La Opinión Popular
                  01:06  |  Domingo 20 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El voto electrónico está retrocediendo en todo el mundo porque se puede hackear; Alemania y Holanda lo están dejando atrás. No garantiza la seguridad del sufragio”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 15-03-2017 / 08:03
MENOS VENTAS Y RETROCESO DE LAS COMPRAS CON TARJETAS

“Precios Transparentes”, que Macri impuso para reemplazar a “Precios Cuidados”, provocó caída del consumo

“Precios Transparentes”, que Macri impuso para reemplazar a “Precios Cuidados”, provocó caída del consumo
Los peores temores quedaron confirmados: tal como anticipaban desde comerciantes hasta expertos en consumo, "Precios Transparentes" está resultando ser un verdadero fracaso. Pese al optimismo inicial del Gobierno, el ambicioso plan que tenía como objetivo acelerar el consumo e intentar llevar claridad a un mercado que los funcionarios consideraban viciado por la "fantasía" de las cuotas sin interés, terminó "noqueando" al financiamiento. Según un revelador revelamiento privado, el uso de tarjetas no sólo experimentó un desplome en febrero sino que, además, casi ocho de cada diez compras realizadas con plásticos se efectuaron en un sólo pago. Incluso más. En una economía como la Argentina, en la que los consumidores durante años se acostumbraron a atar su consumo al pago en cuotas, se dio una situación impensada: apenas 4% de las operaciones se financiaron a doce meses.
El programa "Precios Transparentes", que el gobierno de Mauricio Macri impuso, ha sido un completo fracaso en términos de ventas minoristas. Ante ese resultado, funcionarios, empresarios y banqueros cruzan culpas. Los empresarios se dividen entre los que argumentan que la responsabilidad es de aquellos que no bajan los precios al contado y otros que resaltan que las cuotas eran el principal incentivo al consumo en épocas de bolsillos flacos.
 
Según datos de Came, el consumo cayó en febrero 4,1% frente al mismo mes del año pasado. En aquel momento, el consumo ya registraba una merma interanual del 4,5% en relación a 2015. Por su parte, la consultora Scentia calculó una caída del 6,6 por ciento en el consumo el mes pasado frente al mismo período de 2016. Hubo un corrimiento desde la venta financiada -que bajó 30%- hacia el efectivo y la baja de precios, al contado, fue menor a la prevista por el Gobierno, pero no se prevén cambios en la norma, ante las versiones que sugerían la posibilidad de una marcha atrás.
 
El Gobierno y los empresarios afines dejan entrever que el problema es que los precios al contado no bajaron lo suficiente, a pesar de la promesa oficial. La inflexibilidad de los precios a la baja es una característica de la economía nacional que el Gobierno no ha tenido en cuenta. Pero incluso si se hubiera abaratado masivamente la operación al contado, era previsible el impacto negativo en el consumo.
 
Es que el año pasado, la inflación recortó el poder adquisitivo de los salarios y todavía faltan varios meses para la recomposición paritaria. Y el Gobierno quiere que el consumidor, con bolsillos flacos, deje las cuotas para comprar al contado. Precios Transparentes no sirvió, derrumbó el consumo e incluso generó más inflación.
 
Según la Came, la caída interanual de las ventas en febrero fue del 6,6% en calzado, 5,2% en electrónicos y electrodomésticos, 5,8% en materiales de la construcción, 5% en muebles, 4% en neumáticos y 3,7% en indumentaria, entre otros. No es posible determinar con certeza en qué medida ese desempeño tuvo que ver con el deterioro del poder adquisitivo y cuánto impactó la nueva distinción de precios.
 
"Lo determinante es que la gente no recupera poder adquisitivo, que la plata no alcanza. La Secretaría de Comercio fue demasiado optimista al pensar que Precios Transparentes iba a generar un descuento en los precios. Es decir que la medida, en un contexto de 14 meses consecutivos de caída del consumo, fue por lo menos inoportuna", explicó Vicente Lourenzo, de Came.
 
Los planes de financiación terminaron encareciéndose y disminuyó drásticamente los que utilizan sus tarjetas para cancelar gastos a seis o doce meses. El resultado obtenido por el Gobierno de Macri es peor al imaginado. "Precios Transparentes" noquearon a las cuotas: un 74% ahora sólo usa la tarjeta para comprar en un pago.
 
La Opinión Popular

 
"Precios Transparentes" noquearon a las cuotas: un 74% ahora sólo usa la tarjeta para comprar en un pago
 
La estrategia que impulsó el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y el secretario de Comercio, Miguel Braun, se había planteado como meta quitarle el velo a esa estrategia comercial instalada durante años y demostrarle a los consumidores que, en realidad, sí había un costo financiero extra que lo pagaban de sus bolsillos.
 
La idea de ponerle fin a los subsidios cruzados que encerraban las cuotas sin interés y que terminaban castigando a quien pagara al contado, fue apoyada por el presidente Mauricio Macri, quien le dio vía libre a sus funcionarios para que implementen la iniciativa, pese a todas las señales de alerta que lanzaron en la previa tanto analistas y comerciantes.
 
Luces de alerta motivadas porque la puesta en práctica de "Precios Transparentes" tenía lugar en un contexto muy delicado, en el que el consumo todavía seguía sin dar muestras claras de recuperación.
 
La apuesta oficial era bastante arriesgada. Y bastaron pocos días para que el tándem Cabrera-Braun experimente el primer trago amargo con este experimento: en el fin de semana siguiente al anuncio de la medida, se confirmó que los consumidores reaccionaron con muchísima cautela, presos de la incertidumbre y la confusión.
 
Sobre todo, porque los precios al contado bajaron poco, cerca de un 10% promedio, mientras que el valor de las cuotas se encareció alrededor de un 20%, con algunos productos de la categoría "electro" que incluso treparon por encima del 40%.
 
Este desfasaje -que terminó encareciendo la financiación de artículos demasiado costosos como para la clase media pueda adquirirlos en un único pago, como es el caso de heladeras, televisores o lavarropas-, determinó que se derrumbaran el uso de tarjetas en general y los planes de cuotas en particular.
 
Apenas se conoció la recepción negativa que estaba teniendo la iniciativa oficial en los comercios, el ministro Cabrera tuvo que salir a admitir que los "precios bajaron menos" de lo que esperaban y que, además, hubo un freno en el consumo.
 
El funcionario, que apostó fuerte por el plan, igualmente intentó capitalizar todos los datos negativos, al argumentar que este escenario era consecuencia de que logró "romper la magia y el autoengaño de que con las cuotas no se cobraba interés".
 
Sin embargo, las justificaciones no alcanzaron para tapar el paso fallido que terminó siendo "Precios Transparentes".
 
En este sentido, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que los comercios minoristas registraron en febrero una caída del 4% en sus ventas con respecto a igual mes de 2016. De acuerdo con la entidad, gran parte del problema se explicó por la "complejidad inicial" del plan que terminó dándole un golpe de gracia al "tarjeteo".
 
"En febrero, el consumo fue menor, en parte por la confusión que inicialmente generó el programa Precios Transparentes, donde muchos individuos interrumpieron la compra en cuotas al sumarse el interés en la financiación", confirmaron desde CAME.
 
El cuadro empeora cuando se analiza la performance de los bienes durables, uno de los rubros que -según había asegurado el propio Cabrera-, iba a ser de los más beneficiados al transparentar los planes de financiación.
 
El estudio de CAME revela que fueron los rubros que mostraron las mayores bajas en febrero: la venta de calzados cayó casi 7%, la de electrodomésticos y productos electrónicos bajaron 5%, mientras que las de indumentaria y textiles retrocedió casi 4 por ciento.
 
En paralelo, un relevamiento de Kantar TNS Gallup no hace más que confirmar que el plan del macrismo funcionó mejor en la teoría que en la práctica: la predisposición a comprar bienes durables mostró un retroceso de 4% en febrero en comparación con el mes anterior.
 
 
Pagos en cuotas sufren un "nocaut"
 
Pero los consumidores no sólo compraron menos sino que, además, comenzaron a pensar en "corto plazo", dado que muy pocos optaron por operaciones financiadas. En primer lugar, un reporte de la firma Increase reveló que las transacciones con tarjetas de crédito y débito retrocedieron casi 30% en febrero con respecto a enero.
 
En paralelo, la iniciativa no ayudó a que la gente gaste más: el valor de ticket promedio bajó levemente, al pasar de $962 en enero a $939 de febrero, lo que implicó una contracción del 2,3%. 
 
Los datos de Increase, basados en la actividad de los comercios a los cuales les provee su plataforma de ventas, señalan que el 90,5% de las operaciones con tarjetas se efectuaron con débito, mientras que apenas 9,5% de las mismas se realizaron con crédito.
 
Las diferencias saltan a la vista si se realiza un comparativo con octubre de 2016, momentos en que la medida todavía no había sido comunicada por el Gobierno.
 
En ese entonces, la situación era puesta: apenas 8 de cada 100 abonaron con débito. Además, en ese mes del 2016, el 51% de los usuarios optó por pagar con crédito y en cuotas, mientas que un 41% lo había hecho en un solo pago.
 
Entre los que prorratearon con tarjeta de crédito, la opción de los tres pagos fue la modalidad favorita: la usaron el 62% de los consumidores. En tanto, el 38% optó por cancelar en 6 a 12 meses.
 
En febrero, en cambio, el contado fue la modalidad que se impuso por lejos: fue elegida por el 74% de los usuarios. Por su parte, apenas el 13% eligió los tres pagos, mientras que los planes a 6 o 12 meses acapararon cerca del 8,5% del total.
 
El dato curioso fue la aparición de una alternativa que, hasta antes de la vigencia de la medida, no era tan común: las dos cuotas, opción que fue utilizada por cerca del 4% de los consumidores
 
 
Una medida, muchas dudas
 
Los cambios en el comportamiento de los consumidores revelan que los mismos estaban cómodos con lo que consideraban eran las "cuotas sin interés", pese a que el Gobierno se empeñó en tildar a los planes de financiación como una "fantasía".
 
De acuerdo a una encuesta realizada por la consultora Increase, un 53% de los comerciantes consultados aseguran que el nuevo esquema de "Precios Transparentes" no hizo más que complejizar la venta. Un relevamiento de iProfesional pudo comprobarlo: los carteles de "pregunte por financiación" que poblaron las vidrieras atentaron contra la compra casual.
 
Si bien los bancos y las grandes cadenas estarían negociando con el Gobierno una estrategia para ofrecer verdaderas cuotas sin interés, los comerciantes sienten que el plan oficial fue un importante paso atrás. De hecho, apenas 6 de cada 100 encuestados consideran que la decisión de transparentar los precios impactará positivamente en los niveles de ventas.
 
Mientras tanto, no pierden el tiempo y buscan una vía alternativa. La idea es sellar acuerdos que no contradigan la normativa vigente. Para ello, son más los comercios que, antes de esperar una medida de la Secretaría que conduce Braun, están saliendo a tejer acuerdos con entidades para ofrecer pagos a tasa cero.
 
Incluso, un gerente de una reconocida cadena de retail aseguró que, pese a que el Gobierno insiste en lo contrario, antes de "Precios Transparentes" sí se ofrecían planes sin sobrecostos ocultos. Para ello las tarjetas de crédito ofrecían al comercio una tasa anual de 26% en 12 pagos, pero tenían una forma para otorgar cuotas sin interés.
 
"Nosotros renunciábamos a 10 puntos y la tarjeta retiraba los otros 16 pidiendo, a cambio, una mayor visibilidad como medio de pago", reconoció el directivo a este medio. "Esta táctica no contradice el espíritu del plan", señaló, para luego agregar que ya están reflotando este tipo de acuerdos.
 
El propio Braun había explicado que un local puede ofrecer financiación sin interés con algún banco pero no con todos pues, de este modo, estaría encubriendo un costo de financiación que abonarían los clientes que paguen al contado.
 
Otro gran jugador que está apostando por estos acuerdos es MercadoLibre, una de las empresas que podría considerar más inoportuna la llegada de Precios Transparentes. El principal sitio de e-commerce de la región había comenzado a promocionar su Visa MercadoPago en alianza con el Banco Patagonia, con la cual ofrecía 12 pagos a tasa cero en cualquier compra realizada en su plataforma.
 
En paralelo, los planes "blandos" de hasta 50 cuotas propuestos por los bancos estatales -Nación, Ciudad y Provincia-, tampoco lograron llevar "transparencia" y terminaron sumando más confusión a los usuarios.
 
Dichos planes empezaron a convivir con los esquemas de específicos de las tarjetas, los programas Ahora 12 y Ahora 18, y las promociones bancarias. Y son pocos los consumidores que están bien informados sobre las diferencias de costos entre unos y otros.
 
Por el momento, el Gobierno insiste en que finalmente comenzará la carrera entre bancos, emisoras de plásticos y comercios por ofrecer la mejor financiación.
 
Sin embargo, los funcionarios se siguen topando con problemas: no logran hacer llegar el mensaje a los consumidores de que la acción los beneficia, en momentos son muchos los comercios que todavía siguen ofreciendo cuotas más caras que antes de que entre en vigencia la medida.
 
Por Federico McDougall
 
Fuentes: iProfesional, Página12, El Cronista, Clarín y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
“Precios Transparentes”, que Macri impuso para reemplazar a “Precios Cuidados”, provocó caída del consumo
“Precios Transparentes”, que Macri impuso para reemplazar a “Precios Cuidados”, provocó caída del consumo
19-08-2017 / 11:08
19-08-2017 / 11:08
19-08-2017 / 10:08
La primera operación del macrismo después de las elecciones ha sido enviar una fuerte señal a los jueces y fiscales que molesten al Gobierno. Sin independencia de poderes, con las corporaciones mediáticas oficialistas y los servicios de inteligencia a su disposición, más el poder económico, el país es una cancha inclinada que siempre favorece a los mismos jugadores.  Y en la suma del poder público más toda la maquinaria mediática y uniforme se configura un sistema de una democracia en "estado de emergencia".
 
Después de cada ciclo de reformas, llegó un ciclo reaccionario. Así fue tras el gobierno de Irigoyen, así fue después de Perón en 55 y en el 76. Fueron golpes militares, pero de partida tuvieron un masivo respaldo civil. Sin ese respaldo, era difícil que los golpes se hicieran efectivos. El discurso violento de la oposición, el trabajo de zapa de los grandes medios de cada época -todos golpistas y la mayoría de derecha-, pudieron romper la defensa de los beneficios objetivos que la sociedad logró en cada uno de esos ciclos.
 
En Argentina esos ciclos no estuvieron protagonizados por fuerzas socialdemócratas, como sucedió en otros países, sino por grandes movimientos nacionales y populares que surgieron de afluentes diversos.
 
La derecha siempre dice que es democrática. Todos los golpes se hacen en defensa de la democracia, la moral y la república. El discurso moralista, democrático y republicano siempre fue usado por la derecha para deponer a gobiernos populares acusándolos de autoritarios y así instalar en su reemplazo gobiernos realmente autoritarios, y lo de republicanos te la debo.
 
La fase de reformas que implicó el kirchnerismo generó también un campo fuertemente reaccionario. La tradición de los movimientos populares del siglo pasado implicaba también formas de manejo del poder político con las que trataban de equilibrar la concentración del poder económico y las resistencias de los sectores privilegiados.
 
El kirchnerismo evitó con bastante éxito esos mecanismos. Desde el punto de vista histórico puede ser importante que esta vez la derecha no llegó al gobierno por un golpe militar sino por una elección. Pero de todas maneras lo que la sigue definiendo es su papel como fuerza de rechazo a los procesos de cambio reales introducidos por gobiernos populares. Cada vez que reemplazó a los gobiernos que criticaba, fue más autoritaria y, al mismo tiempo, su acción de gobierno se centró en tratar de deshacer los progresos que se habían alcanzado en el ciclo anterior.

 
El programa de cualquier gobierno se reconoce en su gestión. El verdadero programa de todos los gobiernos de derecha que reemplazaron a gobiernos populares, consistió en medidas de gobierno antinacionales y antipopulares y siempre fueron más autoritarios y menos respetuosos del republicanismo.
 
No es nuevo ese fenómeno y la derecha ha demostrado que no es más democrática ni republicana que los gobiernos populares. La pregunta es por qué ese discurso que se repite en la historia es capaz de penetrar construcciones que vuelcan un fuerte beneficio real sobre la sociedad.

18-08-2017 / 10:08
18-08-2017 / 09:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar