La Opinión Popular
                  17:34  |  Martes 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“La idea de Macri de unir a los argentinos es un eslogan, porque la estrategia del Gobierno desde el 1º de marzo en su discurso de campaña fue dividir, ya que le resulta funcional a su proyecto político”. Matías Tombolini
Recomendar Imprimir
Nacionales - 19-03-2017 / 11:03

Clarín, el gran ganador de la era Macri

Clarín, el gran ganador de la era Macri
Clarín, el gran ganador de la era Macri.
Clarín, en apenas un año y meses de la actual administración de Mauricio Macri, logró recuperar todo lo que había retrocedido durante el kirchnerismo y ganar varios cuerpos más.
 
Eliminó la ley de medios, metió un juez en la Corte Suprema, volvió a llevarse la parte del león de la publicidad oficial, recuperó el control del fútbol vía Torneos, consiguió que le aprueben la operación de Nextel y la fusión de las bandas que compró para dar 4G y ahora va por el premio mayor: El take over de Telecom argentina, para consolidarse así como el grupo más poderoso de medios y telecomunicaciones de la Argentina.
 
Admirable.
 
TELECOMUNICACIONES
 
David Martínez compró a Werthein sus acciones de Telecom y se abre la negociación con Clarín
 
David Martínez consolidó este viernes su control de Telecom Argentina al lograr luego de meses de tensas negociaciones con la familia Werthein, quedarse con el 100 por ciento de la compañía. Se trata de una jugada muy funcional al Grupo Clarín que tiene como objetivo estratégico quedarse con esa telefónica y fusionarla con Nextel.
 
Las negociaciones con Werthein no fueron fáciles y hasta hubo víctimas colaterales como el ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman, cercano a la familia vendedora, que durante semanas sufrió el previsible bombardeo. Pero la paz finalmente llegó. Después de todo no es tan complicado: Se trataba de acordar un precio.
 
El mexicano Martínez logra así coronar el tortuoso camino que recorrió, de Néstor Kirchner a Mauricio Macri y Héctor Magnetto, para consolidar en su fondo Fintech el control total de la telefónica.
 
El comunicado oficial abunda en la insulsa jerga corporativa y dice que la reestructuración societaria apunta a "simplificar" la estructura accionaria de Telecom Argentina "en línea con los estándares internacionales y prácticas del mercado". Una pavada.
 
El ministro Bergman fue una víctima colateral de unas negociaciones tensas, hasta que la paz llegó. Ahora empieza la previsible tensión entre Martínez y Magnetto, socios en Cablevisión.
 
En rigor, lo que se trata es de simplificar el arribo a una negociación entre primos hermanos. Ahora empieza lo divertido. Martínez ya poseedor del control de Telecom inicia el proceso de negociaciones con Magnetto. Y no habría que descartar que en el proceso sufra algún fuego amigo.
 
Martínez es socio de Magnetto en Cablevisión y eso hizo que cíclicamente se lo sospechara de ser el fronting del líder del Grupo Clarín en la telefónica, mientras la derribada ley de medios prohibía la concentración de ambas empresas bajo un titular. Gracias a Macri esa barrera ya no existe.
 
Clarín en apenas un año y meses de la actual administración logró recuperar todo lo que había retrocedido durante el kirchnerismo y varios cuerpos más. Eliminó la ley de medios, metió un juez en la Corte Suprema, volvió a llevarse la parte del león de la publicidad oficial, recuperó el control del fútbol vía Torneos, consiguió que le aprueben la operación de Nextel y la fusión de las bandas que compró para dar 4G y ahora va por el premio mayor: El take over de Telecom argentina, para consolidarse así como el grupo más poderoso de medios y telecomunicaciones de la Argentina. Admirable.
 
David Martínez es verdad que maneja fondos de terceros a través de Fintech, pero también tiene su propia fortuna y no es un hueso fácil de roer ni un hombre al que le guste vender más barato de lo que compró. Esa es la parte interesante del proceso que se inicia.
 
Fuente: La Política Online 
 
Agreganos como amigo a Facebook
22-05-2017 / 09:05
22-05-2017 / 09:05
22-05-2017 / 08:05
En otros tiempos la gravísima crisis institucional que vive Brasil hubiese servido como ha ocurrido tantas veces para disimular los desaguisados internos de una economía que persiste en demorar su arranque pese a los anuncios del gobierno de Mauricio Macri.
 
O acechanzas como los nuevos problemas en los que parecería estar metido el titular de la AFI, Gustavo Arribas. Pero esta vez el problema del socio mayor del Mercosur le llevó más tiempo que el deseado a Macri durante su gira asiática. No es para menos.
 
Todos los analistas y consultores, además de funcionarios del propio Gobierno, coinciden en afirmar que la Argentina sufrirá en carne propia un eventual desbarranque de la economía brasileña como consecuencia de la crisis institucional.
 
Que, para más datos, había comenzado a dar signos de reactivación antes de las denuncias que pesan sobre Michel Temer y tornan más que incierto su futuro presidencial.
 
La industria automotriz, y otros rubros como los autopartistas, calzado, textiles y las alimentarias, se verían perjudicadas si ese supuesto se confirma en la realidad, lo que en definitiva demoraría todavía más la tan pregonada reactivación local.
 
En el Gobierno igual sacan pecho y ratifican que la obra pública en marcha y por venir será el motor que moverá la campaña hacia las legislativas de octubre. "Hoy no hay un ciudadano que no tenga cerca suyo o en su zona una maquina trabajando", se entusiasma Rogelio Frigerio.
 
Ni la prometedora gira por Asia o los eventuales remezones locales del Lava Jato brasileño impiden que en el Gobierno se deje de mirar el costado político de la gestión, que hoy está casi exclusivamente emparentado con la campaña electoral. 

21-05-2017 / 11:05
21-05-2017 / 11:05
La crisis y la recesión económica que vive la Argentina, gracias a Mauricio Macri, han hecho que se trasluzcan problemas que evidencian las diferencias entre los que más y menos tienen. En uno de los sectores donde más se puede observar esta situación es en el consumo, ya que presenta características bien específicas sobre el poder adquisitivo y de compra de cada una de las clases sociales.
 
Mientras los sectores medios y bajos destinan gran parte de sus salarios a alimentos y bienes de primera necesidad, los sectores más pudientes invierten su capital en la compra de bienes suntuosos y de lujo. Esto ha hecho que la compra de las capas populares se haya reducido en forma considerable, a la vez que la capacidad de ahorro del grupo de mayor poder económico no se haya visto resentida.
 
En los primeros 17 meses del gobierno para los ricos de Macri, en la franja más vulnerable de la sociedad disminuyó drásticamente el consumo de productos básicos de la canasta de alimentos, como la leche, la carne o las harinas, reflejando una crisis que el Gobierno intenta ocultar bajo el tan loable lema de buscar la "pobreza cero", discurso que todavía no ha tenido ninguna clase de resultado concreto.
 
Un claro ejemplo que muestra que la "pobreza cero" todavía es una realidad muy lejana es la caída que se evidencia en la compra de aceite en los sectores más vulnerables, que presentó una retracción del 53%, lo cual se explica en el incremento registrado del 68% en la venta de grasa porcina, un producto más económico y al alcance de los más humildes a la hora de fritar y cocinar sus alimentos.
 
A su vez, datos oficiales manifiestan que el consumo de artículos de la Canasta Básica Alimentaria cayó un 56% en lo que va de 2017, lo que se traduce en que menguó un 44% la adquisición de harinas por parte de los más pobres, y en que descendió un 38% la compra de carne, un alimento muy caro y que forma parte sustancial en la dieta.
 
Esta situación puede observarse también en un elemento clave y central para el desarrollo y  crecimiento de los más chicos, como lo es la leche, cuyo consumo en los estratos más bajos mermó un 38%. Un caso similar es la venta de fideos, que retrocedió un 33% en el año.
 
Por el contrario, puede contemplarse una realidad completamente opuesta en los sectores más pudientes y concentrados del poder, que han demostrado una capacidad de consumo concentrada en la compra de distintos bienes suntuosos, como por ejemplo los autos de alta gama, cuya venta se acrecentó un 83% durante el último año.
 
Circunstancia idéntica se vive con la adquisición de motos de última tecnología, que desde el inicio del gobierno de Cambiemos creció un 72%, mientras que las ventas de los jets ski, o motos de agua, se incrementó en un 57% en los últimos meses solo en el 10% de la población, que coincide con las clases más ricas del país.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar