La Opinión Popular
                  11:39  |  Sábado 22 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Octubre será fundamental porque Macri quiere legitimar su mandato para seguir endeudando el país, privatizar la Anses y aplicar una flexibilización laboral brutal, que va a generar aún mayor desigualdad”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 20-03-2017 / 08:03
LA PELEA SALARIAL EN EL AÑO ELECTORAL

Los intendentes del PJ firman paritarias más altas y complican la pauta de Vidal

Los intendentes del PJ firman paritarias más altas y complican la pauta de Vidal
Los intendentes del PJ desafían a Vidal y cierran paritarias por arriba del 30%.
Entre 18 a 36, una ancha grieta separa los aumentos de salarios que, en medio del pulseo entre Mauricio Macri con la CGT y María Eugenia Vidal con los gremios docentes, otorgaron los intendentes de la provincia de Buenos Aires para el 2017.
 
Julio Garro, alcalde PRO de La Plata, consiguió en noviembre que los municipales le firmen una paritaria de 18%. En el otro borde, el peronista Fernando Gray, de Esteban Echeverría, dio una suba que en los sueldos más bajos trepa a 36%.
 
La diferencia roza los 20 puntos y tiene un rasgo definido: los alcaldes de Cambiemos negocian a la baja en línea con la recomendación que hizo Vidal, aunque varios no cumplieron la consigna, mientras los PJ, sobre todo los K, son más concesivos.
 
La oferta más alta la hizo Mario Secco, intendente K de Ensenada: propuso 44% de aumento en el básico pero el sindicato le dijo que no y pidió, a cambio, 30% en todos los conceptos y en un solo pago. Secco aceptó. "Es una vergüenza que Vidal ofrezca 18% a docentes y estatales y que amenace a los intendentes que si ofrecemos más que ella, no nos dará obras ni fondos", dijo.
 
En la gobernación traducen a Secco en clave electoral y sostienen que aunque en algún caso la grieta es por decisiones políticas, en otros es por las diferencias en los salarios básicos. En distritos del Conurbano hay mínimos de $4.500, mientras en el interior pueden llegar a $ 14.000.
 
Rubén García, de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSIMuBo), que reúne a 112 gremios de la provincia, rechaza el techo de 18/20% que recomendó Vidal. "Con lo que propuso, se iguala la inflación pero nosotros queremos recuperar lo que perdimos el año pasado. Arriba del 18%, los gremios piden 8% ó 10%", dijo García a Clarín.
 
El último diciembre, Vidal firmó con los estatales de UPCN una suba de 18% para todo 2017, en 4 cuotas de 4,5% y con una cláusula gatillo que ajusta según la variación de inflación.
 
Con ese acuerdo bajo el brazo, mandó a monitorear las paritarias municipales con el plan de plancharlas abajo de 20%. Joaquín De la Torre, ministro de Gobierno, su vice Alex Campbell -que es el responsable del área de Municipios- y Marcelo Villegas, ministro de Trabajo, fueron los encargados.
 
Como la paritaria depende de cada municipio, la Provincia no las puede limitar. El recurso es otro: desde La Plata avisan que cada distrito deberá responder con fondos propios para cubrir los aumentos salariales.
 
Como en La Plata, en San Miguel se aplicó 18%. Lo cerró Jaime Méndez, a cargo del distrito cuando De la Torre asumió como ministro bonaerense. Otro PRO aplicado fue Diego Valenzuela, que en Tres de Febrero firmó 18% con bonificaciones.
 
Los peronistas, en cambio, están todos cerca de 25%. E incluso más. "Hacemos el esfuerzo para ofrecer más que Vidal y que Macri para colaborar con que los salarios se recupere un poco" argumentan desde el PJ.
 
En San Martín, donde gobierna Gabriel Katopodis, se avanzó con una paritaria que va de 25% a 27%. Martín Insaurralde ofreció en Lomas de Zamora una suba variable de 23% y 28%. Gray, en Echeverría, otorgó subas que van de 27% a 36% -según el segmento salarial- mientras que en Almirante Brown, Mariano Cascallares (PJ), fijó una suba variable que se estira hasta 24%. Juan Pablo de Jesús, en el partido de la Costa, dio 31,5% y sorprendió a los propios sindicalistas.
 
En Avellaneda, Jorge Ferraresi, un cristinista explícito, aumentó 30% en tres tramos, con cuotas de 12, 9 y 9%. Uno de los gremios se levantó de la negociación.
 
A diferencia del parámetro de 18/20%, del modelo Vidal derramó la cláusula gatillo que ajusta el aumento por inflación. La mayoría de las paritarias incorporaron ese recurso de revisión.
 
Otros PRO se salieron del corset provincial. En Quilmes, Martiniano Molina rompió el techo de los 20 y firmó una suba de 24% con 6 puntos de recuperación de atrasos pasados y 18% correspondientes a este año. En Mar del Plata, Carlos Arroyo, un vecinalista que integra Cambiemos, propone 26% con 18% correspondiente al 2017 y pero 8 puntos de recuperación de salarios. Es un atajo. Cumplen, por un lado, con la pauta que Vidal cerró con UPCN y propone a docente, pero agregan subas con el argumento de subas atrasadas o bonificaciones. En Pinamar, el joven macrista Martín Yeza, ofrece 23,5%.
 
En Ameghino, Villegas y Los Toldos, intendentes de Cambiemos, también cerraron en 18%, pero en Lincoln y Rivadavia, otros oficialistas, dieron aumentos de 35%. Varias discusiones esperan la resolución del tema docente. Todavía no se cerraron paritarias de distritos clave como La Matanza, Tigre y Vicente López, donde gobierna Jorge Macri.
 
Por Pablo Ibáñez
 
Fuente: Clarín 
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-07-2017 / 11:07
Uno de los grandes defectos del macrismo es tener una dosis narcisista de autoestima exagerada donde se mezcla cierta mirada soberbia de la realidad con una supuesta condición de iluminados. Desde año pasado, insisten en que no hay ninguna probabilidad de que pierdan en las próximas elecciones. Pero en la provincia de Buenos Aires las cosas no están tan seguras.
 
Mientras Cristina Fernández se consolida en el panorama electoral bonaerense de manera plena, este viernes Elisa Carrió, primera candidata a diputada en la Ciudad de Buenos Aires por el macrismo, volvió a la Provincia. Y lo hizo para acompañar a la gobernadora María Eugenia Vidal y ayudar a apuntalar a los principales postulantes de Cambiemos, que no logran acomodarse en las encuestas. 

Según reflejan las encuestas, Bullrich no logra acercarse a Cristina, que lidera los estudios de opinión de cara a las PASO. Incluso en dos encuestas figura tercero, detrás de la dupla Sergio Massa- Margarita Stolbizer -lo que lo dejaría afuera del Congreso, ya que solo dos fuerzas políticas se quedan con las tres bancas del Senado en juego-.
 
La estrategia de mostrarse con Vidal -la dirigente con mejor imagen de la Provincia- aún no logra traccionar los votos deseados. De acuerdo a los sondeos, el apellido Bullrich está entre 4 y 10 puntos debajo de la marca "Cambiemos", lo que evidencia el nivel de desconocimiento que aún tiene el ex ministro de Educación de la Nación.
 
La presencia de Carrió también evidenció que el eje central de la campaña seguirá siendo la lucha contra la corrupción y la necesidad de no "volver al pasado". Una reiterada y grosera estrategia de campaña oficialista que busca dejar la cuestión económico-social de lado.
 
Para eludir el impacto de una posible derrota bonaerense ensayan ya, en combinación con los medios ultra oficialistas (Clarín, La Nación y Cia.), una lectura restringida de los resultados electorales del domingo 13 de agosto, que poblará las tapas de diarios, y se propalará por radios, redes y tele el lunes 14 de agosto: "Cambiemos gana a nivel nacional".

 
Para la tramoya sumarán los votos obtenidos en los 24 distritos, escindiendo el resultado de los PJ provinciales y de Unidad Ciudadana, en especial la bonaerense, intentando minimizar su implicancia nacional para quitarle relevancia. Pero lo cierto es que, si gana Cristina, la realidad política global puede llegar a sufrir considerables cambios.
 
La Opinión Popular

21-07-2017 / 09:07
21-07-2017 / 09:07
21-07-2017 / 09:07
Mientras el gobierno de Mauricio Macri continúa afirmando que hay indicios de señales de atisbos de asomos de síntomas de brotes de recuperación, el consumo en supermercados y shoppings volvió a registrar fuertes caídas, en términos reales (o sea, por encima de la inflación) en mayo frente a un mercado ya deprimido para igual período del año pasado.
 
Según informó ayer el Indec, las ventas en híper y supermercados se retrajeron un 2,5 por ciento interanual a precios constantes -medido en cantidades sin el impacto de la inflación-, mientras que para los grandes centros de compras (shopping) la baja fue de 4,3 por ciento. En los últimos 12 meses se destruyeron 1150 puestos de trabajo en supermercados, lo que equivale a un retroceso interanual del 1,2%.
 
En el plano laboral esta situación generó una caía en la cantidad de personal que ascendió a 94.714 trabajadores. De ese total, 11.021 son gerentes y supervisores, con el retroceso más marcado, de 7,3 por ciento. Cajeros y administradores sumaron 83.693, con una pérdida de 0,4 por ciento respecto de igual lapso de 2016.
 
La caída del consumo no aparece en las portadas de los medios ultramacristas Clarín y La Nación. El dato que habla de una baja del consumo en supermercados y shoppings sólo es editado en las tapas de los diarios financieros y Página12. En tanto, Jaime Durán Barba le tienen prohibido a los candidatos de Cambiemos hacer campaña con los datos de la economía. El ecuatoriano sacó estas conclusiones después de hurgar en encuestas y focus.
 
La pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores y de fuentes de ingreso en muchos hogares, producto de los despidos en el sector privado, impactó principalmente en alimentos, bebidas y en textiles, rubros en los que sus niveles de facturación estuvieron más rezagados respecto a la inflación.
 
Luego del fallido programa macrista de Precios Transparentes, que a principios de año terminó por congelar el consumo interno, el cual se encontraba ya golpeado por el menor poder adquisitivo frente a la inflación y los tarifazos, el gobierno de Macri revitalizó algunos planes hasta seis cuotas principalmente en textiles y juguetes. Pese a ello, el resultado fue que igual continuó la fuerte contracción de la demanda.
 
El consumo privado es el principal componente del PIB. Alcanza las tres cuartas partes del Producto mientras que la porción restante se divide entre los otros componentes de la demanda agregada: el gasto público, la inversión y las exportaciones netas.
 
Ese protagonismo del consumo expone que, más allá de las iniciativas del Gobierno de los Ricos para "volver al mundo" promoviendo las exportaciones y seduciendo a los supuestos inversores, hasta ahora con escasos resultados, el crecimiento depende de una expansión del mercado interno con mejoras en los salarios y los niveles de empleo.
 
La Opinión Popular

20-07-2017 / 11:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar