La Opinión Popular
                  12:04  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-04-2017 / 09:04
EL ORGANISMO PROYECTA MÁS INFLACIÓN Y MENOS CRECIMIENTO EN 2017 QUE LAS AUTORIDADES NACIONALES

Ni el FMI cree en los números del gobierno de Macri

Ni el FMI cree en los números del gobierno de Macri
El “relato” del Gobierno macrista de brotes verdes y lluvia de inversiones junto con una baja en la inflación no convence ni al FMI, que a pesar de felicitar a la alianza Cambiemos por las medidas neoliberales de ajuste tomadas tuvo que revisar sus estimaciones. En sintonía con los reclamos empresariales, el organismo aconseja a Macri continuar el ajuste macroeconómico que implica recortar aún más el gasto, es decir ajustar más las condiciones de vida de los sectores populares. Humor: Daniel Paz – Rudy.
A pesar de su apoyo entusiasta a las políticas neoliberales macristas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la suba de precios será casi 5 puntos superior a lo previsto por el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, y que la economía crecerá 1,3 puntos menos de lo que anticipan las autoridades. La pauta oficial de inflación no sólo resulta poco creíble para los gremios a la hora de negociar paritarias sino también para el FMI, un aliado del gobierno de Mauricio Macri.  
 
El FMI presentó ayer su nuevo reporte sobre Perspectivas de la economía mundial (informe WEO). En el mismo contradice los puntos de vista macristas, ya que estimó que la inflación promedio de la Argentina en 2017 será de 21,6 %. Muy por encima de la meta definida por el Banco Central del 12-17 %. A su vez, estimó que el país crecería a una tasa del 2,2 %, por lo cual el año de la "lluvia de inversiones" no llegaría a compensar la caída en la economía registrada el año pasado, que según datos del INDEC llego a 2,3 %.
 
El año pasado, el FMI debió revisar varias veces a la baja su proyección de crecimiento para la Argentina. En abril de 2016 estimó una caída del 1% para ese año y en julio la estiró hasta el -1,5%. En octubre redujo su cálculo un poco más, hasta el -1,8%. Finalmente, la baja de la economía fue del 2,3%.
 
La buena onda del FMI con la administración de Macri quedó en evidencia cuando, en un análisis con mayor grado de detalle, David Lipton, primer subdirector gerente del FMI, afirmó que las reformas económicas que impulsa el Gobierno "pueden ser complicadas y pueden demorar algún tiempo en rendir fruto, pero un esfuerzo continuo sentaría las bases para un crecimiento más vigoroso, sustentable e inclusivo. Ya hay indicios de que las políticas están siendo eficaces. Para este año y el próximo prevemos un repunte de la economía, y que la inflación continúe disminuyendo", pronosticó el funcionario. Es decir, hay una coincidencia total entre el discurso de Cambiemos y los funcionarios de mayor rango del Fondo.
 
A pesar del aprecio del FMI por Macri, la enumeración de indicadores sociales sigue pesando y mucho: 1 de cada 3 argentinos está en la pobreza o la exclusión total. 12 millones de argentinos viven en villas y barrios precarios, sin agua ni servicios básicos. Sólo 41% de los argentinos tiene cloacas. 15 millones de argentinos no tienen ni obra social ni medicina prepaga. Este es el cuadro después de un año y medio de gobierno para el que ya no alcanza con responsabilizar a la "herencia recibida".
 
El "relato" del Gobierno macrista de brotes verdes y lluvia de inversiones junto con una baja en la inflación no convence ni al FMI, que a pesar de felicitar a la alianza Cambiemos por las medidas neoliberales de ajuste tomadas tuvo que revisar sus estimaciones. En sintonía con los reclamos empresariales, el FMI aconseja a Macri continuar el ajuste que implica recortar aún más el gasto, es decir ajustar más las condiciones de vida de los sectores populares.
 
La Opinión Popular

 
El FMI cree que Argentina crecerá menos y que la inflación será mayor a la prevista
 
Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía crecerá menos que lo previsto por el Gobierno y tendrá una inflación mayor a la meta oficial. Así surge del Panorama Económico Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) difundido ayer en Washington, en el inicio de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial.
 
El Gobierno se ratificó ayer la meta de inflación para este año, de entre 12% y 17%, a través del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger (ver nota aparte). No obstante, para el FMI será de 4,6 puntos porcentuales mayor y llegará a 21,6% en 2017, con una inflación promedio que trepará al 25,6%.
 
Este 21,6% será mayor, a su vez, al 20,5% estimado en la anterior previsión del Fondo. Para los próximos años prevé que los precios vayan disminuyendo y el IPC alcance el 17,2% en 2018; 13,1% en 2019; 10,8% en 2020; y 9,5% en 2021.
 
A su vez, el organismo internacional, que volverá a auditar la economía argentina luego de las elecciones legislativas de octubre, mantuvo su perspectiva de crecimiento para la Argentina en 2,2% en 2017, tal como había estimado en enero. Para 2018 vaticina que el PBI se expandirá 2,8%, por debajo del 3,5% que espera el Gobierno de Mauricio Macri.
 
"Tras contraerse el año pasado, la actividad tiene visos de expandirse en la Argentina, en 2,2% en 2017 gracias al aumento del consumo y la inversión pública, y en 2,3% en 2018 a medida que vayan recuperándose la inversión privada y las exportaciones", describió el organismo dirigido por Christine Lagarde.
 
Según detalla el FMI en su base de datos por país, el déficit primario irá disminuyendo a lo largo de los próximos años, pero también, al igual que con la inflación, lo hará a un paso más lento que el estimado oficialmente. Para 2017 prevé que será de 4,8% del PBI, mientras que desde el Ministerio de Hacienda a cargo de Nicolás Dujovne pronostican que cerrará en 4,2%. Para el organismo en 2018 sería de 3,6%; en 2019 de 2,5%; en 2020 de 2,2% y, en 2021, de 2%.
 
La inflación prevista por el Fondo de 21,6% para este año es similar al 21,3% que surge del promedio de las respuestas de consultoras que elabora el Banco Central en el REM (Relevamiento de Expectativas del Mercado).
 
Para América latina y el Caribe el FMI prevé "una recuperación más débil de lo esperado, con un crecimiento de 1,1% en 2017 y 2,0% en 2018 (es decir, 0,5 y 0,2 puntos porcentuales menos que en la edición de octubre de 2016 del informe WEO)".
 
Sobre Brasil señala que "dejará atrás una de las recesiones más profundas, gracias a un crecimiento previsto de 0,2% en 2017 y 1,7% en 2018 (0,3 puntos porcentuales menos y 0,2 puntos porcentuales más, respectivamente, de lo pronosticado en la edición de octubre de 2016 del informe WEO)".
 
El crecimiento mundial también será un poco mayor, de 3,5% en 2017 y 3,6% en 2018; es decir, ligeramente por encima de los pronósticos de la edición de octubre de 2016.
 
En Estados Unidos la expansión de la economía se acelerará en 2017 y 2018, según los pronósticos de crecimiento, y tocará 2,3% y 2,5%, respectivamente; eso representa un aumento acumulativo del PBI de 0,5 punto porcentual en relación con la estimación del Panorama Económico de octubre de 2016 (ver aparte).
 
Los pronósticos indican que el crecimiento de China será de 6,6% en 2017 y bajará a 6,2% en 2018. "La revisión al alza del crecimiento a corto plazo -el pronóstico para 2017 es 0,4 puntos porcentuales más alto que en la edición de octubre de 2016 del informe WEO, y el de 2018, es 0,2 puntos porcentuales mayor-refleja un ímpetu superior a lo previsto en 2016 y la expectativa de que se mantengan las políticas de respaldo, a través de una fuerte expansión del crédito y el uso de la inversión pública para alcanzar las metas de crecimiento", detalla el FMI.
 
Por María Iglesia
 
Fuentes: Cronista, Clarín, Página12, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 11:02
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales para repudiar las políticas de ajuste neoliberal y flexibilización que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar