La Opinión Popular
                  05:08  |  Lunes 25 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Internacionales - 11-03-2017 / 09:03
EFEMÉRIDES POPULARES

Accidente nuclear de Fukushima I, uno de los más graves de la historia

Accidente nuclear de Fukushima I, uno de los más graves de la historia
Accidente nuclear de Fukushima I, uno de los más graves de la historia.
El 11 de marzo de 2011 se producía un terremoto de 9 grados y tsunami en Japón, en el que murieron 15.836 personas y unas 8400 continúan desaparecidas. El terremoto ocurrió a las 14:46 hora local, y su epicentro se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, y tuvo una duración de 6 minutos aproximadamente.
 
Posteriormente, un tsunami afectó la costa del Pacífico, con olas que superaban los 10 metros, que arrasó poblaciones enteras. Es el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha, así como el cuarto más potente del mundo de todos los terremotos medidos.
 
Como consecuencia de los desperfectos ocasionados por el terremoto se producen explosiones en los edificios que albergan los reactores nucleares, fallos en los sistemas de refrigeración, triple fusión del núcleo y liberación de radiación al exterior en la Central nuclear Fukushima I, constituyendo uno de los mayores desastres medioambientales de la historia reciente.
 
La Opinión Popular

El tsunami en Japón fue una catástrofe natural que no se pudo impedir, pero el accidente en la central nuclear de Fukushima 1 sí se podía y debía haber evitado. Así consta en un informe difundido por el Parlamento nipón, que atribuye el peor desastre desde Chernóbil en 1986 a «la connivencia entre el Gobierno, los reguladores y la empresa eléctrica que opera la planta, Tepco, así como a su falta de diligencia».
 
Según concluye la comisión que ha investigado el siniestro, «fue provocado por la mano del hombre porque todos ellos traicionaron el derecho de la nación a estar a salvo de los accidentes nucleares».
 
Tras entrevistar a 1.167 personas durante 900 horas desde el pasado mes de diciembre, los diez expertos nombrados por la Dieta (Parlamento japonés) creen que el motivo del desastre radicó en el falso mito de la seguridad nuclear y la falta de previsión, así como en una respuesta inadecuada que estuvo plagada de errores humanos.
 
Entre ellos destacan que Tepco hizo caso omiso a las advertencias que recomendaban aumentar las medidas de seguridad contra los tsunamis y que la Agencia de Seguridad Industrial Nuclear no le obligó a cumplirlas y no estaba preparada «para un desastre cuya escala superó los anteriores».
 
El informe, de 641 páginas, también pone en duda que el tsunami del 11 de marzo de 2011 fuera el único causante del accidente, como asegura Tepco, y no descarta que el potente terremoto anterior, de magnitud 9, dañara el reactor número 1 de Fukushima.
 
Hasta ahora, tanto la compañía eléctrica como el Gobierno venían insistiendo en que las olas de más de 20 metros golpearon la planta nuclear y destrozaron los sistemas de refrigeración eléctrica de sus reactores.
 
Como consecuencia, estos se calentaron y fundieron hasta desencadenar varias explosiones de hidrógeno que dieron lugar a gravísimas fugas radiactivas, tan peligrosas que hubo que evacuar a 80.000 personas que vivían en 20 kilómetros alrededor de la central y no podrán regresar a sus hogares durante décadas o, quizás, nunca.
 
 
Sin reactores
 
En un archipiélago con gran actividad sísmica como es Japón, dicha sospecha puede frustrar los planes del Gobierno de volver a conectar el medio centenar de reactores con que cuenta el país, que antes generaban un tercio de la electricidad.
 
En Ohi, en la industrializada región de Kansai, precisamente este jueves ha entrado en funcionamiento el primero de ellos, ya que todos estaban detenidos desde mayo por pruebas de seguridad.
 
Este es el tercer informe que ve la luz sobre Fukushima. El primero, elaborado por Tepco, descargaba de toda responsabilidad a la empresa eléctrica y culpaba sin remisión a las proporciones del tsunami, mientras que el segundo, redactado por expertos nucleares y sismólogos, alertaba también de la laxitud en los controles sobre la industria atómica.
 
Aunque dicho informe aseguraba que el entonces primer ministro, Naoto Kan, había impedido una catástrofe aún mayor al prohibirle a Tepco que evacuara a los trabajadores, como pretendía, la comisión de investigación parlamentaria sostiene que el Gobierno retrasó el plan de lucha contra las fugas radiactivas y no estableció una cadena de mando apropiada.
 
Fuente: abc.es
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-09-2017 / 20:09
24-09-2017 / 20:09
21-09-2017 / 21:09
20-09-2017 / 21:09
La crisis comenzó en el día 21 de septiembre de 1993 cuando el presidente Borís Yeltsin decretó la disolución del Congreso de los Diputados del Pueblo de Rusia y el Sóviet Supremo de Rusia, organismos que eran un obstáculo para su consolidación en el poder y la realización de la reforma neoliberal. El decreto de Yeltsin era ilegal al ir en contra de la vigente Constitución de la RSFS de Rusia de 1978.
 
El Congreso rechazó el decreto presidencial y aprobó la destitución del presidente Yeltsin mediante una apelación. El vicepresidente en vigor, Aleksandr Rutskói, fue nombrado presidente, tal y como mandaba la constitución. El 28 de septiembre las protestas públicas contra el gobierno de Yeltsin tomaron las calles en Moscú. En la represión de las mismas se produjeron varios muertos.
 
El ejército, bajo el control de Yeltsin, determinó el final de la crisis. Los diputados se encerraron en la Casa Blanca, edificio sede del Parlamento ruso, y se dispusieron a resistir el asedio de las fuerzas bajo control del depuesto presidente. La semana siguiente las protestas populares contra Yeltsin y en apoyo al Parlamento y al Soviet fueron creciendo. Alcanzaron el punto álgido el día 2 de octubre. Rusia se encontraba a las puertas de una guerra civil.
 
En ese punto, las cúpulas militares mostraron su apoyo al depuesto presidente y este ordenó el desalojo de la Casa Blanca a la fuerza. La orden de Yeltsin se materializó mediante el bombardeo, por carros de combate y artillería del edificio sede de la soberanía popular. La Casa Blanca fue destruida y muchos de sus ocupantes murieron en el ataque. El propio gobierno estimó el número de muertos en 187 y en 473 el de heridos.
 
La Opinión Popular

20-09-2017 / 20:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar