Macri no dijo nada respecto a que el que incumplió las normas fue el propio intendente local, de Cambiemos, Ezequiel Galli, que pese a que la historia se lo marcaba, no advirtió que la ciudad quedaría desbordada.
 
Entró más gente en la ciudad en un fin de semana que la cantidad de residentes, y todos debían alimentarse, pasar una noche y partir. Galli fue fiador del espectáculo ante la justicia para que éste pudiera realizarse, contrato que firmó salteando al Concejo Deliberante. Entre sus obligaciones como fiador, asumía "llevar a cabo las tareas de acondicionamiento del predio, aportando materiales y humanos para la realización del show de manera que todas las partes involucradas en el convenio celebrado resulten indemnes a las consecuencias que pudieran derivar del evento musical a llevarse a cabo".
 
Según los cálculos iniciales de los investigadores, el público presente ascendía a 300 mil, cuando el lugar, ubicado en un lateral de la ciudad, estaba autorizado para recibir a 200 mil personas. Según otras estimaciones, el público presente podía alcanzar las 400 mil personas pero la cifra será motivo de peritaje. La cantidad de público que ingresó sin entrada puede alcanzar varias decenas de miles.
 
Dos hombres, uno de ellos de 41 años y el otro aún no identificado, murieron durante el recital. Más de veinte personas fueron atendidas de urgencia en el hospital municipal local, la mayor parte de ellas como consecuencia de una avalancha ocurrida durante el espectáculo, cuando el Indio cantaba su tercer tema. Galli se despegó de cualquier responsabilidad. Dijo que su equipo trabajó "muy bien" y no tuvo culpas por las muertes en el recital. "No esperábamos tanta gente, se fue de las manos", se escudó. Cinismo PRO al palo.
 
En las primeras horas del domingo, miles de personas deambulaban por la zona en busca de familiares y amigos. Muchos habían llegado en micros contratados en grupo pero antes de la hora indicada emprendieron la partida sin aguardar a la totalidad de los pasajeros, por temor a los incidentes, dejando sin pasaje a miles de simpatizantes que no tenían manera de regresar. Muchos se encontraron que tampoco podían salir de Olavarría porque no había capacidad en la ciudad para realizar una evacuación. No pocos fueron sacados en camiones, y como ganado, para tirarlos fuera de los límites de la ciudad.
 
La Opinión Popular
'/> Por falta de controles y seguridad, el recital fue un caos y dejó dos muertos / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  21:21  |  Miércoles 22 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Parece que el Presidente Mauricio Macri y su gobierno de ricos continúa la senda del gobierno anterior en lo que hace a favorecer sus negocios personales y enriquecerse a costa del Estado”. Victoria Donda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-03-2017 / 07:03
UNA CIUDAD SIN LOGÍSTICA DURANTE Y DESPUÉS DEL RECITAL DEL INDIO SOLARI EN OLAVARRÍA

Por falta de controles y seguridad, el recital fue un caos y dejó dos muertos

Por falta de controles y seguridad, el recital fue un caos y dejó dos muertos
En las primeras horas del domingo, miles de personas deambulaban por la zona en busca de familiares y amigos. Muchos habían llegado en micros contratados en grupo pero antes de la hora indicada emprendieron la partida sin aguardar a la totalidad de los pasajeros, por temor a los incidentes, dejando sin pasaje a miles de simpatizantes que no tenían manera de regresar. Muchos se encontraron que tampoco podían salir de Olavarría porque no había capacidad en la ciudad para realizar una evacuación. No pocos fueron sacados en camiones, y como ganado, para tirarlos fuera de los límites de la ciudad.
Dos personas muertas, un tendal de heridos, el caos en el transporte de vuelta. Incendios y rotura de frentes de locales. El recital del Indio Solari en Olavarría derivó en lo que en parte carga su mitología y traía por anticipado a la ciudad que lo recibió, y lo que en parte resulta del uso interesado de esa mitología y que no se tomó en cuenta para la logística de la ciudad por parte de las autoridades locales.
 
El presidente Mauricio Macri envió sus condolencias a los familiares de las dos personas fallecidas y aprovechó para levantar su índice y sermonear: "Esto sucede cuando uno pasa por encima de las normas. Dicen 'tanta gente puede entrar a un lugar' y por ahí resultan antipáticas". Macri no dijo nada respecto a que el que incumplió las normas fue el propio intendente local, de Cambiemos, Ezequiel Galli, que pese a que la historia se lo marcaba, no advirtió que la ciudad quedaría desbordada.
 
Entró más gente en la ciudad en un fin de semana que la cantidad de residentes, y todos debían alimentarse, pasar una noche y partir. Galli fue fiador del espectáculo ante la justicia para que éste pudiera realizarse, contrato que firmó salteando al Concejo Deliberante. Entre sus obligaciones como fiador, asumía "llevar a cabo las tareas de acondicionamiento del predio, aportando materiales y humanos para la realización del show de manera que todas las partes involucradas en el convenio celebrado resulten indemnes a las consecuencias que pudieran derivar del evento musical a llevarse a cabo".
 
Según los cálculos iniciales de los investigadores, el público presente ascendía a 300 mil, cuando el lugar, ubicado en un lateral de la ciudad, estaba autorizado para recibir a 200 mil personas. Según otras estimaciones, el público presente podía alcanzar las 400 mil personas pero la cifra será motivo de peritaje. La cantidad de público que ingresó sin entrada puede alcanzar varias decenas de miles.
 
Dos hombres, uno de ellos de 41 años y el otro aún no identificado, murieron durante el recital. Más de veinte personas fueron atendidas de urgencia en el hospital municipal local, la mayor parte de ellas como consecuencia de una avalancha ocurrida durante el espectáculo, cuando el Indio cantaba su tercer tema. Galli se despegó de cualquier responsabilidad. Dijo que su equipo trabajó "muy bien" y no tuvo culpas por las muertes en el recital. "No esperábamos tanta gente, se fue de las manos", se escudó. Cinismo PRO al palo.
 
En las primeras horas del domingo, miles de personas deambulaban por la zona en busca de familiares y amigos. Muchos habían llegado en micros contratados en grupo pero antes de la hora indicada emprendieron la partida sin aguardar a la totalidad de los pasajeros, por temor a los incidentes, dejando sin pasaje a miles de simpatizantes que no tenían manera de regresar. Muchos se encontraron que tampoco podían salir de Olavarría porque no había capacidad en la ciudad para realizar una evacuación. No pocos fueron sacados en camiones, y como ganado, para tirarlos fuera de los límites de la ciudad.
 
La Opinión Popular

 
#IndioEnOlavarría: un negocio millonario en el que la codicia y la improvisación fueron de la mano
 
En el trágico recital del Indio Solari todo funcionó mal: desde el sonido y la logística hasta, principalmente, la seguridad. El riesgo de bajar costos sin prever las consecuencias
 
Además de una tragedia, el recital del Indio Solari en Olavarría fue, sobre todo, un gran negocio. El costo de la entrada del show era de $800. Una cuenta rápida y sencilla, multiplicando el valor del ticket por la cantidad de gente que podría concurrir, permite afirmar que los organizadores podían aspirar a recaudar $160.000.000, más de 10 millones de dólares al cambio del día de hoy. A la luz de los resultados, muy poco fue lo destinado a la seguridad, la logística y los costos del recital.
 
El predio estaba habilitado para 200.000 personas: si la cifra de por sí impresiona, se torna escandalosa cuando se la compara con los 111.320 personas que viven en Olavarría, según el censo de 2010. A simple vista, el intendente Ezequiel Galli luce como un amateur irresponsable, que autorizó un recital para casi el doble del total de la población; como si la ciudad de Buenos Aires organizara un recital para seis millones de personas. Si tenemos en cuenta el cálculo de la empresa de seguridad, que estimó 380.000 personas en el predio y 40.000 fuera, su ingenuidad deriva hacia la incompetencia.
 
Otra comparación permite mensurar la cantidad de gente movilizada: la capacidad habilitada es similar a tres estadios de River, a lo que se le suma el hecho de que la gran mayoría de los concurrentes viven a largas distancias de Olavarría, debiendo movilizarse hasta allí en micros, combis y automóviles particulares.
 
Semejante movilización quedó al desnudo hoy, después de la tragedia, cuando se vio que el "plan de contingencia y evacuación" del municipio no eran más que camiones para trasladar a la gente por la ruta, sin ninguna medida de seguridad.
 
Con el correr de las horas, trascendieron algunos detalles del descomunal negocio que se cobró dos vidas: la organización pagó apenas $300.000 por el alquiler del predio, y se desconoce cuál fue la tasa municipal que abonó. Si es que lo hizo, porque lo que es seguro es que ese impuesto no es del agrado del Indio Solari: en 2014 pidió que lo eximieran de pagarlo cuando hizo su show en Gualeguaychú.
 
Según afirmaron a Infobae fuentes del sector, un show de la magnitud del de este sábado por la noche demanda, para tener estándares de seguridad internacionales, una inversión en seguridad cercana al millón de dólares, incluyendo bomberos y rescatistas de Cruz Roja.
 
Otro tanto se necesita para cubrir los costos de sonido, iluminación y  logística, por lo que con una inversión de US$2.000.000 y pagando el 12% de Sadaic, al finalizar el show el Indio embolsaría cerca de US$ 7.000.000.
 
La organización en Olavarría no parece haber estado a tono con ninguna de las categoría: según los testimonios del público que concurrió, la seguridad brilló por su ausencia. Lo admitió el propio Eduardo Ruíz, encargado de la empresa salteña que formó parte de la seguridad del trágico show del Indio y que brindó seguridad en sus últimos diez recitales. "A las siete de la tarde supe que iba a ser un descontrol", dijo Ruíz y añadió que "Fue el peor recital de la historia del Indio".
 
Pero también fallaron el sonido -muchos fueron los que se quejaron porque desde sus ubicaciones no pudieron escuchar el recital-, la iluminación -había zonas prácticamente en penumbra- y la logística -no había una cantidad razonable de baños químicos, cuyo acceso además era oscuro e inseguro-.
 
Las declaraciones previas del intendente Galli en medios, como la entrevista que dio a Infobae días antes, son de una candidez que enternecería si no fuese porque dos personas perdieron la vida y una tercera lucha por ella. Mientras tanto, nada se sabe sobre el Indio Solari.
 
Fuentes: Infobae, Página12 y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-03-2017 / 09:03
Ya se quejaron los usuarios, ya se conocieron los reclamos de los comerciantes y ya hubo polémica política. Lo único que faltaba para confirmar que el plan "Precios Transparentes" está lejos de los objetivos buscados por el Gobierno era el dato del impacto sobre los bancos.
 
Por lo pronto, los números muestran una contundente caída en los créditos generados luego del cambio regulatorio impuesto por el BCRA. Según datos del organismo, los montos financiados por las entidades se desplomaron en febrero a niveles similares a los vigentes en igual mes de 2014: apenas alcanzaron los $17.700 millones.
 
Pero claro, en el medio hubo una muy alta inflación, de modo tal que si se consideran los aumentos de precios acumulados en estos dos años, entonces la caída de la financiación -en términos reales- es nada menos que del 60% (tomando como referencia el IPC de la Ciudad de Buenos Aires).
 
Alguien podría argumentar que ese derrape estuvo fuertemente influenciado por la recesión de los últimos doce meses, pero no es tan así. Aun si la comparación se efectúa sólo entre enero y febrero (lapso en el que el único cambio de fondo fue la regulación de las tarjetas) el descenso también ha sido alarmante: superó el 60%.
 
Para los banqueros, la luz de alerta se prende a raíz de la enorme caída en un rubro clave: la generación de intereses. Si se compara cuánto cobraron por el ingreso de fondos del mes anterior ($1.653 millones) frente a los de febrero ($663 millones), la conclusión es elocuente: dejaron de facturar casi $1.000 millones.

22-03-2017 / 09:03
22-03-2017 / 09:03
22-03-2017 / 08:03
22-03-2017 / 08:03
Al anunciar los resultados del Plan Argentina Aprende 2016, el presidente Mauricio Macri se salió del libreto intentando desprestigiar la labor de los maestros, pero terminó desnudando su verdadero pensamiento reaccionario cuando subrayó, como si fuera un mero comentarista de la realidad, "la terrible inequidad entre el que puede ir a escuela privada versus aquel que tiene que caer en la escuela pública".
 
Macri se mostró "sorprendido" por los resultados pese a que su gobierno viene filtrando hace días los resultados de los exámenes a través de los medios afines como Clarín y La Nación. El Gobierno buscaba impactar con los resultados de las pruebas y responsabilizar a los gremios de "destruir la educación pública". En vez de eso, el Presidente fue cuestionado por sus prejuicios sobre el sistema educativo público, que la mayoría de su gabinete jamás pisó.
 
La estrategia fue adelantada desde hace días: Macri buscaba presentar los resultados del Plan Aprender en medio del conflicto docente que ya lleva tres semanas, a un día de la Marcha Federal Docente y cuando le exigen que respete la ley y convoque a la paritaria nacional. Buscaba así contraponer las demandas salariales a los resultados de la evaluación. No obstante, el desliz en el discurso terminó exponiéndolo a las críticas.
 
El uso del verbo "caer" generó una polémica que se trasladó enseguida a las redes sociales, generando una oleada de críticas en Twitter, donde varios usuarios recordaron que "René Favaloro tuvo que caer en la escuela pública", mientras que otros mensajes destacaban que la frase usada por el jefe de Estado resume el "desprecio" del mandatario por la escuela pública. "Yo caí en la universidad pública. A vos se te nota que caíste en la privada, no sabés ni hablar. En cuanto a la inequidad, sos el presidente: arreglala", decía otro.
 
La posición entre educación pública y privada se ve reforzada por los datos de los años en los que Macri fue jefe de Gobierno porteño, en los que se subejecutaron las partidas destinadas a la educación pública a la par de que crecían las que iban a subsidiar la privada. Si le preocupa la educación pública, ¿por qué discontinuaron los programas de capacitación? ¿por qué los chicos se quedaron esperando una netbook que nunca les llegó? ¿por qué no distribuyen libros?...
 
Este nuevo entuerto mediático se da luego del acaecido el fin de semana, cuando en el programa de Mirtha Legrand, Macri no supo contestar cuánto era el haber mínimo de un jubilado, y aseguró que constaba de "nueve mil y pico", cuando en realidad se ubica en los $6.394, y a pesar de que se le enmendó el error en el que había caído, siguió ratificando que la mínima era de "nueve mil y pico de pesos". Horas difíciles las que vive Macri con respecto a sus palabras públicas. Sin libreto no puede ocultar su pensamiento oligárquico.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar