La Opinión Popular
                  04:50  |  Viernes 22 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-03-2017 / 09:03
DE “MOSQUITA MUERTA” A “DAMA DE HIERRO”

Operación Carnero: La gobernadora Vidal le pagará $1000 a cada docente que rompa la huelga

Operación Carnero: La gobernadora Vidal le pagará $1000 a cada docente que rompa la huelga
SE ACABÓ HEIDI. María Eugenia Vidal se puso al frente de la estrategia del Gobierno de Macri para contrarrestar la ola de conflictividad sindical, con una dureza mucho mayor a la esperada. Se mostró determinada a dar una pelea que, a esta altura, excede una mera discusión salarial: dejó en claro que lo que está en juego es todo el plan económico neoliberal del macrismo. Aunque no lo mencionó, sus dardos estuvieron claramente direccionados a Roberto Baradel, la cara más visible del conflicto. Vidal se abonó ayer a la tesis de que este líder de Suteba, que simpatiza con el kirchnerismo, está en realidad tensando el conflicto como parte de una estrategia personal para liderar la central sindical CTA. En esta pulseada, la gobernadora desplegó una estrategia que combina incentivos económicos con factores judiciales para así lograr una fisura en el gremio docente y, además, una medida inédita: un premio extraordinario por "presentismo" aplicable solo este mes. En otras palabras, ofertó dinero a quienes decidan no acatar la huelga y carnereen presentándose a trabajar.
La gobernadora María Eugenia Vidal jugó duro: en el día en el que el diario El País de España la comparaba con la "dama de hierro" Margaret Thatcher y su pulseada con los mineros británicos, dio una conferencia de prensa en la que anunció, sin su sonrisa habitual, que adelantará una suma de entre $1500 y $3750 a cuenta de la paritaria y ofrecerá un plus a los docentes que rompen la huelga.
 
Es un aumento unilateral a cuenta de la paritaria y un "reconocimiento extraordinario" para aquellos docentes rompehuelgas: el premio será de $1000, por única vez. Vidal ya había anunciado el despliegue de 60 mil voluntarios, que resultaron ser solo 60 mil tuits. Los voluntarios nunca aparecieron y el Gobierno cesó la convocatoria. A partir del anuncio del desembolso de estos fondos, Vidal le pidió a los docentes que cesen los paros y vuelvan a las aulas.
 
Sobre el incentivo para carneros, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel consideró que "no tenía necesidad la gobernadora de humillar tanto a los docentes que fueron a trabajar". "Nos están llamando al sindicato docentes que fueron a trabajar por necesidad: nos preguntan cómo hacen para devolver esa plata cuando les llegue", dijo.
 
Además, los sindicatos citaron en Twitter al juez Alejandro Segura, quien advirtió en un post en las redes sociales que la decisión de pagar incentivos por trabajar en las huelgas viola "los convenios 87 y 98 de la OIT y la Constitución nacional". Y los especialistas la consideran ilegal.
 
El conflicto llegó a un punto sin salida y no da para más. Vidal intenta colarse por la grieta que se abrió en el Frente Gremial Docente con su propuesta. Está convencida del desgaste que les produjo a las organizaciones que nuclean la dura medida de fuerza. Y la acción oficial intenta exponer ante la sociedad a los fogoneros políticos de la contienda: el kirchnerismo y la izquierda radicalizada.
 
El challenger elegido por el macrismo para la confrontación, Baradel, le venía ganando algunos rounds a la poderosa pero inexperta gobernadora, le dejó magulladuras en su angelical semblante y le melló la imagen pública. Pero, totalmente disciplinada a Macri, "Mariú" defiende a capa y espada una emblemática pauta inflacionaria del 18% que el propio gabinete nacional pisotea con aumentos en los impuestos, combustibles y tarifazos, además de prepagas, peajes y la parafernalia de aumentos sobre la canasta básica que superan largamente la referencia anual impuesta a los ingresos de la población.
 
Y ese es el grave riesgo de extremar la postura oficial. El cuadro real para reanudar el regateo sería 18% de un lado y 35% del otro, con una inflación del primer bimestre, que proyectada a tasa anual, quedaría en la mitad de ambos extremos. Ese finalmente tendría que ser el meridiano racional del arreglo, pero la Casa Rosada se empecina en no reconocer que el desborde inflacionario tuvo su origen en sus propios ministerios. Además, el Frente Gremial Docente se rajó pero no quebró.
 
La Opinión Popular

EL CONFLICTO LLEGÓ A UN PUNTO ERRÁTICO Y NO DA PARA MÁS
 
Ojo, Cambiemos, el frente docente bonaerense se rajó pero no quebró
 
La sociedad argentina es rehén de esta interminable sucesión de paros de los gremios docentes que lleva 2 semanas que parecen ya una eternidad mientras, más allá de cualquier connotación política que se le quiera dar, los protagonistas "la miran por tevé", como se dice en los cánticos futboleros. Jugar al desgaste contando los porotos políticos que suman y restan las partes de la contienda hoy les sale gratis.
 
La cara visible de la ortodoxia combativa de los gremios docentes es Roberto Baradel, quien ni siquiera tiene en el bolsillo la elección interna en Suteba a la que decidió presentarse.
 
La opinión pública ya no tiene en claro si empuña los índices de precios del INdEC en pos de una gesta que reivindique el salario docente o un pico y pala para demoler la imagen de la gobernadora María Eugenia Vidal y allanarle el camino electoral al kirchnerismo en el decisivo distrito bonaerense, condición sine qua non para que Cristina Fernández de Kirchner imponga en la interna peronista, primero, y en el blindaje judicial que espera obtener en las urnas, de octubre en adelante, con proa a 2019.
 
Mauricio Macri concibe este enfrentamiento que le plantea el kirchnerismo en los escenarios sociales, con epicentro en la calle, como una partida de ajedrez, con la dama (María Eugenia) como ariete.
 
Quizá se acordó un poco tarde de armar la defensa e ir por el centro del tablero, aunque la demora le valió aceptar que jugaría con las negras y que, por lo tanto, el rival cuenta con la iniciativa.
 
Así cada movida de las blancas pone en riesgo la dama, que disciplinadamente se avino a ponerse el conflicto docente al hombro, resignarse al desgaste y consagrar el capital político que le da su imagen pública a la estrategia electoral de Jaime Durán Barba de concentrar el armado de la lista que llevará a los comicios en el equipo del Pro, con el apellido Macri (el primo Jorge, intendente de Vicente López) en la vanguardia.
 
María Eugenia recibió el baño de lodo de bienvenida a la alta política. Ya no es aquella chica criada en un barrio, estudiosa y juiciosa, a la que la exposición pública no le impide salir a hacer las compras, hablar espontáneamente con la gente como cualquier hija de vecino e irradiar una honestidad y sinceridad poco vistas en la órbita superior de la política.
 
La carrera vertical hacia la cima del poder la encapsuló en una vida de helicópteros y operativos de custodia, cercos de prensa y, especialmente, de lealtad a la jefatura política por encima de la voz del pueblo que antes escuchaba y hoy interpreta a través de encuestas, clipping de medios y reportes de interacción en redes sociales.
 
En esta 1ra jornada de la 2da fase del plan de lucha docente vuelve a ponerse al frente con anuncios orientados a pegarle en la línea de flotación al frente gremial oponente, que empezó a dar signos de estar resquebrajándose, a punto tal que la Federación de Educadores Bonaerense (FEB), el segundo en cantidad de afiliados, decidió no plegarse al paro nacional de 2 días convocado por la Ctera.
 
Prolongar las tensiones extremas tiene sus bemoles, ya que provoca fisuras y desinteligencias en los bandos que miden fuerzas. Y sucede tanto en el oficialismo como la oposición, con la novedad en este caso de que apareció una fisura importante del lado gremial.
 
La Nación expone datos oficiales de la provincia, según los cuales la FEB cuenta con 50.677 afiliados, mientras que el Suteba, que conduce Roberto Baradel, tiene 68.650. Este último, junto con la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires, se plegará a la huelga nacional.
 
Tampoco los Docentes Argentinos Confederados (DAC) se plegarán en el plano nacional: "En algunos distritos habrá clases públicas y marchas, pero no participaremos del paro", sostuvo Mirta Petrocini, presidenta de la FEB.
 
Más contundente, Baradel le devolvió la pelota que le habían tirado del gobierno provincial de no negociar con un paro ya decretado, al aclarar que retomarán la discusión salarial si las autoridades los convocan por fuera de la conciliación obligatoria que rige desde el sábado pasado.
 
Por de pronto, los gremios docentes más numerosos no participaron de la misma en el Ministerio de Trabajo bonaerense. Sólo concurrieron AMET, UDA y UPCN, que en total no llegan a reunir 12.000 afiliados, y pidieron un cuarto intermedio, consignó el matutino, que agrega que "la FEB y Suteba, ante la falta de notificación oficial del fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que habilitó al Ministerio de Trabajo bonaerense a dictar la conciliación obligatoria, se presentaron ante la Justicia para realizar una autonotificación".
 
Se trata más de un subterfugio técnico legal que de un paso concreto hacia un entendimiento. Las negociaciones en sí siguen empantanadas. Sólo los sindicatos UPCN, Soeme y AMET acudieron a la convocatoria en la biblioteca del Ministerio de Economía y pidieron 48 horas para intentar convencer a otros gremios de sumarse.
 
Sin embargo, separar la paja política del trigo gremial requeriría una pasada en limpio de las posiciones concretas de uno y otro lado.
 
El gobierno quiere que se firme la paritaria docente bonaerense en 18% de ajuste salarial para 2017, con una cláusula móvil a futuro que reintegre automáticamente una diferencia ante cualquier desfase de la inflación y acepta hablar de una compensación fija que devuelva la pérdida de poder adquisitivo de los maestros del año pasado, pero también pretende fijar condiciones de calidad educativa. Los gremios quieren 35% de aumento para empezar a hablar.
 
En un mercado persa, el punto de partida real para este regateo salarial partiría de confrontar 18 contra 35. Pero si se toma el comportamiento de los precios generales de la economía de los 2 primeros meses y se lo proyecta a tasa anual se situaría en la mitad de camino. Recién a fin de mes se sabrá si el IPC del 1er trimestre logra hacerla retroceder al 20% o si la inflación de marzo la consolidará en torno del 25%.
 
Por más que el ministro de Economía, Hernán Lacunza, le ponga el pecho a las balas y denuncie la actitud gremial de no escuchar ninguna propuesta con los paros ya decididos, lo cierto es que a esta altura del conflicto, ni el dirigente más dialoguista y dispuesto a normalizar las clases estará en condiciones de poner su firma donde figure el 18%, cualquiera sea el adorno que le armen alrededor.
 
El gobierno se había aferrado a esa pauta a partir de que a fin de año, precisamente, María Eugenia obtuvo la resonante victoria de lograr que los gremios estatales bonaerenses aceptaran el 18% con reajuste móvil si había desvíos en los precios con el correr de los meses.
 
La ilusión era plegar a los bancarios, a los docentes y seguir por esa línea con el resto de las paritarias. Pero aparecieron los tarifazos de Aranguren, junto con los ajustes de combustibles, prepagas, peajes y la parafernalia de aumentos sobre la canasta básica, en enero, que desplazaron de lugar aquel ideal antiinflacionario atentando directamente contra el poder adquisitivo de las familias, situación que, corregida y agravada, se repitió en febrero.
 
A las cuentas caseras desequilibradas se agregó la incertidumbre creada por los despidos y suspensiones fabriles, los cierres de comercios que denunció la CAME y la frutilla del postre fue el escandaloso arreglo en torno de la quiebra del Correo Argentino que involucró a la familia presidencial y que, por fin aunque tardíamente, Macri reconoció como un error.
 
El cóctel fue como un brebaje que tonificó al kirchnerismo e hizo que saliera con todo a ganarle el punto débil del oficialismo: la calle, donde desarrolló un eficiente expertise, y hoy convirtió en auténtico caos, agravado por el malestar popular debido a que las clases no se normalizan y ya no se sabe qué hacer con los chicos en la organización hogareña.
 
Tampoco le salió bien la rueda de auxilio rompehuelgas que le tiraron a la gobernadora desde el Twitter: los voluntarios que se anotaron respondiendo a la red social para cubrir tareas complementarias en centros vecinales y clubes que contuvieran a los chicos en las aulas.
 
Hubo experiencias en Morón, Pilar, Vicente López, Lanús, Quilmes y 3 de Febrero, entre otras ciudades, en las que participaron profesionales, ex docentes y ex alumnos. Fueron suficientes para que se cortaran las convocatorias ad hoc. La organización no estaba preparada para la innovaciones propaladas en 140 caracteres, cuya condición esencial es la inmediatez. Las redes son ahora ya, después la vorágine traga las frases más ingeniosas.
 
Fuentes: Urgente24, Página12, La Política Online y LOP

Agreganos como amigo a Facebook
21-06-2018 / 19:06
21-06-2018 / 11:06
Así lo señaló en una entrevista por Radio Mitre. "Esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario", agregó el nuevo titular del Banco Central. Para Luis Caputo "no hay mal que por bien no venga". El actual titular del Banco Central y ex ministro de Finanzas está hablando de la corrida bancaria que generó una importante devaluación. Lo que el ex ministro festeja implica, para la clase trabajadora, una persistente caída en su nivel de vida.
 
En una entrevista defendió las medidas que se vienen tomando y "festejó" haber terminado atando la suerte del país a un acuerdo con el FMI. "En el corto plazo estas cosas tienen costo, pero yo creo que de mediano y largo plazo no hay mal que por bien no venga, es lo mejor que nos pudo haber pasado, esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario y esto da mucho mayor certidumbre particularmente con el financiamiento, porque dependemos del financiamiento externo", señaló Caputo.
 
El funcionario también ensayó una suerte de "autocrítica" light. "Hubo algunos errores propios, también hubo problemas políticos", indicó. Renglón seguido agregó que su prioridad "es desarmar la gran pelota de Lebac". Precisamente, esa "gran pelota" fue construyéndose desde el mismo gobierno de Macri y la administración del Banco Central que impulsó la bicicleta financiera a través de ese mecanismo.
 
El titular del Central señaló además que "siempre tuvimos claro que, de alguna manera, había que acelerar más el ritmo fiscal. Lo que pasa es que, como dicen, la política es el arte de lo posible. Entonces, cuando vos tenés minoría en ambas cámaras y no tenés todo el poder necesario, hacés lo que podés".
 
La definición del funcionario confirma que el llamado "gradualismo" fue un resultado de la debilidad política del gobierno para impulsar abiertamente sus brutales planes de ajuste. Lo que el ministro considera un motivo para "alegrarse" implica una creciente caída en el nivel de vida de amplias capas de la población.
 
La devaluación del peso -que ya superó el 50 % en lo que va de 2018- se traslada crecientemente a los precios, golpeando sobre el bolsillo de la clase trabajadora. El titular del Central vuelve a demostrar la "sensibilidad" de banquero y gran empresario. Lo que es una "buena noticia" para él y los millonarios funcionarios del Pro, significa el empobrecimiento creciente para trabajadores y jubilados.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
El Día de la Bandera nos dejó un sabor muy, pero muy, triste. El día fatal llegó. Ayer, el directorio del organismo internacional dio el visto bueno final para el acuerdo Macri-FMI y envió los primeros USD 15.000 millones a las arcas del Gobierno de los CEOs. Esto es lo que nos va a llevar a una situación de dependencia total hacia el Fondo Monetario Internacional, que de ahora en más dictará la política económica para la Argentina. Resignamos nuestra soberanía.
 
Pero, de los USD 32.000 millones, que se supone que el FMI nos va a dar desde acá hasta que el mandato de Mauricio Macri finalice, casi la mitad de ellos, los USD 15.000 millones otorgados ayer, están puestos exclusivamente para empezar a saldar las cuentas. Porque es claro: las deudas que tiene la Argentina superan holgadamente los USD 32.000 millones.
 
Este dinero va a ir exclusivamente al mercado cambiario, a la especulación,como si esto fuera lo más importante, y será direccionado para pagar las deudas que éste Gobierno generó, llamadas Lebacs, llamadas compromisos externos, como lo son los bonos que no eran ni son buenos para el país. Aquí también brilló por su ausencia, lamentablemente, el crecimiento, el trabajo y la producción.
 
Por otra parte, Morgan Stanley Capital International (MSCI), la empresa dedicada a calificar los mercados financieros del mundo, le otorgó la etiqueta de "Economía emergente" a la Argentina y, de este modo, nuestro país dejó de ser un mercado "de frontera", una categoría a la cual se había caído en 2009, cuando el gobierno de Cristina dispuso restricciones al movimiento de capitales externos.
 
Sin embargo, aunque la mona se vista de seda, mona queda. Esto, por su sólo sello, no significa que los "brotes verdes" y la tan esperada "lluvia de inversiones" vayan a llegar a nuestro país. Si la Argentina pretende que el dinero entre a las arcas nacionales las variables tienen que ser claras: mercado robusto e impuestos y tarifas racionales.
 
Por ello, y a la luz de los eventos más recientes que afectan la situación cambiaria del país, el MSCI aclaró que revisará su decisión de reclasificación si las autoridades argentinas introdujeran cualquier tipo de restricciones de acceso al mercado, como el control de capitales o de divisas.
 
Por último, aunque Macri no es muy patriota que digamos, el hecho que no fue ayer a un acto tan importante, como el Día de la Bandera, muestra que este acuerdo neocolonial con el FMI es absolutamente impopular. Macri le tiene miedo a su pueblo. Teme sentir la bronca popular, aunque sería bueno que lo percibiera para entender que tiene que cambiar el rumbo neoliberal en vez de haber tratado de solucionar, con la dependencia del FMI, la crisis de la Argentina.
 
Tal vez, el clamor de tantas marchas, de los paros y de los reclamos, despierte al arco político opositor. Esperemos que no sea tarde, porque 18 meses para elegir un nuevo Presidente no es mucho tiempo, pero sí es mucho para quienes padecen necesidades.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
20-06-2018 / 10:06
La agenda oficial del presidente conservador Mauricio Macri marcaba que hoy a las 9 participaría en el Monumento a la Bandera del tradicional acto en conmemoración a Manuel Belgrano. Sin embargo, a último momento, el titular del PRO de Santa Fe, Federico Angelini, anunció que el mandatario no asistirá para evitar las protestas en su contra.
 
Angelini eligió decir que "se priorizó cuidar la paz". El discurso de Macri hubiera sido el primero tras los cambios en el equipo económico, que no frenaron la corrida ni la devaluación del peso frente al dólar. "Querían empañar el Día de la Bandera. No queremos darle margen a los violentos", fruteó el dirigente del PRO santafecino, al confirmar el faltazo del presidente, que debería haber compartido el acto con la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz.
 
Luego la noticia fue confirmada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio: "Con motivo de haber recibido notificaciones de los responsables de la seguridad presidencial y del Gobierno de Santa Fe donde se indicaba que se debían reforzar las medidas de seguridad para evitar la posibilidad de que se generen disturbios en las calles de Rosario de organizaciones políticas, se suspenderá mañana la asistencia del Presidente".
 
Las protestas estaban organizadas por sectores que se movilizan y reclaman contra las medidas antipopulares que lleva adelante el gobierno de Macri. Además se preveía la movilización de organizaciones sociales y políticas. Solo dos muestras, entre muchas otras posibles, de rechazo al ajuste en curso que implementa el actual Poder Ejecutivo a favor del gran empresariado y en contra de los trabajadores.
 
El Gobierno de los Ricos viene atravesando tensos episodios, el último que se viralizó, fue la entrega de una banana al jefe de Gabinete, Marcos Peña, tras ser bautizado como "El Gorila del año", lo mismo pasó en el mundial de Rusia, en donde la hinchada argentina realizó cánticos con referencia al precio del dólar.
 
Por supuesto, para evitar este tipo de protestas o "escraches", en un ambiente "poco feliz" que se respira en las últimas semanas por los efectos de la política neoliberal: inflación, tarifazos, acuerdo neocolonial con el FMI, pérdida del poder adquisitivo, etc., el Gobierno de los CEOs decidió "por razones de seguridad", que Macri no viaje a Rosario.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar