La Opinión Popular
                  07:39  |  Domingo 21 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es falso que si los combustibles aumentan en el mercado internacional tienen que hacerlo en el país. El petróleo que consumimos se extrae y se comercializa en la Argentina y debe estar atado a nuestros propios costos”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Internacionales - 11-03-2017 / 09:03
EFEMÉRIDES POPULARES

Accidente nuclear de Fukushima I, uno de los más graves de la historia

Accidente nuclear de Fukushima I, uno de los más graves de la historia
Accidente nuclear de Fukushima I, uno de los más graves de la historia.
El 11 de marzo de 2011 se producía un terremoto de 9 grados y tsunami en Japón, en el que murieron 15.836 personas y unas 8400 continúan desaparecidas. El terremoto ocurrió a las 14:46 hora local, y su epicentro se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, y tuvo una duración de 6 minutos aproximadamente.
 
Posteriormente, un tsunami afectó la costa del Pacífico, con olas que superaban los 10 metros, que arrasó poblaciones enteras. Es el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha, así como el cuarto más potente del mundo de todos los terremotos medidos.
 
Como consecuencia de los desperfectos ocasionados por el terremoto se producen explosiones en los edificios que albergan los reactores nucleares, fallos en los sistemas de refrigeración, triple fusión del núcleo y liberación de radiación al exterior en la Central nuclear Fukushima I, constituyendo uno de los mayores desastres medioambientales de la historia reciente.
 
La Opinión Popular

El tsunami en Japón fue una catástrofe natural que no se pudo impedir, pero el accidente en la central nuclear de Fukushima 1 sí se podía y debía haber evitado. Así consta en un informe difundido por el Parlamento nipón, que atribuye el peor desastre desde Chernóbil en 1986 a «la connivencia entre el Gobierno, los reguladores y la empresa eléctrica que opera la planta, Tepco, así como a su falta de diligencia».
 
Según concluye la comisión que ha investigado el siniestro, «fue provocado por la mano del hombre porque todos ellos traicionaron el derecho de la nación a estar a salvo de los accidentes nucleares».
 
Tras entrevistar a 1.167 personas durante 900 horas desde el pasado mes de diciembre, los diez expertos nombrados por la Dieta (Parlamento japonés) creen que el motivo del desastre radicó en el falso mito de la seguridad nuclear y la falta de previsión, así como en una respuesta inadecuada que estuvo plagada de errores humanos.
 
Entre ellos destacan que Tepco hizo caso omiso a las advertencias que recomendaban aumentar las medidas de seguridad contra los tsunamis y que la Agencia de Seguridad Industrial Nuclear no le obligó a cumplirlas y no estaba preparada «para un desastre cuya escala superó los anteriores».
 
El informe, de 641 páginas, también pone en duda que el tsunami del 11 de marzo de 2011 fuera el único causante del accidente, como asegura Tepco, y no descarta que el potente terremoto anterior, de magnitud 9, dañara el reactor número 1 de Fukushima.
 
Hasta ahora, tanto la compañía eléctrica como el Gobierno venían insistiendo en que las olas de más de 20 metros golpearon la planta nuclear y destrozaron los sistemas de refrigeración eléctrica de sus reactores.
 
Como consecuencia, estos se calentaron y fundieron hasta desencadenar varias explosiones de hidrógeno que dieron lugar a gravísimas fugas radiactivas, tan peligrosas que hubo que evacuar a 80.000 personas que vivían en 20 kilómetros alrededor de la central y no podrán regresar a sus hogares durante décadas o, quizás, nunca.
 
 
Sin reactores
 
En un archipiélago con gran actividad sísmica como es Japón, dicha sospecha puede frustrar los planes del Gobierno de volver a conectar el medio centenar de reactores con que cuenta el país, que antes generaban un tercio de la electricidad.
 
En Ohi, en la industrializada región de Kansai, precisamente este jueves ha entrado en funcionamiento el primero de ellos, ya que todos estaban detenidos desde mayo por pruebas de seguridad.
 
Este es el tercer informe que ve la luz sobre Fukushima. El primero, elaborado por Tepco, descargaba de toda responsabilidad a la empresa eléctrica y culpaba sin remisión a las proporciones del tsunami, mientras que el segundo, redactado por expertos nucleares y sismólogos, alertaba también de la laxitud en los controles sobre la industria atómica.
 
Aunque dicho informe aseguraba que el entonces primer ministro, Naoto Kan, había impedido una catástrofe aún mayor al prohibirle a Tepco que evacuara a los trabajadores, como pretendía, la comisión de investigación parlamentaria sostiene que el Gobierno retrasó el plan de lucha contra las fugas radiactivas y no estableció una cadena de mando apropiada.
 
Fuente: abc.es
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-01-2018 / 18:01
La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, y que arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, los llevó a una sangrienta lucha de liberación.
 
El 21 de enero de 1944, en Leningrado, los soviéticos rompen el asedio alemán a la ciudad, que duró 29 meses. El sitio de Leningrado fue una acción militar alemana durante la Segunda Guerra Mundial encabezada por Wilhelm Ritter von Leeb, que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado (la actual San Petersburgo).
 
El objetivo de las tropas nazis era borrar a Leningrado de la faz de la tierra: acabar con la cuna de la revolución bolchevique y el símbolo de la cultura rusa sería una solución perfecta para socavar la resistencia soviética.
 
Había otros factores también: era un puerto marítimo estratégico y alojaba la única fábrica productora de tanques pesados, coches y trenes blindados del mundo. Los comandantes nazis analizaron la posible escalada de la resistencia y decidieron matar a la ciudad de hambre.
 
Adolf Hitler, ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3.000.000 de habitantes, instruyó que se la sitiara y se dejara morir a la población por hambre y frío. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944, uno de los asedios más largos de la historia de la humanidad.
 
La ciudad estuvo a punto de perecer si no hubiera sido que se estableció un corredor a través del helado lago Ládoga por donde llegaba una escuálida ayuda a los sitiados. 
 
Los muertos hasta ser liberada la ciudad superaron la cifra extraoficial de 1.200.000, más personas de las que perdieron EE.UU. y el Reino Unido juntos a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial, que culminó en la derrota del fascismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular

19-01-2018 / 17:01
19-01-2018 / 16:01
19-01-2018 / 16:01
El 20 de enero de 1942, en el distrito berlinés de Wannsee, tuvo lugar una conferencia de grupo de representantes civiles, policiales y militares del gobierno de la Alemania nazi sobre la «Solución final del problema judío» (Endlösung der Judenfrage). Las decisiones tomadas condujeron al Holocausto.
 
Debido a la apertura de un frente militar contra EE.UU., Alemania reorganizó la administración de recursos en los territorios ocupados. Hermann Göring, mariscal del Reich, da plenos poderes al General de las SS Reinhard Heydrich, con el objeto de encontrar la «solución final» al problema judío en Europa.
 
La discusión se centró en el objetivo de expulsar a los judíos de todos los ámbitos de Alemania. Se expusieron las medidas a tomar y se presentó el plan de la «deportación» de los judíos hacia el este para «apropiada (...) durante dicha acción sin duda una gran parte será eliminada por causas naturales», el «remanente final tendrá (...) que ser tratado en conformidad, porque (...), si son liberados, actuarían como la semilla de un nuevo resurgimiento judío».
 
La reunión fue la primera discusión de la Solución Final y los protocolos con el contenido de la reunión fueron hallados intactos por los Aliados al final de la Segunda Guerra Mundial y usados durante los juicios de Núremberg como prueba contundente sobre el programa de exterminación de los judíos en los campos de concentración.
 
El protocolo de la reunión no menciona explícitamente el asesinato en masa. Pero, el criminal nazi Adolf Eichmann, secuestrado en Argentina el año 1960 por el Mossad y llevado a juicio en Jerusalén, donde fue condenado a muerte por crímenes contra la humanidad y ejecutado el 31 de mayo de 1962, admitió en su juicio que el lenguaje real usado durante la conferencia fue mucho más directo e incluyó términos tales como «exterminación» y «aniquilación».
 
La Opinión Popular 

17-01-2018 / 21:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar