La Opinión Popular
                  03:07  |  Lunes 01 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-04-2017 / 12:04
ELECCIONES 2017

Sin Elisa Carrió ni Cristina candidatas, ¿cómo polariza Mauricio Macri los comicios?

Sin Elisa Carrió ni Cristina candidatas, ¿cómo polariza Mauricio Macri los comicios?
Sin Elisa Carrió ni Cristina candidatas, ¿cómo polariza Mauricio Macri los comicios?
 
Muchos afirmaron este fin de semana que Elisa Carrió anunciaría su precandidatura a diputada nacional en Ciudad de Buenos Aires. Pero Carrió ha arrojado muchísimas dudas acerca de esa posibilidad, para desvelo de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, Marcos Peña y Horacio Rodríguez Larreta. Hora de apagar el incendio en el PRO.
 
La otra novedad consiste en que tampoco Cristina Fernández sería candidata. Hay dirigentes FpV afirmando que no participar en el comicio sería la contribución de CFK a la unidad peronista en el territorio bonaerense.
 
Sin esto, no sólo se despolariza los comicios, sino que el macrismo tendrá que imaginar otra estrategia.
 
Muchos descontaban que la diputada nacional Elisa Carrió lideraría la sábana del PRO + Coalición Cívica-ARI en Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, pocos se preguntaron qué ganaría ella a cambio de rescatar de una situación complicada a un partido político que no es el suyo, en especial considerando que Cambiemos no se organizó en el distrito porteño.
 
En verdad, quienes precisan del éxito en la Ciudad de Buenos Aires son Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta pero por diferentes motivos. Macri, porque en el electoral 2017 es decisivo que un Presidente de la Nación gane en el territorio propio, tan asociado a su imagen pública y su poder. Larreta, porque su liderazgo personal y su eventual proyección nacional precisan del triunfo en su distrito.
 
En cuanto a Elisa Carrió, ella fue aliada de Martín Lousteau contra Larreta en 2015. Desde entonces, nunca el PRO se esmeró en incorporar a la CC-ARI a la gestión de la Ciudad, hasta que ahora corre a buscarlo como frontón contra Lousteau. Y ella sabe, además, que fue el jefe de Gobierno porteño quien le pidió, en reiteradas ocasiones, a la gobernadora María Eugenia Vidal que no le permitiera a Carrió hacer pie en la provincia de Buenos Aires porque la necesitaba en CABA contra Lousteau.
 
Por lo tanto, si Mauricio Macri pretende que Carrió participe del comicio 2017 en Ciudad de Buenos Aires debería no sólo concretar alguna oferta interesante para una líder política sino concederle garantías sobre la ejecución de lo que acordarían.
 
Hasta ahora, el PRO se esmeró bien poco con Carrió, motivo por el cual la diputada nacional decidió recordarles a todos que hay una demanda en trámite contra ella del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, con quien se han solidarizado numerosos integrantes del equipo de Macri en el intríngulis que mantiene con Carrió.
 
Esto sucede cuando, en el Gran Buenos Aires, comienza a correr el rumor de que Cristina Fernández de Kirchner no será precandidata en la lista sábana del Frente para la Victoria.
 
Hay dirigentes FpV afirmando que no participar en el comicio sería la contribución de CFK a la unidad peronista en el territorio bonaerense. Por ahora es algo sin confirmación, más o menos como la ausencia de Carrió pero obliga a imaginar escenarios alternativos a los que estaban en la ilusión de todos.
 
Sin Carrió ni CFK en rol de candidatas, se debilitaría la polarización como herramienta electoral del PRO.
 
El sendero gubernamental hacia las urnas, a falta de éxitos económicos, lo ilumina el enfrentamiento con el pasado (los K) y agitarlo como probable futuro (si pierde ahora Cambiemos/PRO).
 
La polarización precisa de rostros y tanto Carrió como CFK podrían resultar coprotagonistas de una reyerta encarnizada.
 
Pero no se entiende que ganaría cada una de ellas por resolverle los problemas a Macri. Una pregunta tan elemental que o no pudo o no quiso hacérsela el PRO, o decidió confiar en que todo era tan obvio que no era necesario profundizar en semejante cuestión.
 
En muchas ocasiones la avaricia es estupidez. Es muy temprano para dar por cerrado el tema, y seguramente el PRO intentará que cada una modifique su decisión en las próximas horas, pero es curioso que en la noche del domingo 16/04/2017 los colaboradores del Presidente no hayan articulado aún un plan B para sostener sus hipótesis electorales.
 
Seguramente tendrán que trabajar más y confiar menos en las casualidades, de las que abusaron desde la 1ra. vuelta en 2015.
 
Por Edgar Mainhard
 
Fuente: Urgente 24
 
Agreganos como amigo a Facebook
30-04-2017 / 10:04
Convendría poner las cosas en su justa medida: regresar al mundo y con ello combatir la pobreza y crear empleo genuino, además de generar políticas internas profundas que todavía no se ven, llevará tiempo. Bastante más que el de las urgencias del macrismo por presentar hechos concretos antes de las elecciones de octubre. Y con un escenario local que sigue sin ayudar.
 
Macri recibió elogios a mano llena en Washington, pero escuchó a la vez la misma cantinela que en sus visitas a España y Holanda. Los empresarios insisten en que planean invertir pero prefieren esperar a ver el resultado de las elecciones de octubre. Desconfían de una vuelta al populismo y quieren saber si hay riesgo de perder las elecciones y enturbiar el panorama hacia 2019, y más allá.
 
En todo caso, a varios de quienes lo consultaron, les dijo que estaba absolutamente seguro que Cambiemos ganará las elecciones porque la gente no quiere volver al pasado, aunque haya sectores que no la estén pasando bien.
 
Macri ha logrado acomodar los tantos en el rodeo propio. Carrió será candidata en Capital, no habrá definitivamente espacio para Martín Lousteau, que si quiere competir tendrá que hacerlo por afuera, y en la provincia Esteban Bullrich será el candidato a senador. Siempre bajo la misma consigna: la campaña se la ponen al hombro Macri y Vidal y ellos son "los candidatos".
 
El Gobierno a su vez no deja de agradecer los buenos servicios que sigue prestando Cristina Fernández como "jefa de campaña" de Cambiemos. El estallido de la crisis en una Santa Cruz que los Kirchner manejaron como su estancia durante 25 años es un pelotazo en contra para los cristinistas que proponen una vuelta al pasado.
 
Tal vez por esas mismas razones cunde la desesperación en el peronismo que no quiere saber más nada con ella y busca su destino en las elecciones de octubre. Una frase de Florencio Randazzo refleja acabadamente ese momento: "No caigamos en la trampa, tenemos que unirnos, el único enemigo es Macri", rogó en un acto el miércoles. Claro que esa unión, vale la aclaración de los propios randazzistas, no incluye a la doctora y sus fanáticos.
 
Todos, oficialismo y oposición, miran hacia el 24 de junio: ese día habrá que inscribir candidatos y se sabrá si ella se presenta o no. Enorme paradoja: hay más macristas que peronistas rezando para que Cristina compita.

30-04-2017 / 10:04
30-04-2017 / 10:04
30-04-2017 / 09:04
30-04-2017 / 09:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar