La Opinión Popular
                  00:38  |  Miércoles 28 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Mauricio Macri prometió que iba a lograr pobreza cero en la Argentina y cada vez hay más pobres. Dijo que venía a unir a los argentinos y cada vez es más grande la grieta”. Juan Manzur, gobernador de Tucumán
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-04-2017 / 10:04
EL MACRISMO LO MINIMIZÓ Y MANDÓ A REPRIMIR LOS PIQUETES

Contundente paro nacional de trabajadores contra el Gobierno de los ricos

Contundente paro nacional de trabajadores contra el Gobierno de los ricos
La medida de la CGT se debería haber tomado antes. Desde que el Gobierno de Macri asumió, las políticas que desarrolló fueron en desmedro de la clase trabajadora y en ese sentido no era tolerable la idea de que había que darle tiempo. Darle tiempo al Gobierno implicó pérdida de puestos de trabajo y deterioro en la calidad de vida de los trabajadores. Este paro llega tarde. Las dos CTA han tenido una reacción mucho más cercana a lo que sucedía en la realidad. La CGT ha tenido una esperanza de negociación, mientras en realidad el gobierno no dio nunca ninguna señal de que la situación fuera a cambiar. Como ha sucedido tantas veces, la marcha del 7 de marzo culminó con las bases superando a la cúpula. Le puso límite a la espera, las bases reclamaron fuertemente una reacción a la cúpula. La medida de fuerza se tornó imperiosa y fue contundente.
La huelga general de trabajadores contra las políticas neoliberales de Mauricio Macri se sintió muy fuerte. El primer paro general de la CGT repercutió en todo el país. Por su magnitud, sorprendió a los propios organizadores. Para la CTA, tuvo un 90 por ciento de acatamiento. La CGT lo calificó de "contundente".
 
La adhesión de los gremios de transporte fue estratégica pero también resultó importante el respaldo de pymes que colaboraron junto a los sindicatos a enmudecer y vaciar las zonas comerciales de todas las ciudades. A pesar del esfuerzo del Gobierno, como la liberación de peajes y el libre estacionamiento en la ciudad de Buenos Aires, no consiguió contrarrestar la efectividad de la medida de fuerza. El #YoNoParo solo tuvo fuerza en las redes sociales de los trolls macristas.
 
La Gendarmería, bajo la conducción del Eugenio Burzaco, ordenó una salvaje represión a los piquetes que habían organizado partidos y sindicatos de izquierda. No hubo piedad con los manifestantes. Los palos, el agua y el gas pimienta lo distribuyeron a discreción. La represión dejó heridos y detenidos. Y el Gobierno pagó el costo político.
 
La respuesta del Gobierno al paro nacional, que encima incluyó el fallo judicial que lo obliga a convocar a la paritaria nacional docente, fue la provocativa ironía presidencial ("Qué bueno que estemos acá trabajando", dijo, ante millonarios y banqueros, en el "mini Davos"), complementada por la represión a los piquetes y una ristra de declaraciones de los funcionarios macristas ninguneado el paro.
 
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se limitó a decir que la ausencia de transporte público impidió "a los que acompañan el cambio" ir a trabajar. Por su parte, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, dijo que el paro "fue innecesario e inoportuno" y se animó a mentir que en varias provincias el paro no afectó la vida cotidiana.
 
Sin embargo, los reportes que llegaron desde el interior del país contradicen al funcionario. Por caso, en Jujuy, uno de los distritos que con mano de hierro controla Cambiemos a través del radical autoritario Gerardo Morales, el paro tuvo un alto acatamiento al igual que en Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero, Santa Fe, Entre Ríos, Chubut, Misiones y La Rioja, entre otras.
 
La marcha del #1A, protagonizada por una minoría, que la pasa muy bien y apoya al Gobierno, envalentonó al macrismo y en el paro quiso cumplir su "mandato": mayor dureza contra los sindicatos y más represión y palos para los que cortan las calles. La estrategia electoral de Durán Barba dice que hay que polarizar. Esto puede tener un costo de gobernabilidad. Los 7 meses hasta las elecciones es mucho tiempo.
 
La huelga general dejó expuesta la realidad: el Gobierno no puede asumir hasta el final el "mandato" de su núcleo duro, acicateado por su propio "relato"; y la clase trabajadora dijo presente con un pronunciamiento masivo contra el plan antipopular de Cambiemos. Fue el primer paro nacional y nada indica que vaya a ser el último.
 
La Opinión Popular

 
El paro, la grieta y la estrecha avenida del medio
 
La política argentina se dirime en un permanente Boca-River. La grieta se ensancha por la voluntad de ambos polos, que se retroalimentan por una fractura que les ofrece el monopolio pleno del escenario. Mientras el ciudadano 'del centro' observa como espectador pasivo, pero padece sus consecuencias. La ancha avenida del medio se recorta sobre la realidad apenas como un estrecho sendero.
 
El primer paro de la CGT contra Mauricio Macri quedó entrampado por esa misma lógica binaria. En algún sentido era bastante previsible. Lo parió la mismísima grieta en el bochornoso final de la movilización del 7 de marzo.
 
Tanto empeño de la conducción colegiada de la central obrera por hegemonizar el control del conflicto social y desde allí constituirse en la vanguardia de la reconstrucción peronista obnubiló la comprensión de la profundidad de la fisura que divide a la sociedad. Pecó de cierta ingenuidad, llamativo en dirigentes acostumbrados desde hace años a librar duras batallas.
 
La realidad económica les ofreció argumentos concretos para la huelga. Una economía estancada, con el consumo por el piso, destrucción de empleo privado formal y persistente contracción del poder de compra de asalariados y sectores vulnerables constituyeron los ejes de un manifiesto bastante sólido para justificar el desafío sindical. Pero los argumentos del que "no llega a fin de mes", del que "no tiene una moneda en el bolsillo", de quien "patea la calle por un trabajo que no consigue" o de "la pyme que cierra porque no vende o no puede competir con los importados", sucumbieron al calor de la grieta que domina el debate político en la opinión pública y establece categorías antagónicas, totales.
 
El Gobierno interpretó mejor la lógica del escenario donde debía librar la batalla contra el paro. Aunque su comprensión fue tardía y recién afloró como balance del mensaje que portaba la movilización del sábado pasado que respaldó su gestión. Macri asumió entonces personalmente el desafío de lanzar la ofensiva total contra el poder sindical, el mismo que funcionó el último año como gran aliado de su administración para contener el conflicto social y garantizar las fiestas en paz. "Mafiosos", les enrostró en vivo y en directo. Varios dirigentes mascaron bronca y se prometieron venganza.
 
En esa dinámica, el día después de la huelga emerge como una cuestión insoslayable. Y expone los interrogantes más profundos. El futuro de la relación entre el Gobierno y la primera línea sindical es quizás el más significativo porque de su resolución depende en buena medida el horizonte del conflicto social. Envalentonado por los efectos de su embestida, el Presidente parece decidido en no dar un solo paso atrás. Ello se traduce para sus colaboradores en mantener la guardia alta contra los gremios y reducir toda instancia de diálogo a negociaciones sectoriales que diluyan la institucionalidad cegetista.
 
En buena medida la apuesta sintetiza el deseo de que vuele por los aires el esfuerzo de reunificación del sindicalismo peronista. Cualquier semejanza con la división que Cristina Kirchner promovió en la escena sindical tras la muerte de Néstor Kirchner no es mera coincidencia.
 
El gran desafío para los sindicalistas será entonces exorcizar los fantasmas de una nueva fractura. Ello supone un sacrificio concreto para superar las diferencias que fragmentan puertas adentro la univocidad de la central y desde allí consolidar un consenso de fondo con capacidad de trascender la división bipolar de la esfera pública. Algo así como saltar su propia grieta para ensanchar la apuesta por una tercera posición.
 
Por Elizabeth Peger
 
Fuentes: El Cronista, Página12, Clarín, La Izquierda Diario, iProfesional y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-06-2017 / 12:06
27-06-2017 / 10:06
27-06-2017 / 10:06
Las estrategias empiezan a quedar claras. Con las candidaturas oficializadas, los principales candidatos comenzaron a dar entrevistas y formalizaron el inicio del período proselitista que culminará -al menos su primera etapa- con las PASO del 13 de agosto.
 
Y las declaraciones de los diversos dirigentes confirman cuáles serán los temas en los que se pondrá énfasis para la campaña. La primera impresión es que la gran pelea -la de la provincia de Buenos Aires- será escenario de una puja en la cual una facción intentará central el debate en los aspectos políticos como la corrupción y las instituciones republicanas, mientras el otro pondrá todo el foco en la economía y los costos sociales del ajuste.
 
-Cambiemos apostará por destacar los riesgos de "volver al pasado", en referencia a la década K y lo que implicaría una victoria de Cristina Fernández en la Provincia. A su vez, insistirá en la necesidad de profundizar el cambio. La campaña en Buenos Aires, principal bastión electoral del país, contará con la presencia de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, una de las dirigentes con mejor imagen.
 
-Unidad Ciudadana, por el contrario, hará foco en el presente y la delicada situación económica que atraviesa una gran parte de ciudadanos, sobre todo, de los sectores más humildes. La estrategia será presentarse como quienes vienen a "frenar el ajuste".
 
-Desde 1País, que une al Frente Renovador de Sergio Massa con el GEN de Margarita Stolbizer se hará un mix entre las temáticas que abordarán sus dos principales adversarios. Por un lado, machacará sobre la corrupción del gobierno anterior y, por otro, sobre la problemática económica actual y los problemas sociales que están surgiendo.
 
Sergio Massa será el encargado de atacar a Cristina y su tropa con la intención de seducir al voto peronista desencantado. Stolbizer focalizará sus discursos en la actual administración con la pretensión de capturar el voto PRO "débil".
27-06-2017 / 09:06
Cristina eligió para encabezar su lista de diputados a Fernanda Vallejos, con la idea de que sea la encargada de pegarle al gobierno por los problemas económicos. Pero en su primer día como "vocera" económica de Unidad Ciudadana, la ex funcionaria metió la pata al hablar sobre la corrupción K.
 
Vallejos es economista y le sobran temas para pegarle al gobierno de Macri. Pero arrancó como Rosa Luxemburgo. Se metió en terreno pantanoso al intentar defender a su ex jefe Amado Boudou, quien aseguró que es "un perseguido político" como lo fueron "Yrigoyen, Perón, Evita, Néstor y Cristina Kirchner". Según la economista, "el poder económico nunca le va a perdonar" al ex vicepresidente ser uno de los protagonistas de "la recuperación de los fondos de los trabajadores de las fauces de la AFJP".
 
Luego, Vallejos apeló al manual K y aseguró que "hoy la corrupción no es un eje" por la situación económica. "Que me perdone Amado, pero a la gente no le interesa lo que le sucede a Boudou; uno se engancha con estas novelas cuando no tiene problemas en la casa, pero no cuando no te alcanza la plata para comprarle la leche tus pibes", aseguró.
 
En otra nota, Vallejos dejó otra insólita definición respecto a la corrupción en los gobiernos K, que anticipa una campaña con varios títulos de parte de la primera candidata a diputada de "Unidad Ciudadana". "(La corrupción) es una preocupación de los medios y lo veremos en las urnas. Si hubiera algún hecho de corrupción, con todo el poder económico y judicial que sostienen estas políticas, estaría todo el gabinete saliente tras las rejas. Es falso, no han encontrado nada; la corrupción es esta que estamos viviendo ahora", afirmó. Luego, culpó a los medios por los casos que salieron a la luz.
 
Ni lerdo ni perezoso, Florencio Randazzo aprovechó las declaraciones para diferenciarse del espacio que conduce Cristina, a pesar de que apenas pasaron 72 horas desde la reunión que ambos mantuvieron en vísperas del cierre de listas para explorar las posibilidades de conformar una alianza.
 
Arrancó así la "interna" entre cristinistas y randazzistas, de la defensa de lo indefendible al pase de facturas. El fuego cruzado posiblemente vaya en aumento en una elección donde el peronismo va fraccionado y atraviesa una interna producto de una derrota de la cual aún no logra reponerse.
 
La Opinión Popular

27-06-2017 / 08:06
El estancamiento económico y la inflación sin freno hacen mella en los bolsillos de los sectores más vulnerables de la sociedad. Con los "brotes verdes", anunciados por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri, ausentes en la vida cotidiana de los ciudadanos, el poder de compra se ha reducido al mínimo imprescindible, golpeando de lleno en los hogares más pobres.
 
La baja del consumo es consecuencia directa de la fuerte pérdida de poder de compra que el salario ha sufrido el último año. La caída del poder adquisitivo se refleja en un descenso alarmante en la adquisición de artículos esenciales de la Canasta Básica. Esto ha llevado a que en los últimos 18 meses los sectores más humildes de la población haya reducido en un 63% la compra de aceite, un 59% el consumo de tomates, un 49% la adquisición de leche y un 47% la obtención de productos escolares como guardapolvos y mochilas.
 
Esta situación también puede observarse en una gran disminución en el consumo de arroz, que cayó un 35%, y de carne (33%), seguido por los huevos (31%), los fideos (26%) y el azúcar (22%). Las bebidas también redujeron notablemente su venta en los barrios más carenciados desde la llegada de Macri, donde se contrajo en un 32% el consumo de agua mineral, un 23% el vino y un 13% las gaseosas.
 
Estudios privados revelan que el salario real de los trabajadores cayó un 7% durante 2016 y que para este año se espera un retroceso similar. Todo esto ha llevado a que durante el tiempo que lleva gobernando Cambiemos hayan cerrado más de 8.000 comercios minoristas destinados a la venta de productos populares, retrocediendo fuertemente además la venta de segundas y terceras marcas.
 
De acuerdo a especialistas consultados, a la hora de entender este fenómeno resultan clave los tarifazos en los servicios públicos, la devaluación de la moneda, los despidos, la falta de oferta laboral y una inflación sin control. Todo esto conforma un cóctel que termina devastando la capacidad de compra de las clases medias y bajas.
 
Los cambios en el Programa de Precios, implementado por el gobierno de los CEOs, solo consiguieron golpear, aún más, a un consumo que no terminaba de recuperarse. La promesa de bajar los precios para aquellos que quisieran comprar al contado o en un pago y así estimular el consumo, solo funcionó para que los empresarios aumentaran los precios financiados y dejaran el resto inalterados. Lo que puso al descubierto como los empresarios aprovechan cada oportunidad que tienen para hacerse de una ganancia mayor.
 
Con las elecciones de octubre cada vez más cerca, en la alianza Cambiemos hay una suerte de desesperación para que aumente la demanda, por eso lanzaron planes que permite comprar hasta en 50 cuotas. El gobierno de Macri mantiene su política de ajuste salarial mientras busca que los trabajadores se endeuden para crea una ficción de cierto "bienestar", previo a los comicios, para así aumentar sus chances electorales. Así gestiona el Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar