La Opinión Popular
                  01:45  |  Martes 19 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 20-03-2017 / 09:03
DUJOVNE MENCIONÓ A CUATRO EMPRESAS QUE SUPUESTAMENTE INCORPORARON PERSONAL, PERO LOS DATOS LO DESMIENTEN

Verás que todo es mentira: Brotes verdes que sólo ven dentro del Gobierno

Verás que todo es mentira: Brotes verdes que sólo ven dentro del Gobierno
Nicolás Dujovne presentó la lista de supuestas incorporaciones del sector privado que no son reales.
 
En su desesperación por mostrar "brotes verdes", el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne,  presentó una lista de empresas que "crearon trabajo en enero" y la realidad es diferente: una despidió en lugar de tomar, otras dijeron que por ahora eran sólo "planes" y algunas, que eran puestos "temporarios para mantenimiento"
 
El ministro dijo que Despegar.com incorporó 450 personas, pero despidió 100. Aseguró que Techint sumó 380 empleados, aunque temporarios. Sostuvo que Iveco sumó 400 empleados y Smata lo negó. En Mercado Libre dijo que había 317 nuevos empleos, pero es un plan anual.
 
En un nuevo intento por convencer de la supuesta aparición de "brotes verdes" en la economía, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, hizo referencia a principio de semana de cuatro empresas puntuales que estarían incorporando personal y que indicarían una recuperación del mercado de trabajo.
 
La enumeración fue utilizada por el funcionario para responder a lo que consideró "una colección de malas noticias". Entre las firmas sobre las que especificó se encuentra Despegar.com, que, según aseguró, habría incorporado a 450 trabajadores, pero lejos de eso, la empresa despidió en enero pasado a 100 empleados vía retiros voluntarios.
 
También hizo referencia a un aumento en la nómina laboral del holding Techint, de 380 empleados, pero la empresa explicó a este diario que son personal temporario para el verano por mantenimiento de las plantas y pasantías de su programa de formación.
 
Otro caso que aseguró fue el de Iveco, sobre el que aventuró unos 400 puestos nuevos, pero todavía no se incorporó personal y cualquier ampliación está pendiente de una supuesta inversión extranjera y la compra de una unidad de negocios.
 
Por último, se refirió a MercadoLibre, con 317 puestos ya generados, pero desde la empresa también dijeron que se trata de un plan para todo 2017.
 
Dujovne aprovechó una entrevista realizada en TN por Joaquín Morales Solá para negar la existencia de "una avalancha importadora" que esté afectando la actividad y el empleo, pese a que desde la Unión Industrial denuncian un incremento insostenible en las compras al exterior.
 
Los propios datos oficiales dan cuenta que se destruyeron el año pasado 127.000 puestos y cerraron 5000 empresas, en su mayoría a causa de la ola importadora, un mercado interno reducido por la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores y la imposibilidad de competir con los precios de los productos que ingresan al país.
 
El Indec informó esta semana que el desempleo finalizó el 2016 en 7,6 por ciento, lo que representa la existencia de 937.000 personas sin trabajo. Junto a la pérdida de puestos concentrada en la industria manufacturera y la construcción, la subocupación llegó a 10,3 por ciento (1.278.000 personas).
 
Luego de varios intentos de anticipar una recuperación, que se anunció para el segundo semestre del año pasado y fue prorrogándose sin fecha cierta hasta el momento, ahora el gobierno intenta mostrar creación genuina de empleo. Con eso en mente, Dujovne llevó a la entrevista una lista de las empresas que "crearon más puestos de trabajo en enero", aseguró ante las cámaras. "Es información que no sale en los diarios", agregó.
 
Entre las empresas que mencionó destacó a Despegar.com, Techint, Iveco y MercadoLibre; y del sector agropecuario a la productora de semillas Satus Ager (500 puestos) y las frutihortícolas Cervi (800) y Kleppe (475).
 
En el caso de la productora de semillas, contrariamente a lo afirmado por el ministro, la incorporación no fue sólo en enero y responde al boom del sector agroexportador más concentrado. Por su parte, el supuesto aumento en las nóminas laborales de dos frutihortícolas tiene carácter tercerizado y estacional debido al arribo de las cosechas y recolección. En el caso de empresas de servicios e industrias con puestos estables, que podrían indicar la recuperación tan esperada por el Gobierno, la mejora no es como la presenta Dujovne.
 
 
La lista mágica
 
Un caso notable del listado de Dujovne es el de Despegar.com. La firma de venta online y telefónica de pasajes y paquetes turísticos, según dijo el ministro, habría sumado 450 trabajadores.
 
Sin embargo, la empresa abrió en enero retiros voluntarios, a los que se acogieron unos 100 trabajadores. Esta cifra se suma a los 60 despidos que se llevaron a cabo el año pasado en la Argentina, como un plan de recorte regional de 400 empleos.
 
La empresa forzó la decisión ofreciendo doble indemnización y no asegurando la continuidad de los que no se acogían en las mismas tareas y horarios en los que se desempeñaban. Dado que la empresa contrata a jóvenes, muchos se vieron forzados a irse porque el cambio de horario no les permite seguir estudiando.
 
Los despidos tuvieron que ver con el traslado del área de operaciones a Colombia, desde donde se responden los llamados que se hacen desde el país, señalaron desde la organización Combativos Mercantiles.
 
La agencia decidió prescindir de Calidad y Atención en Argentina, debido a la automatización y mecanización del área. El ingreso de las aerolíneas low cost significa un duro golpe para este tipo de empresas de venta, dado que el negocio de las firmas de bajo precio es ofrecer de manera directa los vuelos para reducir costos operativos.
 
Finalmente, a los reubicados no se les respetó los horarios, según comentó a este diario una ex empleada operativa, que fue parte del ejército de despedidos en enero. Trabajadores de la empresa aseguraron a este diario que no se está tomando personal en el call center de Despegar.com, con excepción del reemplazo de algunos puestos directivos que habían quedado vacantes en julio pasado.
 
El otro caso fue Techint, que habría tomado 380 personas. La empresa había despedido a 15 trabajadores a principio de 2016, los cuales fueron reincorporados luego de varios conflictos gremiales. En enero pasado envió ocho telegramas de despido a operarios de la planta de Siderca, ubicada en Campana, mientras muchos de los trabajadores echados estaban de vacaciones.
 
Respecto a las incorporaciones, fuentes oficiales de la multinacional explicaron a este diario que el ingreso correspondió a personal temporario para mantenimiento de sus plantas en el país, que se realiza habitualmente todos los veranos.
 
La empresa se manifestó optimista sobre una recuperación del sector a partir de una mejora en el precio internacional del acero, pero reconocen que todavía no hay nada concreto que se refleje en mayor empleo. La siderúrgica aclaró que otra parte del ingreso computado por Dujovne corresponde a su programa temporario de pasantías o prácticas profesionales.
 
El holding tiene dos programas vigentes. Uno es para estudiantes con el 70 por ciento de la carrera finalizada, a los que se les ofrece una pasantía de 20 horas semanales por sólo seis meses. El otro es para estudiantes con media cursada aprobada, a los que se les ofrece tres meses de empleo en alguna de las compañías del grupo.
 
La fuente del holding que lidera Paolo Rocca afirmó que los datos provistos por el ministro no correspondieron a cifras de la compañía sino a registros de la cartera de Trabajo, donde se computaron a los temporarios y las pasantías. "No nos preguntaron", aseguró la fuente.
 
En la fábrica de camiones Iveco, Dujovne aseguró el ingreso efectivo de 400 empleados. Desde la empresa se negaron a dar cifras sobre el tema, en medio de la negociación del acuerdo para el programa automotor con el cual el gobierno pretende llegar a la producción anual de un millón de unidades. PáginaI12 intentó comunicarse con los responsables del área, pero se excusaron en cada oportunidad y evitaron confrontar.
 
Sin embargo, desde Smata, que venían trabajando en el programa oficial, detallaron que no hubo un ingreso de personal sino que existe la promesa de incorporar trabajadores, pero que estará supeditado al desembolso de una inversión desde el extranjero y al cómputo de la nómina derivada de la adquisición de una nueva unidad de negocios (trabajadores registrados en otra empresa que pasan a  serlo de Iveco).
 
En su planta de Córdoba, Iveco suspendió la producción de los jueves y viernes de julio a diciembre. La medida afectó a 500 trabajadores de esa planta, según había informado Leonardo Almada, secretario general y vocero de Smata Córdoba.
 
El último ejemplo ofrecido por el ministro fue MercadoLibre, cuya actividad se está viendo beneficiada por la flexibilización en el ingreso de productos importados, que luego se venden a través de esta plataforma online.
 
Voceros de la empresa aseguraron la intención de sumar los 317 trabajadores anunciados por titular de Hacienda corresponde a un plan para todo este año. Todavía no fueron incorporados en su totalidad, pero hubo algunos ingresos.
 
En la empresa, líder en ventas online, hubo varias denuncias por presiones a los empleados para evitar que se sindicalicen. Una es de noviembre de 2011, luego de que una empleada fuera despedida por convocar a elecciones y postularse como delegada de base en la compañía de ventas.
 
Por Cristian Carrillo
 
Fuente: Página12
 
Agreganos como amigo a Facebook
18-06-2018 / 11:06
En algún momento tenía que empezar a pasar. Las devaluaciones no son gratuitas, sobre todo en la Argentina. El contagio a los precios suele ser rápido. Y es lo que ya ocurre.
 
Antes de que empezara el fin de semana, las principales cadenas de supermercados recibieron mails con nuevas listas de precios. Hay aumentos que, en su mayoría, van de 7% al 10% en los principales rubros. Aunque hay casos de incrementos de hasta 18%, como sucede con los importados.
 
Las fábricas y comercializadoras de alimentos y productos de limpieza justificaron las remarcaciones por la suba del dólar. Pero estos ajustes no responden a la escalada de la última semana. Estos incrementos toman en cuenta parte de la corrida del mes pasado.
 
Durante mayo, el tipo de cambio pasó de $20,80 a $25,40. Esa suba -del 22% en un solo mes- no había tenido su traspaso pleno a los demás precios de la economía.
 
El propio Federico Sturzenegger lo había contemplado, cuando en una de sus últimas apariciones públicas como jefe del Banco Central, manifestó que la inflación de mayo sería "bastante menor" a la de abril. Pero que esperaba un rebrote para junio.
 
En efecto, el Indec acaba de publicar un índice de "apenas" 2,1% para mayo. Y aunque los alimentos registraron un avance superior -de 3,3%-, ese registro tuvo que ver más que nada con la propia dinámica inflacionaria y no tanto con la primera ola devaluatoria.
 
La realidad es que la fuerza del contagio a los precios apareció ahora. La intransigencia de los fabricantes e importadores provocó, incluso, que alguno de los grandes supermercados devolviera la mercadería en medio de la entrega, argumentando que no podían convalidar semejantes aumentos.
 
En concreto, la ola de incrementos incluyó a las principales empresa del sector. Molinos, por ejemplo, anunció un ajuste general del 7% a partir de este mismo lunes.
 
Los aumentos incluyen a cientos de sus productos, todos protagonistas de la mesa familiar. Molinos elabora desde fideos y aceites (distintas categorías y calidades) hasta harinas. También es muy fuerte en arroz y congelados.

18-06-2018 / 10:06
Con una pésima gestión del mercado cambiario y sin dólares suficiente en las reservas, el sendero para el tipo de cambio es ascendente. El gobierno de Mauricio Macri no puede frenar la corrida, simplemente porque no hay suficientes dólares disponibles para atender la demanda y se sometió a los dictados del FMI.
 
"Que baje el dólar, la puta que te parió". El cántico, unánime, partió de entre la multitud de argentinos que este fin de semana caminaron por las calles rusas, convocados por la fiebre mundialista para ver a Lionel Messi y equipo. Condenarlo como un insulto o reducirlo a una picardía sería subestimar el poder de la alerta, de esas palabras que dicen mucho más de lo que gritan.
 
Lo que hay, lo que se percibe, es un hartazgo que ni los miles de kilómetros que nos separan de Rusia, ni la euforia mundialista por el debut argentino han podido mitigar. El desastre económico, esta vez, hace mella en la Argentina, sin distinción de capas sociales, castigando ya no solo a los vulnerables de siempre, sino también a las clases medias y medias altas.
 
Precisamente, son estas las que ahora dirigen sus gritos al presidente Macri, clamando por algo más que un dólar estable. Piden lo que todavía no existe: un programa económico razonable y sustentable. Un esquema, algo que vaya más allá del simple cambio de ministros como se pueden cambiar los fusibles de un hogar.
 
Pero la paciencia de la clase media que votó a este Gobierno de los Ricos, por momentos mezquina o adormecida, tiene sus límites y por fin parece advertir que le ha llegado su hora, que el acuerdo neocolonial alcanzado con el FMI es, menos que un rescate, un salvavidas de plomo, no solo para el sector público, o los castigados salarios de los obreros o las jubilaciones de miseria, sino también un ajuste que la incluye.
 
El acuerdo neocolonial con el FMI definirá, para mal, el futuro de la Argentina, afectará a vastos sectores de la sociedad y sobre el que, no obstante, el Presidente no ha abierto la boca para dar una explicación de lo acordado. Hacerlo, implicaría exponer la crudeza de una realidad y unas metas brutales de ajuste, alejadas de las promesas que hizo a sus votantes.
 
Macri se cuida de evitar el sincericidio, pero quienes lo eligieron ya sienten la traición, con un malestar hondo, que viaja kilómetros. Él hace como si no los escuchara, se empecina en su rumbo sin plan y reduce todo a un juego de ajedrez, cambiando figuritas en el mismo álbum.
 
En el tema del dólar, el acuerdo neocolonial Macri-FMI es claro, planea absorber las presiones externas a través de un tipo de cambio flexible y ventas de divisas muy limitadas. O sea, dejar que se devalué la moneda todo lo que el mercado estime o especule, sin mencionar que no habrá botes salvavidas para todos.
 
La Opinión Popular

17-06-2018 / 16:06
Por una mínima diferencia -mínima pero decisiva- la despenalización del aborto fue aprobada en la Cámara de Diputados. Hay indicios para pensar que también podría ser aprobaba en Senadores. Si el señor Pichetto declaró que esto puede ser posible, es porque sabe de lo que está hablando.
 
De todos modos, la batalla por la despenalización del aborto está ganada. La ganó la sociedad, la ganaron las mujeres, la ganó la historia. En todos los países civilizados del mundo se comparte este criterio. Se discuten matices, detalles, pero en lo fundamental el acuerdo acerca del derecho de la mujer a interrumpir su embarazo es fuerte.
 
Agrego algo más: el derecho a interrumpir su embarazo sin que por ello vaya presa. Porque ése es el "detalle" decisivo, lo que a modo de síntesis diría que se debatió hasta la mañana del jueves en Diputados. Esa fue la pregunta que debía responder cada diputado a la hora de intervenir: ¿Va o no va presa? Lo demás se conversa.
 
En realidad, lo que se decidió fue legalizar aquello que de manera sórdida, oscura, culposa, se realizaba en la sociedad con sus consecuencias: muertes, mutilaciones, heridas irreparables. Les guste o no a los objetores, las mujeres abortan y seguirán abortando cuando lo consideren necesario, pero con un detalle: hasta la semana pasada la prohibición transformaba a esta decisión en un delito y habilitaba por bajo cuerda la industria millonaria de los médicos aborteros. Ahora empezará de dejar de ser así.
 
Por supuesto, acá también se establecían diferencias. Las mujeres con recursos podían disponer de algunas garantías; las pobres mujeres padecían las consecuencias de su pobreza. 

17-06-2018 / 11:06
"Hemos acordado un stand by de acceso privado por 50 mil millones de dólares. Esto es un reflejo del apoyo de la comunidad internacional al país", publicaron los diarios el 7 de junio. Antes de eso, el Gobierno no había dado pistas sobre tal acuerdo.
 
Ni los partidos aliados en Cambiemos conocían lo mínimo como para responder sin trastabillar las preguntas del periodismo. El acontecimiento que definirá los próximos años no fue discutido.
 
Un buen político sabe que es peligroso liberar fuerzas que no se está en condiciones de dirigir. En general, Macri no lo hace, por eso hasta hoy no ha puesto en debate público lo que ha firmado con el FMI. Hubo que esperar a la mañana del último viernes para una deslucida exposición y conferencia de prensa del ministro Dujovne, que agregó algunas precisiones.
 
Primero se firmó el acuerdo con el FMI. Luego, a las cansadas, el Gobierno se refirió a sus imposiciones, sus límites y sus consecuencias. Hay palabras que los argentinos preferimos no volver a usar. Pero el pacto fue un blindaje y significa un severo ajuste, esa dupla semántica y económica que nos marcó en los comienzos de este siglo.
 
Como si se tratara de una obra jugada en otro teatro, el pacto con el FMI fue todo lo contrario a los apasionados debates por el aborto de las últimas semanas. Precisamente, el acuerdo firmado con el FMI es un ejemplo de opacidad extrema, no porque el periodismo no acerque los datos de las obligaciones contraídas, sino porque esas mismas obligaciones son complicadas y solo el discurso político democrático puede restaurar un nivel aceptable de inteligibilidad.
 
Macri firmó primero y todavía no abrió la boca ni siquiera frente a sus aliados políticos, mucho menos frente a sus opositores. Reclama un acuerdo en un páramo discursivo. En este caso, la falla política no afecta solo a los excluidos sino a vastos sectores sociales más organizados y, probablemente, mejor preparados para comprender de qué se trata y, en consecuencia, para apoyar u oponerse razonadamente.
 
Todo el mundo está preocupado por alcanzar acuerdos. Pero preocupa otra cosa: cómo se llega a ellos y cómo se los garantiza. Por eso, los acuerdos antes de firmarse deben ser públicos y debatidos. Lo que Macri y su ministro Dujovne hicieron respecto del FMI fue ciertamente lo contrario. Una falla en lo político que no asegura un buen futuro. 

17-06-2018 / 10:06
A pesar de que Mauricio Macri se vanagloriaba de contar con "el mejor equipo económico de los últimos 50 años", ya cambió de ministro de Hacienda y presidente del Banco Central y completó los relevos sacando a los ministros de Producción y de Energía, la cara visible del tarifazo.
 
En medio de la disparada del dólar y la salida del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, Macri decidió reemplazar a los ministros de Energía, Juan José Aranguren y de Producción, Francisco Cabrera. Mediante un comunicado, la Casa Rosada anunció que sus reemplazantes serán el petrolero Javier Iguacel y el analista Dante Sica, respectivamente.
 
Estos cambios de gabinete no hacen más que confirmar el fracaso total de la política económica de Macri. Este tipo de cambios de nombre por nombre o a modo de manotazo de ahogado, pero que hacia afuera lo quieren mostrar como cambios profundos, no van a servir si la economía no es mirada de otra manera y con distintos ojos.
 
Macri está haciendo un cambio de nombres para sacarse de encima a los ministros más desgastados y seguir reforzando el plan de ajuste del FMI. Pero el problema no es el cambio de nombres, sino el cambio del proyecto económico neoliberal.
 
Sica no va a empezar una política de aliento a las exportaciones, de freno a las importaciones o de aliento a la industria y a la producción nacional. Tampoco se van a retrotraer las tarifas que tanto descontento social han generado. No habrá ningún cambio en el rumbo económico de este gobierno.
 
Como se vienen llevando las políticas de este Gobierno de los Ricos, será imposible y no va ser viable esta economía que lleva a la ruptura más profunda de las clases sociales, con miles de argentinos que día a día caen en la línea de la pobreza y con la clase media tambaleando.
 
Con un país que no tiene un mercado interno robusto, sin pymes protegidas por el gobierno de los CEOs, pretendiendo bajar los salarios y jubilaciones, cosas que ya ocurrió con la abrupta devaluación y la suba del dólar que en breve podría llegar a los 30 pesos y sin control de precios; cuando la cadena de pagos se rompe o cuando termina siendo más productivo dejar de invertir y poner el dinero en la timba financiera como lo son las Lebac, estamos por muy mal camino.
 
Mientras esta crisis parece no tener fin, será preciso enfrentar sus consecuencias. Si con el mejor equipo de los últimos 50 años nos fue tan mal, y terminamos en la B: el FMI, no queremos imaginar cómo nos va a ir ahora que entran los suplentes.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar