La Opinión Popular
                  17:45  |  Miércoles 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-04-2017 / 12:04
ELECCIONES 2017

Sin Elisa Carrió ni Cristina candidatas, ¿cómo polariza Mauricio Macri los comicios?

Sin Elisa Carrió ni Cristina candidatas, ¿cómo polariza Mauricio Macri los comicios?
Sin Elisa Carrió ni Cristina candidatas, ¿cómo polariza Mauricio Macri los comicios?
 
Muchos afirmaron este fin de semana que Elisa Carrió anunciaría su precandidatura a diputada nacional en Ciudad de Buenos Aires. Pero Carrió ha arrojado muchísimas dudas acerca de esa posibilidad, para desvelo de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, Marcos Peña y Horacio Rodríguez Larreta. Hora de apagar el incendio en el PRO.
 
La otra novedad consiste en que tampoco Cristina Fernández sería candidata. Hay dirigentes FpV afirmando que no participar en el comicio sería la contribución de CFK a la unidad peronista en el territorio bonaerense.
 
Sin esto, no sólo se despolariza los comicios, sino que el macrismo tendrá que imaginar otra estrategia.
 
Muchos descontaban que la diputada nacional Elisa Carrió lideraría la sábana del PRO + Coalición Cívica-ARI en Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, pocos se preguntaron qué ganaría ella a cambio de rescatar de una situación complicada a un partido político que no es el suyo, en especial considerando que Cambiemos no se organizó en el distrito porteño.
 
En verdad, quienes precisan del éxito en la Ciudad de Buenos Aires son Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta pero por diferentes motivos. Macri, porque en el electoral 2017 es decisivo que un Presidente de la Nación gane en el territorio propio, tan asociado a su imagen pública y su poder. Larreta, porque su liderazgo personal y su eventual proyección nacional precisan del triunfo en su distrito.
 
En cuanto a Elisa Carrió, ella fue aliada de Martín Lousteau contra Larreta en 2015. Desde entonces, nunca el PRO se esmeró en incorporar a la CC-ARI a la gestión de la Ciudad, hasta que ahora corre a buscarlo como frontón contra Lousteau. Y ella sabe, además, que fue el jefe de Gobierno porteño quien le pidió, en reiteradas ocasiones, a la gobernadora María Eugenia Vidal que no le permitiera a Carrió hacer pie en la provincia de Buenos Aires porque la necesitaba en CABA contra Lousteau.
 
Por lo tanto, si Mauricio Macri pretende que Carrió participe del comicio 2017 en Ciudad de Buenos Aires debería no sólo concretar alguna oferta interesante para una líder política sino concederle garantías sobre la ejecución de lo que acordarían.
 
Hasta ahora, el PRO se esmeró bien poco con Carrió, motivo por el cual la diputada nacional decidió recordarles a todos que hay una demanda en trámite contra ella del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, con quien se han solidarizado numerosos integrantes del equipo de Macri en el intríngulis que mantiene con Carrió.
 
Esto sucede cuando, en el Gran Buenos Aires, comienza a correr el rumor de que Cristina Fernández de Kirchner no será precandidata en la lista sábana del Frente para la Victoria.
 
Hay dirigentes FpV afirmando que no participar en el comicio sería la contribución de CFK a la unidad peronista en el territorio bonaerense. Por ahora es algo sin confirmación, más o menos como la ausencia de Carrió pero obliga a imaginar escenarios alternativos a los que estaban en la ilusión de todos.
 
Sin Carrió ni CFK en rol de candidatas, se debilitaría la polarización como herramienta electoral del PRO.
 
El sendero gubernamental hacia las urnas, a falta de éxitos económicos, lo ilumina el enfrentamiento con el pasado (los K) y agitarlo como probable futuro (si pierde ahora Cambiemos/PRO).
 
La polarización precisa de rostros y tanto Carrió como CFK podrían resultar coprotagonistas de una reyerta encarnizada.
 
Pero no se entiende que ganaría cada una de ellas por resolverle los problemas a Macri. Una pregunta tan elemental que o no pudo o no quiso hacérsela el PRO, o decidió confiar en que todo era tan obvio que no era necesario profundizar en semejante cuestión.
 
En muchas ocasiones la avaricia es estupidez. Es muy temprano para dar por cerrado el tema, y seguramente el PRO intentará que cada una modifique su decisión en las próximas horas, pero es curioso que en la noche del domingo 16/04/2017 los colaboradores del Presidente no hayan articulado aún un plan B para sostener sus hipótesis electorales.
 
Seguramente tendrán que trabajar más y confiar menos en las casualidades, de las que abusaron desde la 1ra. vuelta en 2015.
 
Por Edgar Mainhard
 
Fuente: Urgente 24
 
Agreganos como amigo a Facebook
13-12-2017 / 11:12
13-12-2017 / 11:12
La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria que les quita 100.000 millones a los jubilados y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción, en una sesión que estaba prevista para el miércoles 20 pero podrían adelantar para este jueves.
 
Cambiemos necesita unos 30 diputados aproximadamente para tener mayoría, aún después del recambio legislativo que les permitió aumentar su cantidad de bancas. Sigue necesitando de los peronistas. Ya el massismo le dio la espalda a la reforma, entonces necesita de los gobernadores, los mismos que permitieron que la reforma se apruebe en el Senado. Pero en Diputados su peso es relativo y obliga a cuentas más finas.
 
En Cambiemos hay confianza de llegar a la mayoría pero si Rogelio Frigerio no logra ablandar a los mandatarios en estos días, a Mario Negri y Nicolás Massot no les será tan sencillo.  Lo que le preocupa a Cambiemos son los gobernadores que callan como Urtubey, Bordet, Uñac y Verna cuyos legisladores no estuvieron en la reunión escandalosa de ayer. Incluso algunos de los diputados que responden a esos cuatro mandatarios provinciales ya habrían avisado que no apoyarán la reforma.
 
Según las cuentas que hicieron en Cambiemos, sólo necesitan 23 aliados para abrir la sesión especial y aprobar la reforma neoliberal y dicen tenerlos, pero algunos de los 'contabilizados' están agarrados con alfileres y además el número es muy justo para arriesgarse en el recinto, aunque no sería la primera vez que el macrismo parlamentario corre riesgos que a veces terminaron mal.
 
La Opinión Popular

13-12-2017 / 10:12
En un plenario de comisiones cargado de tensión, discusiones, trifulcas y discursos encendidos de macristas y opositores, Cambiemos logró en Diputados dictamen favorable a la reforma previsional que el Gobierno de Macri pactó con los gobernadores peronistas y que podará entre 75 mil y 100 mil millones de pesos anuales a jubilados, pensionados, discapacitados, asignaciones familiares, beneficiarios de las asignaciones universales por hijo y embarazo, para tapar agujeros financieros de la administración central y la provincia de Buenos Aires.
 
La oposición terminó por unificar un dictamen de rechazo entre el FpV-PJ, el Frente Renovador y los puntanos de Compromiso Federal a los que se sumarían el Movimiento Evita, el FIT y Libres del Sur a los que el oficialismo excluyó de las comisiones de Presupuesto y Previsión Social.
 
Los diputados del interbloque Argentina Federal, que responden a los gobernadores peronistas, casi no participaron del plenario y se reunieron en la búsqueda infructuosa de unificar posiciones. La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción.
 
Los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, serían los únicos oradores en defensa del proyecto oficial. No habría otros, más allá de los diputados que intervinieron. Cambiemos apostó a un trámite súper exprés, aunque no logró esquivar las voces de protesta que había borrado del debate.
 
Triaca comenzó su disertación cuando un numeroso grupo de jubilados y trabajadores de distintos gremios comenzaron a abuchearlo. "Es lo que votó el pueblo argentino unos meses atrás". La respuesta enardeció a la gente que levantó el tono: "atorrante", "ladrón", "traidor", le gritaron. El jefe de los diputados PRO, Nicolás Massot, hizo un discurso provocador contra el kirchnerismo, pero no dedicó una sola palabra a la defensa del proyecto. 
Muy incendiarias sus frases pero no respondió al interrogante: ¿esto es para que los jubilados cobren más o para que cobren menos?

 
Triaca no pudo continuar y un grupo de trabajadores identificado con el Apops (el gremio de la Anses) que reclamaban participación en la discusión se cruzaron con la seguridad de la Cámara. El jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, en una demostración de buen estado físico, saltó una mesa para interponerse entre los dos grupos y frenar la pelea.
 
En Cambiemos evaluaban anoche si confirmaban que contarían con los votos suficientes, cambiarían la estrategia y convocarían a una sesión este jueves para tratar la reforma previsional. Quieren evitar que la sesión ómnibus del 19 y 20 de diciembre se tope con una masiva marcha que organizaciones de trabajadores, organizaciones sociales y jubilados preparan para esa fecha. En este marco, la perspectiva de un Paro Nacional y una movilización masiva el día que se trate la norma se hace urgente y más que necesaria.
 
La Opinión Popular

12-12-2017 / 16:12
12-12-2017 / 12:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar