La Opinión Popular
                  22:08  |  Jueves 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Con la quita de retenciones a la minería y a la soja se ha beneficiado a sectores que estaban en mejores condiciones de afrontar un ajuste y no a los jubilados o los trabajadores”. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 24-03-2017 / 08:03
EFEMÉRIDES POPULARES. 24 DE MARZO DE 1976, UN DÍA PARA NO OLVIDAR JAMÁS

Recordando a las Primeras Víctimas del Golpe Militar

Recordando a las Primeras Víctimas del Golpe Militar
La dictadura militar impuso el terrorismo de Estado como método sistemático, un régimen de represión ilegal, violencia indiscriminada, persecuciones, tortura sistematizada y desaparición forzada de personas, en el que se violaron masivamente los derechos humanos y se produjeron, en un verdadero genocidio, decenas de miles de desaparecidos.
Mientras la mayor parte de los argentinos dormían, en la madrugada del miércoles 24 de marzo de 1976, me desperté sobresaltado por los golpes en la puerta de mi casa. El "Chueco", un viejo compañero de militancia, me vino a comunicar que las Fuerzas Armadas habían derrocado al gobierno constitucional del peronismo.
 
Me vestí apresuradamente, me cambié el peinado, me afeite los bigotes y salí inmediatamente a alertar a otros compañeros. La primera casa a la que llegué, la del "Rody" Vittar, no existía más. Horas antes un comando paramilitar había llegado para detenerlo, y como no lo encontró, instaló explosivos y voló la vivienda hasta los cimientos.
 
La represión en Córdoba fue muy dura, igual que en muchos otros lugares del país. Este proceso desembocó en una sangrienta y larga noche de males, que dejó como saldo miles desaparecidos, una guerra perdida a manos de Gran Bretaña y un país económicamente quebrado, entre otras cosas.
 
Por eso, en el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y Justicia, en este nuevo aniversario del golpe militar genocida, quiero recordar y rendir un recóndito homenaje a tres queridos compañeros y amigos, asesinados ese siniestro 24 de marzo.

Ellos son: Víctor Lorenzo, Concejal en Córdoba Capital por la Juventud Revolucionaria Peronista, quien fuera ejecutado, el día del golpe, de un tiro en la cabeza en la cárcel local; don Luis Carnevale, Senador Nacional por la misma provincia, secuestrado y desaparecido ese mismo día; y el mayor Bernardo Alberte, ex Delegado Personal de Juan Perón, quien fuera arrojado a través de la ventana de su departamento, en un sexto piso, por una patrulla militar, la madrugada del siniestro Golpe de Estado.

Hay muertes, que por ser las primeras, son todo un símbolo. Los militares asesinos los eligieron primero porque eran peronistas. Y no se lo perdonaron. Pero, a pesar de las cárceles y los fusilamientos, de los compañeros muertos y los desaparecidos, nunca fuimos vencidos. Continuamos invariablemente las luchas que emprendieron Eva y Juan Perón.

Compañeros Víctor Lorenzo, Luis Carnevale y Bernardo Alberte, Presentes. Hasta la victoria, siempre.

Por Blas García para La Opinión Popular

El 17 de octubre, Perón, el proletariado nacional y el quiebre del modelo dependiente
Blas Garcia


El golpe de Estado de 1976 puso fin al Proyecto Nacional y Popular de Juan Perón, un modelo de dignificación del trabajo, producción y pleno empleo, para instaurar un programa neoliberal de especulación financiera, injusta distribución de la riqueza, hambre y miseria. Para imponer ese modelo antipopular, la dictadura cívico militar ejecutó un plan sistemático de exterminio a los opositores gremiales, políticos y sociales.


La represión en Córdoba

La represión en Córdoba fue dura, igual que en muchos otros lugares. Entre los detenidos ilegalmente se encontraban obreros, estudiantes, profesionales, conscriptos y trabajadores independientes, de todas las edades y distintas condiciones sociales.

Algunas víctimas fueron los dirigentes gremiales René Salamanca y Tomás Di Toffino del SMATA y Luz y Fuerza respectivamente. También los estudiantes del colegio Manuel Belgrano cuyos familiares denunciaron a las autoridades del establecimiento por delatar en marzo de 1976 a alumnos que posteriormente fueron secuestrados y no se supo más nada de ellos.

En las cárceles, en particular la Unidad Penitenciaria de Barrio San Martín, se produjeron fusilamientos además de simulacros de ejecuciones de presos políticos durante la dictadura, por lo que hace poco fue condenado el represor Videla. En aquel lugar fueron asesinados los amigos y compañeros: José "el Negro" Brizuela y Miguel Ángel "el Chicato" Mozzé, entre otros.

Si bien no hay datos precisos se calcula que, en Córdoba, fueron detenidos más de 4.000 peronistas, sobre todo jóvenes y trabajadores, entre 1976 y 1979. Y muchos debimos pasar a la clandestinidad.

Funcionarios y legisladores justicialistas fueron víctimas como el caso del concejal de la JP Víctor Lorenzo muerto mientras estaba detenido o el de Don Luis Carnevale, Senador Nacional, desaparecido tras ser llevado detenido, ambos episodios ocurridos el día del golpe.


Don Luis, un militante hecho y derecho

Don Luis Carnevale era un viejo militante peronista, hecho y derecho. Habría revistado, cuando joven, en las filas del Partido Comunista de la Argentina del que fue expulsado por repudiar a la Unión Democrática y al embajador yanqui Spruille Braden. Se sumó al justicialismo, colaboró con Evita y desde 1955 participó activamente en la Resistencia peronista.

A mediados del '60 fue nombrado Delegado Personal de Perón en la Provincia de Córdoba y después del golpe militar de 1966, con la disolución del Partido Justicialista, estableció una relación muy estrecha con la nueva Juventud Peronista que nosotros encarnábamos.

Con el surgimiento de la CGT de los Argentinos en 1968, que representó un sindicalismo más combativo, cuyo secretario general era Raimundo Ongaro, Juan Perón nos ordena a los integrantes de la JP, a través de su Delegado Personal el mayor Alberte, que desde Córdoba apoyemos junto a Luis Carnevale, a la misma. Yo me encontraba en Tucumán y me ordenan volver a Córdoba y viajar a la Capital Federal para reunirme con Ongaro y Alberte.

En Córdoba, Don Luis nos dio participación y protagonismo y nos trasmitió la experiencia de los hombres de la resistencia, la lucha de los viejos peronistas que, desde 1955 en adelante, no bajaron los brazos, no se rindieron y lograron poner en pie la gesta popular del retorno del General Perón a la Patria y al Poder.

El 11 de marzo de 1973 es electo senador nacional por la provincia de Córdoba. A pesar de ello, su vida corría permanente peligro por las reiteradas amenazas de la Triple A de López Rega. Me tocó a mí compartir, con Don Luis, "sentencias de muerte" de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) junto a Ricardo Obregón Cano, Atilio López y los dirigentes sindicales Agustín Tosco y René Salamanca, entre otros.

Don Luis Carnevale fue secuestrado y desaparecido el mismo día del golpe.


El "Gordo" Lorenzo, salteño trabajador

El "Gordo" Víctor Lorenzo, amigo y compañero, salteño, trabajador y estudiante, era un integrante de nuestra generación, que al principio de los '70 se incorpora al combate político en la J.P., formando parte de la Juventud Revolucionaria Peronista (J.R.P.)

Sus características físicas y su serenidad personal, muy provinciana, contribuyeron al mote de "El Buro" o "Burócrata" con que lo llamábamos, pero era un activista formidable en la universidad y en los suburbios de la zona norte de Córdoba, alrededor de ese bastión peronista que era Barrio Patricios.

Siempre contento, era un compañero que irradiaba capacidad natural de mando, seguridad ideológica y convicción peronista. Sostenía una intransigencia y pureza de principios que, con entusiasmo, fuerza y convicciones profundas, trasmitía y contagiaba a todos.

En marzo de 1973 es electo Concejal por la ciudad de Córdoba, donde desarrolló una intensa actividad, con claridad política, sin ambigüedad ni especulaciones en sus planteos. Con él trabajaron, de secretarios del Consejo Deliberante, José Manuel de la Sota y Jorge Busti.

El 24 de marzo de 1976, producido el golpe militar, Víctor Lorenzo es detenido y ejecutado, de un tiro en la cabeza, en la cárcel de Córdoba.


El mayor Bernardo Alberte, un militar patriota

El "Yorma" Bernardo Alberte había conocido a Perón en el año 1945. En octubre de ese año cuando era teniente intentó sublevar la Escuela de Infantería de Campo de Mayo para ponerla a favor de Juan Perón. No tuvo éxito: tenía 27 años y lo degradaron. Con el triunfo del 17 de octubre recuperó el grado y la libertad. Allí se encolumnó con el Líder.

En 1954, Perón lo nombró su edecán personal, creciendo la relación entre ambos. En el golpe del '55 fue la primera defensa en la Casa Rosada y se quedó a su lado hasta que el General se exilió.

Fue encarcelado, estuvo en la penitenciaría de Las Heras, en el penal de Magdalena y luego lo confinaron a Ushuaia, una cárcel que había sido cerrada por infrahumana. Años después, en 1967, Perón recompensó la lealtad de Alberte: lo nombró Delegado Personal a nivel nacional y Secretario del Movimiento Justicialista.

En aquel momento tuve la oportunidad de conocerlo y tratarlo, siendo yo representante del peronismo universitario de Córdoba. Distribuíamos el periódico "Con Todo", órgano del peronismo revolucionario, del cual el mayor Alberte era editor. Allí se defendió públicamente a los compañeros de las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas) apresados en Taco Ralo, Tucumán, en septiembre de 1968.

Colaboramos con él cuando surgió la CGT de los Argentinos, en marzo de 1968, la cual obró como un gran instrumento de lucha, y brotó porque Alberte les dio el paraguas político peronista; permitiendo la articulación de una nueva dirección sindical combativa y revolucionaria, la que impulsará el Cordobazo y ayudará a concretar la vuelta de Perón a la Patria y del peronismo al gobierno en el año 1973.

El mayor continuó las ideas de John William Cooke y fue uno de los fundadores de la tendencia del peronismo revolucionario. Lo secundamos, yo como presidente del Integralismo cordobés, en la organización y el desarrollo del histórico Primer Plenario clandestino del Peronismo Revolucionario, realizado en una quinta en las inmediaciones del aeropuerto de Pajas Blancas, Córdoba, en enero de 1969. Allí participaron, entre otros, los legendarios Gustavo Rearte y José Sabino Navarro.

En 1973, Alberte recuperó su grado y fue ascendido teniente coronel cuando asumió Cámpora. Y Néstor Kirchner, hace pocos años, le rindió un justo homenaje: le otorgó un ascenso post mortem a coronel.

En vísperas del golpe, Alberte había denunciado que la Triple A, del "Brujo" López Rega, había intentado secuestrarlo. Además, le escribe una carta abierta a Jorge Rafael Videla, horas antes de ser asesinado por un grupo de tareas del "proceso". En esa memorable carta, Alberte denunciaba la represión ilegal, advirtiendo la tragedia que se cernía sobre el país y la vergüenza que tarde o temprano se abatiría sobre las Fuerzas Armadas.

En las primeras horas del 24 de marzo de 1976, un grupo de militares y policías uniformados violentó el departamento de Alberte, en el sexto piso de Avenida del Libertador 1160, en Capital Federal. "Alberte, venimos a matarte", gritaron antes de arrojarlo por una ventana. Antes, él se habia calzado un revolver e intentó una defensa. No pudo hacer mucho. En los forcejeos lo agarraron entre varios y, sin más, lo tiraron por una ventana del comedor. Cayó al pulmón del edificio y murió en el acto.

Así, la dictadura hacía su aparición en escena. Estrenaba la metodología que pondría en acción durante los siguientes siete años: el asesinato y la desaparición. Y lo hizo, en primera instancia, con compañeros del peronismo combativo: Víctor Lorenzo, Luis Carnevale y Bernardo Alberte.

Por Blas García*


*Blas García, integrante de la "gloriosa J.P." de los '70 no fue observador, sino actor en una generación que tuvo capacidad para plantear un proyecto de poder.

Formado en el nacionalismo popular y el revisionismo histórico, comenzó a militar en las movilizaciones peronistas por el "Operativo Retorno" de Perón a la Argentina (1964). Dirigente estudiantil integralista y del Movimiento Universitario Peronista (1966), participa en la gran huelga universitaria de seis meses (1966) contra la dictadura, en el Cordobazo (1969), el estallido popular contra la dictadura y en los duros enfrentamientos, conocidos como el Vivorazo (1971)

Fundó, junto a Jorge Busti y Hernán Orduna, la Juventud Revolucionaria Peronista (J.R.P.) de Córdoba, a fines de los '60 y condujo, junto al Rodolfo Vitar y a Roberto Vidaña, la Juventud Peronista de la Provincia mediterránea.

En junio de 1972 participa en el Acto de la Unidad de la Juventud Peronista en la Federación de Box, en Capital Federal, integrando la primera Conducción Nacional de la "gloriosa J.P."

A los 23 años, forma parte de la Junta Provincial del refundado Partido Justicialista y a los 25 años es Diputado por la Provincia de Córdoba, donde lo encuentra el golpe militar.

(NdelaR)

Agreganos como amigo a Facebook
24-05-2018 / 19:05
24-05-2018 / 19:05
En 1809, la Junta Central de Sevilla envió como nuevo virrey del Río de la Plata a Baltazar Hidalgo de Cisneros, quien ordenó la desmovilización de las milicias que habían defendido Buenos Aires de las invasiones inglesas de 1806 y 1807, además de exigir el restablecimiento del monopolio comercial español. Los criollos bonaerenses rechazaron ambas medidas.
 
Mantuvieron sus tropas armadas y presionaron por la tolerancia de comercio con Inglaterra, que ahora era aliada de la Junta Central de España en la guerra contra Napoleón. El virrey, consciente de la debilidad de sus fuerzas y sin esperanza de recibir ayuda de la metrópoli, aceptó las demandas de Buenos Aires.
 
Un grupo de criollos se reunía secretamente discutiendo diversos planes para derrocar al virrey. Los más activos eran los militares Cornelio Saavedra Miguel de Azcuénaga, los abogados Manuel Belgrano, José Castelli y Mariano Moreno, y los comerciantes Juan Larrea y Domingo Matheu.
 
El 17 de mayo de 1810 llegó una noticia que desencadenó la revolución. En España había caído la Junta Central, la que había nombrado virrey a Cisneros, y se había instalado un Consejo de Regencia, arrogándose la representatividad de España y las colonias. En los días siguientes, los conspiradores bonaerenses movilizaron las milicias y convocaron al pueblo a Cabildo Abierto y destituyeron al virrey, declarando que su autoridad era ilegítima, al no existir la Junta que le había otorgado el cargo.

La Revolución de Mayo inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino sin proclamación de la independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del rey de España, Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte.
 
Aun así, dicha manifestación de lealtad, conocida como la máscara de Fernando VII, es considerada una maniobra política que ocultaba las intenciones independentistas de los revolucionarios, inspirados en la Revolución Francesa y la Independencia de Estados Unidos. Así, el 25 de mayo de 1810 tiene más valor simbólico que histórico. Valor simbólico de un hecho fundacional que todo pueblo necesita reconocer para afianzar su identidad.
 
No hubo violencia, que es una de las características ineludibles que tiene el vocablo revolución, ni hubo cambios radicales. No fue tampoco una gran movilización popular como lo fue la reconquista de Buenos Aires durante las invasiones inglesas. No fue un gesto imperativo de la masa sublevada como el 17 de octubre de 1945, pero tampoco una decisión tomada exclusivamente por los doctores y la "gente decente" como lo cuenta la historia liberal mitrista.
 
No declaró la independencia pues se hizo en nombre de Fernando VII. Destituyó un virrey, pero ese hecho ya tenía antecedentes con la destitución de Sobremonte cuando se eligió a Liniers. No existieron las escarapelas celestes y blancas que nos enseñó falsamente la historia oficial porque se repartían estampitas con la efigie de Fernando VII, con un tono rojizo como el de la bandera española.
 
Por último, aunque parece evidente que no puede asignarse a un día y a un hecho puntual la carga simbólica de la independencia y constitución de la Argentina libre y soberana, hay quienes consideran el 9 de julio, fecha de la declaración de la Independencia, como ícono del nacimiento del país, y otros, a la fecha del 25 de mayo.
 
Uno de los motivos del debate tiene que ver con el hecho de que hay quienes consideran que la Revolución de Mayo fue un acontecimiento protagonizado solo por Buenos Aires mientras que la Declaración de la Independencia fue un acto que contó con la activa participación de las provincias. Parece claro, eso sí, que la Revolución de Mayo es la celebración del inicio de una serie de acontecimientos que desembocaron en la formalización de la independencia en 1816.
 
La Opinión Popular

24-05-2018 / 19:05
El Club Atlético River Plate es un club deportivo de la ciudad de Buenos Aires. Es el equipo que ganó más campeonatos locales de índole profesional en la Argentina. Fue fundado, de acuerdo a la versión oficial del club, el 25 de mayo de 1901.
 
Originalmente instalado en el barrio de La Boca, luego se mudó al barrio de Palermo, donde tenía su propio estadio, pero con el paso de los años el club creció en popularidad y tuvo que trasladarse en 1938 al barrio de Belgrano, al norte de la ciudad de Buenos Aires, donde se ubican sus instalaciones, aunque generalmente se relaciona la ubicación del club con el barrio de Núñez. Su histórico rival es el Club Atlético Boca Juniors, con quien disputa el llamado Superclásico del fútbol argentino.
 
Es el club más ganador del profesionalismo, con 56 títulos. En el plano nacional, ostenta el récord de haber ganado 36 campeonatos de Primera División (1 durante el amateurismo y 35 en el profesionalismo), lo que lo hace el máximo campeón del fútbol argentino. Además, también alcanzó el título de campeón en 8 copas nacionales oficiales (1 en la era amateur y 7 en la profesional) y 2 títulos de Segunda División (1 en la era amateur y 1 en la era profesional).
 
El club también posee 15 títulos internacionales oficiales de mayores,16 entre los que se cuentan una Copa Intercontinental, tres Copas Libertadores, una Copa Interamericana, una Copa Sudamericana, una Supercopa Sudamericana, una Recopa Sudamericana y una Copa Suruga Bank, todos ellos organizados por la Conmebol.
 
La Opinión Popular

24-05-2018 / 19:05
24-05-2018 / 19:05
Néstor Carlos Kirchner fue una figura política decisiva en la  Argentina de los últimos tiempos. Asumió como presidente el 25 de mayo de 2003 y su gobierno generó un estilo que rescató la política del descrédito en que había caído, privilegió la militancia y jerarquizó la figura presidencial y su autoridad.
 
Significó un cambio total respecto al nefasto modelo neoliberal que se implantó con el golpe militar de 1976, se profundizó en la década de los 90 con el menemismo, explotó con la crisis de 2001 y terminó con el gobierno radical de la Alianza.
 
Hoy todos debemos reconocer los logros concretos de su gestión, como: el crecimiento económico; el desarrollo de la industria nacional y la importante contracción de la tasa del desempleo; las mejoras salariales en la mayoría de las actividades, que han superado las proyecciones inflacionarias; el auge del consumo y el crédito; la ampliación de los beneficios jubilatorios para personas que no habían hecho aportes; la función activa del Estado desplazando al "mercado".
 
Además, el discurso reivindicativo, nacional y popular, frente a las grandes corporaciones empresariales y a organismos internacionales como el FMI; la renovación de la Corte Suprema; el desendeudamiento con el Fondo Monetario Internacional; la política de Derechos Humanos y la nulidad de las leyes de obediencia debida: la integración regional... Por todo esto, ya tiene un lugar en la historia, con toda justicia.
 
El oficialismo quiso construir un mito con la figura de Néstor Kirchner, para que cumpla una función unificadora de los K, corriendo el riesgo de transformarlo en fábula. Antes de convertirlo en mito, sus seguidores deberían darle la oportunidad de ser juzgado sin pasiones, simplemente como un hombre de su tiempo.  
 
Lo real es que Néstor Kirchner ha marcado un antes y un después. Es parte fundamental en la realidad argentina, vive en el corazón de su pueblo, porque puso nuevamente en marcha un proyecto político peronista transformador que forjó nuevos derechos, en la pelea por la igualdad de oportunidades y la equidad social, en la lucha permanente de la causa nacional y popular por: la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social.
 
Transcribimos aquí su discurso completo en la asunción presidencial en la Asamblea Nacional.
 
Por Blas García

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar