La Opinión Popular
                  17:47  |  Miércoles 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-04-2017 / 08:04

La clase trabajadora paraliza el país contra el ajuste neoliberal de Macri

La clase trabajadora paraliza el país contra el ajuste neoliberal de Macri
A la huelga general de hoy contra la política económica del gobierno de Mauricio Macri se sumaron todas las centrales y casi todos los gremios. No habrá bancos ni medios de transporte y adhirieron agrupaciones empresarias. El Gobierno advirtió que reprimirá los piquetes. Desde la CGT adelantaron que la medida tendrá “alta adhesión” en todo el país. No está previsto ninguna movilización, pero la izquierda anunció cortes en los accesos a la ciudad.
En un clima de tensión y en un escenario marcado a fuego por el avance de la conflictividad social y la aceleración del proceso de polarización política, el sindicalismo peronista, aglutinado en la CGT, encabezará hoy el primer paro general contra la administración de Mauricio Macri, a 16 meses de iniciada la gestión Cambiemos.
 
El reclamo de una modificación en las políticas económicas neoliberales del Gobierno que profundizaron la desocupación, la caída de los ingresos de los trabajadores y la contracción del consumo, además del efecto del incremento de las importaciones en la producción industrial, constituyen la bandera de la huelga, que será contundente por la plena adhesión de los poderosos sindicatos del transporte y las protestas anunciadas por organizaciones sociales y partidos de izquierda.
 
Agrandado por respaldo que recibió en la marcha del 1º de abril, Macri apostó en los últimos días por una confrontación directa contra los reclamos de los trabajadores y apalancó su batalla contra el paro sobre dos ejes: denunciarlo como parte de un supuesto intento por desestabilizar su gestión y, en paralelo, desacreditar su argumentación económica, con los famosos "brotes verdes", pese a que la realidad no evidencia síntomas concretos de un proceso efectivo de recuperación.
 
La respuesta concreta del Gobierno al paro nacional fue la descalificación y el ataque contra las medidas de fuerza. Al mismo tiempo se amenazó con reprimir cualquier corte que se produjera. Macri le ordenó a Patricia Bullrich que despliegue fuerzas de seguridad para reprimir a quienes quieran cortar rutas y accesos a la ciudad. en tanto, varios ministros macristas salieron a cuestionar el paro y a desacreditar a los sindicalistas.
 
A pesar de las medidas del Gobierno, desde la medianoche de este jueves ya se siente con fuerza el paro nacional lanzado por la CGT. La medida de fuerza, que enfrenta la política de ajuste del Gobierno de Cambiemos y sus consecuencias, ya se traduce en la paralización del transporte es total en todo el país. Al mismo tiempo, las imágenes de las primeras horas del día, muestran ciudades con las calles casi vacías.
 
A las 7 de la mañana se encuentran ya cortados los principales accesos a la Ciudad de Buenos Aires. El sindicalismo combativo y la izquierda cortan totalmente la Panamericana, el Puente Pueyrredón y el Puente La Noria. No habrá bancos ni medios de transporte y adhirieron algunas agrupaciones empresarias.
 
Desde la CGT adelantaron que la medida tendrá "alta adhesión" en todo el país, están confiados en su efectividad que cuenta con el apoyo de las dos CTA, pero no se descuidan, no quieren confiarse porque el Gobierno de Macri presiona, a través de medios de comunicación adictos y las redes sociales, para que un sector de la población carneree y rompa el paro, profundizando la fractura de la sociedad, la "grieta", no ahora entre cristinistas y macristas, sino entre ricos que se benefician y pobres que se perjudican con las medidas de Macri.
 
La Opinión Popular

EL PRIMER PARO GENERAL CONVOCADO POR LA CGT CONTRA LAS POLÍTICAS DE MAURICIO MACRI
 
Una muestra de rechazo al ajuste PRO
 
Al final llegó el día del paro nacional. La CGT está confiada en la efectividad de la medida que cuenta con la adhesión de las dos CTA, pero no se descuida. Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato de conducción de la central obrera, pronosticó una "alta adhesión" y, de paso, aclaró que si algunos sectores realizan piquetes, "serán inocuos porque no habrá transporte".
 
En tanto, el titular de la CTA, Hugo Yasky, negó la condición desestabilizadora de la medida de fuerza y aseguró que "el paro se hace no por aquellos que tienen la caja de seguridad llena sino por los que tienen las heladeras vacías".
 
La medida, la primera desde que Mauricio Macri asumió el gobierno, comenzará a partir del primer minuto de este jueves. El servicio de transporte público de pasajeros será uno de los pilares que garantizarán la efectividad.
 
Ayer, desde los altavoces de la estación Constitución se anunciaba que durante la jornada del 6 de abril no habría servicio. En los subterráneos no saldrá ninguna formación. "No tienen ni los empleados jerárquicos para mover los trenes", aseguró a este diario Roberto "Beto" Pianelli, titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del subte. Sin colectivos y trenes será una ciudad detenida. Los hospitales mantendrán las guardias mínimas, lo que garantizará la atención en casos de emergencias y no mucho más.
 
Entre los hombres de la CGT había confianza sobre el éxito de la medida pero, agregaban, no querían confiarse ni distraerse porque el Gobierno buscaba presionar y conseguir, a través de medios de comunicación amigos y redes sociales, que un sector de la población rompa el paro. "La movilización del sábado pasado hizo que el gobierno crea que está fuerte y puede contrarrestar nuestro paro, pero se van a llevar una sorpresa", comentó uno de los hombres que ocupa una de las secretarías de la CGT.
 
Schmid negó de manera rotunda que vayan a existir "impedimentos para quien quiera ir a trabajar" pero advirtió que "lo que va a haber es una paralización total de todas las actividades por la alta adhesión contra un malestar social que tratamos de poner en la agenda pública".
 
A su turno, Héctor Daer, otro de los integrantes del triunvirato cegetista, advirtió que la medida de fuerza tendrá un "apoyo contundente" y servirá para desmentir al gobierno de Macri que dijo que era "una medida oportunista". Según Daer, el principal responsable de la convocatoria y el éxito del paro es el gobierno porque "es el único responsable de que haya más pobreza, menos trabajo y menos actividad económica".
 
Fiel a su estilo directo, el secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, advirtió al Gobierno de una más que segura profundización de la protesta si luego del paro "no da respuestas a los reclamos de los sindicatos". Es más, Moyano aseguró que entre los afiliados del sindicato que conduce hay un porcentaje importante que exige una repetición de la medida, esto es convocar a otro paro nacional en poco tiempo más.
 
Moyano se animó y avanzó sobre el día después del paro. Por lo pronto, anticipó que la semana que viene la CGT se reunirá para analizar los pasos a seguir aunque anticipó que "hay muchos compañeros que quieren seguir con estos reclamos, ya sea con otra medida de fuerza o en la calle, con movilizaciones".
 
El hijo de Hugo Moyano justificó la necesidad de continuar con un plan de lucha porque con el gobierno de Macri "te quedas cruzado de brazos o seguimos peleando para que no cierren fábricas y evitar despidos".
 
Yasky, que junto a la CTA de Pablo Micheli decidieron acompañar la medida de fuerza de la CGT, aprovechó para hablar durante el anuncio de la inflación de marzo que emite el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), que arrojó un 2,1% de inflación de marzo, igual a la de febrero pasado y que muestra una inflación interanual del 27,9%, promediando un 29,6% interanual en el primer trimestre.
 
Allí, Yasky señaló que las cifras que arroja el estudio cuenta de que "somos los trabajadores los que terminamos pagando los platos rotos de los desaguisados del plan económico del gobierno". Es más, advirtió que la pérdida del poder adquisitivo quedará más expuesta con el paro porque "será un plebiscito de la política del gobierno que sólo causó despidos, desempleo y caída del poder adquisitivo de los trabajadores".
 
Yasky rechazó la acusación del Gobierno, que acusa al paro de desestabilizador y de poner en riesgo la democracia. "Si hay un sector que puso el cuerpo y su sangre para defender la democracia fue el de los trabajadores. Nunca en la historia se conoció que lo haya hecho un dirigente de la Sociedad Rural, de la Bolsa de Comercio o de una multinacional. Por eso paramos, basta de gobiernos que gobiernan para los ricos", afirmó.
 
El Gobierno buscaba ayer maneras de debilitar la medida. El gobierno porteño que encabeza Horacio Rodríguez Larreta anunció que habrá una fuerte presencia policial para garantizar la seguridad de quienes deseen movilizarse para ir a trabajar. También anunció estacionamiento gratuito y peajes libres en las autopistas de acceso a la Capital Federal.
 
Por Felipe Yapur
 
Fuentes: Página12, El Cronista, Clarín y LOP

Agreganos como amigo a Facebook
13-12-2017 / 11:12
13-12-2017 / 11:12
La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria que les quita 100.000 millones a los jubilados y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción, en una sesión que estaba prevista para el miércoles 20 pero podrían adelantar para este jueves.
 
Cambiemos necesita unos 30 diputados aproximadamente para tener mayoría, aún después del recambio legislativo que les permitió aumentar su cantidad de bancas. Sigue necesitando de los peronistas. Ya el massismo le dio la espalda a la reforma, entonces necesita de los gobernadores, los mismos que permitieron que la reforma se apruebe en el Senado. Pero en Diputados su peso es relativo y obliga a cuentas más finas.
 
En Cambiemos hay confianza de llegar a la mayoría pero si Rogelio Frigerio no logra ablandar a los mandatarios en estos días, a Mario Negri y Nicolás Massot no les será tan sencillo.  Lo que le preocupa a Cambiemos son los gobernadores que callan como Urtubey, Bordet, Uñac y Verna cuyos legisladores no estuvieron en la reunión escandalosa de ayer. Incluso algunos de los diputados que responden a esos cuatro mandatarios provinciales ya habrían avisado que no apoyarán la reforma.
 
Según las cuentas que hicieron en Cambiemos, sólo necesitan 23 aliados para abrir la sesión especial y aprobar la reforma neoliberal y dicen tenerlos, pero algunos de los 'contabilizados' están agarrados con alfileres y además el número es muy justo para arriesgarse en el recinto, aunque no sería la primera vez que el macrismo parlamentario corre riesgos que a veces terminaron mal.
 
La Opinión Popular

13-12-2017 / 10:12
En un plenario de comisiones cargado de tensión, discusiones, trifulcas y discursos encendidos de macristas y opositores, Cambiemos logró en Diputados dictamen favorable a la reforma previsional que el Gobierno de Macri pactó con los gobernadores peronistas y que podará entre 75 mil y 100 mil millones de pesos anuales a jubilados, pensionados, discapacitados, asignaciones familiares, beneficiarios de las asignaciones universales por hijo y embarazo, para tapar agujeros financieros de la administración central y la provincia de Buenos Aires.
 
La oposición terminó por unificar un dictamen de rechazo entre el FpV-PJ, el Frente Renovador y los puntanos de Compromiso Federal a los que se sumarían el Movimiento Evita, el FIT y Libres del Sur a los que el oficialismo excluyó de las comisiones de Presupuesto y Previsión Social.
 
Los diputados del interbloque Argentina Federal, que responden a los gobernadores peronistas, casi no participaron del plenario y se reunieron en la búsqueda infructuosa de unificar posiciones. La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción.
 
Los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, serían los únicos oradores en defensa del proyecto oficial. No habría otros, más allá de los diputados que intervinieron. Cambiemos apostó a un trámite súper exprés, aunque no logró esquivar las voces de protesta que había borrado del debate.
 
Triaca comenzó su disertación cuando un numeroso grupo de jubilados y trabajadores de distintos gremios comenzaron a abuchearlo. "Es lo que votó el pueblo argentino unos meses atrás". La respuesta enardeció a la gente que levantó el tono: "atorrante", "ladrón", "traidor", le gritaron. El jefe de los diputados PRO, Nicolás Massot, hizo un discurso provocador contra el kirchnerismo, pero no dedicó una sola palabra a la defensa del proyecto. 
Muy incendiarias sus frases pero no respondió al interrogante: ¿esto es para que los jubilados cobren más o para que cobren menos?

 
Triaca no pudo continuar y un grupo de trabajadores identificado con el Apops (el gremio de la Anses) que reclamaban participación en la discusión se cruzaron con la seguridad de la Cámara. El jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, en una demostración de buen estado físico, saltó una mesa para interponerse entre los dos grupos y frenar la pelea.
 
En Cambiemos evaluaban anoche si confirmaban que contarían con los votos suficientes, cambiarían la estrategia y convocarían a una sesión este jueves para tratar la reforma previsional. Quieren evitar que la sesión ómnibus del 19 y 20 de diciembre se tope con una masiva marcha que organizaciones de trabajadores, organizaciones sociales y jubilados preparan para esa fecha. En este marco, la perspectiva de un Paro Nacional y una movilización masiva el día que se trate la norma se hace urgente y más que necesaria.
 
La Opinión Popular

12-12-2017 / 16:12
12-12-2017 / 12:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar