La Opinión Popular
                  06:12  |  Domingo 30 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-03-2017 / 09:03
DE “MOSQUITA MUERTA” A “DAMA DE HIERRO”

Operación Carnero: La gobernadora Vidal le pagará $1000 a cada docente que rompa la huelga

Operación Carnero: La gobernadora Vidal le pagará $1000 a cada docente que rompa la huelga
SE ACABÓ HEIDI. María Eugenia Vidal se puso al frente de la estrategia del Gobierno de Macri para contrarrestar la ola de conflictividad sindical, con una dureza mucho mayor a la esperada. Se mostró determinada a dar una pelea que, a esta altura, excede una mera discusión salarial: dejó en claro que lo que está en juego es todo el plan económico neoliberal del macrismo. Aunque no lo mencionó, sus dardos estuvieron claramente direccionados a Roberto Baradel, la cara más visible del conflicto. Vidal se abonó ayer a la tesis de que este líder de Suteba, que simpatiza con el kirchnerismo, está en realidad tensando el conflicto como parte de una estrategia personal para liderar la central sindical CTA. En esta pulseada, la gobernadora desplegó una estrategia que combina incentivos económicos con factores judiciales para así lograr una fisura en el gremio docente y, además, una medida inédita: un premio extraordinario por "presentismo" aplicable solo este mes. En otras palabras, ofertó dinero a quienes decidan no acatar la huelga y carnereen presentándose a trabajar.
La gobernadora María Eugenia Vidal jugó duro: en el día en el que el diario El País de España la comparaba con la "dama de hierro" Margaret Thatcher y su pulseada con los mineros británicos, dio una conferencia de prensa en la que anunció, sin su sonrisa habitual, que adelantará una suma de entre $1500 y $3750 a cuenta de la paritaria y ofrecerá un plus a los docentes que rompen la huelga.
 
Es un aumento unilateral a cuenta de la paritaria y un "reconocimiento extraordinario" para aquellos docentes rompehuelgas: el premio será de $1000, por única vez. Vidal ya había anunciado el despliegue de 60 mil voluntarios, que resultaron ser solo 60 mil tuits. Los voluntarios nunca aparecieron y el Gobierno cesó la convocatoria. A partir del anuncio del desembolso de estos fondos, Vidal le pidió a los docentes que cesen los paros y vuelvan a las aulas.
 
Sobre el incentivo para carneros, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel consideró que "no tenía necesidad la gobernadora de humillar tanto a los docentes que fueron a trabajar". "Nos están llamando al sindicato docentes que fueron a trabajar por necesidad: nos preguntan cómo hacen para devolver esa plata cuando les llegue", dijo.
 
Además, los sindicatos citaron en Twitter al juez Alejandro Segura, quien advirtió en un post en las redes sociales que la decisión de pagar incentivos por trabajar en las huelgas viola "los convenios 87 y 98 de la OIT y la Constitución nacional". Y los especialistas la consideran ilegal.
 
El conflicto llegó a un punto sin salida y no da para más. Vidal intenta colarse por la grieta que se abrió en el Frente Gremial Docente con su propuesta. Está convencida del desgaste que les produjo a las organizaciones que nuclean la dura medida de fuerza. Y la acción oficial intenta exponer ante la sociedad a los fogoneros políticos de la contienda: el kirchnerismo y la izquierda radicalizada.
 
El challenger elegido por el macrismo para la confrontación, Baradel, le venía ganando algunos rounds a la poderosa pero inexperta gobernadora, le dejó magulladuras en su angelical semblante y le melló la imagen pública. Pero, totalmente disciplinada a Macri, "Mariú" defiende a capa y espada una emblemática pauta inflacionaria del 18% que el propio gabinete nacional pisotea con aumentos en los impuestos, combustibles y tarifazos, además de prepagas, peajes y la parafernalia de aumentos sobre la canasta básica que superan largamente la referencia anual impuesta a los ingresos de la población.
 
Y ese es el grave riesgo de extremar la postura oficial. El cuadro real para reanudar el regateo sería 18% de un lado y 35% del otro, con una inflación del primer bimestre, que proyectada a tasa anual, quedaría en la mitad de ambos extremos. Ese finalmente tendría que ser el meridiano racional del arreglo, pero la Casa Rosada se empecina en no reconocer que el desborde inflacionario tuvo su origen en sus propios ministerios. Además, el Frente Gremial Docente se rajó pero no quebró.
 
La Opinión Popular

EL CONFLICTO LLEGÓ A UN PUNTO ERRÁTICO Y NO DA PARA MÁS
 
Ojo, Cambiemos, el frente docente bonaerense se rajó pero no quebró
 
La sociedad argentina es rehén de esta interminable sucesión de paros de los gremios docentes que lleva 2 semanas que parecen ya una eternidad mientras, más allá de cualquier connotación política que se le quiera dar, los protagonistas "la miran por tevé", como se dice en los cánticos futboleros. Jugar al desgaste contando los porotos políticos que suman y restan las partes de la contienda hoy les sale gratis.
 
La cara visible de la ortodoxia combativa de los gremios docentes es Roberto Baradel, quien ni siquiera tiene en el bolsillo la elección interna en Suteba a la que decidió presentarse.
 
La opinión pública ya no tiene en claro si empuña los índices de precios del INdEC en pos de una gesta que reivindique el salario docente o un pico y pala para demoler la imagen de la gobernadora María Eugenia Vidal y allanarle el camino electoral al kirchnerismo en el decisivo distrito bonaerense, condición sine qua non para que Cristina Fernández de Kirchner imponga en la interna peronista, primero, y en el blindaje judicial que espera obtener en las urnas, de octubre en adelante, con proa a 2019.
 
Mauricio Macri concibe este enfrentamiento que le plantea el kirchnerismo en los escenarios sociales, con epicentro en la calle, como una partida de ajedrez, con la dama (María Eugenia) como ariete.
 
Quizá se acordó un poco tarde de armar la defensa e ir por el centro del tablero, aunque la demora le valió aceptar que jugaría con las negras y que, por lo tanto, el rival cuenta con la iniciativa.
 
Así cada movida de las blancas pone en riesgo la dama, que disciplinadamente se avino a ponerse el conflicto docente al hombro, resignarse al desgaste y consagrar el capital político que le da su imagen pública a la estrategia electoral de Jaime Durán Barba de concentrar el armado de la lista que llevará a los comicios en el equipo del Pro, con el apellido Macri (el primo Jorge, intendente de Vicente López) en la vanguardia.
 
María Eugenia recibió el baño de lodo de bienvenida a la alta política. Ya no es aquella chica criada en un barrio, estudiosa y juiciosa, a la que la exposición pública no le impide salir a hacer las compras, hablar espontáneamente con la gente como cualquier hija de vecino e irradiar una honestidad y sinceridad poco vistas en la órbita superior de la política.
 
La carrera vertical hacia la cima del poder la encapsuló en una vida de helicópteros y operativos de custodia, cercos de prensa y, especialmente, de lealtad a la jefatura política por encima de la voz del pueblo que antes escuchaba y hoy interpreta a través de encuestas, clipping de medios y reportes de interacción en redes sociales.
 
En esta 1ra jornada de la 2da fase del plan de lucha docente vuelve a ponerse al frente con anuncios orientados a pegarle en la línea de flotación al frente gremial oponente, que empezó a dar signos de estar resquebrajándose, a punto tal que la Federación de Educadores Bonaerense (FEB), el segundo en cantidad de afiliados, decidió no plegarse al paro nacional de 2 días convocado por la Ctera.
 
Prolongar las tensiones extremas tiene sus bemoles, ya que provoca fisuras y desinteligencias en los bandos que miden fuerzas. Y sucede tanto en el oficialismo como la oposición, con la novedad en este caso de que apareció una fisura importante del lado gremial.
 
La Nación expone datos oficiales de la provincia, según los cuales la FEB cuenta con 50.677 afiliados, mientras que el Suteba, que conduce Roberto Baradel, tiene 68.650. Este último, junto con la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires, se plegará a la huelga nacional.
 
Tampoco los Docentes Argentinos Confederados (DAC) se plegarán en el plano nacional: "En algunos distritos habrá clases públicas y marchas, pero no participaremos del paro", sostuvo Mirta Petrocini, presidenta de la FEB.
 
Más contundente, Baradel le devolvió la pelota que le habían tirado del gobierno provincial de no negociar con un paro ya decretado, al aclarar que retomarán la discusión salarial si las autoridades los convocan por fuera de la conciliación obligatoria que rige desde el sábado pasado.
 
Por de pronto, los gremios docentes más numerosos no participaron de la misma en el Ministerio de Trabajo bonaerense. Sólo concurrieron AMET, UDA y UPCN, que en total no llegan a reunir 12.000 afiliados, y pidieron un cuarto intermedio, consignó el matutino, que agrega que "la FEB y Suteba, ante la falta de notificación oficial del fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que habilitó al Ministerio de Trabajo bonaerense a dictar la conciliación obligatoria, se presentaron ante la Justicia para realizar una autonotificación".
 
Se trata más de un subterfugio técnico legal que de un paso concreto hacia un entendimiento. Las negociaciones en sí siguen empantanadas. Sólo los sindicatos UPCN, Soeme y AMET acudieron a la convocatoria en la biblioteca del Ministerio de Economía y pidieron 48 horas para intentar convencer a otros gremios de sumarse.
 
Sin embargo, separar la paja política del trigo gremial requeriría una pasada en limpio de las posiciones concretas de uno y otro lado.
 
El gobierno quiere que se firme la paritaria docente bonaerense en 18% de ajuste salarial para 2017, con una cláusula móvil a futuro que reintegre automáticamente una diferencia ante cualquier desfase de la inflación y acepta hablar de una compensación fija que devuelva la pérdida de poder adquisitivo de los maestros del año pasado, pero también pretende fijar condiciones de calidad educativa. Los gremios quieren 35% de aumento para empezar a hablar.
 
En un mercado persa, el punto de partida real para este regateo salarial partiría de confrontar 18 contra 35. Pero si se toma el comportamiento de los precios generales de la economía de los 2 primeros meses y se lo proyecta a tasa anual se situaría en la mitad de camino. Recién a fin de mes se sabrá si el IPC del 1er trimestre logra hacerla retroceder al 20% o si la inflación de marzo la consolidará en torno del 25%.
 
Por más que el ministro de Economía, Hernán Lacunza, le ponga el pecho a las balas y denuncie la actitud gremial de no escuchar ninguna propuesta con los paros ya decididos, lo cierto es que a esta altura del conflicto, ni el dirigente más dialoguista y dispuesto a normalizar las clases estará en condiciones de poner su firma donde figure el 18%, cualquiera sea el adorno que le armen alrededor.
 
El gobierno se había aferrado a esa pauta a partir de que a fin de año, precisamente, María Eugenia obtuvo la resonante victoria de lograr que los gremios estatales bonaerenses aceptaran el 18% con reajuste móvil si había desvíos en los precios con el correr de los meses.
 
La ilusión era plegar a los bancarios, a los docentes y seguir por esa línea con el resto de las paritarias. Pero aparecieron los tarifazos de Aranguren, junto con los ajustes de combustibles, prepagas, peajes y la parafernalia de aumentos sobre la canasta básica, en enero, que desplazaron de lugar aquel ideal antiinflacionario atentando directamente contra el poder adquisitivo de las familias, situación que, corregida y agravada, se repitió en febrero.
 
A las cuentas caseras desequilibradas se agregó la incertidumbre creada por los despidos y suspensiones fabriles, los cierres de comercios que denunció la CAME y la frutilla del postre fue el escandaloso arreglo en torno de la quiebra del Correo Argentino que involucró a la familia presidencial y que, por fin aunque tardíamente, Macri reconoció como un error.
 
El cóctel fue como un brebaje que tonificó al kirchnerismo e hizo que saliera con todo a ganarle el punto débil del oficialismo: la calle, donde desarrolló un eficiente expertise, y hoy convirtió en auténtico caos, agravado por el malestar popular debido a que las clases no se normalizan y ya no se sabe qué hacer con los chicos en la organización hogareña.
 
Tampoco le salió bien la rueda de auxilio rompehuelgas que le tiraron a la gobernadora desde el Twitter: los voluntarios que se anotaron respondiendo a la red social para cubrir tareas complementarias en centros vecinales y clubes que contuvieran a los chicos en las aulas.
 
Hubo experiencias en Morón, Pilar, Vicente López, Lanús, Quilmes y 3 de Febrero, entre otras ciudades, en las que participaron profesionales, ex docentes y ex alumnos. Fueron suficientes para que se cortaran las convocatorias ad hoc. La organización no estaba preparada para la innovaciones propaladas en 140 caracteres, cuya condición esencial es la inmediatez. Las redes son ahora ya, después la vorágine traga las frases más ingeniosas.
 
Fuentes: Urgente24, Página12, La Política Online y LOP

Agreganos como amigo a Facebook
29-04-2017 / 09:04
El Presidente Mauricio Macri visitó ayer el buque rompehielos Almirante Irízar que volverá a navegar tras diez años sin hacerlo a causa de desperfectos. El mandatario recordó el incendio que provocó la salida de servicio de la nave, afirmando que: "Alguien que estaba ahí como jefe de operaciones volverá a la Antártida como comandante: Mangiaterra, quien es, como yo, hijo de ingleses". Dicho comentario cayó muy mal entre los presentes, quienes lo silbaron al unísono.
 
"Es un chiste, es hijo de italianos, como yo", se excusó Macri, tratando de explicar su "ocurrencia", antes de continuar con su discurso. La aparente broma del jefe de Estado resultó desafortunada ante los que lo escuchaban, por referirse desaprensivamente al país con el cual la Argentina estuvo en guerra en 1982 por la soberanía de las Malvinas.
 
Además, durante el breve discurso del Presidente, que duró poco más de cuatro minutos, obreros de la industria naval que trabajaron reparando el buque le gritaron en varias oportunidades: Macri, traé trabajo!", pero no recibió respuesta del mandatario.
 
Sin hacerse eco de los reclamos en su contra por la falta de políticas que favorezcan la creación de nuevas fuentes de empleo y el sostenimiento de las existentes, el jefe de Estado lamentó que el Irízar estuviera "más de una década fuera de servicio". "Pudimos demostrar nuestra aptitud de trabajo, lo que los argentinos somos capaces de hacer cuando juntos coordinamos una buena labor, como lo fue reparar este rompehielos", sostuvo Macri, sin darse por aludido respecto de las críticas recibidas.
 
Si por algo será recordado el líder del PRO, es por su desafortunado humor. En 2014, cuando aún era jefe de Gobierno porteño, Macri aseguró que "no puede haber nada más lindo que un piropo, por más que esté acompañado de una grosería" y al mismo tiempo agregó, bromeando: "Ahora piropeo menos, porque mi mujer me mata", tras lo cual le llovió una catarata de críticas.
 
En septiembre del año pasado, en un encuentro con su par de Rusia, Vladimir Putin, el Presidente quiso hacerle un chiste afirmando que la Argentina ganará el mundial a desarrollarse en aquel país durante 2018. Putin no entendió el comentario, lo miró serio y le preguntó, traductor mediante, si lo estaba cargando.
 
"Miren chicas que las estoy mirando en detalle, eh", expresó Macri como una humorada cuando manejaba un drone en el acto de presentación de las obras de ampliación de la Ruta Nacional 5, en noviembre del año pasado. Y como si todo lo dicho fuera poco, días atrás el jefe de Estado fue duramente reprobado por bromear sobre las personas de la tercera edad al decir que "los abuelos de 80 años baten récord en bajar pornografía. ¡Estaban como locos!".
 
Después, Macri y sus principales ministros se sorprenden frente al contraste entre el entusiasmo que reciben en EE.UU y las críticas y repudios en la Argentina.
 
La Opinión Popular

28-04-2017 / 09:04
28-04-2017 / 09:04
28-04-2017 / 08:04
Con la condena a Venezuela como bandera, Argentina retomó el alineamiento incondicional con EE.UU. en materia de Defensa y Seguridad. El presidente Mauricio Macri y su par yanqui, Donald Trump, coincidieron en sus críticas al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y acordaron "trabajar estrechamente para preservar las instituciones democráticas" en el país caribeño. El ansiado (en especial para el Gobierno argentino) encuentro encuadró a la Argentina como aliado regional del país del norte.
 
¿Qué consiguió Macri a cambio? Mientras el presidente argentino observaba a su anfitrión con una sonrisa de oreja a oreja y cierto embelesamiento en la mirada, el magnate yanqui lo llenó de elogios, le deseó lo mejor, pero no le resolvió la urgencia más importante de la relación bilateral: el freno a las importaciones de biodiesel, el principal producto que la Argentina vende a EE.UU. por cerca de 1.200 millones de dólares anuales. Práctico, Trump le propuso armar un "panel" para ver el tema. Un panel es una comisión y ya se sabe para que se arman las comisiones.
 
En el caso de los limones, Trump lo despachó con su broma sobre Corea del Norte, aunque en la delegación argentina afirmaban que en la reunión de Francisco Cabrera con Wilbur Ross se acordó levantar en los próximos días la prohibición del ingreso, aunque habría que tomarlo con pinzas hasta que se concrete la decisión. De cualquier manera el tema de los limones es más simbólico que importante en términos económicos: Se trata de un mercado potencial de u$s 50 millones, monedas comparado con lo que representa el biodiesel.
 
El lado positivo -total no cuesta plata- fue el apoyo de Trump al ingreso de Argentina a la OCDE. Cuando Macri le sacó el tema, rapidísimo, el magnate ordenó a su secretario de Estado, Rex Tiullerson, que de inmediato "apoyemos el ingreso de Argentina a la OCDE". En el fondo, Trump no cree en los organismos multilaterales a los que considera poco más que una burocracia costosa y decadente y vio en el aire la oportunidad de darle algo a Macri que no representa costo alguno. A diferencia de lo que busca instalar Cambiemos, quedó demostrado que Argentina no es un socio estratégico de EE.UU.
 
Sin muchos avances concretos que mostrar, el clima obviamente favorable a sus "reformas económicas" neoliberales dejó sumamente conforme a la comitiva argentina que mostró como hecho más trascendente que se logró "reencauzar" la relación entre ambos jefes de Estado luego de que, en la campaña electoral, la gestión Macri manifestara su apoyo a Hillary Clinton.
 
En resumen, Macri comprometió una Argentina metida de lleno como socia de los Estados Unidos en crisis globales que le quedan grandes. Nuestro país no tiene interés directo ni capacidad para ser parte en el conflicto de Corea. Tampoco en el del Mar Meridional de la China. O en la escalada entre Washington y Teherán, la guerra en Siria y el ISIS. Si no, recordemos cómo le fue a la participación de Menem en el conflicto del Medio Oriente. Pero, para Macri fue un día especial. "Maravilloso", lo describió extasiado.
 
La Opinión Popular

27-04-2017 / 10:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar