La Opinión Popular
                  06:09  |  Domingo 30 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Internacionales - 31-03-2017 / 10:03
FUJIMORAZO EN CARACAS

Destrucción de la poca democracia que quedaba en Venezuela

Destrucción de la poca democracia que quedaba en Venezuela
La diputada opositora Amelia Belisario choca con la Policía frente al edificio de la Corte Suprema, en Caracas.
El gobierno de Nicolás Maduro ha demolido con una sentencia judicial lo poco que quedaba de institucionalidad democrática al haber hecho desaparecer la división de los poderes públicos en Venezuela. La anulación de la Asamblea Nacional, elegida por última vez en diciembre del 2015, es de una gravedad política enorme que aumenta la inestabilidad y los riesgos de violencia.
 
Significa un punto de no retorno en la grave fractura que vive Venezuela. La inhabilitación total del Parlamento resulta inconcebible en cualquier país que se considere una democracia. Esta nueva situación, que merece el máximo repudio, representa la ruptura del hilo constitucional en Venezuela.
 
Es una decisión que recuerda el autogolpe del ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) de disolver el Congreso. La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Venezuela, controlado por el Gobierno, permite que Nicolás Maduro asuma el control absoluto de todos los poderes del Estado como lo hizo Fujimori en 1992. También evita que el Parlamento sea una voz activa disonante. En el último año y medio el gobierno, a través del Tribunal Supremo de Justicia, ha frenado 46 propuestas legislativas de la Asamblea Nacional.

 
Asimismo, el fallo mediante el cual el Tribunal Supremo asume las atribuciones del Parlamento, tiene un serio trasfondo económico. Se produjo en respuesta, entre otros, a un recurso de interpretación sobre la creación de empresas mixtas en el sector petrolero.
 
De acuerdo a la Constitución (artículo 187), el Gobierno no puede firmar contratos de interés público sin el consentimiento del legislativo. Esta cuestión era clave para Maduro, que busca financiamiento para hacer frente al grave déficit fiscal calculado en 11,5% del PBI en el 2016.
 
Más allá de las posibilidades diplomáticas de aplicar la Carta Democrática Interamericana en el ámbito de la Organización de Estados Americanos, lo inmediato es que Caracas evite seguir profundizando la pérdida de las libertades fundamentales y la violación de los derechos humanos, cese la persecución política de la oposición y confirme el cronograma electoral oportunamente pautado.
 
Toda América Latina debe reclamar por el urgente regreso de la democracia venezolana. También por la libertad de todos los presos políticos, que se mantenga la convivencia pacífica y la plena vigencia del estado de derecho. Es de esperar que la tragedia del grave quiebre institucional en Venezuela no signifique un aumento de la represión política o la disminución de las libertades individuales.
 
Por Roberto García Moritán
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
29-04-2017 / 22:04
Adolf Hitler fue un político, militar y dictador alemán, canciller imperial desde 1933 y Führer -líder- de Alemania desde 1934 hasta su muerte. Transformó la República de Weimar en el Tercer Reich y gobernó con un partido único basado en el totalitarismo y la autocracia de la ideología nazi.
 
El objetivo de Hitler era establecer un Nuevo Orden basado en la absoluta hegemonía de la Alemania nazi en el continente europeo. Su política exterior e interior tenía el objetivo de apoderarse de Lebensraum ('espacio vital') para los pueblos germánicos.
 
La Segunda Guerra Mundial, desatada por Hitler, arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, a una sangrienta lucha de liberación, culminó en la derrota del nazismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
El 30 de abril de 1945, en Berlín (Alemania), las tropas soviéticas izan su bandera en lo alto del Reichstag. Ante la llegada de los soviéticos, y para evitar ser capturado, Hitler se suicida en su búnker. Junto a él, Eva Braun (esposa) y la familia Goebbels completa.
 
Por motivos raciales, Hitler causó la muerte de diecisiete millones de personas, incluyendo seis millones de judíos y entre medio y millón y medio de gitanos, en lo que posteriormente se denominó Holocausto. Los principales jerarcas nazis apresados fueron condenados a la horca o a largas penas de prisión; otros murieron en los meses que siguieron a la caída de Berlín.
 
La Opinión Popular
29-04-2017 / 20:04
La victoria de las aguerridas Fuerzas Armadas Populares de Liberación del heroico pueblo vietnamita, el 30 de abril de 1975, se produjo en un momento histórico caracterizado por la incapacidad de los Estados Unidos de imponer un orden mundial basado solo en la supremacía estratégica-militar.
 
Esa ejemplar y pertinaz resistencia protagonizada por los vietnamitas suscitó admiración y solidaridad mundial y contribuyó a despertar conciencias y a romper el mito de la invencibilidad de los marines y tropas equipadas con lo último en tecnología bélica.
 
La entrada del Viet Cong resultó el remate de una acertada estrategia, que se desató el 10 de marzo de 1975, una gran ofensiva final, la operación Ho Chi Minh. Durante los días 26, 27 y 28 de abril se generalizó por toda la franja costera y se desarrollaron combates encarnizados, cuerpo a cuerpo, casa por casa para romper el "cordón sanitario" alrededor de la capital del sur.
 
La derrota de los Estados Unidos en Vietnam significó un duro revés para la política yanqui dirigida a hacer retroceder el proceso nacionalista, popular y revolucionario que tomó auge después de 1945 con la expansión del socialismo en Europa y el desarrollo del movimiento de liberación en las áreas coloniales del Tercer Mundo.
 
La liberación de Saigón representa un símbolo de resistencia y victoria de una causa justa: defender el derecho a la soberanía nacional, la independencia, la unidad e integridad territorial, que sigue vigente como ejemplo en la memoria universal de los pueblos.
 
Por Carlos Morales

28-04-2017 / 11:04
27-04-2017 / 20:04
27-04-2017 / 19:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar