La Opinión Popular
                  23:36  |  Lunes 11 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 11-04-2017 / 11:04
COLUMNA DE OPINIÓN

La toma del CGE: el que no quiere ver, no lo verá

La toma del CGE: el que no quiere ver, no lo verá
César Pibernus: "Cortaron la luz y cerraron los baños para echarnos. Así lograron que el CGE se pareciera aún más a nuestras escuelas". Foto: Blas García para La Opinión Popular (Permitida su reproducción citando la fuente)
 
Son así las cosas. No nos gastemos. Ya lleva más de 10 días esperando aquel que confió en que la toma del CGE volaría por los aires en pocas horas. Eso no ocurrió. Que la toma contradiga los manuales de la lucha docente en Entre Ríos con su persistencia y convocatoria, es problema de los manuales. Ni hablar de los problemas que tiene otros escritos, como los periodísticos o, incluso, los gremiales que la ocultan, ningunean y/o, directamente, la condenan.
 
Por César Pibernus

 
Cuando algún funcionario revoloteó para sobreactuar disgusto por la ocupación, no sólo le recordamos la enoooorme lista de deudas que tiene el gobierno (y el Estado) con nuestra educación pública. Destacamos que esta toma docente se parece mucho a las ferias del libro o los campamentos educativos que solemos organizar. Hay música, talleres, cocinamos lo que comeremos, hacemos nuestros propios carteles, operamos nosotros mismos los equipos de imagen y sonido, traemos nuestras propias lonas y sillones, los ocupantes corrigen trabajos, hacen carpetas, planifican, recortan, subrayan, leen en papel o pdf... Asisten a la toma niños, adultos mayores, docentes y no docentes. Siempre está lleno de gente. Muchos asisten y, de paso, llevan algún reclamo que, a partir de la toma, puede hacerse ante el CGE en la Planta Baja.
                
Cortaron la luz y cerraron los baños para echarnos. Así lograron que el CGE se pareciera aún más a nuestras escuelas. No pasó nada, desde luego.
 
De noche, no hay "bailanta", puro bolazo del ya conocido. Adentro del CGE duermen los que duermen, que no son pocos cada noche. Y duermen porque al otro día laburan. No hay serenos pagos. Los que quieren charlar, lo hacen en la vereda. Los que aprovechan el encuentro para tocar música y tomar una cerveza durante la madrugada, cruzan la calle.
 
En términos reales, la toma del CGE nunca lo es estrictamente. De día y de noche la ocupación excede el restringido recinto del hall. Asisten docentes de todos los niveles y todas las modalidades, los que laburan y viven de noche en terciarios y adultos, hasta los que se levantan a las cinco de la mañana para hacer dedo. No hay turnos ni contraturnos, ni horarios de cierre o de apertura.
 
Cuando alguien vuelca yerba, la barre. Los que fuman lo hacen afuera. Los asistentes no lustran el bronce de Sarmiento porque no creen en los bronces ni en Sarmiento, lo que faltaba. Este colectivo diverso y enorme ha mostrado una firme capacidad de organización para cuidar las reivindicaciones de cualquier ataque, incluso de aquellos que nos acusarían por volcar yerba en el piso.
 
Desde luego, hay consignas, hay bombos y canciones, hay denuncias y solidaridades como las de ATE y diversos movimientos sociales. Hay asambleas y excelentes intervenciones, muy encendidas. Es que la educación pública ya no puede esperar más. Ni los trabajadores de la educación pueden hacerlo, ni las familias trabajadoras que confían la educación de sus hijos en la escuela pública.
 
Desde febrero me hice de una réflex fiada y de un 50 mm 1.8. No me da los dedos para registrar las excepcionales escenas que nos regala semejante experiencia política. Se paga sola aunque la siga debiendo.
 
La toma sigue fortaleciéndose. No sólo para esta oportunidad, sino como metodología de aquí en más. Todo el mundo está viendo eso, sobre todo el gobierno.
 
No hay guita que compre ya hecha una experiencia como esta. No hay plata que compre tanta organización, tanta firmeza, tanta diversidad. No hay plata que compre dirigentes sindicales que viven literalmente ahí, ni a esos estudiantes, ni a todos esos docentes que van del trabajo al CGE y del CGE al trabajo. Menos, a los jubilados que participan sin que les hayan descontado pero que siguen padeciendo el negreo de salario.
 
No hay plata que compre a los Vocales por los Trabajadores Ryné que están ahí, a disposición de los docentes, respondiendo reclamos sin mediaciones y sin horarios. Representación ejercida a la vista de todos, sin paredes ni escritorio, sobre la mesa que todos usan para apoyar cosas, comer o cambiar pañales.
 
No hay plata que compre tanta solidaridad, individual, colectiva e institucional que se arrimó a decir lo que pensaba sin miedo ni segundas o terceras intenciones.
 
No hay plata que compre a los trabajadores gráficos que se acercaron a regalarnos las consignas "Yo banco le toma del CGE" y "Orgullosamente docente" que llevamos en el pecho y en la espalda. Altos cumpas. Tenemos que taclearlos para darles los pesos que juntamos cada vez que vienen.
 
Inflamos los globos con el aire de nuestros propios pulmones. Parece una pavada decirlo, pero la realidad muestra que no lo es.
 
Vayan y vean, dense una vuelta el fin de semana. No teman y no dejen pasar esta oportunidad de ver eso que llamamos "colectivo docente en lucha". Arrimen algo que puede ser arte, comida, apoyo o aire para inflar globos.
 
A la toma del CGE no le importa aparecer en manuales, ni que sean reescritos para incorporarla a sus esquemas. Porque desea vivir en la memoria de los docentes y en la calle, cada vez que necesitemos de ella a partir de hoy.
 
Abrazo nuevamente a todos los compañeros que sostienen firmemente estas acciones, a los de mi Agrupación docente, a los que integran otras y a los que muy legítimamente no integran ninguna y se juegan, ponen el cuerpo, hacen docencia sosteniendo esta acción. No reunió ningún billete a tanta gente.
 
Nos sentimos Orgullosamente docentes. La dignidad docente no se vende, se defiende así, poniendo el cuerpo, gobierne quien gobierne.
 
Salú!
 
Por César Pibernus, docente
 

Agreganos como amigo a Facebook
11-12-2017 / 12:12
11-12-2017 / 12:12
11-12-2017 / 11:12
10-12-2017 / 13:12
10-12-2017 / 12:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar