La Opinión Popular
                  00:39  |  Miércoles 28 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Mauricio Macri prometió que iba a lograr pobreza cero en la Argentina y cada vez hay más pobres. Dijo que venía a unir a los argentinos y cada vez es más grande la grieta”. Juan Manzur, gobernador de Tucumán
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-04-2017 / 17:04
ENTREVISTA AL TITULAR DE LA FUNDACIÓN CONIN

Abel Albino: “La desnutrición infantil es un cáncer social a extirpar en toda la Argentina”

Abel Albino: “La desnutrición infantil es un cáncer social a extirpar en toda la Argentina”
El titular de la fundación Conin, doctor Abel Albino, pidió que se reconozca que el hambre “es un problema estructural del país”, y consideró “vergonzosa” la actitud del kirchnerismo de “esconder las estadísticas de pobreza y desnutrición”.
Una de las máximas populares indica que el hambre es la peor de las violencias sociales. Esta realidad golpea con mayor crudeza en los niños, ya que, según datos oficiales, más de un millón y medio de chicos de entre 0 y 17 años están sumidos en la pobreza más extrema, con un porcentaje de desnutrición infantil que llega a poco más del 4%, lo que evidencia cómo la falta de oportunidades sigue latente en la Argentina.
 
Ante esta situación angustiante, Abel Albino, director de la Fundación Conin (Cooperadora para la Nutrición Infantil), desde hace más de dos décadas viene desplegando una importante red de lucha contra la desnutrición en los sectores más vulnerables de la sociedad.
 
Para el doctor en Medicina y miembro de la Academia Española de Nutrición, "el hambre es un síntoma de que algo anda mal en la Argentina", a la vez que criticó a la clase dirigente al sostener que "el país se cae a pedazos", mientras los políticos se pelean sin dar una solución real y concreta a los problemas cotidianos de la sociedad.
 
-¿Cómo nace la Fundación Conin?
 
-Conin nace cuando yo estaba estudiando y trabajando en Europa. Entonces me chocó un poco ver esos países tan pequeños, tan poderosos... y no pude dejar de pensar en el nuestro, que es tan grande, tan rico y está arruinado, empobrecido.
 
Por eso, un día llamé a Mendoza y dije que no me sentía en paz. A partir de ahí, y luego de un viaje al Vaticano, donde Juan Pablo II me dijo: Sigan el ejemplo del beato José María, ocúpense de los más pobres, los más necesitados, volví al país y terminé dedicándome a combatir la pobreza y la desnutrición.
 
-¿Quiénes fueron sus referentes a la hora de ejecutar esta pelea?
 
- El beato José María empezó su labor en los hospitales pobres de Madrid, donde todos eran tuberculosos y la gente moría como moscas. Entonces planteó que hay que cambiar esta sociedad por dentro, que necesitaba gente comprometida con la sociedad, con una camisa y un corazón.
 
Todo eso me impactó, servir decía la Madre Teresa, los más pobres  decía el Papa. Son tres grandes imágenes que me influenciaron: San José María, el papa Juan Pablo II y la Madre Teresa de Calcuta. Ellos son mis principales referentes.
 
-¿En qué consiste la tarea que implementan desde Conin?
 
-Hoy estamos haciendo, promocionando y fogoneando en la Argentina el proyecto Conin. No­sotros tenemos 86 centros en el país trabajando. Ya hemos atendido 16.000 niños en todo el país. En el hospital de Mendoza, de los 2.000 chicos consultados hemos salvado a 1.999. Solo se nos murió uno, entre 600 casos graves. Aunque sea una sola pérdida, nos afecta en el alma, porque cuando se muere un hijo, aunque tengas 12, es inconmensurable el dolor.
 
-¿Cuál es la situación que vive la Argentina hoy en relación al desarrollo de los más chicos?
 
-Me dediqué a la desnutrición infantil tras haber estudiado en Chile y ver cómo ellos, en base a un trabajo serio y mancomunado, pudieron salir de la situación terrible que vivían. Si Chile pudo revertir una realidad lamentable, ¿por qué no podemos en la Argentina? Hoy vemos a dirigentes que están a las trompadas, a los insultos entre ellos y no piensan en el futuro de los más chicos. El país se cae a pedazos, la mamá se está muriendo y todos los hijos están peleándose para ver con qué se quedan. Así es difícil crecer.
 
 -¿Cómo definiría la desnutrición infantil en nuestro país?
 
-Como un cáncer social a extirpar en toda la Argentina. Tenemos que reconocer la realidad y, si lo hacemos, eso significará un primer síntoma de que se puede mejorar. De ahí en más, vamos para arriba. Lamentablemente, durante muchos años se escondió la pobreza bajo la alfombra y no se hicieron los trabajos necesarios para acabar con la desnutrición infantil.
 
-Justamente una de las mayores críticas que se le hacen al gobierno K es este ocultamiento de las estadísticas oficiales, ¿qué piensa sobre esta actitud del anterior gobierno?
 
-Es una cosa vergonzosa esconder las estadísticas de pobreza y desnutrición. Llegaron a lo increíble de decir que estábamos mejor que Alemania y esto no puede pasar, todos sabemos cómo estamos y cómo estábamos. Se llega a esto porque en un momento dado empiezan a olvidarse de la razón de ser, de la labor política, que es una de las más nobles que puede desarrollar un hombre: buscar el bien común. Llega un momento en que los dirigentes se olvidan de esto y empiezan a buscar el bien personal.
 
-¿Qué explicaciones le encuentra entonces a este accionar?
 
-Hay miles de explicaciones, pero es sorprendente y vergonzoso, no podemos seguir así y todos somos un poco responsables por acción y omisión. Así que entre todos tenemos que sacar al país adelante, el gobierno junto a las ONG, el empresariado, la Iglesia, los colegios, la comunidad toda trabajando como hermanos que somos.
 
-Durante la década pasada se implementaron gran cantidad de planes sociales para acabar con el hambre. ¿En su opinión, sirvieron de algo?
 
-El hambre es un problema estructural del país y es un síntoma de que algo anda mal en la Argentina. Todos dentro de cuatro horas vamos a tener hambre, pero la desnutrición es una enfermedad individual y social, profunda, gigantesca, que tarda años en solucionarse. Los planes sociales sirvieron para mantener a los pobres dentro de su propia pobreza, no para sacarlos de ella, por lo cual el fin último que se decía buscar con los mismos no se cumplió en lo más mínimo.
 
 -¿Cuál es el futuro que le espera a la Argentina como país?
 
- La principal riqueza de un país es su capital humano, y si el capital humano está dañado el país no tiene futuro. Si trabajamos sobre esto, lo que nos espera es excelente. Pero si hacemos mal las cosas y no creamos políticas de Estado para combatir el hambre y la desnutrición infantil, lo que todos queremos, que es la igualdad de oportunidades, no llegará a ser una realidad.
 
 
Logros en la lucha contra el hambre
 
En otro de los tramos de su charla con nuestro medio, el doctor Abel Albino se refirió a cómo afecta a los niños una mala nutrición. Para el director de la fundación Conin, "es fundamental que las máximas autoridades de la Nación se decidan a dar su pelea contra la mala nutrición y desnutrición infantil".
 
En ese sentido, el médico pediatra señaló que "se dan alteraciones anatómicas, fisiológicas, bioquímicas, metabólicas, hasta daños cerebrales, y si nosotros queremos competir en el mercado tenemos que tener la mejor semilla, el mejor trato, el mejor alimento, hidratación, los mejores nutrientes en la tierra para tener productos de calidad. Solo así miraremos el futuro con optimismo".
 
Además, Albino destacó los logros conseguidos por su fundación, al indicar que "en estos años hemos sacado adelante a 16.000 niños en Argentina. Hicimos un trabajo en la Universidad de Gran Bretaña para saber cuánto valía un chico de Conin tomado precozmente y significa un ahorro para el país de millones de dólares".
 
"Si Conin ha sacado adelante a estos niños, significa que hemos contribuido a la grandeza del país en 16 millones de dólares. Hoy tengo 5.000 chicos en carpeta, son US$ 5 millones más. Yo no tengo ni edad ni paciencia para pararme en la esquina a quejarme de lo mal que anda el país. Tengo que ayudar al país y al Gobierno, porque el fracaso del Gobierno es el fracaso de todos", resaltó.
 
Fuente: Diario HOY
 
Agreganos como amigo a Facebook
27-06-2017 / 12:06
27-06-2017 / 10:06
27-06-2017 / 10:06
Las estrategias empiezan a quedar claras. Con las candidaturas oficializadas, los principales candidatos comenzaron a dar entrevistas y formalizaron el inicio del período proselitista que culminará -al menos su primera etapa- con las PASO del 13 de agosto.
 
Y las declaraciones de los diversos dirigentes confirman cuáles serán los temas en los que se pondrá énfasis para la campaña. La primera impresión es que la gran pelea -la de la provincia de Buenos Aires- será escenario de una puja en la cual una facción intentará central el debate en los aspectos políticos como la corrupción y las instituciones republicanas, mientras el otro pondrá todo el foco en la economía y los costos sociales del ajuste.
 
-Cambiemos apostará por destacar los riesgos de "volver al pasado", en referencia a la década K y lo que implicaría una victoria de Cristina Fernández en la Provincia. A su vez, insistirá en la necesidad de profundizar el cambio. La campaña en Buenos Aires, principal bastión electoral del país, contará con la presencia de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, una de las dirigentes con mejor imagen.
 
-Unidad Ciudadana, por el contrario, hará foco en el presente y la delicada situación económica que atraviesa una gran parte de ciudadanos, sobre todo, de los sectores más humildes. La estrategia será presentarse como quienes vienen a "frenar el ajuste".
 
-Desde 1País, que une al Frente Renovador de Sergio Massa con el GEN de Margarita Stolbizer se hará un mix entre las temáticas que abordarán sus dos principales adversarios. Por un lado, machacará sobre la corrupción del gobierno anterior y, por otro, sobre la problemática económica actual y los problemas sociales que están surgiendo.
 
Sergio Massa será el encargado de atacar a Cristina y su tropa con la intención de seducir al voto peronista desencantado. Stolbizer focalizará sus discursos en la actual administración con la pretensión de capturar el voto PRO "débil".
27-06-2017 / 09:06
Cristina eligió para encabezar su lista de diputados a Fernanda Vallejos, con la idea de que sea la encargada de pegarle al gobierno por los problemas económicos. Pero en su primer día como "vocera" económica de Unidad Ciudadana, la ex funcionaria metió la pata al hablar sobre la corrupción K.
 
Vallejos es economista y le sobran temas para pegarle al gobierno de Macri. Pero arrancó como Rosa Luxemburgo. Se metió en terreno pantanoso al intentar defender a su ex jefe Amado Boudou, quien aseguró que es "un perseguido político" como lo fueron "Yrigoyen, Perón, Evita, Néstor y Cristina Kirchner". Según la economista, "el poder económico nunca le va a perdonar" al ex vicepresidente ser uno de los protagonistas de "la recuperación de los fondos de los trabajadores de las fauces de la AFJP".
 
Luego, Vallejos apeló al manual K y aseguró que "hoy la corrupción no es un eje" por la situación económica. "Que me perdone Amado, pero a la gente no le interesa lo que le sucede a Boudou; uno se engancha con estas novelas cuando no tiene problemas en la casa, pero no cuando no te alcanza la plata para comprarle la leche tus pibes", aseguró.
 
En otra nota, Vallejos dejó otra insólita definición respecto a la corrupción en los gobiernos K, que anticipa una campaña con varios títulos de parte de la primera candidata a diputada de "Unidad Ciudadana". "(La corrupción) es una preocupación de los medios y lo veremos en las urnas. Si hubiera algún hecho de corrupción, con todo el poder económico y judicial que sostienen estas políticas, estaría todo el gabinete saliente tras las rejas. Es falso, no han encontrado nada; la corrupción es esta que estamos viviendo ahora", afirmó. Luego, culpó a los medios por los casos que salieron a la luz.
 
Ni lerdo ni perezoso, Florencio Randazzo aprovechó las declaraciones para diferenciarse del espacio que conduce Cristina, a pesar de que apenas pasaron 72 horas desde la reunión que ambos mantuvieron en vísperas del cierre de listas para explorar las posibilidades de conformar una alianza.
 
Arrancó así la "interna" entre cristinistas y randazzistas, de la defensa de lo indefendible al pase de facturas. El fuego cruzado posiblemente vaya en aumento en una elección donde el peronismo va fraccionado y atraviesa una interna producto de una derrota de la cual aún no logra reponerse.
 
La Opinión Popular

27-06-2017 / 08:06
El estancamiento económico y la inflación sin freno hacen mella en los bolsillos de los sectores más vulnerables de la sociedad. Con los "brotes verdes", anunciados por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri, ausentes en la vida cotidiana de los ciudadanos, el poder de compra se ha reducido al mínimo imprescindible, golpeando de lleno en los hogares más pobres.
 
La baja del consumo es consecuencia directa de la fuerte pérdida de poder de compra que el salario ha sufrido el último año. La caída del poder adquisitivo se refleja en un descenso alarmante en la adquisición de artículos esenciales de la Canasta Básica. Esto ha llevado a que en los últimos 18 meses los sectores más humildes de la población haya reducido en un 63% la compra de aceite, un 59% el consumo de tomates, un 49% la adquisición de leche y un 47% la obtención de productos escolares como guardapolvos y mochilas.
 
Esta situación también puede observarse en una gran disminución en el consumo de arroz, que cayó un 35%, y de carne (33%), seguido por los huevos (31%), los fideos (26%) y el azúcar (22%). Las bebidas también redujeron notablemente su venta en los barrios más carenciados desde la llegada de Macri, donde se contrajo en un 32% el consumo de agua mineral, un 23% el vino y un 13% las gaseosas.
 
Estudios privados revelan que el salario real de los trabajadores cayó un 7% durante 2016 y que para este año se espera un retroceso similar. Todo esto ha llevado a que durante el tiempo que lleva gobernando Cambiemos hayan cerrado más de 8.000 comercios minoristas destinados a la venta de productos populares, retrocediendo fuertemente además la venta de segundas y terceras marcas.
 
De acuerdo a especialistas consultados, a la hora de entender este fenómeno resultan clave los tarifazos en los servicios públicos, la devaluación de la moneda, los despidos, la falta de oferta laboral y una inflación sin control. Todo esto conforma un cóctel que termina devastando la capacidad de compra de las clases medias y bajas.
 
Los cambios en el Programa de Precios, implementado por el gobierno de los CEOs, solo consiguieron golpear, aún más, a un consumo que no terminaba de recuperarse. La promesa de bajar los precios para aquellos que quisieran comprar al contado o en un pago y así estimular el consumo, solo funcionó para que los empresarios aumentaran los precios financiados y dejaran el resto inalterados. Lo que puso al descubierto como los empresarios aprovechan cada oportunidad que tienen para hacerse de una ganancia mayor.
 
Con las elecciones de octubre cada vez más cerca, en la alianza Cambiemos hay una suerte de desesperación para que aumente la demanda, por eso lanzaron planes que permite comprar hasta en 50 cuotas. El gobierno de Macri mantiene su política de ajuste salarial mientras busca que los trabajadores se endeuden para crea una ficción de cierto "bienestar", previo a los comicios, para así aumentar sus chances electorales. Así gestiona el Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar