Macri no dijo nada respecto a que el que incumplió las normas fue el propio intendente local, de Cambiemos, Ezequiel Galli, que pese a que la historia se lo marcaba, no advirtió que la ciudad quedaría desbordada.
 
Entró más gente en la ciudad en un fin de semana que la cantidad de residentes, y todos debían alimentarse, pasar una noche y partir. Galli fue fiador del espectáculo ante la justicia para que éste pudiera realizarse, contrato que firmó salteando al Concejo Deliberante. Entre sus obligaciones como fiador, asumía "llevar a cabo las tareas de acondicionamiento del predio, aportando materiales y humanos para la realización del show de manera que todas las partes involucradas en el convenio celebrado resulten indemnes a las consecuencias que pudieran derivar del evento musical a llevarse a cabo".
 
Según los cálculos iniciales de los investigadores, el público presente ascendía a 300 mil, cuando el lugar, ubicado en un lateral de la ciudad, estaba autorizado para recibir a 200 mil personas. Según otras estimaciones, el público presente podía alcanzar las 400 mil personas pero la cifra será motivo de peritaje. La cantidad de público que ingresó sin entrada puede alcanzar varias decenas de miles.
 
Dos hombres, uno de ellos de 41 años y el otro aún no identificado, murieron durante el recital. Más de veinte personas fueron atendidas de urgencia en el hospital municipal local, la mayor parte de ellas como consecuencia de una avalancha ocurrida durante el espectáculo, cuando el Indio cantaba su tercer tema. Galli se despegó de cualquier responsabilidad. Dijo que su equipo trabajó "muy bien" y no tuvo culpas por las muertes en el recital. "No esperábamos tanta gente, se fue de las manos", se escudó. Cinismo PRO al palo.
 
En las primeras horas del domingo, miles de personas deambulaban por la zona en busca de familiares y amigos. Muchos habían llegado en micros contratados en grupo pero antes de la hora indicada emprendieron la partida sin aguardar a la totalidad de los pasajeros, por temor a los incidentes, dejando sin pasaje a miles de simpatizantes que no tenían manera de regresar. Muchos se encontraron que tampoco podían salir de Olavarría porque no había capacidad en la ciudad para realizar una evacuación. No pocos fueron sacados en camiones, y como ganado, para tirarlos fuera de los límites de la ciudad.
 
La Opinión Popular
'/> Por falta de controles y seguridad, el recital fue un caos y dejó dos muertos / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  14:20  |  Domingo 22 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-03-2017 / 07:03
UNA CIUDAD SIN LOGÍSTICA DURANTE Y DESPUÉS DEL RECITAL DEL INDIO SOLARI EN OLAVARRÍA

Por falta de controles y seguridad, el recital fue un caos y dejó dos muertos

Por falta de controles y seguridad, el recital fue un caos y dejó dos muertos
En las primeras horas del domingo, miles de personas deambulaban por la zona en busca de familiares y amigos. Muchos habían llegado en micros contratados en grupo pero antes de la hora indicada emprendieron la partida sin aguardar a la totalidad de los pasajeros, por temor a los incidentes, dejando sin pasaje a miles de simpatizantes que no tenían manera de regresar. Muchos se encontraron que tampoco podían salir de Olavarría porque no había capacidad en la ciudad para realizar una evacuación. No pocos fueron sacados en camiones, y como ganado, para tirarlos fuera de los límites de la ciudad.
Dos personas muertas, un tendal de heridos, el caos en el transporte de vuelta. Incendios y rotura de frentes de locales. El recital del Indio Solari en Olavarría derivó en lo que en parte carga su mitología y traía por anticipado a la ciudad que lo recibió, y lo que en parte resulta del uso interesado de esa mitología y que no se tomó en cuenta para la logística de la ciudad por parte de las autoridades locales.
 
El presidente Mauricio Macri envió sus condolencias a los familiares de las dos personas fallecidas y aprovechó para levantar su índice y sermonear: "Esto sucede cuando uno pasa por encima de las normas. Dicen 'tanta gente puede entrar a un lugar' y por ahí resultan antipáticas". Macri no dijo nada respecto a que el que incumplió las normas fue el propio intendente local, de Cambiemos, Ezequiel Galli, que pese a que la historia se lo marcaba, no advirtió que la ciudad quedaría desbordada.
 
Entró más gente en la ciudad en un fin de semana que la cantidad de residentes, y todos debían alimentarse, pasar una noche y partir. Galli fue fiador del espectáculo ante la justicia para que éste pudiera realizarse, contrato que firmó salteando al Concejo Deliberante. Entre sus obligaciones como fiador, asumía "llevar a cabo las tareas de acondicionamiento del predio, aportando materiales y humanos para la realización del show de manera que todas las partes involucradas en el convenio celebrado resulten indemnes a las consecuencias que pudieran derivar del evento musical a llevarse a cabo".
 
Según los cálculos iniciales de los investigadores, el público presente ascendía a 300 mil, cuando el lugar, ubicado en un lateral de la ciudad, estaba autorizado para recibir a 200 mil personas. Según otras estimaciones, el público presente podía alcanzar las 400 mil personas pero la cifra será motivo de peritaje. La cantidad de público que ingresó sin entrada puede alcanzar varias decenas de miles.
 
Dos hombres, uno de ellos de 41 años y el otro aún no identificado, murieron durante el recital. Más de veinte personas fueron atendidas de urgencia en el hospital municipal local, la mayor parte de ellas como consecuencia de una avalancha ocurrida durante el espectáculo, cuando el Indio cantaba su tercer tema. Galli se despegó de cualquier responsabilidad. Dijo que su equipo trabajó "muy bien" y no tuvo culpas por las muertes en el recital. "No esperábamos tanta gente, se fue de las manos", se escudó. Cinismo PRO al palo.
 
En las primeras horas del domingo, miles de personas deambulaban por la zona en busca de familiares y amigos. Muchos habían llegado en micros contratados en grupo pero antes de la hora indicada emprendieron la partida sin aguardar a la totalidad de los pasajeros, por temor a los incidentes, dejando sin pasaje a miles de simpatizantes que no tenían manera de regresar. Muchos se encontraron que tampoco podían salir de Olavarría porque no había capacidad en la ciudad para realizar una evacuación. No pocos fueron sacados en camiones, y como ganado, para tirarlos fuera de los límites de la ciudad.
 
La Opinión Popular

 
#IndioEnOlavarría: un negocio millonario en el que la codicia y la improvisación fueron de la mano
 
En el trágico recital del Indio Solari todo funcionó mal: desde el sonido y la logística hasta, principalmente, la seguridad. El riesgo de bajar costos sin prever las consecuencias
 
Además de una tragedia, el recital del Indio Solari en Olavarría fue, sobre todo, un gran negocio. El costo de la entrada del show era de $800. Una cuenta rápida y sencilla, multiplicando el valor del ticket por la cantidad de gente que podría concurrir, permite afirmar que los organizadores podían aspirar a recaudar $160.000.000, más de 10 millones de dólares al cambio del día de hoy. A la luz de los resultados, muy poco fue lo destinado a la seguridad, la logística y los costos del recital.
 
El predio estaba habilitado para 200.000 personas: si la cifra de por sí impresiona, se torna escandalosa cuando se la compara con los 111.320 personas que viven en Olavarría, según el censo de 2010. A simple vista, el intendente Ezequiel Galli luce como un amateur irresponsable, que autorizó un recital para casi el doble del total de la población; como si la ciudad de Buenos Aires organizara un recital para seis millones de personas. Si tenemos en cuenta el cálculo de la empresa de seguridad, que estimó 380.000 personas en el predio y 40.000 fuera, su ingenuidad deriva hacia la incompetencia.
 
Otra comparación permite mensurar la cantidad de gente movilizada: la capacidad habilitada es similar a tres estadios de River, a lo que se le suma el hecho de que la gran mayoría de los concurrentes viven a largas distancias de Olavarría, debiendo movilizarse hasta allí en micros, combis y automóviles particulares.
 
Semejante movilización quedó al desnudo hoy, después de la tragedia, cuando se vio que el "plan de contingencia y evacuación" del municipio no eran más que camiones para trasladar a la gente por la ruta, sin ninguna medida de seguridad.
 
Con el correr de las horas, trascendieron algunos detalles del descomunal negocio que se cobró dos vidas: la organización pagó apenas $300.000 por el alquiler del predio, y se desconoce cuál fue la tasa municipal que abonó. Si es que lo hizo, porque lo que es seguro es que ese impuesto no es del agrado del Indio Solari: en 2014 pidió que lo eximieran de pagarlo cuando hizo su show en Gualeguaychú.
 
Según afirmaron a Infobae fuentes del sector, un show de la magnitud del de este sábado por la noche demanda, para tener estándares de seguridad internacionales, una inversión en seguridad cercana al millón de dólares, incluyendo bomberos y rescatistas de Cruz Roja.
 
Otro tanto se necesita para cubrir los costos de sonido, iluminación y  logística, por lo que con una inversión de US$2.000.000 y pagando el 12% de Sadaic, al finalizar el show el Indio embolsaría cerca de US$ 7.000.000.
 
La organización en Olavarría no parece haber estado a tono con ninguna de las categoría: según los testimonios del público que concurrió, la seguridad brilló por su ausencia. Lo admitió el propio Eduardo Ruíz, encargado de la empresa salteña que formó parte de la seguridad del trágico show del Indio y que brindó seguridad en sus últimos diez recitales. "A las siete de la tarde supe que iba a ser un descontrol", dijo Ruíz y añadió que "Fue el peor recital de la historia del Indio".
 
Pero también fallaron el sonido -muchos fueron los que se quejaron porque desde sus ubicaciones no pudieron escuchar el recital-, la iluminación -había zonas prácticamente en penumbra- y la logística -no había una cantidad razonable de baños químicos, cuyo acceso además era oscuro e inseguro-.
 
Las declaraciones previas del intendente Galli en medios, como la entrevista que dio a Infobae días antes, son de una candidez que enternecería si no fuese porque dos personas perdieron la vida y una tercera lucha por ella. Mientras tanto, nada se sabe sobre el Indio Solari.
 
Fuentes: Infobae, Página12 y LOP
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-10-2017 / 12:10
Los detalles del caso han sido difundidos con amplitud, aunque también con intencionalidades diferentes según las ópticas ideológicas, políticas y hasta electorales de cada uno. Si lo despojamos de connotaciones conspirativas, cuyas teorías fueron y son elaboradas por gran parte de la dirigencia de oficialismo y oposición, el hallazgo provocó un fuerte pesar social.
 
Advertidos de ese sentimiento y de la repugnancia que causaba la utilización política del caso, tanto Cambiemos como la kirchnerista Unidad Ciudadana, Sergio Massa y Florencio Randazzo, decidieron suspender a nivel nacional los últimos actos públicos de sus campañas.
 
El Gobierno lo vivió con especial preocupación, porque ya tenía -y tiene- sobre sus espaldas las críticas por el mal manejo del caso que hizo desde un comienzo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a lo que se agregaron los exabruptos públicos de Elisa Carrió.
 
El Presidente decidió salir de la indiferencia, pidió a la diputada y a todos sus funcionarios que se llamaran a silencio, bajó la campaña y quedó a la espera de las definiciones de los peritos sobre el cadáver.
 
El nerviosismo fue inocultable en el Gobierno. No es un dato menor saber cómo murió Maldonado, y la palabra del juez el viernes por la noche, revelando que el cuerpo no tenía lesiones, trajo algo de tranquilidad. Eso descartaría, según el Gobierno, una acción directa de los gendarmes y desvirtuaría el concepto de desaparición forzada con el que se responsabiliza al Estado.
 
Aunque haya cambiado el escenario, en la Casa Rosada sienten que el caso Maldonado, visiblemente agitado por el kirchnerismo, fue y será un factor perjudicial para la imagen del Gobierno.
 
Al menos un par de ministros admiten en privado que el propio Presidente cometió un error en los orígenes del caso al no llamar o reunirse entonces con la familia del joven desaparecido. Cuando lo hizo, fue tarde y lo trataron de hipócrita.

22-10-2017 / 10:10
Organizaciones de Derechos Humanos, distintos partidos políticos y familias auto convocadas reclamaron ayer justicia por Santiago Maldonado, tras confirmarse que el cuerpo encontrado en el río Chubut pertenecía al joven, después de más de dos meses de búsqueda. En este marco, con una Plaza de Mayo colmada, los organizadores difundieron un comunicado en el que denunciaron al Gobierno de Mauricio Macri por "encubrimiento del hecho, ocultamiento de pruebas y hostigamiento a los testigos y la familia".
 
"El Gobierno es responsable", se tituló el texto dado a conocer en la manifestación. "Tenemos la certeza de que Santiago estaría con todos nosotros si la Gendarmería no hubiera llevado adelante una represión ilegal en la comunidad Pu Lof, con la coordinación y presencia en el lugar del jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad" Pablo Noceti, sostiene el comunicado, que también responsabiliza a otros funcionarios de Cambiemos. Se pidió la renuncia de Patricia Bullrich.
 
La autopsia comienza a mostrar qué ocurrió con Santiago Maldonado a orillas del río Chubut. Los primeros datos que arroja la autopsia del cuerpo, cruzados con los elementos ya contenidos en la investigación, empiezan a completar la escena de la persecución emprendida por la Gendarmería que terminó en su muerte. El cuadro es de una fuga dramática, en la que sonaban los disparos, algo que se prueba claramente en las filmaciones, se verifica con los cartuchos recogidos en el lugar y en la grabación en la que uno de los gendarmes reconoce "les dimos corchazos para que tengan".
 
En resumen: la muerte se produjo en el marco de un allanamiento ilegal, de una represión con balazos y una fuga desesperada hacia el rio. Los gendarmes enfrentan como mínimo la sospecha de abandonar una persona que se ahogaba porque no sabía nadar, lo que equivale a un homicidio. La alternativa puede ser peor: que ellos mismos lo hayan ahogado. Y el gobierno de Macri está sospechado, como mínimo, de encubrimiento.
 
La aparición del cuerpo de Santiago ha puesto la cuestión de defender el régimen democrático en un punto crítico. Porque la gran mayoría de los argentinos sabemos que Santiago fue una víctima del Estado argentino, de la clase social en la que se sostiene y a la que defiende, del gobierno de los ricos que lo administra y de un vasto campo de actores políticos institucionales y para-institucionales entre los que sobresalen el poder judicial y la fuerte maquinaria mediática.
 
A esta altura resulta muy difícil afirmar con certeza qué efecto tendrá esta crisis en los resultados electorales. Sin embargo, se puede evaluar que más allá de los números finales, el lunes estaremos lejos del país soñado por los grandes empresariados que apoyan a Cambiemos y piden avanzar en una política de precarización laboral y represión. El macrismo llegará cargando una enorme crisis política a sus espaldas, muy lejos de la euforia que desplegó en el último mes. Una crisis política que no cerrarán los votos.
 
La Opinión Popular

21-10-2017 / 17:10
21-10-2017 / 11:10
Luego de las miserables declaraciones de Elisa Carrió en el programa Los Leuco sobre la aparición de un cuerpo que podría ser el de Santiago Maldonado, la conducción de la campaña de Cambiemos le prohibió volver a aparecer en los medios hasta el día de la elección.
 
No fue una medida apresurada: Fuentes del gobierno porteño confirmaron que Cambiemos perdió dos puntos en Capital y un efecto similar se insinuaba en la provincia donde la pelea con Cristina es muy pareja. Lo más preocupante para el macrismo es la tendencia.
 
Esta situación terminó de enervar a Carrió que este jueves por la noche no pudo más y empezó a destilar su enojo por Twitter. En tres explosivos mensajes encadenados, habló de abandono, se quejó del "mundo político" y cuestionó a aquellos que la "hirieron".
 
Lo curioso es que el miércoles había concluido la jornada, ya instrumentado el bozal mediático, pidiendo perdón a la familia Maldonado por sus declaraciones. Fiel a sí misma, este jueves cuestionó a los que "tergiversaron perversamente" sus palabras.
 
Carrió simboliza las posiciones clásicas del gorilismo argentino dentro de la derecha empresarial caracterizada por su vulgaridad y falta completa de fundamentos ideológicos.
 
Es heredera de un pensamiento radical que colaboró con las dictaduras militares desde 1955 en adelante: que aplaudió los bombardeos a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955, que fue parte de los comandos civiles que dieron el golpe de la llamada Revolución Libertadora en septiembre del mismo año.
 
Y que aplaudió a Américo Ghioldi cuando éste proclamaba, en defensa de los fusiladores Aramburu y Rojas, que se había acabado la leche de la clemencia, en referencia a los crímenes de los basurales de José León Suárez. El mismo pensamiento que llamaba a aniquilar la guerrilla fabril en boca de Ricardo Balbín y que colaboró activamente con la dictadura genocida.
 
Ella misma juró como funcionaria judicial por los estatutos militares del Proceso de Reorganización Nacional. Pero además Carrió es la guardaespaldas moral de un Gobierno lleno de empresarios que evaden, fugan capitales y han estafado reiteradamente al Estado argentino, empezando por el mismo grupo Macri.
 
Defensora del 2x1 a los genocidas y ahora cómplice de un siniestro crimen político, precedido de una desaparición forzada, Carrió interpreta ciertamente el clamor de una minoría intensa de privilegiados de la pequeña y alta burguesía de la Ciudad de Buenos Aires, que con el afán de gozar de sus privilegios económicos pide sangre y represión a boca de jarro a su gobierno, el Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

21-10-2017 / 10:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar