La Opinión Popular
                  11:59  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 17-03-2017 / 15:03
EL PARTIDO ESTÁ INTERVENIDO DESDE 2014 EN LA PROVINCIA

La Justicia Federal intimó al PRO Entre Ríos a convocar a elecciones en un plazo máximo de diez días

La Justicia Federal intimó al PRO Entre Ríos a convocar a elecciones en un plazo máximo de diez días
Hernán Blázquez y Graciela “Chela” Castro, referentes de la agrupación opositora a la línea oficial del partido.
Parece acabar la intervención del Pro. La Justicia Federal con competencia en lo electoral confirmó la intimación al partido de Mauricio Macri para que se regularice su situación provincial y convoque, en un plazo máximo de diez días, a elecciones internas.
 
Desde la agrupación Alberdi vienen reclamando esto, a pesar de que la postura del partido nacional pretendía seguir con la intervención a cargo de Marcelo Sorgente.
 
"Salimos ganadores en esta pulseada entre el Pro oficialista de Frigerio y nuestra agrupación Alberdi", señaló Hernán Blazquez, referente de la agrupación opositora a la línea oficial del partido. Ahora, Sorgente deberá convocar a elecciones internas en el plazo dispuesto por el juez Leandro Ríos y allí comenzará el proceso de normalización del partido.

 
El juez federal con competencia electoral, Leandro Ríos, intimó al Pro a presentar en 10 días un cronograma electoral para la elección de autoridades partidarias. Según el fallo, ordena que no se deberá exceder de los 60 días entre la convocatoria y la proclamación de las autoridades electas.
 
El fallo fue emitido este miércoles 15 de marzo y fue a favor de Hernán Blazquez, dirigente de la agrupación Alberdi que solicitó en la justicia que el Pro entrerriano convoque a elecciones internas ya que está intervenido desde 2014.
 
Así las cosas, el oficialismo partidario en la provincia, que lideran el ministro del Interior Rogelio Frigerio, el diputado nacional por Capital Federal e interventor en el partido amarillo en Entre Ríos, Marcelo Sorgente y el senador nacional Alfredo De Angeli, deberán ponerle fecha a las elecciones internas.
 
El partido amarillo está intervenido desde 2014 en Entre Ríos. El cargo lo ocupó en principio y durante dos años Frigerio, quien, al asumir como ministro nacional, lo delegó en Marcelo Sorgente, hombre de su confianza. En abril de 2016, el legislador prometió que "este año se finalizará la intervención" pero el proceso se dilató. La intervención finalmente fue judicializada por una agrupación interna que logró que la Justicia le diera la razón.
 
 
"Le ganamos la pulseada a Frigerio"
 
En declaraciones a Informe Digital, Blazquez mostró su satisfacción por la resolución a su favor: "salimos ganadores en esta pulseada entre el Pro oficialista de Frigerio y nuestra agrupación Alberdi Pro. El juez federal Leandro Ríos dictó que en 10 días tiene que salir el proceso electoral, con fecha y todo y la presentación de candidatos y de la fecha que se van a hacer las elecciones dentro de los 60 días", dijo. En esa línea, advirtió que si el Pro provincial no acata la medida "se anularía el partido Pro por cuatro años, no podría participar en elecciones. Asi que si o si lo tienen que hacer".
 
"Hemos ganado, es un triunfo de la provincia, un triunfo democrático, un triunfo republicano. Estamos ansiosos de ir a las internas provinciales ya que tenemos todo el sistema armado y estamos esperando las fechas de las internas provinciales para salir a competir y darle vida a nuestro partido como se lo merecía después de estar tanto tiempo intervenido y manejado por una sola persona: el ministro del Interior Frigerio y el interventor actual, diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires, Marcelo Sorgente", finalizó el dirigente de la agrupación Alberdi.
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2018 / 11:02
El Gobierno de los CEOs hizo de cuenta que nada había ocurrido. Según dejaron trascender sus voceros, el presidente Mauricio Macri tuvo un día con una agenda normal, no vio la marcha de los trabajadores por televisión y ni siquiera pidió conocer el número de asistentes (que las usinas oficiales reducían a unos 90 mil).
 
También envió a varios de sus ministros a recorrer los canales de televisión después de la marcha. El libreto que se repitió incluyó recordar las causas judiciales de Hugo Moyano y señalar que la marcha fue política y no tenía un reclamo claro.
 
Más allá de la decisión de sobreactuar "normalidad" el día de la marcha, que iba de la mano con el ninguneo posterior, en el Gobierno de los Ricos tienen decidido no moverse un ápice de su plan de reformas laborales. Ni 90 mil, ni 400 mil personas parece que vayan a hacerlos cambiar de idea en esto, que forma parte del núcleo duro del proyecto proempresario macrista.
 
También hizo un breve viaje a Concordia, Entre Ríos, donde compartió un almuerzo con productores arroceros, visitó a emprendedores que fabrican jugos cítricos y se mostró con el gobernador Gustavo Bordet en una recorrida por una planta potabilizadora de agua que está en construcción.
 
Así, Macri buscó refugio en Entre Ríos para eludir la marcha de trabajadores en su contra. Eso sí, se preocupó por enviar un mensaje velado a los sindicalistas desde allí cuando habló de "soluciones sin aprietes, sin extorsiones, sin comportamientos mafiosos, sin buscar privilegios". Fue la única alusión, dado que el propósito del Gobierno conservador era ningunear la marcha.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
20-02-2018 / 17:02
El sermón en la misa de cuerpo presente es la que se dice estando el cadáver del difunto expuesto y preparado para llevarlo después al entierro. Es lo que escuchó el ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Urribarri, del discurso de Bordet en la Asamblea Legislativa, en donde el gobernador le recriminó que le dejó más deudas que haberes.
 
El repaso del mandatario fue contundente: la batería de anuncios fue un examen que puso blanco sobre negro de cómo heredó Bordet la provincia de manos de Urribarri. Garantizar el agua potable, caminos, puertos y una inversión en energía, y el arreglo de la Caja de Jubilaciones, son metas que apuntan a corregir lo que no se hizo en el gobierno anterior.
 
La construcción de las defensas sur y norte en Concordia y Concepción del Uruguay son obras emblemáticas de un trabajo articulado entre Nación y provincia, botón de muestra de que hay cosas que se pudieron hacer, pero que nunca se hicieron a pesar de esos años de bonanza y de la estrecha relación de Urribarri con el gobierno de Cristina.
 
Sin darse por aludido, Urribarri puso esa extraña cara que ponen los perritos cuando "le hacen el amor", e imperturbable seguía el repaso de los problemas, que no son otra cosa que las grandes deudas de su gestión y lo que quedó sin saldar de su "sueño entrerriano", del que ahora deberá dar explicaciones ante la Justicia.
 
En la Asamblea, Urribarri sintió el sabor áspero del ostracismo. El tiempo que prometió Bordet en su discurso, es un futuro que para Urribarri es cada vez más incierto. Por ahora respira tranquilo, ya que cuenta con los votos necesarios como para garantizar sus fueros.
 
Para Urribarri, éstas no fueron las únicas horas adversas de la semana. La Justicia provincial dispuso un embargo de 26 millones de pesos, en el marco de la causa que investiga el desvío de publicidad oficial, entre 2010 y 2015, en beneficio de empresas ligadas a su cuñado, Juan Pablo Aguilera, por un monto que supera los 24 millones de pesos. Ante una acusación cuyo primer efecto fue el escándalo, el ex gobernador eligió victimizarse, una respuesta de manual para estos casos, pero que no tiene validez siempre.
 
La noticia despertó el interés por el nuevo rumbo que tomó la interna del PJ provincial, con el gobernador fortalecido dentro del Partido y un proyecto de continuidad, y el ex gobernador reculando en chancletas. Tal vez no sea esto definitivo, pero se generó un nuevo clima de transición.
 
Fue llamativo el silencio, tanto del gobernador como del vice, frente a la denuncia que involucró al padrino político de ambos. Las lealtades se miden en las malas porque en las buenas es fácil acompañar. Y Urribarri quedó más solo que loco malo, justo en el momento en que buena parte de la dirigencia nacional del PJ se encamina a la unidad.
 
La necesidad de candidatos para el 2019 con el sello "libre de denuncias", en un partido donde varios de sus referentes tuvieron o tienen que dar explicaciones en la Justicia, hoy es fundamental.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar