La Opinión Popular
                  04:57  |  Miércoles 23 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
"Con todo respeto le decimos al gobierno de Macri que cambie este rumbo, que por acá vamos mal”. Gustavo Bordet
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-04-2017 / 09:04
CRÓNICAS DE LA REPÚBLICA

Macri: desafío y puesta de condiciones

Macri: desafío y puesta de condiciones
Hay cierta dosis de exageración en el entusiasmo que por estas horas desborda el ánimo de algunos funcionarios, cuando un mero repaso de la realidad más candente y menos confortable se empeña en mostrar que la economía sigue estancada, que el consumo no remonta a los niveles deseados, que la destrucción de empleo todavía no ha cesado y en todo caso se están "salvando" los miles que se perdieron en 2016 y parte de este año, sumado a tradicionales lastres como la persistencia de los índices de pobreza e indigencia.
Jaime Durán Barba le acercó unos números a Mauricio Macri, que también leyó otros que aportó el diputado Emilio Monzó. En general esas encuestas muestran que el presidente recuperó tres o cuatro puntos de los diez que había perdido a comienzos de año con los errores no forzados, que se consolidaron después durante el marzo infernal.
 
La aprobación a la gestión de la administración también mostró leves signos de recuperación: casi la mitad aprueba aunque a la vez muestre disconformidad por su situación personal en el corto plazo. Tal vez el dato que más ruido hizo en la mesa chica fue el que sostiene que el 36 % de los consultados votaría por Macri o por sus candidatos en las próximas elecciones aún en el caso de que para ese entonces no le hayan resuelto sus problemas acuciantes de bolsillo.
 
Primera lectura cantada que se deja escuchar en los despachos al traducir esos muestreos: "prefiero al bueno por conocer que al malo conocido".
 
Esos datos podrían explicar a la vez el cambio de estilo del presidente frente a la parva de conflictos y problemas que ha debido afrontar, de los que hay bastante coincidencia en que salió bien parado y, a la vez, dejó en evidencia la fuerte dispersión, cuando no directamente la ruptura lisa y llana en las estructuras de sus rivales y adversarios políticos y sindicales.
 
Hay cierta dosis de exageración en el entusiasmo que por estas horas desborda el ánimo de algunos funcionarios, cuando un mero repaso de la realidad más candente y menos confortable se empeña en mostrar que la economía sigue estancada, que el consumo no remonta a los niveles deseados, que la destrucción de empleo todavía no ha cesado y en todo caso se están "salvando" los miles que se perdieron en 2016 y parte de este año, sumado a tradicionales lastres como la persistencia de los índices de pobreza e indigencia.

 
Los datos positivos, dicen en los despachos, pero en modo especial el fortísimo respaldo que conmovió al presidente mientras miraba por cuatro canales de cable la marcha del 1 de abril "en defensa de la democracia" en la Plaza de Mayo y las principales plazas del país. Fue en el Edificio Jefatura de la residencia de Olivos y Marcos Peña, que estaba ahí junto a otros colaboradores del área de Comunicación, fue testigo de esa conmoción.
 
Puede aceptarse cierta dosis de exageración en el entusiasmo que por estas horas desborda el ánimo de algunos funcionarios, cuando un mero repaso de la realidad más candente y menos confortable se empeña en mostrar que la economía sigue estancada, que el consumo no remonta a los niveles deseados, que la destrucción de empleo todavía no ha cesado y en todo caso se están "salvando" los miles que se perdieron en 2016 y parte de este año, sumado a tradicionales lastres como la persistencia de los índices de pobreza e indigencia.
 
Ese entusiasmo tiene más que ver con la política que con la economía del día a día, y Macri pareció ponerle el moño el viernes cuando lanzó los créditos hipotecarios a 30 años que ofrecerán los bancos Nación, Provincia y Ciudad. "Las diferencias que no podamos superar a través del diálogo las vamos a dirimir en las elecciones de octubre", lanzó a quienes lo desafían desde el kirchnerismo duro, el peronismo desmembrado, los sindicatos más radicalizados y la tradicional juntada de la izquierda.
 
La convocatoria al diálogo por parte del presidente a los mismos sectores que, con sus más y sus menos, hasta ahora han jugado a desgastarlo y complicarle la gestión, y algunos como ya se sabe directamente a desestabilizarlo para que se vaya antes y de ser posible en helicóptero, tendrá ahora sus condiciones.
 
Es la ratificación del abandono (¿definitivo?) del "modo zen" sobre el que se alertó en estas páginas hace tres semanas, que empezó a plasmarse en aquel discurso del 1 de marzo ante la Asamblea Legislativa. Y la puesta en escena de un nuevo perfil "guerreador" más atado al político clásico que a las "formas" que han caracterizado al macrismo desde que empezó a rodar hace apenas ocho años.
 
Macri, hay que decirlo, ha aprovechado uno a uno los desaguisados que ha cometido la oposición que pretende derrotarlo en octubre. El Gobierno no tiene ninguna duda que el paro del jueves terminó por beneficiarlo. Lo convocaron los mismos dirigentes del viejo sindicalismo que fueron corridos a palazos al cierre de la gigantesca marcha del 7 de marzo por el kirchnerismo recalcitrante y los partidos de izquierda. De no haber ocurrido esa desbandada jamás hubiese habido paro, apuestan en el despacho de Jorge Triaca.
 
Para mejor el Gobierno logró que se hiciera carne en las redes y los medios que el ausentismo fue muy elevado porque los trabajadores no tuvieron forma de trasladarse a sus ocupaciones por la falta de transporte. Héctor Daer esquivó como pudo, y pudo mal, el desafío del cineasta Juan José Campanella para que convoque otro paro pero con colectivos, trenes y subtes funcionando.
 
Una muestra de esos nuevos tiempos que el Gobierno intenta que corran la entregó Macri el lunes, cuando trató a los sindicalistas de "mafiosos", mientras miraba a los ojos a los apichonados Gerardo Martínez y José Luis Lingeri. Un sayo que también le colgó a los empresarios del círculo rojo que no la terminan de entender, a los jueces que duermen causas o amañan otras, y al kirchnerismo y sus aliados que sólo buscan volver al fracaso de los últimos 12 años mientras meten palos en la rueda.
 
Aquella desafiante invitación a verse las caras en octubre es una tarjeta a medida de Cristina Fernández y sus seguidores, con quienes el Gobierno está más convencido que nunca que debe polarizar, mal que le pese a Massa y su "avenida del medio".
 
Macri saca pecho, aunque él mismo reconozca que, dato a no dejar pasar, la recuperación de los que más sufren es apenas incipiente.
 
Por Eugenio Paillet
 
Fuente: lanueva.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-08-2017 / 09:08
22-08-2017 / 09:08
22-08-2017 / 09:08
Los gremios nucleados en la Confederación General del Trabajo (CGT), las dos Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA) y distintos movimientos sociales volverán a marchar hoy a partir de las 15 horas hacia Plaza de Mayo en rechazo a las políticas económicas y sociales neoliberales de Mauricio Macri, contra la precarización laboral, el aumento de la edad jubilatoria y en defensa del empleo.
 
La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista Combativa (CCC) marcharán a Plaza de Mayo junto a la CGT, mientras que la izquierda irá más temprano para reclamar un Paro General. La CTEP llevará sus propios reclamos como la "plena implementación de la ley de emergencia social" y la "sanción de la ley de emergencia alimentaria", para mejorar la alimentación de niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad.
 
Pese al alto grado de convocatoria, la dirigencia colaboracionista de los sindicatos de servicios, denominados "Los Gordos", los llamados "independientes" y los sectores del transporte ya descartaron su respaldo a una posible huelga nacional. Se espera que estos gremios estén presentes hoy en la Plaza, pero "sin forzar la convocatoria hasta el extremo", dejaron trascender. No estarán presentes los jerarcas de las 62 Organizaciones Peronistas que prefirieron ir a almorzar con los funcionarios macristas.
 
A más de un mes de la represión y el desalojo de la fábrica de PepsiCo, que fue el motivo original que desencadenó la movilización, uno de los objetivos será que las autoridades nacionales convoquen al diálogo. En caso de que el Gobierno no de una respuesta, está presente la idea de un paro nacional, aunque todavía no se ha confirmado.
 
En este marco, la CGT se encuentra atravesando un momento de pujas internas entre los jefes sindicales, ya que hay múltiples diferencias entre quienes promueven un paro general, como el titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, el camionero Pablo Moyano, y otros como "Los Gordos", referentes de los grandes servicios, quienes no quieren movilizar y reducirán al mínimo su participación. 
 
El único orador de la jornada será Juan Carlos Schmid, que codirige la central obrera junto a Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estaciones de Servicio). Schmid sostuvo que la marcha "consolida a la CGT" y muestra "organización y disciplina" dentro de ella, al tiempo que también demuestra su capacidad de "movilizar y expresar pacíficamente, pero con firmeza" lo que piensan.
 
Se espera para hoy una importante movilización contra el ajuste, la desocupación, la modificación en las condiciones laborales, los cambios en las jubilaciones y la reforma en la ley de ART. Despues de la marcha, en septiembre, se reunirá el Comité Central Confederal que será el encargado de decidir los pasos a seguir.
 
La Opinión Popular

21-08-2017 / 16:08
21-08-2017 / 09:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar