La Opinión Popular
                  12:56  |  Lunes 21 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El voto electrónico está retrocediendo en todo el mundo porque se puede hackear; Alemania y Holanda lo están dejando atrás. No garantiza la seguridad del sufragio”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 18-04-2017 / 09:04
LOS GREMIOS DENUNCIAN “UNA PUESTA EN ESCENA QUE NO RESUELVE EL CONFLICTO”

Continúa el conflicto salarial: Docentes rechazaron la propuesta de Vidal

Continúa el conflicto salarial: Docentes rechazaron la propuesta de Vidal
El gobierno bonaerense propuso a los docentes un aumento del 20% en cuotas con cláusula gatillo por inflación, más un adicional por presentismo de $5.300 pesos en un ingreso promedio para 2017 y una compensación por 2016 de $750 por cargo. Fuentes gubernamentales adelantaron que la oferta es "trianual" y propone un aumento para 2018 equivalente a la inflación más un 10 por ciento, y un adicional por presentismo de $20.000 por todo el período, sujeto a la baja de ausentismo. Asimismo, propone el mismo porcentual para 2019, con un adicional de $32.000 anuales. Para los trabajadores docentes son cláusulas extorsivas para eliminar las paritarias por tres años y castigar a quienes se enferman o hagan paro. Una provocación inaceptable.
Este lunes por la tarde, la reunión entre los referentes de los gremios docentes y los funcionarios del gobierno bonaerense no llegó a buen puerto y los gremios rechazaron la nueva propuesta salarial. Luego de un mes y medio, María Eugenia Vidal ofreció un 1 % más de aumento con relación a la última propuesta, lo que implica $ 98 más por mes. Además, el gobierno de Vidal planteó un "acuerdo educativo a tres años" que garantice el inicio de las clases hasta 2019, lo que significa eliminar las negociaciones paritarias con un gremio de 320 mil trabajadores hasta 2020. Un mal precedente para el resto del movimiento obrero.
 
Concretamente para 2017, la gobernadora propone una compensación por el poder adquisitivo perdido en 2016 que consiste en una suma fija, por única vez y en negro, de $ 750 por cargo, lo que está muy por debajo del 10 % perdido por la inflación. Y agrega un aumento del 20 % en tres cuotas hasta enero 2018 y un adicional de presentismo anual de $ 5.300 en el ingreso promedio (que equivale a $ 500 mensuales). Es decir, que después de 50 días de discusión paritaria Vidal "eleva" la oferta en un 1% y busca castigar a los docentes que por distintos motivos falten o hagan paros.
 
"La reunión dejó un sabor amargo porque realmente esperábamos otro tipo de propuesta. Que se reconociera lo que se venía reclamando. Hubo dos propuestas paralelas: una oferta es hasta 2019 e incluye las subas para 2017 y 2018 y otra que ha circulado en los medios con números que realmente son importantes pero en la original no están", explicó la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini.
 
Por otra parte, el titular de Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, se diferenció de Petrocini y fue más enérgico en su opinión: "Esto no es un avance de ninguna manera, es un paso más de la estrategia que lleva el gobierno de no modificar la propuesta inicial solo por 1 o 2 %". Además, Baradel afirmó que "no habrá medidas" pero que luego del cuarto intermedio se verá "qué decisiones se toman".
 
A su vez, desde SUTEBA destacaron "con asombro" que, antes de realizarse la propuesta en el ámbito de la Comisión Técnica Salarial frente a los Sindicatos, "funcionarios del Gobierno entregaron a la prensa un documento que expresaba una oferta salarial diferente a la que luego fuera presentada en el ámbito correspondiente". Y calificaron el accionar del Gobierno como una "puesta en escena" que confirma que "prioriza las estrategias mediáticas para crear confusión". La maniobra del gobierno de Vidal busca generar confusión ante la opinión pública intentando quebrar el enorme apoyo que los trabajadores y el pueblo vienen demostrando hacia el conflicto docente.
 
La Opinión Popular

 
EL GOBIERNO BONAERENSE ESTIRÓ EL AUMENTO A LOS DOCENTES OTRO PUNTO MÁS UN PLUS POR PRESENTISMO
 
Otra propuesta que no conformó a los gremios
 
La gobernación bonaerense presentó a los docentes su "nueva" propuesta salarial, que subió en un punto la que había presentado en el anterior encuentro paritario: pasó del 19 al 20 por ciento de aumento. Incluyó además un ítem por presentismo y el planteo de firmar un acuerdo por tres años. Los gremios la rechazaron, tras advertir que se trata siempre del mismo ofrecimiento.
 
No hubo anuncios de nuevas medidas de fuerza, ya que la negociación pasó a un cuarto intermedio. Los dirigentes dijeron que esperarán los resultados del próximo encuentro antes de resolver la continuidad del plan de lucha.
 
"No hubo avances. Lo que hicieron fue dar un paso más en la estrategia de no modificar la propuesta, a no ser en un 1 o 2 por ciento", sostuvo al salir de la reunión de la comisión técnica salarial Roberto Baradel, titular del Suteba.
 
A su vez, Mirta Petrocini, de la FEB, agregó que la oferta "de un punto más significarían agregar en realidad 30 pesos al sueldo básico, y alrededor de 60 pesos en los salarios del mes de octubre", por el pago en tramos.
 
La reunión volvió a sentar a los funcionarios del equipo de Vidal con los dirigentes de los seis sindicatos docentes de la provincia (Suteba, FEB, Sadop, Amet, UDA y Udocba), que vienen coordinando un plan de lucha como Frente de Unidad Gremial.
 
En la nueva propuesta, la gobernación agregó 250 pesos a la suma que compensará la inflación de 2016, que pasó de 500 a 750 pesos. Y un ítem de presentismo de 5.300 pesos para este año, que iría en aumento los dos siguientes, siempre que baje el ausentismo.
 
Los números están lejos de lo que reclaman los docentes, que al inicio de la negociación paritaria pidieron un 35 por ciento -10 para recuperar lo perdido por la inflación de 2016 y 25 para este año-. Ayer, de manera extraoficial, en algunos de los gremios hablaban de un 30 por ciento como número en el rango de lo aceptable -8 por la inflación del año pasado, 22 para la de este año, con una cláusula gatillo de ajuste automático por inflación-.
 
Lo novedoso de la reunión de ayer no fue así el monto del aumento ofrecido, que en el mes y medio de conflicto pasó del 18 al 19 y ahora al 20, manteniendo prácticamente el mismo techo, sino el agregado del ítem por presentismo de 5300 pesos anuales (serían 441 pesos por mes) y el hecho de que la gobernación planteara firmar el acuerdo por los próximos tres años.
 
En este esquema, propuso otorgar en 2018 un 10 por ciento de aumento más que la inflación que registre el Indec y 20 mil pesos anuales por presentismo, sujetos a la baja del ausentismo. Y para 2019, un aumento del mismo orden -10 por ciento por encima de la inflación-, con 32 mil pesos anuales de presentismo.
 
La propuesta fue filtrada a los medios en los minutos iniciales de la reunión, cuando los representantes docentes no habían sido informados de su contenido, en una señal de que los funcionarios estaban enfocados más en impactar a la opinión pública, puertas afuera del ministerio, que en avanzar, puertas adentro, en un entendimiento con los gremios.
 
Luego los sindicatos formularían algunas aclaraciones sobre su contenido. Por ejemplo, cuestionaron que en la propuesta filtrada a los medios la gobernación hable de que un maestro pasará a de cobrar de los 19.220 pesos "promedio" actuales a 23.504 en 2017, 27.795 en 2018 y 30.644 en 2018. Los sindicatos apuntaron que el sueldo promedio alegado no es real, ya que correspondería al de docentes con dos cargos, que no son la mayoría. 
 
La idea de extender el acuerdo a tres años fue calificada como un "disparate". "¿No pueden darnos una respuesta a la pérdida del salarial de 2016 y quieren firmar por tres años?", preguntó el estatal Oscar De Isasi (ATE), gremio que desde este año se integró a la paritaria, al igual que UPCN, por tener entre sus afiliados a los auxiliares de la educación.
 
Durante la jornada, la gobernación oficializó, por otra parte, el pago del premio de mil pesos a los maestros que no hayan adherido a las medidas de fuerza que se realizaron desde el 6 de marzo. 
 
La gobernadora María Eugenia Vidal avanzó con esta "gratificación" a pesar de que un fallo de la jueza en lo contencioso administrativo 4 de La Plata, María Ventura Martínez, había intimado a la provincia a abstenerse de pagarlo -así como también de aplicar descuentos a los salarios por los días de paro-. El plus fue denunciado ante la justicia porque se trata de una medida dirigida a romper la huelga, que es un derecho de rango constitucional. Es decir que discrimina entre docentes que ejercieron un derecho y los que no.
 
También el presidente Mauricio Macri hizo su aporte diario al conflicto, al reclamar a los dirigentes docentes que "se sienten en una mesa y discutan" la situación del sistema educativo. "Tenemos un problema serio porque hace más de diez años que la educación pública está decayendo", sostuvo, deslegitimando nuevamente a las escuelas estatales y responsabilizando a los sindicatos.
 
Macri ratificó además que el gobierno nacional no convocará a la paritaria federal, que desde 2006 fijaba, todos los años, el salario inicial de los maestros y era el ámbito donde se resolvía el monto del Fondo Compensatorio -destinado a que las provincias con menores recursos puedan pagar ese piso- y el de Incentivo Docente -que se reparte igualitariamente entre los trabajadores del sector, levantando los sueldos. "Para mí es una prioridad la educación, pero el tema de los salarios lo decide cada gobernador", dijo el Presidente.
 
Por Laura Vales
 
Fuentes: Página12, Urgente24, Clarín, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-08-2017 / 09:08
21-08-2017 / 09:08
"La Argentina necesita del primer motor de la economía, el campo", dijo ni bien asumió el poder Mauricio Macri, graficando hacia qué sector productivo iban a ir dirigidas sus políticas. Y una de sus primeras acciones fue quitar las retenciones que existían sobre el trigo, el maíz, el sorgo, la pesca y la carne. Pero la creciente primarización de la economía nacional tuvo un efecto contraproducente sobre la industria, que vio mermar su producción mes a mes. Eso llevó a que en el primer semestre de este año veinte pymes por día hayan bajado sus persianas, con una pérdida masiva de empleo que no se ha podido revertir.
 
Tomando los datos oficiales de cada sector, se puede advertir que en los últimos 20 meses por cada nuevo empleo generado en la agroindustria se destruyeron tres en la construcción, siete en el rubro servicios (transporte, comercios, financieras, entre otros), y más de quince en el ramo fabril.
 
Esto ha llevado a que, a pesar de que durante el gobierno de Macri los agroexportadores tuvieron ganancias superiores a los 22.000 millones de dólares, se hayan creado nada más que 3.800 nuevos empleos en forma directa, a la vez que en la industria se perdieron más de 58.000 puestos de trabajo, 28.000 en el rubro servicios y 12.000 en el sector de la construcción.
 
A pesar del relato del Gobierno nacional, el campo no se ha convertido en el motor de la economía argentina, porque el crecimiento económico tiene que venir por el lado de la industria, debiendo las autoridades centrar su accionar en otorgarle a la producción industrial mayores beneficios para crear y generar mayor trabajo en el país.
 
Hoy, en nuestro país, 100 empresas concentran el 75% del total de las exportaciones de la producción nacional. Del total de ventas al extranjero, el 50% se da en granos, oleaginosas y derivados, y de la exportación rural el 70% está hecho por las multinacionales del sector, relegando a los pequeños y medianos productores rurales.
 
Esto puede observarse también en el crecimiento que han tenido desde diciembre de 2015 las exportaciones de Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA), perjudicando la producción de los chacareros más chicos. En lo que tiene que ver con las ventas de productos primarios de menor valor agregado, como son los casos de cereales, semillas y hortalizas, crecieron un 60%, cayendo a su vez más de un 30% los negocios de los aceites, productos de molinería y preparaciones a base de cereales, que son los que tienen como máximos representantes a los productores más pequeños.
 
La situación se evidencia en que, el denominado Índice de Producción Industrial (IPI), se derrumbara un 3,4%, cayendo fuertemente en el centro del país, área productiva por excelencia. Además, al caer el empleo en la industria, los argentinos comenzaron a diversificar sus actividades. De este modo, el 60% de los trabajos creados en este lapso de tiempo fueron como cuentapropistas, que son aquellas personas que viven de su trabajo o negocio particular.

20-08-2017 / 19:08
20-08-2017 / 17:08
20-08-2017 / 13:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar