La Opinión Popular
                  17:33  |  Martes 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La idea de Macri de unir a los argentinos es un eslogan, porque la estrategia del Gobierno desde el 1º de marzo en su discurso de campaña fue dividir, ya que le resulta funcional a su proyecto político”. Matías Tombolini
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-03-2017 / 11:03
FUE EXCLUIDO DEL GOBIERNO SIN MUCHA EXPLICACIÓN

Carlos Regazzoni, ex titular de PAMI, cree que lo echaron por interferir con “negocio” macrista

Carlos Regazzoni, ex titular de PAMI, cree que lo echaron por interferir con “negocio” macrista
Carlos Regazzoni dejó el cargo poco después de oponerse a que el vicejefe de Gabinete Mario Quintana, accionista de Farmacity, digite las subas de los medicamentos.
La disputa entre Regazzoni y los vicejefes de Gobierno, Quintana y Lopetegui, no es nueva. Si bien ninguno de los dos lo quería, el principal enemigo era Mario Quintana, relacionado a la cadena de farmacias Farmacity, de la que aún hoy es accionista.
 
Según el entorno del ex titular del PAMI, en diciembre, cuando él debía renegociar con la industria farmacéutica el precio de los remedios para el 2017, los vicejefes le dijeron que iban a hacerlo ellos.
 
"Tuvieron un fuerte cruce. Regazzoni habló con Macri y el Presidente aceptó que él negociara solo. Quintana y Lopetegui quedaron muy enojados, esperando la oportunidad para sacarlo", explican.
 
Cuando el miércoles 15 al mediodía Carlos Regazzoni (49) fue a visitar al presidente Mauricio Macri ya sabía que no seguiría al frente del PAMI. No había trascendido en los medios, pero la noticia le llegó el martes a la noche, cuando se reunió en un restaurante de Palermo con el vicejefe de Gobierno, Gustavo Lopetegui. "Hiciste una buena gestión, no es personal", le dijo. Y completó: "Pero necesitamos profundizar el ajuste en el presupuesto. Y para eso tenés que dar un paso al costado".
 
La noticia le cayó como un balde de hielo a Regazzoni, que creía estar cumpliendo bien su trabajo. Aunque sabía que el binomio de funcionarios que responden a Marcos Peña lo estaba acechando para dictarle una condena.
 
Encontraron la debilidad por el lado del ajuste. Le dijeron que no estaba cumpliendo con las metas presupuestarias: "Los números son malos", adujeron. Y en simultáneo le presentaron a Macri a su reemplazante: Sergio Cassinoti. "En el IOMA tuvo un superávit de $ 1.500 millones de pesos", le dijeron al Presidente. Caso cerrado.
 
 
Negocios
 
La disputa entre Regazzoni y los vicejefes de Gobierno no es nueva. Si bien ninguno de los dos lo quería, el principal enemigo era Mario Quintana, relacionado a la cadena de farmacias Farmacity, de la que aún hoy es accionista. Según el entorno del ex titular del PAMI, en diciembre, cuando él debía renegociar con la industria farmacéutica el precio de los remedios para el 2017, los vicejefes le dijeron que iban a hacerlo ellos. "Tuvieron un fuerte cruce. Regazzoni habló con Macri y el Presidente aceptó que él negociara solo. Quintana y Lopetegui quedaron muy enojados, esperando la oportunidad para sacarlo", explican.
 
Fuentes de confianza del ex funcionario aseguran que, más allá de la sorpresa, fue tanta la presión que recibía para ajustar que, tras la reunión con Lopetegui, sintió un alivio: "Le pedían algo que no podía hacer. Era muy duro ajustar de esa manera", aseguran.
 
Cuando el miércoles se encontró con Macri, con la renuncia consumada en secreto, el Presidente le pidió que fuera a caminar la provincia de Buenos Aires. "Te necesitamos como candidato", le propuso. ¿Premio consuelo? "Él lo tomó bien, es muy positivo", dicen desde su entorno.
 
El comunicado oficial aseguró que la renuncia fue "acordada" entre las partes. La realidad estuvo lejos de eso. Hubo una primera versión blanca que versaba sobre la necesidad de que Regazzoni se sume a la campaña. Una segunda, gris, que tenía que ver con el ajuste que no quiso realizar en el PAMI. Y una tercera, negra (de la que sólo se habla en off the récord), que tiene que ver con la interferencia en los negocios personales. Otra vez.
 
Por Carlos Claá
 
Fuente: Perfil 
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-05-2017 / 09:05
22-05-2017 / 09:05
22-05-2017 / 08:05
En otros tiempos la gravísima crisis institucional que vive Brasil hubiese servido como ha ocurrido tantas veces para disimular los desaguisados internos de una economía que persiste en demorar su arranque pese a los anuncios del gobierno de Mauricio Macri.
 
O acechanzas como los nuevos problemas en los que parecería estar metido el titular de la AFI, Gustavo Arribas. Pero esta vez el problema del socio mayor del Mercosur le llevó más tiempo que el deseado a Macri durante su gira asiática. No es para menos.
 
Todos los analistas y consultores, además de funcionarios del propio Gobierno, coinciden en afirmar que la Argentina sufrirá en carne propia un eventual desbarranque de la economía brasileña como consecuencia de la crisis institucional.
 
Que, para más datos, había comenzado a dar signos de reactivación antes de las denuncias que pesan sobre Michel Temer y tornan más que incierto su futuro presidencial.
 
La industria automotriz, y otros rubros como los autopartistas, calzado, textiles y las alimentarias, se verían perjudicadas si ese supuesto se confirma en la realidad, lo que en definitiva demoraría todavía más la tan pregonada reactivación local.
 
En el Gobierno igual sacan pecho y ratifican que la obra pública en marcha y por venir será el motor que moverá la campaña hacia las legislativas de octubre. "Hoy no hay un ciudadano que no tenga cerca suyo o en su zona una maquina trabajando", se entusiasma Rogelio Frigerio.
 
Ni la prometedora gira por Asia o los eventuales remezones locales del Lava Jato brasileño impiden que en el Gobierno se deje de mirar el costado político de la gestión, que hoy está casi exclusivamente emparentado con la campaña electoral. 

21-05-2017 / 11:05
21-05-2017 / 11:05
La crisis y la recesión económica que vive la Argentina, gracias a Mauricio Macri, han hecho que se trasluzcan problemas que evidencian las diferencias entre los que más y menos tienen. En uno de los sectores donde más se puede observar esta situación es en el consumo, ya que presenta características bien específicas sobre el poder adquisitivo y de compra de cada una de las clases sociales.
 
Mientras los sectores medios y bajos destinan gran parte de sus salarios a alimentos y bienes de primera necesidad, los sectores más pudientes invierten su capital en la compra de bienes suntuosos y de lujo. Esto ha hecho que la compra de las capas populares se haya reducido en forma considerable, a la vez que la capacidad de ahorro del grupo de mayor poder económico no se haya visto resentida.
 
En los primeros 17 meses del gobierno para los ricos de Macri, en la franja más vulnerable de la sociedad disminuyó drásticamente el consumo de productos básicos de la canasta de alimentos, como la leche, la carne o las harinas, reflejando una crisis que el Gobierno intenta ocultar bajo el tan loable lema de buscar la "pobreza cero", discurso que todavía no ha tenido ninguna clase de resultado concreto.
 
Un claro ejemplo que muestra que la "pobreza cero" todavía es una realidad muy lejana es la caída que se evidencia en la compra de aceite en los sectores más vulnerables, que presentó una retracción del 53%, lo cual se explica en el incremento registrado del 68% en la venta de grasa porcina, un producto más económico y al alcance de los más humildes a la hora de fritar y cocinar sus alimentos.
 
A su vez, datos oficiales manifiestan que el consumo de artículos de la Canasta Básica Alimentaria cayó un 56% en lo que va de 2017, lo que se traduce en que menguó un 44% la adquisición de harinas por parte de los más pobres, y en que descendió un 38% la compra de carne, un alimento muy caro y que forma parte sustancial en la dieta.
 
Esta situación puede observarse también en un elemento clave y central para el desarrollo y  crecimiento de los más chicos, como lo es la leche, cuyo consumo en los estratos más bajos mermó un 38%. Un caso similar es la venta de fideos, que retrocedió un 33% en el año.
 
Por el contrario, puede contemplarse una realidad completamente opuesta en los sectores más pudientes y concentrados del poder, que han demostrado una capacidad de consumo concentrada en la compra de distintos bienes suntuosos, como por ejemplo los autos de alta gama, cuya venta se acrecentó un 83% durante el último año.
 
Circunstancia idéntica se vive con la adquisición de motos de última tecnología, que desde el inicio del gobierno de Cambiemos creció un 72%, mientras que las ventas de los jets ski, o motos de agua, se incrementó en un 57% en los últimos meses solo en el 10% de la población, que coincide con las clases más ricas del país.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar