La Opinión Popular
                  12:01  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 18-04-2017 / 09:04
LOS GREMIOS DENUNCIAN “UNA PUESTA EN ESCENA QUE NO RESUELVE EL CONFLICTO”

Continúa el conflicto salarial: Docentes rechazaron la propuesta de Vidal

Continúa el conflicto salarial: Docentes rechazaron la propuesta de Vidal
El gobierno bonaerense propuso a los docentes un aumento del 20% en cuotas con cláusula gatillo por inflación, más un adicional por presentismo de $5.300 pesos en un ingreso promedio para 2017 y una compensación por 2016 de $750 por cargo. Fuentes gubernamentales adelantaron que la oferta es "trianual" y propone un aumento para 2018 equivalente a la inflación más un 10 por ciento, y un adicional por presentismo de $20.000 por todo el período, sujeto a la baja de ausentismo. Asimismo, propone el mismo porcentual para 2019, con un adicional de $32.000 anuales. Para los trabajadores docentes son cláusulas extorsivas para eliminar las paritarias por tres años y castigar a quienes se enferman o hagan paro. Una provocación inaceptable.
Este lunes por la tarde, la reunión entre los referentes de los gremios docentes y los funcionarios del gobierno bonaerense no llegó a buen puerto y los gremios rechazaron la nueva propuesta salarial. Luego de un mes y medio, María Eugenia Vidal ofreció un 1 % más de aumento con relación a la última propuesta, lo que implica $ 98 más por mes. Además, el gobierno de Vidal planteó un "acuerdo educativo a tres años" que garantice el inicio de las clases hasta 2019, lo que significa eliminar las negociaciones paritarias con un gremio de 320 mil trabajadores hasta 2020. Un mal precedente para el resto del movimiento obrero.
 
Concretamente para 2017, la gobernadora propone una compensación por el poder adquisitivo perdido en 2016 que consiste en una suma fija, por única vez y en negro, de $ 750 por cargo, lo que está muy por debajo del 10 % perdido por la inflación. Y agrega un aumento del 20 % en tres cuotas hasta enero 2018 y un adicional de presentismo anual de $ 5.300 en el ingreso promedio (que equivale a $ 500 mensuales). Es decir, que después de 50 días de discusión paritaria Vidal "eleva" la oferta en un 1% y busca castigar a los docentes que por distintos motivos falten o hagan paros.
 
"La reunión dejó un sabor amargo porque realmente esperábamos otro tipo de propuesta. Que se reconociera lo que se venía reclamando. Hubo dos propuestas paralelas: una oferta es hasta 2019 e incluye las subas para 2017 y 2018 y otra que ha circulado en los medios con números que realmente son importantes pero en la original no están", explicó la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini.
 
Por otra parte, el titular de Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, se diferenció de Petrocini y fue más enérgico en su opinión: "Esto no es un avance de ninguna manera, es un paso más de la estrategia que lleva el gobierno de no modificar la propuesta inicial solo por 1 o 2 %". Además, Baradel afirmó que "no habrá medidas" pero que luego del cuarto intermedio se verá "qué decisiones se toman".
 
A su vez, desde SUTEBA destacaron "con asombro" que, antes de realizarse la propuesta en el ámbito de la Comisión Técnica Salarial frente a los Sindicatos, "funcionarios del Gobierno entregaron a la prensa un documento que expresaba una oferta salarial diferente a la que luego fuera presentada en el ámbito correspondiente". Y calificaron el accionar del Gobierno como una "puesta en escena" que confirma que "prioriza las estrategias mediáticas para crear confusión". La maniobra del gobierno de Vidal busca generar confusión ante la opinión pública intentando quebrar el enorme apoyo que los trabajadores y el pueblo vienen demostrando hacia el conflicto docente.
 
La Opinión Popular

 
EL GOBIERNO BONAERENSE ESTIRÓ EL AUMENTO A LOS DOCENTES OTRO PUNTO MÁS UN PLUS POR PRESENTISMO
 
Otra propuesta que no conformó a los gremios
 
La gobernación bonaerense presentó a los docentes su "nueva" propuesta salarial, que subió en un punto la que había presentado en el anterior encuentro paritario: pasó del 19 al 20 por ciento de aumento. Incluyó además un ítem por presentismo y el planteo de firmar un acuerdo por tres años. Los gremios la rechazaron, tras advertir que se trata siempre del mismo ofrecimiento.
 
No hubo anuncios de nuevas medidas de fuerza, ya que la negociación pasó a un cuarto intermedio. Los dirigentes dijeron que esperarán los resultados del próximo encuentro antes de resolver la continuidad del plan de lucha.
 
"No hubo avances. Lo que hicieron fue dar un paso más en la estrategia de no modificar la propuesta, a no ser en un 1 o 2 por ciento", sostuvo al salir de la reunión de la comisión técnica salarial Roberto Baradel, titular del Suteba.
 
A su vez, Mirta Petrocini, de la FEB, agregó que la oferta "de un punto más significarían agregar en realidad 30 pesos al sueldo básico, y alrededor de 60 pesos en los salarios del mes de octubre", por el pago en tramos.
 
La reunión volvió a sentar a los funcionarios del equipo de Vidal con los dirigentes de los seis sindicatos docentes de la provincia (Suteba, FEB, Sadop, Amet, UDA y Udocba), que vienen coordinando un plan de lucha como Frente de Unidad Gremial.
 
En la nueva propuesta, la gobernación agregó 250 pesos a la suma que compensará la inflación de 2016, que pasó de 500 a 750 pesos. Y un ítem de presentismo de 5.300 pesos para este año, que iría en aumento los dos siguientes, siempre que baje el ausentismo.
 
Los números están lejos de lo que reclaman los docentes, que al inicio de la negociación paritaria pidieron un 35 por ciento -10 para recuperar lo perdido por la inflación de 2016 y 25 para este año-. Ayer, de manera extraoficial, en algunos de los gremios hablaban de un 30 por ciento como número en el rango de lo aceptable -8 por la inflación del año pasado, 22 para la de este año, con una cláusula gatillo de ajuste automático por inflación-.
 
Lo novedoso de la reunión de ayer no fue así el monto del aumento ofrecido, que en el mes y medio de conflicto pasó del 18 al 19 y ahora al 20, manteniendo prácticamente el mismo techo, sino el agregado del ítem por presentismo de 5300 pesos anuales (serían 441 pesos por mes) y el hecho de que la gobernación planteara firmar el acuerdo por los próximos tres años.
 
En este esquema, propuso otorgar en 2018 un 10 por ciento de aumento más que la inflación que registre el Indec y 20 mil pesos anuales por presentismo, sujetos a la baja del ausentismo. Y para 2019, un aumento del mismo orden -10 por ciento por encima de la inflación-, con 32 mil pesos anuales de presentismo.
 
La propuesta fue filtrada a los medios en los minutos iniciales de la reunión, cuando los representantes docentes no habían sido informados de su contenido, en una señal de que los funcionarios estaban enfocados más en impactar a la opinión pública, puertas afuera del ministerio, que en avanzar, puertas adentro, en un entendimiento con los gremios.
 
Luego los sindicatos formularían algunas aclaraciones sobre su contenido. Por ejemplo, cuestionaron que en la propuesta filtrada a los medios la gobernación hable de que un maestro pasará a de cobrar de los 19.220 pesos "promedio" actuales a 23.504 en 2017, 27.795 en 2018 y 30.644 en 2018. Los sindicatos apuntaron que el sueldo promedio alegado no es real, ya que correspondería al de docentes con dos cargos, que no son la mayoría. 
 
La idea de extender el acuerdo a tres años fue calificada como un "disparate". "¿No pueden darnos una respuesta a la pérdida del salarial de 2016 y quieren firmar por tres años?", preguntó el estatal Oscar De Isasi (ATE), gremio que desde este año se integró a la paritaria, al igual que UPCN, por tener entre sus afiliados a los auxiliares de la educación.
 
Durante la jornada, la gobernación oficializó, por otra parte, el pago del premio de mil pesos a los maestros que no hayan adherido a las medidas de fuerza que se realizaron desde el 6 de marzo. 
 
La gobernadora María Eugenia Vidal avanzó con esta "gratificación" a pesar de que un fallo de la jueza en lo contencioso administrativo 4 de La Plata, María Ventura Martínez, había intimado a la provincia a abstenerse de pagarlo -así como también de aplicar descuentos a los salarios por los días de paro-. El plus fue denunciado ante la justicia porque se trata de una medida dirigida a romper la huelga, que es un derecho de rango constitucional. Es decir que discrimina entre docentes que ejercieron un derecho y los que no.
 
También el presidente Mauricio Macri hizo su aporte diario al conflicto, al reclamar a los dirigentes docentes que "se sienten en una mesa y discutan" la situación del sistema educativo. "Tenemos un problema serio porque hace más de diez años que la educación pública está decayendo", sostuvo, deslegitimando nuevamente a las escuelas estatales y responsabilizando a los sindicatos.
 
Macri ratificó además que el gobierno nacional no convocará a la paritaria federal, que desde 2006 fijaba, todos los años, el salario inicial de los maestros y era el ámbito donde se resolvía el monto del Fondo Compensatorio -destinado a que las provincias con menores recursos puedan pagar ese piso- y el de Incentivo Docente -que se reparte igualitariamente entre los trabajadores del sector, levantando los sueldos. "Para mí es una prioridad la educación, pero el tema de los salarios lo decide cada gobernador", dijo el Presidente.
 
Por Laura Vales
 
Fuentes: Página12, Urgente24, Clarín, La Izquierda Diario y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales para repudiar las políticas de ajuste neoliberal y flexibilización que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

20-02-2018 / 18:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar