La Opinión Popular
                  22:49  |  Lunes 26 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Mauricio Macri prometió que iba a lograr pobreza cero en la Argentina y cada vez hay más pobres. Dijo que venía a unir a los argentinos y cada vez es más grande la grieta”. Juan Manzur, gobernador de Tucumán
Recomendar Imprimir
Internacionales - 15-04-2017 / 18:04
EFEMÉRIDES POPULARES

En Pakistán, es asesinado el niño Iqbal Masih, símbolo de la lucha contra la esclavitud infantil

En Pakistán, es asesinado el niño Iqbal Masih, símbolo de la lucha contra la esclavitud infantil
Iqbal Masih, el niño asesinado por denunciar a sus explotadores. Fue víctima del trabajo esclavo en Pakistán y, luego de convertirse en activista por los derechos de los niños, fue muerto a balazos.
El 16 de abril de 1995, en Pakistán, es asesinado a balazos el niño Iqbal Masih (12 años), un niño pakistaní esclavizado en una fábrica de alfombras y símbolo de la lucha contra la esclavitud infantil.
 
Iqbal fue cedido a un fabricante de alfombras por su padre a cambio de un préstamo de 600 rupias (9 euros) y fue obligado a realizar jornadas laborales de más de doce horas, durante las cuales, fue encadenado al telar donde trabajaba y golpeado en varias ocasiones.
 
Un domingo de 1992, cuando tenía diez años, consiguió escapar de la fábrica y se dedicó a denunciar la situación de esclavitud que vivían otros muchos niños de su país con el apoyo del sindicato Bhatta Mazdoor Mahaz (Frente de los trabajadores de ladrillos).
 
Iqbal despertó la ira y cólera de los dueños de las fabricas de alfombras y a pesar de las amenazas de muerte, siempre rechazó la escolta policial. Fue asesinado en la pascua de 1995 convirtiéndose en un símbolo de la lucha contra la explotación infantil.
 
La Opinión Popular
 
Su esclavitud
 
Iqbal fue cedido a un fabricante de alfombras por su padre a cambio de un préstamo de 600 rupias (9 euros) que necesitaba para hacer frente a los gastos de la boda de su hijo mayor (Aslam). Iqbal fue obligado a realizar jornadas laborales de más de doce horas, durante las cuales, fue encadenado al telar donde trabajaba y golpeado en varias ocasiones.
 
Cambió de dueño varias veces y tenía una gran habilidad con el telar aunque recibía mejores tratos que los demás dado que tenía la capacidad de hacer alfombras muy valoradas por los adinerados del lugar.
 
Pese a que ellos eran conscientes de que los niños que trabajaban en la fábrica eran víctimas de la explotación con condiciones higiénicas degradantes, dichas alfombras se vendían por una gran suma de dinero puesto que eran muy pocos los que podían fabricar estas alfombras y solo se formaban una vez al año.
 
Con el tiempo, los intereses de la deuda de su padre se fueron incrementando, por lo que en la práctica, Iqbal permaneció varios años en la esclavitud. Las durísimas condiciones que debió soportar afectaron a su crecimiento midiendo a los doce años de edad la estatura de un niño de seis.
 
 
La fuga
 
Un domingo de 1992, cuando tenía diez años, consiguió escapar de la fábrica y se dedicó a denunciar la situación de esclavitud que vivían otros muchos niños de su país con el apoyo del sindicato Bhatta Mazdoor Mahaz (Frente de los trabajadores de ladrillos).
 
Gracias a ellos avisaron a la policía y con la ayuda del sindicato llevaron a su último dueño, Hussain Khan, frente a la justicia pese a que Hussain intentó sobornarlos. Fue condenado y su fábrica fue clausurada, dejando así en libertad a los compañeros de Iqbal y conoció al Frente De Liberación Infantil.
 
A partir de ese momento fue libre y se dedicó, con el apoyo de ese sindicato, a denunciar a los patronos de los telares contando la situación de esclavitud en la que vivían muchos niños de su país. En reportajes de televisión emitidos en India, Pakistán y en todo el mundo daba un mensaje que decía: "¡No compreis la sangre de los niños! ¡Son confeccionadas por niños!".
 
Iqbal despertó la ira y cólera de los dueños de las fabricas de alfombras y a pesar de las amenazas de muerte, siempre rechazó la escolta policial, incluso se negó a trasladarse a la capital o a un lugar más seguro. En alguna ocasión había dicho que quería ser abogado, para poder defender mejor su causa.
 
 
Asesinato
 
El 16 de abril de 1995, mientras montaba en bicicleta camino de su casa, fue abatido a disparos desde una furgoneta creándole heridas tan graves que acabaron con su vida. Los autores del crimen desaparecieron sin dejar rastro aunque los vecinos del lugar afirmaron que se trataban de mercenarios.
 
Fuente: Wikipedia 
 
Agreganos como amigo a Facebook
25-06-2017 / 07:06
24-06-2017 / 17:06
22-06-2017 / 19:06
21-06-2017 / 17:06
20-06-2017 / 21:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar