La Opinión Popular
                  23:09  |  Domingo 17 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 14-03-2017 / 20:03
EFEMÉRIDES POPULARES

Es extraditado el dictador militar Luis García Meza, responsable de más de 500 asesinatos en Bolivia

Es extraditado el dictador militar Luis García Meza, responsable de más de 500 asesinatos en Bolivia
Luis García Meza Tejada en 1980.
Luis García Meza Tejada es un militar, ex general de división y político boliviano. Cuando fue comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia lideró el golpe de Estado del 17 de julio de 1980, derrocando a la presidenta constitucional interina de ese entonces, Lidia Guéiler Tejada, días antes de que el Hernán Siles Suazo tomara posesión del poder, por segunda vez, tras haber ganado en las Elecciones presidenciales de 1980.
 
Su gobierno se caracterizó por la fuerza de sus imposiciones que lo llevaron a enfrentarse a la izquierda. El tiempo estimado que tendría que durar la dictadura de García Meza, según él, era de 20 años. A pesar de la firmeza del régimen, se vería obligado a renunciar sin haber conseguido los principales objetivos del plan de su Gobierno, entre ellos establecer una política económica de libre mercado (neoliberalismo).
 
Años después, la Corte Suprema de Justicia de Bolivia abrió un juicio de responsabilidades en su contra por sus actos realizados cuando era Presidente de Bolivia, responsable de más de 500 asesinatos, entre otros actos terroristas, como la Masacre de la Calle Harrington (en La Paz). Pero García Meza escapó al Brasil en donde vivió clandestinamente, huyendo de la justicia.
 
En marzo de 1994, García Meza fue capturado por la Policía del Brasil en la ciudad de Sao Paulo. Y llegó a la ciudad de La Paz el 15 de marzo de 1995, de donde fue trasladado inmediatamente a la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro. Actualmente se encuentra cumpliendo su pena de 30 años de presidio, hasta su fecha de liberación el 15 de marzo de 2025.
 
La Opinión Popular
Agreganos como amigo a Facebook
16-06-2018 / 19:06
16-06-2018 / 19:06
15-06-2018 / 20:06
La Revolución húngara de 1956 fue un movimiento revolucionario espontáneo de alcance nacional contra el gobierno comunista de la República Popular de Hungría y sus políticas impuestas desde la Unión Soviética, que duró desde el 23 de octubre hasta el 10 de noviembre de 1956.
 
El 23 de octubre de 1956, los estudiantes, en una manifestación masiva en Budapest, la capital del país, demuestran la solidaridad con Polonia, que exigen la independencia de la URSS y el retiro de las tropas del Ejército Rojo. Rápidamente se suman los obreros.
 
El presidente András Hegedüs, por radio prohíbe la manifestación, pero no hizo más que derramar aceite sobre el fuego. Los reclamos centrales eran libertad de prensa y el retiro de las tropas rusas del país. La multitud reunida frente al edificio de la radio para exigir que se transmitan sus reivindicaciones es recibida a los tiros por la AVH (policía política), convirtiendo lo que era una manifestación pacífica en el inicio de la revolución.
 
El ejército soviético movilizó 31550 soldados y 1130 tanques y el 4 de noviembre de 1956 invadió Budapest y otras regiones del país. La resistencia húngara continuó hasta el 10 de noviembre. Más de 2500 húngaros y 722 soldados soviéticos perecieron en el conflicto y unos 200000 húngaros huyeron en calidad de refugiados. Los arrestos masivos y las acusaciones continuaron por meses.
 
El ex Presidente del Consejo de Ministros de la República Popular de Hungría, Imre Nagy, fue ejecutado, junto con el líder militar de la Revolución, el general Pál Maléter y Miklós Gimes, tras ser sometidos a juicios secretos el 16 de junio de 1958. Sus cuerpos fueron ubicados en tumbas sin marcar en el Cementerio Municipal en las afueras de Budapest.
 
La Opinión Popular

15-06-2018 / 18:06
El 16 de junio de 1976, aproximadamente 15.000 estudiantes, de secundaria y de primaria, salieron a las calles de Soweto, (el mayor gueto de Sudáfrica, en Johanesburgo), para protestar porque el gobierno del apartheid pretendía hacer su educación completa en Afrikaans y no en inglés y contra la Bantú Education, establecida en 1953, basada en las palabras del que sería primer ministro de la Sudáfrica racista, Hendrik Verwoerd"el bantú (negro) no tiene espacio en nuestro país más allá de determinadas formas de trabajo. ¿Para qué enseñar a un niño bantú matemáticas cuando no podrá utilizarlas? Es absurdo".
 
Si el destino de la población negra era en la Sudáfrica racista ser burros de carga, no había que enseñarles a ser otra cosa. En 1976 el gobierno gastaba 46 euros en un estudiante blanco. En uno negro, cuatro.
 
Los estudiantes salieron a las calles con sus uniformes por miles. En los enfrentamientos con la policía ésta disparó a matar. Los primeros en caer: adolescentes y niños. La rebelión se extendió a otras ciudades y áreas rurales.
 
Cientos, sino miles, de escolares abandonaron el país y se unieron al Congreso Nacional Africano (ANC) o al Pan African Congress (PAC) en el exilio revitalizando las organizaciones guerrilleras que languidecían con sus líderes en prisión, mientras las sanciones internacionales contra el gobierno del Apartheid se reforzaban. La revuelta de Soweto marcó el principio del fin para el gobierno racista.
 
La Opinión Popular

14-06-2018 / 20:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar