La Opinión Popular
                  03:08  |  Lunes 01 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-04-2017 / 16:04
LA MINISTRA DE SEGURIDAD BUSCÓ MOSTRAR “FORTALEZA” DEL GOBIERNO ANTE LOS CORTES

Patricia Bullrich sacada: “¡Salgan a trabajar en bicicleta, auto, camión o furgoneta!”

Patricia Bullrich sacada: “¡Salgan a trabajar en bicicleta, auto, camión o furgoneta!”
Patricia Bullrich sacada: “¡Salgan a trabajar en bicicleta, auto, camión o furgoneta!”.
Poco antes de las 9 de la mañana la ministra de Seguridad Patricia Bullrich salió al aire por el canal de noticias del Grupo Clarín, que desde muy temprano (y a través de conductores derechistas como Sergio Lapegüe) se envalentonó contra los cortes de las autopistas de acceso a Buenos Aires por parte de organizaciones de trabajadores combativos y de la izquierda.
 
"La gente que venga del norte, sur u oeste y quiera entrar a la ciudad lo puede hacer", fue una de las primeras cosas que dijo Bullrich buscando mostrarse con cierta fortaleza ante lo que todos los medios venían difundiendo desde las 5 de la mañana. "Tuvimos bastante conflictividad", agregó y dijo que "en el Puente Pueyrredón estamos cortando nosotros mismos para evitar que la gente lo corte".
 
Dando un paso más en su combate al paro general, la exministra de Trabajo del gobierno ajustador y represor de Fernando de la Rúa le pidió públicamente a la "la gente" que "venga a trabajar, si bien ha habido focos, estamos logrando que la gente llegue a la Ciudad de Buenos Aires y moverse con libertad".
 
"Mi mensaje es salgan a trabajar, en bicicleta, en auto, en camión, en furgoneta o lo que sea, el Estado está presente", arengó Bullrich. Y como si supiera lo que necesita la clase trabajadora, sentenció que "la gente no necesita un paro general hoy, es la última medida. Nosotros vinimos para cambiar, el Presidente lo dijo claro, estamos para cambiar".
 
Enseguida, intentando cubrirse de las preguntas que seguro vendrían de parte de quienes están siempre más preocupados por el "tránsito" que por la realidad de millones de trabajadoras y trabajadores, Bullrich dijo que "están liberados el Uriburu, en la Panamericana estamos abriendo carriles, en el oeste también liberamos, Richieri también, en General Paz".
 
Con otra definición Bullrich intentó caracterizar a las numerosas columnas de trabajadoras y trabajadores que participaron de los cortes. "Hay mafiosos que amenazan a los trabajadores que quieren ir a trabajar", fabuló y agregó "que se está garantizando que a la gente no la amedrenten. Pueden quemar alguna goma pero estamos sacando a todos los violentos".
 
Lapegüe le reprochó a Bullrich que Panamericana y 197 estaba totalmente cortada desde hacía horas. "Esto es como el gato y el ratón, ellos se corren un poco y nosotros tenemos que ir tras ellos", respondió incómoda Bullrich. "En el Camino Negro y Puente Lanoria no había nadie para evitar el corte", retrucó Palegüe. "Ahora me voy a comunicar con la Policía de la Provincia de Buenos Aires para que puedan liberar ahí", se excusó culposamente la ministra.
 
"Estamos tranquilos, estamos bien, la gente tiene que estar tranquila. El peor miedo es que las mafias sigan administrando el país", finalizó la máxima encargada de reprimir las manifestaciones obreras y sociales en el país.
 
Poco después de la entrevista, la Gendarmería avanzaba a fuerza de gases lacrimógenos y gas pimienta contra trabajadoras y trabajadores en Panamericana y 197, intentando con mucha dificultad retomar el control de la zona. Justamente por el accionar de la fuerza comandada por Bullrich, la autopista terminó completamente cortada, incluyendo las colectoras.
 
Fuente: La Izquierda Diario
 
Agreganos como amigo a Facebook
30-04-2017 / 10:04
Convendría poner las cosas en su justa medida: regresar al mundo y con ello combatir la pobreza y crear empleo genuino, además de generar políticas internas profundas que todavía no se ven, llevará tiempo. Bastante más que el de las urgencias del macrismo por presentar hechos concretos antes de las elecciones de octubre. Y con un escenario local que sigue sin ayudar.
 
Macri recibió elogios a mano llena en Washington, pero escuchó a la vez la misma cantinela que en sus visitas a España y Holanda. Los empresarios insisten en que planean invertir pero prefieren esperar a ver el resultado de las elecciones de octubre. Desconfían de una vuelta al populismo y quieren saber si hay riesgo de perder las elecciones y enturbiar el panorama hacia 2019, y más allá.
 
En todo caso, a varios de quienes lo consultaron, les dijo que estaba absolutamente seguro que Cambiemos ganará las elecciones porque la gente no quiere volver al pasado, aunque haya sectores que no la estén pasando bien.
 
Macri ha logrado acomodar los tantos en el rodeo propio. Carrió será candidata en Capital, no habrá definitivamente espacio para Martín Lousteau, que si quiere competir tendrá que hacerlo por afuera, y en la provincia Esteban Bullrich será el candidato a senador. Siempre bajo la misma consigna: la campaña se la ponen al hombro Macri y Vidal y ellos son "los candidatos".
 
El Gobierno a su vez no deja de agradecer los buenos servicios que sigue prestando Cristina Fernández como "jefa de campaña" de Cambiemos. El estallido de la crisis en una Santa Cruz que los Kirchner manejaron como su estancia durante 25 años es un pelotazo en contra para los cristinistas que proponen una vuelta al pasado.
 
Tal vez por esas mismas razones cunde la desesperación en el peronismo que no quiere saber más nada con ella y busca su destino en las elecciones de octubre. Una frase de Florencio Randazzo refleja acabadamente ese momento: "No caigamos en la trampa, tenemos que unirnos, el único enemigo es Macri", rogó en un acto el miércoles. Claro que esa unión, vale la aclaración de los propios randazzistas, no incluye a la doctora y sus fanáticos.
 
Todos, oficialismo y oposición, miran hacia el 24 de junio: ese día habrá que inscribir candidatos y se sabrá si ella se presenta o no. Enorme paradoja: hay más macristas que peronistas rezando para que Cristina compita.

30-04-2017 / 10:04
30-04-2017 / 10:04
30-04-2017 / 09:04
30-04-2017 / 09:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar