La Opinión Popular
                  17:33  |  Martes 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La idea de Macri de unir a los argentinos es un eslogan, porque la estrategia del Gobierno desde el 1º de marzo en su discurso de campaña fue dividir, ya que le resulta funcional a su proyecto político”. Matías Tombolini
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-03-2017 / 16:03
EN GUERRA CONTRA LOS DOCENTES

Recargado: ¡Macri compara la huelga docente con Hiroshima tras la bomba atómica!

Recargado: ¡Macri compara la huelga docente con Hiroshima tras la bomba atómica!
EXAGERADO. En línea con el endurecimiento del discurso del Gobierno, el Presidente afirmó junto a la foto que “para que un país pueda levantarse, la escuela nunca debe parar”. Con una fotografía de Hiroshima publicada en su Facebook, Macri invita a los maestros argentinos a seguir educando a pesar sus precarios ingresos. Los docentes lo acusaron de generar un clima de confrontación.
A doble o nada, el Gobierno de Mauricio Macri, lejos de ceder en el conflicto con los docentes, vuelve a endurecer su posición: ayer fue el propio Macri, en persona, quien tomó cartas en el asunto y se puso en la primera línea de fuego, con una polémica publicación en las redes sociales en la que comparó la situación actual de la educación en la Argentina a la del Japón de posguerra, reconstruyéndose después de la Segunda Guerra Mundial.
 
"Para que un país pueda levantarse, la escuela nunca debe parar", escribió el mandatario, acompañando una foto en la que se puede observar a un grupo de alumnos recibiendo clases de su maestro al aire libre en el medio de una devastada ciudad de Hiroshima, destruida por la bomba atómica meses antes.
 
Con esto, Macri dice que se dejen de molestar pidiendo aumentos de salarios, que estamos en Hiroshima. Si no quiere que la educación pare, porque no prueba pagarle lo que les corresponde, ¿o acaso sus funcionarios no cobran 100 veces más que un maestro?
 
La Opinión Popular
 
MACRI PUBLICÓ UNA FOTO DE UN MAESTRO DANDO CLASE EN MEDIO DE LAS RUINAS DE HIROSHIMA
 
Una imagen bélica para los docentes
 
Este posteo de Macri en las redes llegó en vísperas de la semana más caliente del ya extenso conflicto con los docentes y horas después de que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, pidiera iniciar los trámites para retirarle la personería gremial a los sindicatos que prosiguen con las protestas en la provincia (ver aparte), otra señal de que la estrategia oficial ante los docentes no es negociar una solución sino extremar su postura y apostar al desgaste ante la opinión pública. Los principales dirigentes de los gremios educativos, consultados por PáginaI12, reaccionaron ante este nuevo escenario denunciando que el Gobierno desvía así la discusión y evita dar cuenta de los incumplimientos a las leyes de educación nacional y de financiamiento educativo.
 
"Macri busca enfrentar a los docentes con la sociedad", opinó el titular de la CTA, Hugo Yasky, en diálogo con este diario. "Quiere generar un clima de confrontación en el que pretenden estigmatizar a los docentes, poniéndolos bajo el dedo acusador en una lucha de pobres contra pobres en la que supuestamente los daños tienen que ver con los que tenemos al lado y no con los que tenemos arriba". El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, en tanto, agregó que el Gobierno "busca generar una fuerte crisis" para imponer reformas contra la educación pública y a la vez "quebrar" a los docentes para dar un ejemplo a otros sindicatos combativos. Sergio Romero, de UDA, por su parte, señaló que "hay una incertidumbre tremenda en la sociedad" a causa de la "crisis sin rumbo" que causó el Gobierno.
 
Hiroshima mi amor
 
Un puñado de niños escuchando a su maestro al aire libre en medio de una ciudad en ruinas se ve en la imagen que publicó un periódico online afín a la agenda del gobierno y que despertó la curiosidad del Presidente. "En la foto se ve que los chicos continuaron estudiando en una escuela sin paredes, sentados en pupitres rotos, cajones de carbón y mandarinas rodeados de su ciudad pulverizada. Dos meses después de la bomba, de pie, al frente de todos ellos volvió a estar el maestro. Dando clases como todos los días, como si nada hubiese cambiado, aunque los chicos no tuvieran ni libros ni cuadernos y muchos de ellos, tampoco padres -escribió Macri-. Por dos años Hiroshima estuvo en ruinas, sin escuelas, pero durante ese tiempo sus alumnos nunca dejaron de asistir a clases y los maestros nunca dejaron de estar al frente de ellos".
 
La reacción fue inmediata: "Está bien que Macri empiece a tomar dimensión de los estragos que está produciendo en el tejido social su política de ajuste y destrucción de los derechos de los sectores populares. Lo malo es que la solución que propone es que los trabajadores renunciemos al derecho a un salario digno", opinó Yasky, que también se permitió una ironía al respecto: "Por este camino, dentro de poco, seguramente, el Presidente nos va a recordar que los maestros en Grecia eran esclavos para terminar de convencernos de que sigamos ese buen ejemplo y no pidamos que nos paguen por nuestro trabajo".
 
Para Baradel, el Gobierno "está yendo a la guerra contra los docentes" y por eso utiliza metáforas bélicas. "Estoy convencido de que el Gobierno quiere utilizar al conflicto docente como Thatcher hizo con los mineros en Inglaterra o Reagan con los controladores aéreos en Estados Unidos", sostuvo el secretario general de Suteba, que fue amenazado de muerte varias veces desde que comenzó el conflicto. "Macri quiere quebrarnos para tener vía libre para privatizar y para imponer la flexibilización laboral de todos los trabajadores del país", completó.
 
Romero manifestó su "preocupación" por el "desentendimiento que tiene este gobierno con la educación argentina" y las leyes que lo comprometen como garante último de este tema. "Se desentienden de la educación tirándole a las provincias la responsabilidad de hacer lo que puedan, y poco pueden hacer las provincias. Generan más conflicto en lugar de buscar soluciones. Desde hace meses no se sabe dónde está el ministro Bullrich, que es el responsable del tema. Hay una incertidumbre tremenda en la sociedad porque lo que se ve no es un conflicto puntual sino una crisis sin rumbo."
 
Por Nicolás Lantos
 
Fuente: Página12
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-05-2017 / 09:05
22-05-2017 / 09:05
22-05-2017 / 08:05
En otros tiempos la gravísima crisis institucional que vive Brasil hubiese servido como ha ocurrido tantas veces para disimular los desaguisados internos de una economía que persiste en demorar su arranque pese a los anuncios del gobierno de Mauricio Macri.
 
O acechanzas como los nuevos problemas en los que parecería estar metido el titular de la AFI, Gustavo Arribas. Pero esta vez el problema del socio mayor del Mercosur le llevó más tiempo que el deseado a Macri durante su gira asiática. No es para menos.
 
Todos los analistas y consultores, además de funcionarios del propio Gobierno, coinciden en afirmar que la Argentina sufrirá en carne propia un eventual desbarranque de la economía brasileña como consecuencia de la crisis institucional.
 
Que, para más datos, había comenzado a dar signos de reactivación antes de las denuncias que pesan sobre Michel Temer y tornan más que incierto su futuro presidencial.
 
La industria automotriz, y otros rubros como los autopartistas, calzado, textiles y las alimentarias, se verían perjudicadas si ese supuesto se confirma en la realidad, lo que en definitiva demoraría todavía más la tan pregonada reactivación local.
 
En el Gobierno igual sacan pecho y ratifican que la obra pública en marcha y por venir será el motor que moverá la campaña hacia las legislativas de octubre. "Hoy no hay un ciudadano que no tenga cerca suyo o en su zona una maquina trabajando", se entusiasma Rogelio Frigerio.
 
Ni la prometedora gira por Asia o los eventuales remezones locales del Lava Jato brasileño impiden que en el Gobierno se deje de mirar el costado político de la gestión, que hoy está casi exclusivamente emparentado con la campaña electoral. 

21-05-2017 / 11:05
21-05-2017 / 11:05
La crisis y la recesión económica que vive la Argentina, gracias a Mauricio Macri, han hecho que se trasluzcan problemas que evidencian las diferencias entre los que más y menos tienen. En uno de los sectores donde más se puede observar esta situación es en el consumo, ya que presenta características bien específicas sobre el poder adquisitivo y de compra de cada una de las clases sociales.
 
Mientras los sectores medios y bajos destinan gran parte de sus salarios a alimentos y bienes de primera necesidad, los sectores más pudientes invierten su capital en la compra de bienes suntuosos y de lujo. Esto ha hecho que la compra de las capas populares se haya reducido en forma considerable, a la vez que la capacidad de ahorro del grupo de mayor poder económico no se haya visto resentida.
 
En los primeros 17 meses del gobierno para los ricos de Macri, en la franja más vulnerable de la sociedad disminuyó drásticamente el consumo de productos básicos de la canasta de alimentos, como la leche, la carne o las harinas, reflejando una crisis que el Gobierno intenta ocultar bajo el tan loable lema de buscar la "pobreza cero", discurso que todavía no ha tenido ninguna clase de resultado concreto.
 
Un claro ejemplo que muestra que la "pobreza cero" todavía es una realidad muy lejana es la caída que se evidencia en la compra de aceite en los sectores más vulnerables, que presentó una retracción del 53%, lo cual se explica en el incremento registrado del 68% en la venta de grasa porcina, un producto más económico y al alcance de los más humildes a la hora de fritar y cocinar sus alimentos.
 
A su vez, datos oficiales manifiestan que el consumo de artículos de la Canasta Básica Alimentaria cayó un 56% en lo que va de 2017, lo que se traduce en que menguó un 44% la adquisición de harinas por parte de los más pobres, y en que descendió un 38% la compra de carne, un alimento muy caro y que forma parte sustancial en la dieta.
 
Esta situación puede observarse también en un elemento clave y central para el desarrollo y  crecimiento de los más chicos, como lo es la leche, cuyo consumo en los estratos más bajos mermó un 38%. Un caso similar es la venta de fideos, que retrocedió un 33% en el año.
 
Por el contrario, puede contemplarse una realidad completamente opuesta en los sectores más pudientes y concentrados del poder, que han demostrado una capacidad de consumo concentrada en la compra de distintos bienes suntuosos, como por ejemplo los autos de alta gama, cuya venta se acrecentó un 83% durante el último año.
 
Circunstancia idéntica se vive con la adquisición de motos de última tecnología, que desde el inicio del gobierno de Cambiemos creció un 72%, mientras que las ventas de los jets ski, o motos de agua, se incrementó en un 57% en los últimos meses solo en el 10% de la población, que coincide con las clases más ricas del país.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar