La Opinión Popular
                  12:06  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 18-04-2017 / 18:04
AÑO ELECTORAL

Octubre, o la puja entre Gustavo Bordet y Rogelio Frigerio

Octubre, o la puja entre Gustavo Bordet y Rogelio Frigerio
Octubre, o la puja entre Gustavo Bordet y Rogelio Frigerio. Foto: Página Política
Ninguno de los dos será candidato, pero actuarán como las principales referencias políticas de las legislativas entrerrianas de octubre. Como afectados directos del examen electoral de medio término -nacional y provincial- son los que más arriesgan en Entre Ríos.
 
Para esta elección de mitad de mandato en Entre Ríos no se observan -como en otras oportunidades a esta altura del proceso- candidatos con una actitud de campaña definida, franca. No se ve a ninguna figura nueva haciendo esfuerzos por instalarse o a una conocida, con trayectoria, que tome esta instancia electoral como una oportunidad de posicionarse para 2019.
 
Por lo que se advierte hasta aquí, tanto en el PJ como en Cambiemos los protagonistas de la elección de octubre no serán los candidatos, sino los máximos exponentes de los oficialismos que van a examen: el gobernador Gustavo Bordet en la provincia y el ministro del Interior Rogelio Frigerio, como primer representante entrerriano del gobierno de Mauricio Macri y principal referencia política de Cambiemos en Entre Ríos.
 
Sin una figura emergente en las listas de candidatos, Bordet y Frigerio serán con más claridad las referencias políticas centrales de la puja electoral en Entre Ríos.
 
En juego
 
Para cualquier oficialismo, ganar una elección de medio término implica sumar gobernabilidad para los dos años que restan de mandato y abonar la expectativa de reelección.
 
En el caso de Entre Ríos comporta además para Bordet estrenar el traje de conductor político del PJ provincial, que nadie ha vuelto a ponerse desde que Sergio Urribarri dejó el Poder Ejecutivo.
 
Si pierde en octubre, Bordet deberá completar su mandato con el poder disminuido de quien no ofrece expectativas de continuidad y tendrá además que lidiar día a día con la interna encendida en el PJ.
 
Si pierde en octubre, Frigerio afectará no sólo sus chances de ser gobernador en 2019, sino su propio peso político dentro del gabinete nacional, que se vería resentido con una nueva derrota en su territorio. Sería la segunda consecutiva, ya que en 2015 no pudo imponer a De Angeli para gobernar la provincia en la que Macri se impuso para presidente.
 
 
En el Congreso
 
De cualquier modo, lo que se elige en octubre son diputados, que una vez sentados en sus bancas votarán a favor o en contra del gobierno nacional. En esta lógica, en el caso de Cambiemos, debería tener algún peso el grado de garantías que ofrezca un candidato para, por caso, acompañar un ajuste menos "gradual" que el que se ha visto hasta ahora y que todos esperan que ejecute Macri si gana en octubre.
 
Por su pertenencia y trayectoria interna, Atilio Benedetti es en este sentido un buen candidato para el macrismo. Fue un temprano impulsor del acuerdo con el PRO y mantiene lazos políticos con Ernesto Sanz, el radical que más escucha el presidente Macri.
 
Pero, cerca de Frigerio, algunos advierten que un triunfo electoral de Cambiemos con Benedetti a la cabeza reavivaría el postergado sueño del radical de llegar a la gobernación, que vio frustrado por el mejor momento electoral del kirchnerismo /urribarrismo en 2011 y por el dominio de Frigerio en el armado electoral de Cambiemos en 2015, acompañado por radicales que acordaron candidaturas con el PRO por cuenta propia y que terminaron por hacer caer las postulaciones a gobernador de Benedetti y también de su competidor interno, Fabián Rogel.
 
Benedetti no pudo ser candidato a gobernador, pero llevó varios diputados en la lista que encabezó De Angeli. Rogel ni siquiera eso. Ahora ambos nombres suenan para integrar la nómina de candidatos para octubre.
 
Pero ¿es un hecho que será un radical el que encabece la lista de cambiemos, como lo decidió el congreso de la UCR? ¿lo aceptará Frigerio?
 
En 2015, y con el propósito de imponer un candidato sui generis como De Angeli, Frigerio apostó fuerte. Se cargó al radicalismo y puso todo su esfuerzo, personal y económico, para una elección general que terminó perdiendo por poco con el peronismo.
 
¿Qué pasa si ahora el que capitaliza un eventual triunfo de Cambiemos es un radical a la cabeza de la lista? ¿qué pasa si un radical consigue lo que no consiguió De Angeli con todo aquel impulso de Frigerio?
 
Si ya lo hizo en 2015, Frigerio podría volver a imponer candidatos dos años después y ahora con mucho más poder como para, por caso, obtener el respaldo de los 27 intendentes radicales interesados en mantener una buena sintonía para el financiamiento nacional de obras.
 
Por estos días, muchos reconocen en Cambiemos que no tienen la más pálida idea de lo que quiere Frigerio para las listas de octubre.
 
Por: Pablo Bizai
 
Fuente: Página Política
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 11:02
El Gobierno de los CEOs hizo de cuenta que nada había ocurrido. Según dejaron trascender sus voceros, el presidente Mauricio Macri tuvo un día con una agenda normal, no vio la marcha de los trabajadores por televisión y ni siquiera pidió conocer el número de asistentes (que las usinas oficiales reducían a unos 90 mil).
 
También envió a varios de sus ministros a recorrer los canales de televisión después de la marcha. El libreto que se repitió incluyó recordar las causas judiciales de Hugo Moyano y señalar que la marcha fue política y no tenía un reclamo claro.
 
Más allá de la decisión de sobreactuar "normalidad" el día de la marcha, que iba de la mano con el ninguneo posterior, en el Gobierno de los Ricos tienen decidido no moverse un ápice de su plan de reformas laborales. Ni 90 mil, ni 400 mil personas parece que vayan a hacerlos cambiar de idea en esto, que forma parte del núcleo duro del proyecto proempresario macrista.
 
También hizo un breve viaje a Concordia, Entre Ríos, donde compartió un almuerzo con productores arroceros, visitó a emprendedores que fabrican jugos cítricos y se mostró con el gobernador Gustavo Bordet en una recorrida por una planta potabilizadora de agua que está en construcción.
 
Así, Macri buscó refugio en Entre Ríos para eludir la marcha de trabajadores en su contra. Eso sí, se preocupó por enviar un mensaje velado a los sindicalistas desde allí cuando habló de "soluciones sin aprietes, sin extorsiones, sin comportamientos mafiosos, sin buscar privilegios". Fue la única alusión, dado que el propósito del Gobierno conservador era ningunear la marcha.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
20-02-2018 / 17:02
El sermón en la misa de cuerpo presente es la que se dice estando el cadáver del difunto expuesto y preparado para llevarlo después al entierro. Es lo que escuchó el ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Urribarri, del discurso de Bordet en la Asamblea Legislativa, en donde el gobernador le recriminó que le dejó más deudas que haberes.
 
El repaso del mandatario fue contundente: la batería de anuncios fue un examen que puso blanco sobre negro de cómo heredó Bordet la provincia de manos de Urribarri. Garantizar el agua potable, caminos, puertos y una inversión en energía, y el arreglo de la Caja de Jubilaciones, son metas que apuntan a corregir lo que no se hizo en el gobierno anterior.
 
La construcción de las defensas sur y norte en Concordia y Concepción del Uruguay son obras emblemáticas de un trabajo articulado entre Nación y provincia, botón de muestra de que hay cosas que se pudieron hacer, pero que nunca se hicieron a pesar de esos años de bonanza y de la estrecha relación de Urribarri con el gobierno de Cristina.
 
Sin darse por aludido, Urribarri puso esa extraña cara que ponen los perritos cuando "le hacen el amor", e imperturbable seguía el repaso de los problemas, que no son otra cosa que las grandes deudas de su gestión y lo que quedó sin saldar de su "sueño entrerriano", del que ahora deberá dar explicaciones ante la Justicia.
 
En la Asamblea, Urribarri sintió el sabor áspero del ostracismo. El tiempo que prometió Bordet en su discurso, es un futuro que para Urribarri es cada vez más incierto. Por ahora respira tranquilo, ya que cuenta con los votos necesarios como para garantizar sus fueros.
 
Para Urribarri, éstas no fueron las únicas horas adversas de la semana. La Justicia provincial dispuso un embargo de 26 millones de pesos, en el marco de la causa que investiga el desvío de publicidad oficial, entre 2010 y 2015, en beneficio de empresas ligadas a su cuñado, Juan Pablo Aguilera, por un monto que supera los 24 millones de pesos. Ante una acusación cuyo primer efecto fue el escándalo, el ex gobernador eligió victimizarse, una respuesta de manual para estos casos, pero que no tiene validez siempre.
 
La noticia despertó el interés por el nuevo rumbo que tomó la interna del PJ provincial, con el gobernador fortalecido dentro del Partido y un proyecto de continuidad, y el ex gobernador reculando en chancletas. Tal vez no sea esto definitivo, pero se generó un nuevo clima de transición.
 
Fue llamativo el silencio, tanto del gobernador como del vice, frente a la denuncia que involucró al padrino político de ambos. Las lealtades se miden en las malas porque en las buenas es fácil acompañar. Y Urribarri quedó más solo que loco malo, justo en el momento en que buena parte de la dirigencia nacional del PJ se encamina a la unidad.
 
La necesidad de candidatos para el 2019 con el sello "libre de denuncias", en un partido donde varios de sus referentes tuvieron o tienen que dar explicaciones en la Justicia, hoy es fundamental.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar