La Opinión Popular
                  04:24  |  Miércoles 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 11-03-2017 / 18:03
EFEMÉRIDES POPULARES

A 44 años del triunfo de Enrique Tomás Cresto en Entre Ríos

A 44 años del triunfo de Enrique Tomás Cresto en Entre Ríos
Los títulos del diario La Acción.
El 11 de Marzo de 1973 se imponía en las elecciones presidenciales, con el 49.5%, la fórmula Cámpora-Solano Lima, del FREJULI, Frente Justicialista de Liberación.
 
En Entre Ríos, la formula peronista Enrique Tomás Cresto - Dardo Pablo Blanc obtuvo el 45% frente al 29% de la formula de la UCR integrada por Cesar Corte - José Rodríguez Artussi. En Paraná, el candidato del Frejuli, Juan Carlos Esparza, fue electo presidente municipal.
 
La segunda vuelta para elegir gobernador se realizó el 15 de abril de 1973, donde volvió a ganar las elecciones el peronismo y fue electa la fórmula Cresto - Blanc.
 
La Opinión Popular
 
Enrique Tomás Cresto fue un político argentino del Partido Justicialista, gobernador de la provincia de Entre Ríos entre 1973 y 1976. Era hijo de inmigrantes, y desde muy joven se dedicó a la explotación agrícola.
 
Se identificó con la política de Juan Perón desde antes de su asunción como presidente de la Nación. En 1948 fue elegido diputado provincial, y cuatro años más tarde senador provincial, ocupando la vicepresidencia primera de la Cámara.
 
Tras el golpe de estado de 1955, organizó en su ciudad natal, Concordia, un sistema para ayudar a sus compañeros peronistas a huir al Uruguay o al Brasil, perseguidos por la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu. Cresto, en cambio, fue capturado y pasó varias semanas preso.
 
Al recuperar la libertad se dedicó a la industrialización y comercialización de productos agrícolas, concentrándose en la organización de cooperativas de productores. Creó la Cooperativa de Arroceros y luego la Cooperativa de Olivicultores y Citricultores de Concordia. Participó en la creación de la Asociación de Citricultores y de la Junta Provincial de la Citricultura, e impulsó la creación de la Fiesta Nacional de la Citricultura. Se dedicó también a la producción de miel y de aceite de oliva.
 
En 1972 fue elegido presidente del Consejo Provincial del Partido Justicialista, y al año siguiente fue elegido gobernador de su provincia en segunda vuelta, obteniendo el 63,5% de los votos.
 
Acompañó al general Perón en su viaje de regreso definitivo a la Argentina.3 Fue también presidente de la Liga de Gobernadores Peronistas, y en 1974, por un convenio firmado con los gobernadores Carlos Sylvestre Begnis y Ricardo Obregón Cano, creó la Región Centro, para la búsqueda de soluciones estratégicas en común.
 
Durante su gestión construyó caminos vecinales y pavimentó rutas y puso en marcha el programa "Pueblo y Gobierno hacia una escuela digna", terminando con las escuelas- rancho. Realizó obras en 374 escuelas, y creó varias escuelas secundarias en los pueblos pequeños de la provincia; también desarrolló un programa de educación de adultos. La producción de pollos y huevos recibió un gran impulso en este período, y la localidad de Crespo se convirtió en Capital Nacional de la Avicultura.
 
Construyó gran cantidad de viviendas en las ciudades de Paraná, Concordia, Villaguay y varias otras; remodeló los hospitales de la provincia, dedicando especial esfuerzo al hospital "Felipe Heras", de la ciudad de Concordia; construyó la primera sala de terapia intensiva en un hospital público de la Argentina.
 
Durante su mandato se iniciaron las obras para la construcción de la Represa de Salto Grande, y Cresto organizó un plebiscito para que los afectados decidieran entre dos opciones la futura ubicación de la actual ciudad de Federación.
 
En la provincia de Entre Ríos se produjeron algunos hechos de violencia, y Cresto optó por apoyarse en el gobierno nacional lo que permitió la detención de varios militantes de sectores radicalizados de la Juventud Peronista.
 
En la mañana del 24 de marzo de 1976, Cresto fue detenido y relevado de su cargo, como parte del golpe de Estado que dio comienzo al Proceso de Reorganización Nacional. Pasó seis años detenido, fue torturado y condenado por un consejo de guerra. Recuperó la libertad en 1982, cuando un juzgado lo declaró inocente, resguardando su buen nombre y honor.
 
Durante la década del 90, fue galardonado como "Héroe de la Resistencia Peronista" por el Consejo Nacional del Partido Justicialista.
 
Falleció el 30 de diciembre de 2000 en Concordia.
 
Fuente: Wikipedia
 
Agreganos como amigo a Facebook
12-12-2017 / 19:12
La matanza fue perpetrada el 13 de diciembre de 1976 por una patrulla del Ejército contra 22 presos políticos secuestrados a los que previamente habían arrancado de la cárcel de Resistencia y centros clandestinos de detención, de los cuales hay varios que aún están desaparecidos.

El Ejército argumentó que los prisioneros intentaron fugarse en dos vehículos ayudados por un comando guerrillero que supuestamente atacó al convoy del Ejército que los transportaba en la ruta a Formosa.

Sin embargo, en el juicio quedó demostrado que las víctimas fueron recogidas semiconscientes después de ser torturadas en la prisión clandestina de la ex Dirección de Investigaciones de la Policía, de la Alcaidía Policial y de la Unidad Federal 7. Horas después, fueron llevados por la ruta 11 y a la altura de Margarita Belén -70 kilómetros al norte de Resistencia- los hicieron ingresar a dos autos en los cuales fueron acribillados.

La masacre de Margarita Belén es un uno de los crímenes más espantosos, planeado y decidido en los más altos niveles, que expresa rotundamente lo siniestro que fue la dictadura militar.

La gran mayoría de los masacrados pertenecían a la Juventud Peronista y a Montoneros. Eran militantes políticos, luchadores sociales o guerrilleros, que no merecían morir en esas condiciones. Los militares intentaron justificar esos crímenes diciendo que estaban en guerra. Pero, ni en la guerra se recurre a esos métodos. Y en todo caso, quienes los practican luego serán juzgados como lo que son: criminales de guerra.

La Opinión Popular

12-12-2017 / 19:12
Los integrantes del grupo unitario rivadaviano, primeros endeudadores del país, tras dejar a un Estado nacional en ruinas, con una situación internacional gravísima y una guerra ganada a Brasil en los campos de batalla pero perdida en los papeles, se retiraron del gobierno, pero no del poder. Le dejaron a Manuel Críspulo Bernabé Dorrego Salas una maldita herencia con mínimos márgenes para innovar o cambiar el rumbo de la economía y la política.
 
Republicano, federal y democrático, Dorrego, enfrentando poderosos intereses, tratará de torcer lo que muchos imaginaban como un destino manifiesto del fracaso nacional. Suspenderá el pago de la deuda, aplicará medidas de gobierno en defensa de los sectores populares e intentará una política de acercamiento con los gobernadores de provincia buscando evitar el naufragio y la disolución de la nación.
 
El principal objetivo de la política financiera de Dorrego fue terminar con la especulación que tenía como sede al Banco Nacional creado por los rivadavianos. Resultaba imposible seguir endeudando al país. En favor de las clases populares, fijó precios máximos sobre el pan y la carne para bajar la presión del costo de la vida y prohibió el monopolio de los productos de primera necesidad. Tuvo éxito y en febrero y marzo de 1828 el peso recuperó casi todo el valor que había perdido gracias a la política de Dorrego.
 
A mediados de 1828, la mayor parte de la clase terrateniente, afectada por la prolongación de la guerra, retiró a Dorrego el apoyo político y económico. Le negó, a través de la Legislatura, los recursos para continuar la guerra, llevándolo así a transigir e iniciar conversaciones de paz con el Imperio esclavista del Brasil.
 
El 1º de diciembre de 1828 el general unitario Juan Galo de Lavalle encabezó una sublevación contra el gobierno del coronel Manuel Dorrego a quien depuso. Pocos días más tarde Dorrego fue capturado y condenado a muerte, sin proceso ni juicio previo.
 
Dorrego fue fusilado, por orden de Lavalle, en un corral a espadas de la iglesia del pueblo de Navarro, el 13 de diciembre de 1828. Pero a los "salvajes unitarios" no les alcanzó con fusilarlo sino que, como consta en la autopsia, le cortaron la cabeza y se la destrozaron a culatazos.
 
Cuando Simón Bolívar se enteró del fusilamiento de Dorrego, dijo que "en Buenos Aires se ha visto la atrocidad más digna de unos bandidos". San Martín, que llegó hasta Montevideo poco después del golpe de Lavalle, no tenía duda alguna sobre quién era el principal responsable del crimen: "los autores del movimiento del 1° de diciembre son Rivadavia y sus satélites, y a usted le consta los inmensos males que estos hombres han hecho, no solamente a este país, sino al resto de América, con su conducta infernal".
 
La Opinión Popular

11-12-2017 / 20:12
10-12-2017 / 20:12
10-12-2017 / 20:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar