La Opinión Popular
                  01:29  |  Lunes 01 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“El modelo económico que aplica el Gobierno atrasa 40 años y hay que cambiarlo porque estamos en estanflación, se triplicó la deuda y tenemos un problema de fuga de capitales”. Aldo Pignanelli
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 11-03-2017 / 18:03
EFEMÉRIDES POPULARES

A 44 años del triunfo de Enrique Tomás Cresto en Entre Ríos

A 44 años del triunfo de Enrique Tomás Cresto en Entre Ríos
Los títulos del diario La Acción.
El 11 de Marzo de 1973 se imponía en las elecciones presidenciales, con el 49.5%, la fórmula Cámpora-Solano Lima, del FREJULI, Frente Justicialista de Liberación.
 
En Entre Ríos, la formula peronista Enrique Tomás Cresto - Dardo Pablo Blanc obtuvo el 45% frente al 29% de la formula de la UCR integrada por Cesar Corte - José Rodríguez Artussi. En Paraná, el candidato del Frejuli, Juan Carlos Esparza, fue electo presidente municipal.
 
La segunda vuelta para elegir gobernador se realizó el 15 de abril de 1973, donde volvió a ganar las elecciones el peronismo y fue electa la fórmula Cresto - Blanc.
 
La Opinión Popular
 
Enrique Tomás Cresto fue un político argentino del Partido Justicialista, gobernador de la provincia de Entre Ríos entre 1973 y 1976. Era hijo de inmigrantes, y desde muy joven se dedicó a la explotación agrícola.
 
Se identificó con la política de Juan Perón desde antes de su asunción como presidente de la Nación. En 1948 fue elegido diputado provincial, y cuatro años más tarde senador provincial, ocupando la vicepresidencia primera de la Cámara.
 
Tras el golpe de estado de 1955, organizó en su ciudad natal, Concordia, un sistema para ayudar a sus compañeros peronistas a huir al Uruguay o al Brasil, perseguidos por la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu. Cresto, en cambio, fue capturado y pasó varias semanas preso.
 
Al recuperar la libertad se dedicó a la industrialización y comercialización de productos agrícolas, concentrándose en la organización de cooperativas de productores. Creó la Cooperativa de Arroceros y luego la Cooperativa de Olivicultores y Citricultores de Concordia. Participó en la creación de la Asociación de Citricultores y de la Junta Provincial de la Citricultura, e impulsó la creación de la Fiesta Nacional de la Citricultura. Se dedicó también a la producción de miel y de aceite de oliva.
 
En 1972 fue elegido presidente del Consejo Provincial del Partido Justicialista, y al año siguiente fue elegido gobernador de su provincia en segunda vuelta, obteniendo el 63,5% de los votos.
 
Acompañó al general Perón en su viaje de regreso definitivo a la Argentina.3 Fue también presidente de la Liga de Gobernadores Peronistas, y en 1974, por un convenio firmado con los gobernadores Carlos Sylvestre Begnis y Ricardo Obregón Cano, creó la Región Centro, para la búsqueda de soluciones estratégicas en común.
 
Durante su gestión construyó caminos vecinales y pavimentó rutas y puso en marcha el programa "Pueblo y Gobierno hacia una escuela digna", terminando con las escuelas- rancho. Realizó obras en 374 escuelas, y creó varias escuelas secundarias en los pueblos pequeños de la provincia; también desarrolló un programa de educación de adultos. La producción de pollos y huevos recibió un gran impulso en este período, y la localidad de Crespo se convirtió en Capital Nacional de la Avicultura.
 
Construyó gran cantidad de viviendas en las ciudades de Paraná, Concordia, Villaguay y varias otras; remodeló los hospitales de la provincia, dedicando especial esfuerzo al hospital "Felipe Heras", de la ciudad de Concordia; construyó la primera sala de terapia intensiva en un hospital público de la Argentina.
 
Durante su mandato se iniciaron las obras para la construcción de la Represa de Salto Grande, y Cresto organizó un plebiscito para que los afectados decidieran entre dos opciones la futura ubicación de la actual ciudad de Federación.
 
En la provincia de Entre Ríos se produjeron algunos hechos de violencia, y Cresto optó por apoyarse en el gobierno nacional lo que permitió la detención de varios militantes de sectores radicalizados de la Juventud Peronista.
 
En la mañana del 24 de marzo de 1976, Cresto fue detenido y relevado de su cargo, como parte del golpe de Estado que dio comienzo al Proceso de Reorganización Nacional. Pasó seis años detenido, fue torturado y condenado por un consejo de guerra. Recuperó la libertad en 1982, cuando un juzgado lo declaró inocente, resguardando su buen nombre y honor.
 
Durante la década del 90, fue galardonado como "Héroe de la Resistencia Peronista" por el Consejo Nacional del Partido Justicialista.
 
Falleció el 30 de diciembre de 2000 en Concordia.
 
Fuente: Wikipedia
 
Agreganos como amigo a Facebook
30-04-2017 / 19:04
30-04-2017 / 18:04
El 1° de Mayo es un día marcado por una larga historia de luchas y sacrificios, que arrancó en Chicago (EE.UU.), cuando un grupo de trabajadores organizó una movilización popular en reclamo de la jornada laboral de 8 horas en una época en que lo "natural" era trabajar entre 12 y 16 horas por día.
 
Esa huelga obrera iniciada el 1º de mayo de 1886 tuvo su punto álgido tres días más tarde, el 04 de mayo, con la Revuelta de Haymarket. La mayor democracia del mundo respondió brutalmente y, fraguando un atentado, encarceló a un grupo de militantes populares en los que intentó escarmentar a toda la clase trabajadora. En un proceso plagado de irregularidades, los dirigentes anarquistas detenidos fueron acusados, juzgados sumariamente y ahorcados el 11 de noviembre de 1887. Son los Mártires de Chicago.
 
Con el tiempo, el sentido de la fecha perdió mucho de su contenido de lucha. El Estado de Bienestar en el occidente capitalista desarrollado y la consolidación de las repúblicas soviéticas donde presuntamente ese sistema opresor había sido suplantado por el socialismo, otorgaron al 1º de Mayo un carácter festivo alejado de los contornos rebeldes iniciales. Argentina conoció esa etapa bajo el primer peronismo y el 1º de Mayo puso de relieve cada vez más su carácter de fiesta de los trabajadores.
 
El retorno del capitalismo salvaje, el abandono del Estado de su función de mediador entre las clases y su vuelta al rol de ejecutor de los intereses del establishment financiero e industrial, determinaron el regreso de males que se pensaban extinguidos, como el desempleo, la marginación de grandes masas hacia la periferia social y el hambre en grandes zonas del planeta, incluso en los países avanzados.
 
Hoy,  el 1º de Mayo no es una fecha muy adecuada para festejos. La lucha obrera y popular logró la reducción de la jornada laboral, las leyes sociales y la dignificación del trabajador. Las conquistas sociales están asociadas a esas luchas contra dos sistemas que se entrelazan: el imperialismo externo y las formas de opresión interior que sólo subsisten porque están asociadas al primero.
 
La lucha por la educación, la salud y un modo de vida digno se da en esa marcha señalada por la revolución y la contrarrevolución, entre el progreso de los valores humanos y el recorte de estos por obra de un utilitarismo implacable.

En nuestro país, durante muchos años, cada 1º de Mayo los trabajadores ocupan las calles y se manifiestan desafiando al poder, recordándole que no es un día de fiesta, que existen y que no se resignan a ser solo una parte del engranaje productivo. Sólo así la conmemoración del 1º de Mayo recupera su sentido.

De la redacción de La Opinión Popular

30-04-2017 / 18:04
30-04-2017 / 18:04
El movimiento obrero argentino tiene una larga historia de luchas, iniciadas poco después de la mitad del siglo XIX, por grupos socialistas y anarquistas llegados en la gran inmigración europea. En el siglo XX se desarrollaron grandes y poderosos sindicatos de industria que pusieron a la clase obrera como protagonista de la historia argentina y al mismo tiempo fue objeto de persecuciones y matanzas.
 
El 01 de mayo de 1909 la Federación Obrera Regional Argentina FORA (anarquista) convoca a un acto que es severamente reprimido por la policía, bajo las órdenes del Coronel Ramón Falcón. La oligarquía argentina ha tenido desde siempre una vocación de utilizar la violencia y asesinar para resolver los conflictos sociales, económicos y políticos. Con esa maldita costumbre de matar, doce obreros son asesinados y 105 son heridos.
 
En respuesta, la FORA y la Unión General de Trabajadores (UGT), con el apoyo del Partido Socialista, llaman a la huelga general por tiempo indeterminado. La respuesta fue contundente: Buenos Aires y los principales centros obreros del país quedan completamente paralizados durante una semana.
 
El 04 de mayo se realiza el entierro de los muertos con una asistencia de 300.000 personas. Hablan el anarquista Juan Bianchi (FORA), el sindicalista Luis Lotito (UGT) y el socialista Alfredo Palacios (PS).
 
El día 08 de mayo la huelga sigue y el gobierno acepta negociar con el Comité de Huelga (FORA, UGT y PS), lográndose la libertad de los presos y la reapertura de los locales obreros. El gobierno oligárquico tuvo que ceder y, por primera vez en la historia de las huelgas generales, un gobierno tuvo que pactar con los obreros.
 
La Opinión Popular

30-04-2017 / 18:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar