por radio Sandro Pertini, futuro Presidente de la República y entonces dirigente del Comité de Liberación Nacional (CLN), a la vez que anunciaba la decisión del Comité de que Mussolini debía ser fusilado «como un perro rabioso».
 
La decisión de ajusticiar a Mussolini fue tomada en el transcurso de pocas horas, en un contexto en el que era muy difícil para los partisanos comunicarse con Roma y reunir de inmediato al Comité de Liberación Nacional (CLN).
 
Los partisanos que habían conducido la operación de captura sólo alcanzaron a informar al comando de Milán bajo el mando del dirigente comunista Luigi Longo, que envió inmediatamente a un grupo de partisanos y algunos emisarios políticos como Aldo Lampredi, Pietro Vergani, Michele Moretti y el militante comunista Walter Audisio, conocido como Coronel Valerio'. Este último venía con las instrucciones directas de Longo de dar muerte violenta a Mussolini a pesar de que Longo consideraba a Audisio como un insensato.
 
La mañana del día 28 se reunió a Mussolini y a Clara Petacci en una casa campesina de Dongo y hasta allí llegó desde Milán un grupo de partisanos comunistas dirigidos por Walter Audisio, con la orden de ejecutarlos.
 
Aunque Mussolini creyó en un primer momento que Audisio venía a liberarlos, este los llevó en un Fiat 1100 hasta la aldea de Giulino di Mezzegra donde, junto a la vía XXIV Maggio, y ante las puertas de Villa Belmonte fueron fusilados a las 16:10.
 
Según la versión oficial, Mussolini fue fusilado, junto a Petacci, el método casi secreto y expeditivo de la ejecución fue decidido por la presunta intención de los Aliados de capturar vivo a Mussolini y procesarlo ante un tribunal internacional, con la posibilidad que fuese condenado a una pena menor o absuelto, mientras muchos partisanos exigían por el contrario que se aplicase pena de muerte al Duce tal como había sido decretada finalmente por el CLN italiano.
 
Según versiones posteriores que se hicieron oficiales, se autorizó a Petacci el reunirse con Mussolini en Dongo. Fueron despertados, llevados en un vehículo por unas curvas sinuosas cerca del Lago Como y bajados a las puertas de la villa campestre en Giulino di Mezzegra.
 
Una vez bajados de los vehículos, Audisio leyó una breve sentencia en nombre del pueblo italiano y a continuación levantó su ametralladora para dar muerte a Mussolini. Audisio ordenó, «¡Agáchate!»; Petacci abrazo a Mussolini e intentó interponerse. A pesar de que la ametralladora se encasquilló se realizaron disparos con otra prestada por Moretti, y Pettaci cayó muerta.
 
Justo después Mussolini abrió su chaqueta y gritó «¡Dispárame en el pecho!». Audisio le disparó en el pecho con la misma ametralladora. Mussolini cayó por 5 disparos, pero no murió y respiraba con dificultad. Audisio se acercó con su revólver de dotación y lo ultimó con un certero balazo en el corazón.
 
Fuente: Wikipedia
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-02-2018 / 19:02
16-02-2018 / 18:02
14-02-2018 / 20:02
14-02-2018 / 20:02
14-02-2018 / 18:02
Camilo Torres Restrepo fue un sacerdote católico colombiano, pionero de la Teología de la Liberación, cofundador de la primera Facultad de Sociología de Colombia y miembro del grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN).
 
Durante su corta vida, promovió el diálogo entre el marxismo y el catolicismo. Su trabajo en los Llanos Orientales con campesinos, y su participación en la junta del Instituto Colombiano de Reforma Agraria, entre 1962 y 1964, terminaron por convencerlo de la necesidad de un cambio social radical en Colombia.
 
Entre mayo y octubre de 1965 realizó actividad de agitación popular: recorrió el país, participó en manifestaciones y encuentros, dirigió el periódico Frente Unido y aglutinó un grupo de simpatizantes y aliados que incluían al partido comunista, a los grupos urbanos del ELN, a marxistas e izquierdistas independientes y a dirigentes sindicales.
 
A pesar de las prohibiciones del estado de sitio, grandes manifestaciones lo recibían, en las que su figura carismática y su lenguaje sencillo ganaron el compromiso popular para su propuesta política.
 
El éxito de sus primeros actos se conjugó con una visión romántica y optimista del papel de la guerrilla para convencerlo de que el país estaba al borde de una revolución, en la que triunfarían las guerrillas del ELN.
 
Por ello, en vez de tratar de construir un movimiento político alternativo con una perspectiva de largo plazo, entendió su acción como una preparación de la opinión para su gesto de adhesión a la guerrilla.
 
Esta se produjo en octubre de 1965, cuando anunció públicamente su compromiso con la guerrilla. El 15 de febrero de 1966, tropas de la Quinta Brigada, dieron muerte al cura guerrillero, cuando trataba de apoderarse del fusil de un soldado.
 
Su impacto sobre la Iglesia latinoamericana fue amplio y prolongado. Influyó en la opción guerrillera de muchos sacerdotes y religiosos durante los años siguientes, y sus ideas marcaron la mentalidad de los teólogos de la Liberación y de grupos guerrilleros.
 
Su rechazo de los mecanismos electorales desvió de la acción democrática a los nuevos movimientos de izquierda. Su honestidad y carisma, reforzados por su muerte como martirio, sirvieron para consolidar y dar un aura heroica y de generosidad a esa alternativa que ha sido tan costosa: la insurrección armada y la violencia como formas de lucha política. 
 
Por Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar