La Opinión Popular
                  12:06  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 21-04-2017 / 11:04

Críticas del movimiento de mujeres al uso macrista del femicidio de Micaela

Críticas del movimiento de mujeres al uso macrista del femicidio de Micaela
Críticas del movimiento de mujeres al uso macrista del femicidio de Micaela.
"Como ustedes bien saben, el derecho penal llega tarde: se activa cuando estamos muertas". El mensaje es directo. Y llegó a quien tiene que llegar. Ayer, en el salón Arturo Illia, del Senado de la Nación, el colectivo NiUnaMenos presentó su documento para tomar parte, por primera vez convocada al Congreso, en un debate público sobre políticas que atañen a las mujeres o discursos políticos que se levantan en su nombre.
 
Precisamente, el documento de NUM salió a responder "No en nuestro nombre" en torno a la polémica intención del Ejecutivo de modificar la ley de ejecución penal, la 24.660, que rige la progresividad en las excarcelaciones, después de la violación y asesinato de Micaela García.
 
Modificación que propone obstaculizar o impedir las salidas transitorias y libertades condicionales hasta que se cumpla la condena en forma efectiva, como si la prisión (el sufrimiento, porque en estas cárceles se trata de eso) extendida fuera la solución mágica.
 
"No en nuestro nombre", respondió NiUnaMenos al proyecto "punitivista" impulsado por la ministra Patricia Bullrich para endurecer las excarcelaciones. La solución a la violencia machista "no es más penas ni menos libertades sino más prevención y más cuidado, más igualdad y más justicia", aseguraron.
 
NIUNAMENOS PRESENTÓ UN DOCUMENTO EN EL SENADO CONTRA EL PROYECTO DE ENDURECER LAS EXCARCELACIONES
 
Las mujeres dicen basta de soluciones mágicas
 
En ese sentido, el mensaje de NUM fue concreto y comenzó sin medias tintas: "Las enormes movilizaciones que atraviesan el país desde el 3 de junio de 2015 cuando salimos a las calles con la consigna de Ni una menos no piden más penas, no piden menos libertades. Piden más prevención y más cuidado, más igualdad y más justicia." Unas horas antes, pletórica, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich lanzaba ante el mismo público, preocupantes cifras sobre reincidencia de condenados por violación, cifras al vuelo y sin citar fuentes (ver aparte).
 
Antes de que el documento de NiUnaMenos fuera leído por las integrantes del colectivo, Vanina Escales y Mariana Carbajal, la antropóloga Rita Segato fijó posición, como especialista en estudios sobre la violencia machista, contra la idea que promueve el proyecto.
 
Con un pin en su solapa en el que se leía "Vivas nos queremos", Segato se declaró "feminista y anti carcelaria aunque parezca una contradicción".
 
Y sostuvo su argumento, que se proyecta sobre el pensamiento de NiUnaMenos: "El violador es un síntoma social. La ley que consigue tipificar el delito de abuso sexual solo captura la punta del iceberg. Y no se puede castigar todos los episodios de violencia machista porque sería imposible para una sociedad. Ni alcanzarían las cárceles", sostuvo Segato y agregó que "la única certeza es que la solución no es ni más pena ni más cárceles".
 
El concepto atacó al riñón de la propuesta de endurecimiento como solución: "Las cárceles son una escuela para generar nuevos violadores".
 
Poco antes de las tres de la tarde, llegó el turno de NiUnaMenos. El título del documento: "No en nuestro nombre. Ni demagogia punitiva ni garantismo misógino ¡Ni Una Menos!".
 
Un detalle a destacar que marca la distancia entre el reclamo de las mujeres y las soluciones punitivistas que hasta la fecha nunca resolvieron el problema: el 3 de junio de 2015, cuando se realizó la primer marcha de NUM, cada 30 horas se cometía un femicidio (a cifras de 2014). Los reclamos fueron precisamente sobre prevención, políticas públicas, más cuidado, más igualdad, más justicia.
 
"Dos años después, seguimos pidiendo lo mismo", sostiene el documento. Que no se atendió ni se atiende el reclamo lo trae a cuenta la cifra que actualizó NUM y que como señala el texto, "es escalofriante": "Cada 18 horas, una mujer es asesinada por el hecho de ser mujer en Argentina".
 
"El endurecimiento de la penalización -sostuvieron las integrantes del colectivo- y la ampliación de condenas no disuade los crímenes contra la vida. Es demagogia punitiva ante la indignación social".
 
También señalaron que ante los operadores de la justicia, las voces de las mujeres víctimas de violencia machista están "bajo sospecha" y "es parte de las complicidades que fundan un garantismo misógino que trivializa y minimiza las violencias que nos afectan", y "el punitivismo" que "no es menos machista: al grito de más cárcel evita el análisis oportuno y preciso que permitiría estrategias de prevención y cuidado que efectivamente salven vidas".
 
El relato sobre el crimen de Micaela, que disparó a los titulares el proyecto legislativo muestra la cotidianeidad con la que se enfrentan las víctimas de violencia machista: "Cuando la familia de Micaela fue a denunciar su desaparición a la comisaría -leyeron las integrantes de NUM-, le dijeron que podía tratarse de un suicidio, el fiscal siguió esa hipótesis. Esas son las respuestas judiciales que nos encontramos cuando pedimos ayuda."
 
El documento enumeró las ausencias del Estado, las que se quieren reemplazar con pintura sobre pintura: "no hay políticas de prevención, la Educación Sexual Integral no se cumple ni tiene un presupuesto acorde. El patrocinio jurídico no se implementa. Ni los operadores judiciales ni las fuerzas de seguridad reconocen la violencia machista como un problema estructural. El Estado, tal como se colige de la propuesta que discute el Senado, reduce el problema a uno penal. Necesitamos licencias por violencia de género, acceso al trabajo para las personas victimizadas dentro del encierro doméstico, acceso a la vivienda. Autonomía económica y soberanía sobre su cuerpo. De esto rara vez se habla".
 
Por Horacio Cecchi
 
Fuente: Página12
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 11:02
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales para repudiar las políticas de ajuste neoliberal y flexibilización que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar